Portada :: Europa :: Francia: elecciones 2012
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-06-2012

La derecha francesa, entre la orfandad y la tentacin ultra

Gara


Con Nicolas Sarkozy de vuelta de sus vacaciones de lujo en Marruecos e invirtiendo sus tardes yendo al cine y a los cafs de Pars, la derecha francesa, hurfana de lder, parece resignada a renunciar a una ms que improbable victoria que forzara a una cohabitacin al presidente, Franois Hollande (PS).

Las insistentes encuestas no auguran ms de un 30,5% de los votos a la Unin por la Mayora Presidencial (UMP), lo que unido a pequeas formaciones de derecha sita el voto a esta corriente electoral en un 35%. Ello supondra una sangra de un centenar de diputados y el inicio de una larga travesa en el desierto en busca de un nuevo liderazgo.

El ya ex primer ministro Franois Fillon y el ministro de Exteriores de Sarkozy, Alain Jupp, aparecen en cabeza en las preferencias de los electores en una carrera a la que se niega a renunciar el secretario general de la UMP, Jean-Franois Cop.

Alerta sobre los impuestos

En un intento de frenar su debacle, la derecha intenta movilizar a su electorado alertando del incremento masivo de impuestos que preparara el Ejecutivo de Hollande para financiar un programa irresponsable en plena crisis del euro. De hecho, el Gobierno ha aparcado las medidas ms delicadas de cara a la reduccin del dficit para despus de las legislativas.

La UMP sigue lamindose las heridas de las presidenciales y ha prohibido a sus candidatos, bajo pena de expulsin, que formalicen acuerdos de cara a la segunda vuelta con la ultraderecha de Marine Le Pen, a la que acusan de la derrota de Sarkozy por su defensa personal del voto en blanco en segunda vuelta. No obstante, no se puede excluir que algunos candidatos de la UMP que queden fuera en la primera vuelta llamen a votar por los rivales del FN.

Y es que la campaa presidenciale ultra de Sarkozy, que tuvo como ejes el proteccionismo y la xenofobia, ha contribuido a acentuar la porosidad entre ambos electorados e incita a la conciliacin entre sus dirigentes, siquiera a nivel local. A ello ayuda tambin el perfil menos extremo que ha aportado Marine Le Pen a la formacin. El 65% de los electores de derecha consideran al FN un partido similar al resto y el 55% apuesta por alianzas caso por caso.

La ejecutiva estatal de la UMP decidir el lunes la consigna de voto en las circunscripciones donde quede eliminada: abstencin o voto a la izquierda para cerrar el paso al FN. Esta ltima opcin es defendida por la corriente humanista cristiana, pero no es compartida por el actual jefe del partido, Cop.

Por lo que toca a Le Pen, esta quiere mantener abiertas todas las posibilidades. La lder del FN ha anunciado que mantendr todas sus candidaturas que pasen el filtro de la primera vuelta (mnimo del 12,5% de los votos) y ha dejado abiertas todas las opciones para las circunscripciones en que no supere el listn: abstencin, llamada al voto al candidato de la UMP o incluso al de la izquierda.

Y es que su gran objetivo estratgico pasa por dinamitar la frgil unidad actual de la UMP y provocar una recomposicin de la derecha francesa. Un nuevo mapa en el que el FN lograra llegar al poder.

Sobre el papel, y habida cuenta de los buenos resultados en las presidenciales (17,9%), la extrema derecha aspira a regresar a la Asamblea Nacional (Parlamento) tras quince aos de ausencia. En la primera vuelta de aquellas elecciones Marine Le Pen lleg en cabeza en 23 de las 577 circunscripciones y fue segunda en otras 93.

Cuenta con su slida implantacin en el sudeste del Estado francs y su creciente arraigo en algunas zonas industriales y en franca decadencia del norte.

Con un 15% de intencin de voto en las encuestas, no lo tendr sin embargo fcil y hay quien augura que tendr finalmente un solo escao, el del meditico abogado marsells Gilbert Collard, que se presenta por Saint-Gilles (en la regin de Languedoc-Roselln).

La abstencin ser clave para las posibilidades del FN

Una de las claves de estas elecciones residir en la movilizacin de los electores, que se calcula en un 60%, frente al 80% de las presidenciales

Y es que la modalidad del escrutinio, mayoritario a dos vueltas, perjudica a los partidos no mayoritarios, como el Frente Nacional (rebautizado como Bleu Marine) y el Frente de Izquierda, y sobre todo a los que de primeras estn excluidos de posibles alianzas con otros movimientos para la segunda vuelta.

Es el caso del FN, que espera poder lograr ms del 12,5% de votos para forzar triangulares en la segunda vuelta. No obstante, la abstencin podra reducir las triangulares a unas cuantas decenas.

El PS suea con la mayora absoluta, si acaso con sus aliados verdes

Franois Hollande aspira a que sus simblicas pero populares medidas (limitacin de los sueldos de los directivos de empresas pblicas, retorno a la jubilacin a los 60 aos en algunos casos) den al PS el impulso para lograr la mayora absoluta (289 escaos).

Por de pronto, tanto su popularidad (62%) como la de su primer ministro, Jean-Marc Ayrault (57%) son un buen augurio. La horquilla mxima de la encuesta ms favorable le augura 291 asientos.

Con todo, puede contar con los 17-24 diputados de los ecologistas, aliados en el Gobierno.

Finalmente, podr contar con el apoyo, crtico, del Frente de Izquierda (9%), que espera 24 escaos en los histricos feudos comunistas tras los buenos resultados presidenciales de su lder, Jean-Luc Mlenchon (logr el 11% de los sufragios).

Fuente: http://www.gara.net/paperezkoa/20120608/345856/es/La-derecha-francesa-entre-orfandad-tentacion-ultra


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter