Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-06-2012

Una vocacin unitaria

Jorge Insunza
El Siglo


Los partidos comunistas emergen como fuerzas autnomas en las sociedades capitalistas, sociedades donde la contradiccin fundamental de las clases sociales est expresada en la confrontacin de los capitalistas y los trabajadores, clases de intereses antagnicos en razn del modo de produccin y de la apropiacin desigual del valor generado por el trabajo: la clase capitalista toma para s la parte sustancial. La lucha de clases entre esos polos, en mltiples formas, determina en lo esencial el curso de desarrollo de las luchas sociales, econmicas, polticas, ideolgicas en esas sociedades.

Nuestro partido emergi con el nombre de Partido Obrero Socialista, bajo la direccin de Luis Emilio Recabarren en 1912, esto es 5 aos antes de la Revolucin de Octubre. Fue desde el inicio clara y definidamente un partido de los trabajadores. Recabarren era miembro del Partido Democrtico, el partido ms de izquierda de esos aos. Su estrecha relacin con centros decisivos del proletariado en formacin, especialmente salitrero, lo llev a la conviccin de la necesidad de un partido de la clase obrera como condicin de xito para alcanzar trasformaciones sociales de fondo. No lo hizo en posturas aislacionistas sino en una definicin de autonoma del proletariado que no exclua la unidad de accin con otras fuerzas polticas y sociales.

La adopcin del internacionalismo como componente de nuestra poltica significa asumir el hecho que un factor decisivo del dominio capitalista en nuestra sociedad es la presencia del imperialismo como un componente no solo externo sino activamente interno, que interviene pesada y muchas veces decisivamente en nuestra vida social y poltica en connivencia constante con la oligarqua y otros sectores del capital interno.

Capitalistas y trabajadores no son las nicas clases componentes de la comunidad nacional. En el polo de los dominados hay un espectro numeroso de sectores intermedios, como pequeos y medianos empresarios, profesionales asalariados que no se sienten parte del proletariado, un incidente sector de intelectuales y artistas, profesionales y otros trabajadores independientes, comuneros agrcolas y otras categoras. Todos ellos son afectados en grados diferentes por el dominio impuesto. Siendo el partido de los trabajadores, el PC no limita su accionar a la lucha por los intereses slo de estos. Desde los tiempos de Recabarren su mirada fue siempre ms abierta, asumiendo la defensa de todos los sectores afectados por la dominacin oligrquica e imperial.

Lo esencial de nuestra poltica de alianzas se ha determinado histricamente por el anlisis de las contradicciones sociales existentes en cada perodo histrico, y como resultado de tal anlisis definiendo la contradiccin principal del perodo. Esta es la que confronta, de una parte, a los componentes decisivos de la dominacin de clase y, de la otra, a las clases y capas sociales agredidas por el sistema. Sobre esa base actuamos para hacer converger en un frente comn al mximo de esas clases y capas, tanto sus organizaciones como sus expresiones polticas, en pro de la acumulacin de fuerzas para derrotar al enemigo principal, exponiendo nuestra perspectiva de construccin de una sociedad de nuevo tipo en la perspectiva del socialismo.

Esa orientacin de lucha y trabajo unitario tuvo una primera formulacin en la Conferencia Nacional de nuestro partido en 1933. Se defini el carcter de la revolucin chilena en esa fase como antiimperialista, antioligrquica y democrtica, ligada a la lucha por el socialismo. Se abri entonces un proceso de significativas proyecciones.

Un primer resultado fue la formacin de una central unitaria de los trabajadores. Las 3 centrales existentes: la FOCH, comunista; CNT, anarquista y la CNS, socialista, decidieron unirse en una nica central, la CTCH (1936). Esta resolvi apoyar la formacin del Frente Popular (FP), la primera experiencia exitosa de construccin de alianzas.

En ese cuadro, con una actividad intensa del PC de promocin de luchas sociales y de propuestas unitarias amplias para unir el mximo de fuerzas frente al enemigo principal del perodo (la oligarqua y los poderes imperiales, y de modo preeminente el fascismo alemn) se abri paso la convergencia de los partidos Radical, Democrtico, Socialista y Comunista en el Frente Popular, del que formaron parte tambin la CTCH, el movimiento femenino MEMCH y el Frente Unico Araucano. El Frente confront al gobierno de derecha de Arturo Alessandri, audaz demagogo representante de la oligarqua y se propuso la conquista de la Presidencia. Alessandri instal como candidato a Gustavo Ross, integrante directo de la oligarqua. El FP levant la candidatura de Pedro Aguirre Cerda, militante radical. A ese proyecto se sum la juventud del partido oligrquico por excelencia, el Partido Conservador, cuyos lderes jvenes, encabezados por Bernardo Leighton y Eduardo Frei Montalva , decidieron abandonar ese partido al no ser acogido su rechazo a apoyar la candidatura oligrquica de Ross. As surgi la Falange Nacional , posterior Democracia Cristiana . La amplitud del campo de fuerzas reunido abri paso a una gran victoria.

El gobierno del FP signific un punto de inflexin desde el punto de vista de la estrategia de desarrollo y sobre todo de las polticas sociales. Dejadas de lado las polticas de la oligarqua, se despleg una estrategia de industrializacin del pas creando la CORFO y sucesivamente otras empresas estatales, instalando una visin de desarrollo nacional con una decisiva participacin del Estado que pasaba a actuar como Estado Desarrollista de Bienestar Social, para usar un trmino del economista Manuel Riesco.

A la muerte del presidente Aguirre Cerda, el Frente llev a la presidencia a Juan Antonio Ros, y a la desaparicin de ste conquist de nuevo la victoria con Gabriel Gonzlez Videla, que se presentaba como el ms izquierdista de los radicales, que eran el partido ms fuerte de la coalicin. Estas victorias sucesivas dan cuenta de la audiencia popular del Frente Popular.

El imperialismo norteamericano, cuya hegemona se impuso con la derrota del fascismo, ocupaba un espacio central en los componentes del enemigo principal. Comenzaba la Guerra Fra y el anticomunismo se despleg implacablemente. Gonzlez Videla se someti servilmente a los dictados del imperio. Traicion sus compromisos, expuls a los comunistas del gobierno y con el apoyo de la derecha ilegaliz a nuestro partido ante la inminencia de una tercera guerra mundial. Es hasta hoy el smbolo por excelencia del poltico traidor.

La ruptura del Frente Popular signific un retroceso para el pueblo. Se instal en la presidencia Carlos Ibez del Campo, con una no despreciable votacin popular. La representacin de las fuerzas de izquierda la asumi Salvador Allende, con el apoyo comunista y de un sector minoritario de su partido: obtuvo una modesta votacin.

No obstante, durante el gobierno de Ibez se reconstituy la unidad sindical en la CUT, rota en 1946, y hacia el fin de su gobierno fue derogada la Ley de Defensa de la Democracia que haba ilegalizado al Partido Comunista que ya desde aos impona su accionar abierto en las batallas polticas y sociales.

No obstante, la regresin que signific la desarticulacin del Frente Popular culmin con el retorno de la derecha al gobierno del pas luego de 20 aos, con la eleccin de Jorge Alessandri con un 31% de los votos, superando escasamente a Salvador Allende. Sin embargo, ese gobierno no pudo hacer retroceder aspectos esenciales de las polticas desarrollistas instaladas por el Frente Popular.

Se impuso la tarea de recomponer una nueva unidad de fuerzas transformadoras en confrontacin clara y resuelta con los sectores dominantes. Para ello haba que asumir el fortalecimiento de la izquierda, dar un relieve mayor a la unidad de los partidos con presencia en el proletariado y dar un salto cualitativo en la atencin al campesinado y los sectores medios. La conviccin de que el pas requera cambios fue asumida tambin por fuerzas reformistas que proponan cambios graduales y limitados, a la vez que desestimaban la superacin del capitalismo en la perspectiva del socialismo.

Durante el gobierno de Alessandri se realizaron potentes acciones del movimiento obrero: paros nacionales en 1960, 1962 y dos en 1964. En 1961 emergi desde la entonces U. Tcnica del Estado el poderoso movimiento estudiantil que se extendera a todas las universidades por la reforma educacional con la consigna de Universidad para todos. Simultneamente se fue abriendo camino la organizacin del campesinado.

El FRAP

Esta fase culmin con la creacin de Frente de Accin Popular, unidad de socialistas y comunistas y otras fuerzas menores. Adelant la capacidad de la izquierda hasta el punto de hacer previsible la conquista de la Presidencia. Esto alarm a los poderes fcticos y la derecha resolvi abandonar su candidato (Julio Durn) y volcar su votacin a Eduardo Frei, como mal menor. Lo propio hizo el imperialismo, que financi copiosamente la campaa de Frei. La maniobra tuvo xito en cuanto a conseguir derrotar a la izquierda, calificada por ellos como enemigo principal.

Ante el gobierno reformista, la izquierda no tuvo una posicin nica. Hubo quienes plantearon negar todo. El PC decidi, como fuerza de oposicin clara, apoyar aquello que fueran cambios progresistas. As, con observaciones y propuestas se apoy la Ley de Reforma Agraria, la de sindicalizacin campesina, pero no se hizo lo mismo con la llamada chilenizacin del cobre que mantena la presencia imperialista. La movilizacin social se mantuvo slida. La CUT realiz 4 paros nacionales en el perodo. Con el paro nacional de 1969 se logr establecer la ley de reajuste anual de los salarios, que rigi hasta 1973. El movimiento estudiantil despleg tambin sus luchas. La sindicalizacin de los campesinos experiment un alza considerable. Lo propio se dio en los pobladores y las mujeres.

Se crearon as las condiciones para la superacin positiva del FRAP y la emergencia de una unidad ms amplia, que se expres en la Unidad Popular en diciembre de 1969 , conformada con una matriz comparable a la del Frente Popular e integrada por el Partido Socialista , Partido Comunista , Partido Radical , el MAPU , el Partido de Izquierda Radical , la Accin Popular Independiente . La presencia del sector cristiano estuvo a travs del Mapu, incorporndose mas tarde la Izquierda Cristiana que se separar de la Democracia Cristiana.

Impulsando la movilizacin social y consolidando el frente de izquierda, se logr conquistar la victoria. Las fuerzas reformistas levantaron la candidatura de Radomiro Tomic, del sector mas progresista, la derecha reinstal a Jorge Alessandri pero Salvador Allende gan la primera mayora y se convirti en el primer presidente revolucionario que asume el gobierno por va electoral al ser ratificado por el Congreso Pleno, donde el centro vot por respetar la primera mayora ante el candidato de la derecha con acuerdos de profundizacin de la democracia que la izquierda asumi en tanto se correspondan a sus concepciones. En ello, Tomic jug un rol relevante.

Una vez asumido el cargo, Allende comenz rpidamente a cumplir sus promesas electorales, orientando al pas hacia el socialismo. Se nacionalizaron las grandes empresas mineras, los bancos extranjeros y empresas monopolistas. Se aceler la reforma agraria: en un ao se traspas ms tierras que en todo el gobierno anterior, y una parte importante de ellas a los pueblos originarios. Se puso en accin un plan de redistribucin de ingresos, aument los salarios y se impuso un control sobre los precios. La oposicin de los poderes fcticos al proceso en curso, con una intensa intervencin del imperialismo con acciones abiertas y encubiertas, fue frentica desde el principio y hacia 1972 haba logrado producir una grave crisis econmica: centrada en el desabastecimiento y la promocin del mercado negro, consiguieron generar una fuerte polarizacin de la ciudadana.

Las fuerzas de izquierda no tuvimos las capacidades de generar los medios para la defensa del gobierno popular en diversos planos, incluyendo el de la confrontacin de las acciones de fuerza que promovan la oligarqua y el imperialismo

Una mayora de los dirigentes del centro poltico se hizo parte, por accin u omisin, de la lnea de accin de esos poderes rechazando los esfuerzos de la UP y el gobierno de alcanzar acuerdos, usando como pretexto posiciones y acciones extremistas de minoras. En ello, visiones como las que ha repetido en estos das Patricio Aylwin facilitaron la puesta en marcha del golpe de estado pinochetista.

La contradiccin principal cambi de carcter: pas a ser dictadura o democracia. Hizo indispensable la introduccin de otras formas de lucha, las armadas, que fueron asumidas por una parte de la izquierda, en particular nuestro partido, aunque de modo insuficiente. Sin embargo, su contribucin al despliegue de la movilizacin social, siempre determinante, es innegable.

La dictadura hizo trizas el proyecto de desarrollo con bienestar social que el gobierno popular haba fortalecido, e instal, obediente al imperialismo y la oligarqua, la privatizacin mxima posible con la excepcin de las grandes minas. Signific un cambio radical del papel del Estado de un rol productor e interventor, a uno de tipo subsidiario, inspirado en las doctrinas econmicas neoliberales . En lo social signific el dominio sin contrapeso de los sectores empresariales, el aumento sostenido de la desigualdad de los ingreso s, junto con un incremento en la precariedad e inestabilidad laboral de los sectores asalariados. En lo cultural, dio lugar al denominado "apagn cultural", caracterizado por la represin y autorrepresin de ciertas manifestaciones culturales consideradas contrarias a la lnea oficial.

Desplazada la dictadura y recuperados derechos democrticos, 20 aos de gobiernos de la Concertacin fueron incapaces de crear instituciones democrticas, permaneciendo la constitucin dictatorial con afeites menores y manteniendo la desigualdad heredada. Se crearon as las condiciones para el retorno de la derecha al gobierno. La batalla por producir cambios de fondo es tarea pendiente

El desplazamiento de la derecha es una necesidad. Pero ello no significa la instalacin de un nuevo gobierno de la Concertacin, que ha demostrado incapacidad que los condujo a su derrota. Se requiere un gobierno de nuevo tipo capaz de realizar una poltica que remueva el peso de los poderes fcticos y sus polticas neoliberales que Pinochet comenz a instalar y que han persistido.

Para ello, las experiencias de polticas de alianza y unidad de los perodos del FP y de la UP deben estar presentes con clara conciencia de que no habr calco ni copia, sino creacin acorde con las condiciones del presente. Aprender no es copiar. Esas experiencias vividas son, s, la prueba de que romper el dominio del capital financiero, centro de la oligarqua, y del imperialismo, es una tarea posible y necesaria. Los recursos nos los ensea la historia: unidad y lucha, movilizacin social y construccin de alianzas que unan a la mayora inmensa de los chilenos y chilenas para sacudirse de la dominacin existente, tras la bandera de la alternativa que la vida nos ha impuesto: neoliberalismo o democracia, contradiccin principal del perodo.

- El autor es miembro de la Comisin Poltica del Partido Comunista de Chile.

- Fuente: www.elsiglo.cl



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter