Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-06-2012

La lite militar y de inteligencia israel alerta del peligro que supone Netanyahu
Un putsch contra la guerra

Uri Avnery
http://zope.gush-shalom.org

Traducido para Rebelin por LB.


En otros pases lo hacen con ms sigilo. Simplemente informan a los lderes electos de que, si no desisten de sus desastrosas polticas, los funcionarios harn pblicas sus opiniones y precipitarn su cada.

Dichos funcionarios se llaman normalmente "junta", la palabra castellana para decir "comit" utilizada por los generales de Amrica del Sur. Su mtodo se suele denominar "putsch, un trmino germano-suizo que significa golpe repentino. (S, los suizos realmente tenan revueltas hace unos 170 aos.)

Lo que casi todos esos golpes tienen en comn es que sus instigadores prosperan con la demagogia belicista. A los polticos se les acusa siempre de cobarda frente al enemigo, incapacidad para defender el honor nacional, etc.

Excepto en Israel. En nuestro pas estamos presenciando una especie de rebelin verbal contra los polticos electos protagonizada por un grupo de generales del Ejrcito, tanto en activo como retirados, agentes de la inteligencia extranjera y jefes de la seguridad interior. Todos ellos condenan la amenaza del gobierno de iniciar una guerra contra Irn, y algunos condenan el fracaso del gobierno en negociar la paz con los palestinos.

Slo en Israel

Todo comenz con el candidato ms improbable para liderar semejante rebelin: el ex jefe del Mossad, Meir Dagan.

Durante ocho aos, mucho ms que la mayora de sus predecesores, Dagan comand el Mossad, el servicio de inteligencia exterior israel, comparable con el MI6 britnico. ("Mossad" significa "Instituto". El nombre oficial es: "Instituto de Inteligencia y Operaciones Especiales").

Nadie ha acusado nunca a Dagan de ser un pacifista. Durante su mandato el Mossad perpetr numerosos asesinatos, algunos de ellos contra cientficos iranes, as como ciberataques. En su calidad de protegido de Ariel Sharon era considerado como un campen de las polticas ms agresivas.

Y hete aqu que despus de dejar el cargo comienza a hablar en los trminos ms duros contra los planes del gobierno para atacar las instalaciones nucleares iranes. Sin pelos en la lengua dijo: "Es la idea ms estpida que he escuchado en toda mi vida".

Esta semana Dagan se ha visto ensombrecido por el recientemente liberado jefe del Shin Bet (Shin Bet y Shabak son diferentes formas de pronunciar las iniciales de la denominacin oficial hebrea "Servicio de Seguridad General."). Es el equivalente de la britnica MI5, pero se ocupa sobre todo de los palestinos de Israel y de los territorios ocupados.

Durante seis aos Yuval Diskin fue el silencioso jefe del sigiloso servicio. Su cabeza rapada se poda ver entrando y saliendo de las reuniones de las comisiones secretas. Es considerado como el verdadero padre de los "asesinatos selectivos" y su servicio ha sido ampliamente acusado de utilizar intensivamente la tortura. Nadie lo ha acusado nunca de ser blando con los rabes.

Y ahora ha alzado su voz. Eligiendo un lugar de lo ms inusual una reunin de dos docenas de jubilados en el caf de una pequea ciudad se solt la melena.

Segn Diskin y quin puede saberlo mejor? Israel est dirigido en estos momentos por dos polticos incompetentes con delirios mesinicos y escasa comprensin de la realidad. Su plan para atacar a Irn va a deparar una catstrofe mundial. No slo no conseguir evitar que los iranes produzcan la bomba atmica, sino que har que aceleren sus esfuerzos por obtenerla, esta vez con el apoyo de la comunidad mundial.

Yendo ms lejos que Dagan, declar que el nico factor que impide las negociaciones de paz con los palestinos es el propio Netanyahu. Israel puede hacer la paz con Mahmoud Abbas en cualquier momento, y dejar pasar esta oportunidad histrica traer el desastre a Israel.

Como jefe del Shin Bet, Diskin fue el funcionario gubernamental n1 experto en asuntos palestinos. Su agencia recibe y recopila todos los datos, los informes de espionaje, los resultados de los interrogatorios y la informacin obtenida de los dispositivos de escucha.

Sin dejar ningn margen para la duda, Diskin dijo que conoca de cerca a Netanyahu y a Barak, que no confiaba en ellos y que pensaba que eran incapaces de guiar al pas en una crisis. Tambin dijo que estn engaando deliberadamente a la gente. Tampoco omiti sealar que viven en medio del lujo ms extremo.

Quien pensara que estos acusadores eran voces aisladas y que todo el coro de los jefes de seguridad actuales y pasados ​​ se elevara como un solo hombre para condenarlos unnimemente, se llev un chasco. Uno tras otro, estos expertos aparecieron citados en los medios de comunicacin manifestando su acuerdo de fondo con los dos, aunque no necesariamente con su estilo. Ni uno solo de ellos puso en tela de juicio sus afirmaciones o neg lo que dijeron.

El actual Jefe de Estado Mayor y los jefes del Mossad y del Shin Bet han dado a entender que comparten los puntos de vista de los dos en lo que respecta a Irn. Casi todos sus predecesores, incluyendo todos los ltimos jefes ltimos militares del Estado Mayor, dijeron a los medios de comunicacin que tambin ellos estn de acuerdo. De repente se constituy un frente unido de experimentados lderes de seguridad en contra de la guerra con Irn.

El contraataque no se hizo esperar. Toda la batera de polticos y medios de comunicacin a sueldo entr en accin.

Hicieron lo que los israeles hacen casi siempre: cuando se enfrentan a graves problemas o a serios argumentos no abordan el asunto en s sino que seleccionan algunos detalles de menor importancia y los desmenuzan sin fin.

Prcticamente nadie trat de refutar las afirmaciones de los oficiales, ni en relacin a la propuesta de ataque contra Irn ni sobre la cuestin palestina. Se centraron en los declarantes, no en lo que declararon.

Tanto Dagan como Diskin dijeron estaban amargados porque no les alargaron su mandato. Se sentan humillados. Solo desahogan su frustracin personal. Hablan por puro despecho.

Si no confiaban en el presidente del Gobierno, por qu no se levantaron y dimitieron mientras desempeaban sus cargos? Por qu no hablaron antes? Si era una cuestin de vida o muerte, por qu esperaron?

Por otra parte, por qu no siguen callados? Dnde est su sentido de la responsabilidad? Por qu ayudan al enemigo? Por qu no se limitan a hablar a puerta cerrada?

Diskin aadieron no tiene ni idea de Irn. Ese pas en absoluto caa bajo su esfera de responsabilidad. Dagan tena conocimientos sobre Irn, pero su visin era limitada. Slo Netanyahu y Barak conocan todos los hechos y todo el espectro de oportunidades y riesgos.

Fuentes "cercanas a la oficina del Primer Ministro" tambin tenan otra explicacin: Dagan y Diskin, as como sus predecesores, eran simplemente estpidos. Si unimos ese dato a la afirmacin hecha por Dagan y de Diskin de que Netanyahu y Barak no son racionales (y tal vez tampoco completamente equilibrados psquicamente), nos encontramos con que nuestra seguridad nacional depende por entero de un grupo de dirigentes irracionales y estpidos, y que as ha sido durante aos.

Un pensamiento aterrador: qu pasara si fuera cierto todo lo que dicen los unos de los otros?

El hombre acusado por sus asesores de seguridad de tendencias mesinicas fue sometido a escrutinio personal a causa de otro suceso acaecido esta semana.

Su padre, Ben-Zion Netanyahu, muri a la edad de 102 aos, con la mente lcida hasta el final. En el funeral pblico fue elogiado por Benjamn. Como era previsible, fue un discurso cursi. El hijo se dirigi a su padre muerto en segunda persona ("Me enseaste", "Formaste mi carcter", etc), una prctica vulgar que me resulta especialmente desagradable. Tambin derram algunas lgrimas ante la cmara.

No hay duda de que el padre tena una gran influencia sobre su hijo. Fue un profesor de Historia cuya vida intelectual se centr por completo en un tema: la Inquisicin espaola, un captulo traumtico de la historia juda slo comparable con el Holocausto.

Ben-Zion Netanyahu era un ultraderechista obsesionado con la idea de que los judos pueden ser exterminados en cualquier momento, por lo que no deben confiar en ningn goy. Despreciaba a Menachem Begin, a quien consideraba un blandengue, y nunca se afili a su partido. Su actitud intelectual se vio reforzada por un trauma personal: su hijo mayor, Yoni, el comandante de la espectacular incursin de Entebbe, fue el nico soldado que muri en aquella operacin.

Parece que no tena un alto concepto de su segundo hijo. En cierta ocasin dijo pblicamente que Benjamn no era apto para ser primer ministro, pero que sera un buen ministro de asuntos exteriores un juicio sorprendentemente preciso si uno considera el trabajo del ministro de Relaciones Exteriores como una cuestin de marketing.

La casa en la que "Bibi" se cri no era muy feliz. El padre era un hombre profundamente amargado. Como historiador nunca fue aceptado por el mundo acadmico de Jerusaln, que rechaz sus teoras (sobre todo su tesis de que la Inquisicin no persegua a los marranos judos que prefirieron abrazar el cristianismo antes que abandonar Espaa debido a que practicaban el judasmo en secreto sino por puro antisemitismo. Eso era un ataque directo a uno de los principios ms preciados de la mitologa juda, a saber, que aquellos judos se mantuvieron fieles a su fe hasta el punto de sacrificar sus vidas en la hoguera). Al no obtener un puesto de profesor en Jerusaln, el padre emigr a EEUU, donde Benjamn se cri. El padre nunca perdon a la clase dirigente israel.

El mito del Gran Historiador trabajando en su titnica tarea era una realidad cotidiana en el hogar, en los Estados Unidos y, ms tarde, de vuelta en Jerusaln. Los tres hijos tenan que caminar de puntillas, no se les permita hacer ningn ruido que pudiera perturbar el gran hombre, ni traer amigos a casa.

Todo esto molde el carcter y la visin del mundo de "Bibi": el espectro de la inminente aniquilacin nacional, el papel referencial del padre furibundamente derechista, la sombra del mucho ms admirado hermano mayor. Cuando ahora Benjamn habla sin parar del inminente Segundo Holocausto y de su papel histrico para impedirlo, tal posicin no tiene por qu ser necesariamente una mera estratagema para desviar la atencin de la cuestin palestina o para salvaguardar su supervivencia poltica. Es posible pensamiento aterrador! que realmente se crea lo que dice.

La imagen que surge es exactamente la que pinta Yuval Diskin: una mente fantasiosa obsesionada con el holocausto, fuera de contacto con la realidad, receloso de todos los gentiles, tratando de seguir los pasos de un padre rgido y extremista: en definitiva, una persona peligrossima para dirigir a un pas en medio de una crisis real.

Sin embargo, se es el hombre que segn todos los sondeos de opinin va a ganar las prximas elecciones, a celebrar dentro de apenas cuatro meses.

Fuente original: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1336133070/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter