Portada :: Chile :: Cien aos del Partido Comunista: De Recabarren al socialismo del siglo XXI
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-06-2012

Despus de vivir un siglo

Eduardo Contreras
Rebelin


Al medioda de aquel 11 de septiembre del 73, informado ya de la muerte de Allende y la instalacin de la dictadura militar y antes que empezara a regir el temprano toque de queda, camin por las calles de la capital sin rumbo fijo, rumiando penas y rabias y pensando en lo que tena que hacer. Por entonces era un joven diputado comunista de la Unidad Popular, mi esposa e hijo pequeo haban quedado en mi ciudad surea de Chilln, saba que estaban a salvo y yo estaba en Santiago adonde haba llegado esa maana muy temprano junto con otros 2 diputados socialistas de mi zona para un encuentro con el Presidente Salvador Allende quien nos explicara a los parlamentarios de Izquierda su propuesta de plebiscito para zanjar los temas del rea de propiedad social con la oposicin.

Enterado del golpe antes de llegar al palacio de La Moneda y siguiendo las instrucciones para un caso como el que vivamos, haba concurrido a la fbrica previamente establecida en la que deba asumir junto a los trabajadores las tareas de defensa del gobierno constitucional, ubicada en la comuna de Macul. Pero una hora ms tarde recibamos la orden de replegarnos ante la inusitada violencia y superioridad armada de los militares traidores.

Caminando me d cuenta que estaba llegando a las cercanas de la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile donde haba estudiado y que queda en la ribera norte del ro Mapocho que por esa fecha corra caudaloso. Me detuve sobre el puente y v flotar cadveres en las aguas turbias del ro capitalino. Poco despus comenzaba el ocultamiento, la oscuridad, y 5 meses ms tarde el forzoso exilio. Han pasado muchos aos de todo eso pero este pasado domingo 3 de junio volv a cruzar de nuevo por primera vez desde entonces el mismo puente.

Slo que ahora, abajo, en las orillas del ro, diversas brigadas de pintores de las Juventudes Comunistas, alguno todava nios, junto a muralistas de prestigio pintaban un enorme mural que relata la historia del Partido Comunista y cierra con la frase en tamao gigante Despus de vivir un siglo, ms jvenes que nunca. Arriba, en el parque forestal, a la espera del mural, el pblico se deleita con la msica de los jvenes estudiantes del Liceo Manuel de Salas que ha venido a saludar a los muralistas. Imposible no emocionarse. Seguamos tan vivos como siempre.

Habamos vencido a la muerte por ms que miles de los mejores de los nuestros estn desaparecidos o hayan sido cobardemente ejecutados o torturados por militares cobardes y asesinos. Y por ms que, lamentablemente, las Fuerzas Armadas de Chile sigan siendo ideolgicamente las mismas de ayer. Perros de presa de la gran burguesa, brazo armado de los explotadores, que acaban de inaugurar una nueva sede militar yanqui en Chile, en el llamado fuerte Aguayo en las cercanas de Concn y a unos 100 kmts. de Santiago. La base militar fue inaugurada, curiosamente, por el Ministro de Defensa de los EEUU. Al gobierno y al ejrcito chilenos les parece muy positivo este enclave formador de represores porque se adeca a las nuevas amenazas (?) Slo puede entenderse el sarcasmo en referencia a la poderosa movilizacin social del 2011 y al avance de la poltica unitaria en la Izquierda chilena.

Eje del proceso unitario ha sido el Partido Comunista de Chile que acaba de cumplir cien aos de existencia, conmemorados con diversos actos en todo el pas y recibiendo el saludo de los ms diversos sectores polticos y sociales. El partido de los comunistas chilenos surgi antes de la gran revolucin de octubre en la Rusia zarista y en medio de grandes convulsiones sociales en nuestro pas y en el mundo, bajo su primera denominacin de Partido Obrero Socialista. Fue en 1922 que adopt su actual denominacin y se afili a la entonces Tercera Internacional. Su influencia en la vida del pas no slo es innegable en el plano del desarrollo poltico y social sino que ha sido factor muy importante en el plano de la cultura.

Ha resistido las ms difciles pruebas durante periodos oscuros de la historia del pas. Las dictaduras de Ibez, Gonzlez Videla y la ms terrible, la de Pinochet, pretendieron acabar con el PC eliminando fsicamente a sus principales dirigentes y a muchos de sus ms destacados militantes. Tengo a la mano la declaracin judicial del ex agente de la DINA Ricardo Lawrence quien relata el secreto encuentro de Pinochet con el compaero Victor Daz, por entonces lder mximo del PC, secuestrado, atado de pies y manos y torturado en el fatdico cuartel de Simn Bolivar en donde poco despus lo asesinaron asfixindolo con una bolsa de plstico para luego arrojarlo al mar. Cuenta Lawrence que cuando el dictador se jactaba frente a Victor de tener prisioneros a varios de los ms importantes dirigentes del Partido, el camarada Daz le respondi que su empeo era intil, ya que pretender destruir al partido de los comunistas es como intentar vaciar el mar con un balde

La vocacin democrtica de los comunistas chilenos se expresa a lo largo de la historia nacional y si se analiza desapasionadamente se comprueba que el PC nunca ha formado parte, ni ha apoyado ni ha negociado con ninguno de los gobiernos dictatoriales y antidemocrticos que ha sufrido la nacin ; no todos los partidos chilenos pueden decir lo mismo.

Sus lderes han sido chilenas y chilenos honestos y consecuentes con amplio reconocimiento ciudadano, desde Luis Emilio Recabarren, el fundador, el obrero tipgrafo y creador de la prensa obrera y luego Elas Lafferte, Galo Gonzlez, Carlos Contreras Labarca, Ricardo Fonseca, Luis Corvaln, Gladys Marn. El aporte de los comunistas a la cultura nacional ha sido igualmente significativa. A sabiendas que debo omitir a muchas y muchos, al menos recordemos que fueron o son dirigentes, militantes o simpatizantes del PC figuras de la altura de Pablo Neruda, Victor Jara, Violeta Parra, Volodia Teitelboim, Jos Miguel Varas, Patricio Bunster, Jos Balmes, Julio Escmez, Roberto Matta, Luis Enrique Dlano, Francisco Coloane, Juvencio Valle, Csar Godoy Urrutia, Roberto Parada, Fernando Ortiz, Enrique Pars. En fin tantas y tantos mujeres y hombres de las letras y de las ciencias, de la academia, ingenieros, arquitectos, abogados, destacados profesionales de distintas esferas, maestros, msicos, incluyendo un alto nmero de premios nacionales.

Pero sin duda su ncleo principal es la clase obrera, los trabajadores. En sus filas han estado destacados dirigentes sindicales como Juan Vargas Puebla, Bernardo Araya, Luis Figueroa. Tambin mujeres ejemplares como Elena Pedraza, Julieta Campusano, Marta Ugarte, Sola Sierra y Gladys Marn, entre muchsimas.

Cuando en 1973 las condiciones histricas cambiaron y pese a todos los esfuerzos por evitar una confrontacin violenta y asegurar la convivencia democrtica, se impuso la dictadura de las FFAA, el PC decidi que no haba ms alternativa que emplear todas las formas de lucha que contribuyeran a la derrota de la dictadura y lo hizo con la mayor seriedad y responsabilidad impulsando la rebelin del pueblo. La movilizacin de masas y las acciones del Frente Patritico Manuel Rodrguez precipitaron la salida y si bien Pinochet no fue derrotado sino que se negoci una transicin entre la dictadura y un sector de la oposicin, nada de eso hubiera sucedido si no se hubiera alzado el pueblo. Es de ingenuos o manipuladores pensar que Pinochet fue vencido por una rayita con lpiz en un papel. Sin lucha de masas y sin acciones audaces, la dictadura militar hubiese continuado.

Precisamente lo que hace diferente a este destacamento poltico y lo singulariza, es el desprendimiento de lo individual en aras de lo colectivo, la defensa de los intereses del pueblo y la voluntad de cambiar la estructura social en permanente bsqueda de la felicidad de las mayoras nacionales. El poeta y comunista espaol Marcos Ana, encarcelado 23 aos por el rgimen de Franco dijo alguna vez : mi pecado es terrible; quise llenar de estrellas el corazn del hombre y agreg :Vivir para los dems es la mejor manera de vivir para uno mismo . Es el coraje de ser. La pasin de luchar por una causa justa. La consecuencia, la mente fra y el corazn ardiente de que hablaba Lenin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter