Portada :: Europa :: El rapto de Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-06-2012

Referndum a favor del Tratado fiscal europeo
Resignacin y miedo, claves del resultado del referndum irlands

Soledad Galiana
Gara

El resultado del referndum a favor del tratado fiscal europeo ha sido un voto de resignacin ante las polticas de austeridad, ms que una muestra de confianza, y una expresin de miedo ante las amenazas de aislamiento y penuria Este es un tiempo extrao en Europa, donde el Gobierno alemn parece llevar la voz cantante en las decisiones, no solo de la Comisin Europea, sino de los propios gobiernos.


Irlanda vot a favor del tratado fiscal pero, incluso para los partidos que buscaban ese resultado, hay poco que celebrar. Para el Gobierno irlands, formado por una coalicin de conservadores (Fine Gael) y laboristas, es evidente que este no es un voto de confianza hacia ellos o sus polticas. Para Fianna Fail, que desde la oposicin tambin apoy el voto favorable al tratado, la victoria tampoco se puede interpretar como una recuperacin del partido, diezmado en las ltimas elecciones por los escndalos de corrupcin y por polticas que aplicadas durante sus doce aos de gobierno los irlandeses consideran son la causa de la dimensin de la crisis. Lo que s refleja el resultado son los sentimientos de los ciudadanos durante la campaa; la resignacin al mandato de la troika formada por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisin Europea; y el miedo de los irlandeses ante la amenaza de que un voto en contra del tratado significara el fin del rescate europeo.

Este es un tiempo extrao en Europa, donde el Gobierno alemn parece llevar la voz cantante en las decisiones, no solo de la Comisin Europea, sino de los propios gobiernos. Hace unas semanas, un documento interno -y confidencial- de la Comisin sobre la situacin fiscal de Irlanda acab siendo el centro del debate en el Parlamento alemn. Entonces se pidieron explicaciones, pero no trascendieron a la opinin pblica. Que un documento confidencial sobre un Estado miembro se filtre al Parlamento alemn es preocupante. Ms an lo es que los polticos alemanes se consideren con derecho a debatir la situacin econmica de otro Estado soberano. En Irlanda, el chiste dice que al menos el nuevo jefe del Gobierno irlands sabe lo que hace: su nombre es Angela Merkel.

Quizs es por ello que los diarios irlandeses se hicieron eco inmediato de la reaccin de la canciller ante el resultado de la votacin, que calific de buenas noticias para Irlanda y Europa. Especialmente, buenas noticias para los bancos alemanes, porque garantizan la continuacin de los pagos desde Irlanda a los inversores alemanes, en su mayora bancos, que especularon en los das de bonanza en Irlanda, y an hoy siguen sin perder, ya que siguen cobrando por sus inversiones a pesar de la quiebra de esas entidades. Esta es una historia de lavado de dinero del sector pblico al privado: el dinero de los ciudadanos europeos (dinero pblico, por definicin) viaja a Dubln para acabar en las manos de los bancos alemanes (privados, claro). Lo que no se comprende es cmo Merkel puede considerar buenas noticias las demandas del programa de consolidacin y reforma, que significarn nuevos recortes y dificultades para los irlandeses, segn ella misma advirti.

Esta advertencia contradice las promesas de los polticos irlandeses favorables a la ratificacin del tratado. El tratado es el clavo ardiendo al que se aferran los irlandeses, ya que algunos -una minora de los que votaron a favor del tratado- se siguen agarrando a las promesas de los empresarios y gobiernos, de que el resultado les proporcionar puestos de trabajo, inversiones y el final de los pagos al pozo sin fondo de la deuda bancaria. Estas son promesas que ya se produjeron durante el referndum del tratado de Lisboa y nunca se materializaron. Merkel ya les ha dicho a los irlandeses lo que les espera, que lo que viene es peor que lo que est, pero, claro, se reserv esa aclaracin hasta despus de la votacin.

Que entre los grupos de poblacin que ms saben de promesas rotas el voto contra el tratado fuese especialmente alto muestra que, en tiempos de crisis, la divisin poltica se nutre de la divisin clasista. Es en las reas donde ms se han sufrido los recortes y que engrosan las listas de desempleo, donde la oposicin al nuevo tratado ha sido ms evidente. Frente al apoyo a la ratificacin de los agricultores y las clases medias, el no gan en las zonas trabajadoras. El s gan en el rico sudeste de Dubln, mientras que la oposicin se hizo patente en el condado de Donegal, en el noroeste de la isla -vctima de la emigracin, la falta de inversin e industria y, en consecuencia, de los recortes en las ayudas sociales- y en los distritos de clase obrera de Dubln. Por ejemplo, en Ballymun, en el norte de Dubln, casi un 90% de los votos se oponan al tratado fiscal.

En Donegal, norte y sur del condado, votaron contra el tratado fiscal. El portavoz de Finanzas de Sinn Fin, Pearse Doherty, es un nativo de Gwedore, en el rea galicoparlante de Donegal. Apunt que el rechazo al tratado en el noroeste no es sorprendente, debido al alto desempleo, a la alta emigracin y al impacto de los recortes presupuestarios en servicios locales y escuelas rurales. Expona el trasfondo del resultado del referndum, advirtiendo de que esta no es una gran victoria para el Gobierno. Doherty aadi que cientos de miles de personas se manifestaron contra el tratado porque la austeridad que trae consigo ha sido un fracaso y lo seguir siendo. Este Gobierno necesita tomar una nueva direccin si queremos dar al pueblo irlands el futuro que se merece.

Lo que s ha hecho el referndum es reforzar la creencia de analistas y acadmicos de que la clase social-econmica est empezando a jugar un papel importante en las tendencias de voto. Esta nueva divisin poltica, basada en la clase social, ha emergido recientemente y podra significar el punto final a la llamada poltica de guerra civil que ha marcado la historia de Irlanda desde su independencia de Gran Bretaa, a principios del siglo XX, y que ha mantenido a dos partidos conservadores, Fine Gael y Fianna Fail (los dos bandos de la guerra civil) en una alternancia de gobierno durante los ltimos ochenta aos. Las encuestas de opinin tambin confirman esta nueva tendencia, con Sinn Fin como segundo partido en la repblica irlandesa, superando a laboristas y a Fianna fail. Queda por ver si estas encuestas y la tendencia de voto en el referndum se vern reflejados en las elecciones generales.

Fuente: http://www.gara.net/paperezkoa/20120604/345035/es/Resignacion-miedo-claves-resultado-referendum-irlandes



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter