Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-06-2012

El saqueo nacional se acelera
Falacias, palo y circo

Andrs Martnez Lorca
Rebelin


Vieron en una tienda gran cantidad de anteojos para no ver o para que no viesen: compraban muchos los seores, para los que los llevan a cuestas, con que los tienen quietos y enfrenados.

Baltasar Gracin, El Criticn, I,VII

La primera batalla, el lenguaje

El gobierno, presidido por el registrador de la propiedad de Santa Pola, ha decidido que la verdad no existe. Los cien mil millones de euros que ha pedido a Europa para rescatar a los bancos no son un rescate sino un tomate (como muy bien ha advertido la prensa estadounidense) que devolvern los mismos que estn casi quebrados y que provocaron la crisis. Como garanta de esos mismos bancos que constituyen la quintaesencia del capitalismo financiero imperante estarn sus agujeros contables y las semiabandonadas propiedades inmobiliarias que levant el pelotazo del ladrillo, aqul que demostraba que los espaoles ramos los ms listos del continente porque edificbamos sin ton ni son ms que los grandes pases europeos juntos

El exconsejero para Europa del banco estadounidense Lehman Brothers, que ejerce temporalmente de Ministro de Economa ─maestro en el arte de mentir sin titubear en ingls o en castellano─, nos ha tranquilizado a todos porque este tomate no traer segn l perjuicios al erario pblico sino beneficios sin cuento, comenzando claro est por sus amigos banqueros.

El rey, despus de su agotadora cacera de elefantes y de su increble hazaa de acompaar a la flor y nata de los grandes empresarios a vender la marca Espaa por Amrica del Sur, ha felicitado a don Mariano y a don Guindos por el xito conseguido en la obtencin del tomate para nuestros modlicos bancos, como los calific en la ONU el exsecretario general del PSOE y expresidente de gobierno, Rodrguez Zapatero. Para los trabajadores en paro presentes y futuros, as como para los estafados por las hipotecas, parece que seguir funcionando la caridad (en latn o en castellano) y quiz algn rastrillo filantrpico de las damas patriticas.

Los nietos de la contrarreforma llaman ahora reformas a los recortes en educacin y en sanidad. La impulsora de la liquidacin de los escasos derechos laborales que quedaban en pie ─la esperpntica Bez que nunca ha dado un palo al agua fuera de la teta oficial─ dice que con esa nueva ley se va a crear empleo y aade con una sonrisa angelical que la Virgen del Roco va a echar un capote para salir de la crisis. Antes, cuando algunos ramos nios, llamaban Gloriosa Cruzada de Liberacin al levantamiento fascista de 1936 encabezado por el Caudillo por la gracia de Dios, como estaba escrito en las monedas (vaya gracia!), o sea, por el anterior Jefe del Estado, segn leemos en los libros de texto y en los manuales de estilo vigentes.

Palo y circo

Los antiguos romanos hablaban de pan y circo. La versin castiza ya introducida y mejorada por Franco (toros y crcel, ftbol y redadas de la polica) es palo y circo. Palo a los indignados madrileos que se atreven a acercarse al Congreso de los Diputados (ms una fortaleza aislada de la sociedad que una cmara de representacin popular), palo a los estudiantes valencianos que protestan por la degradacin de la enseanza pblica, palo a los jornaleros andaluces que no se conformen con las migajas del poder, palo a los jvenes de Barcelona que se manifiestan ante la Bolsa, palo a los mineros que ahora defienden su pan y su dignidad en Asturias, Len y Castilla.

Mientras este malestar social se va extendiendo lentamente, quiz con demasiada lentitud en relacin con la brutal agresin a lo pblico ordenada por los banqueros y ejecutada por los gobernantes, los medios de comunicacin miran para otro lado, silencian las protestas, ocultan sus motivos y dejan sin rostro a los que se rebelan. Y los grandes sindicatos? Cogidos de la mano, los dirigentes de CCOO y UGT parecen escondidos en sus despachos. Siempre tan comprensivos, tan mansos, queran volver a sentarse a la mesa a negociar con la patronal y el gobierno en busca de consenso (palabra mgica que repite tambin con insistencia el actual secretario general del PSOE, Prez Rubalcaba). Pobrecitos!, no les hacen caso. Cuando los mineros del norte pelean por sus derechos en carreteras, plazas y calles enfrentndose a la Guardia Civil, esos dirigentes no respiran el mismo aire de rebelda: siguen en Babia. Hablar de huelga general les espanta ms que al untuoso Ministro del Interior, ahora tan preocupado por alterar el censo electoral vasco.

Y circo, claro. Despus de su brillante faena del tomate, don Mariano viaj a Polonia para acompaar en la presidencia del circo futbolstico al prncipe Felipe de Borbn (hermano de Cristina y cuado de Urdangarn, duques de Palma ahora tan alejados de la isla en su dorado retiro de la capital del imperio) quien, tan campechano como su padre, hasta se atrevi a hacer la ola en un detalle de sabor plebeyo bien recogido por la televisin al servicio del rgimen, quiero decir, al servicio del circo.

Parece que la divina providencia echar tambin un capote a la seleccin nacional para que, a falta de pan, haya goles, renazca el entusiasmo popular por las estrellas deportivas y la bandera del estanco (como la llamaba mi viejo amigo Arturo Soria), se olviden las penas diarias, vuelvan a cantar Manolo Escobar y David Bisbal, y aqu paz y despus gloria. Como se ve, todo un programa modernizador, reformista, de centro moderado, muy competitivo, casi de tecnologa punta, que coloca la marca Espaa a la altura de los Reyes Catlicos, si no de Fernando VII.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter