Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Lugo, la esperanza de Paraguay
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-06-2012

Un ejemplo impiadoso

Susana Merino
Rebelin


Aunque La Piedad, el famoso grupo escultrico de Miguel Angel, se halle notoria y destacadamente alojado en un muro lateral de la Baslica de San Pedro y ms precisamente a metros del ingreso, pareciera sin embargo, que el sentimiento que evoca el espritu sufriente de la madre de Cristo con el cadver de su hijo en el regazo hubiera desaparecido de la Santa Sede.

La prueba ms reciente ha sido la actitud del Vaticano ante los sucesos confiscatorios del gobierno en Paraguay cuyo destinatario, un hijo de esa Iglesia que equivocado o no, culpable o no, mereca ser tratado con toda la consideracin que un padre o una madre dedican invariablemente a un hijo. Pero inesperada e imprevistamente ha sido el Vaticano el primero en aplaudir a los victimarios del hijo, mientras sus propios hermanos prelados convalidaban el proceso.

Piedad, misericordia, compasin algn lector recuerda el significado de estas palabras? Parecen tan antiguas! Y sin embargo nadie puede ignorar la urgencia de reincorporarlas al lenguaje cotidiano, no para aceptar simplemente situaciones a que nos han venido conduciendo el egosmo, la indiferencia, el materialismo, el individualismo de nuestra vida contempornea sino para sacudirnos la molicie, la estril resignacin, la aquiescencia ante un estado de cosas que pide urgentes cambios frente a un panorama de necesidades insatisfechas, de abandono, de falta de posibilidades de desarrollar una existencia digna, para una enorme mayora de nuestros coetneos.

Lo sucedido en Paraguay, no solo hubiera merecido un poco ms de comprensin, de anlisis y de prudencia por parte de las autoridades religiosas que se precipitaron a convalidar el derrocamiento de Lugo, como sin embargo s lo ha hecho la comunidad de religiosos y religiosas paraguayos, CONFERPAR, con su fundamentado rechazo al arbitrario y desprolijo juicio poltico realizado al ahora ex presidente y a la falta de ecuanimidad y de equilibrio que hubiera debido primar entre los sectores que condujeron al pas a esta institucional encrucijada.

Pero como es de rigor en el mundo contemporneo la justicia social no es santo de la devocin de los poderosos a los que una ceguera existencial les impide comprender que la verdadera naturaleza de los actuales conflictos los tiene por principales protagonistas aunque tambin es cierto que an comprendindolo se niegan a aceptarla puesto que el hacerlo les exigira renunciar por lo menos en parte a sus generalmente mal habidos privilegios.

Lo ocurrido en Paraguay contiene dos aristas igualmente dolorosas; la primera el hecho en s, la destitucin precipitada y arbitraria del Presidente Lugo, el quiebre institucional y la manipulacin de la voluntad popular, el artero golpe a la democracia en suma; y la segunda la imperdonable, impiadosa y colectiva reaccin de las mximas autoridades eclesisticas, de nuestra iglesia Catlica en cuyas actitudes hubiera sido de esperar el mximo de prudencia, de sensatez, de fraterna comprensin hacia el hermano cado y que por el contrario reaccionaron con el mayor de los rigores y sin la menor manifestacin de caridad cristiana.

Mencionar la imagen de La Piedad de Miguel Angel en las primeras lneas de esta reflexin me llev a recordar que ese evocativo grupo escultrico cuyo sentido profundo pareciera haber sido olvidado dentro y fuera de la iglesia, se halla a la derecha de la entrada de la Baslica, solo saliendo de ella lo tendremos a la izquierda Toda una paradoja!

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter