Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-07-2012

La prescindibilidad de lo nuclear

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Italia y Alemania -no son los dos nicos casos- han sido, en estos dos ltimos aos, xitos importantes del movimiento antinuclear: un pas ha dicho no a lo nuclear de forma masiva en referndum y otro la cuarta potencia econmica del mundo- abandona la era atmica. Espaa podra sumarse a estos xitos.

Manuel Adelantando, un ciudadano barcelons, ha publicado recientemente una carta en el diario-global-imperial, un regalo a todas luces inmerecido para El Pas pronuclear, en la que sealaba algunos datos y reflexiones tan interesantes como los siguientes:

-Segn la RED Elctrica de Espaa llevamos un decenio con excedencia en la produccin elctrica.

-Nuestra capacidad de generacin sobredimensionada que va ms all, mucho ms all, de la aportacin de los ocho reactores nucleares en funcionamiento en Espaa actualmente: 8 GW frente a los 55 GW excedentarios.

-Si jubilramos estas ocho centrales, se seguira siendo excedentario. Con margen, con mucho margen.

-La jubilacin (no anticipada, hace largo tiempo exigida) permitira un desarrollo de las tecnologas renovables generando mucho ms empleo del que generan las nucleares en su funcionamiento usual.

- Ni que decir tiene que el efecto colateral, los puestos de trabajo que pudieran suprimirse provisionalmente -aunque seguira habiendo trabajo durante aos con el desmantelamiento de los reactores y con el cuidado y tratamiento de los residuos generados-, seran, deben ser, un eje central de preocupacin y alternativas en todo el proceso.

Los efectos de la apuesta por el cierre nuclear definitivo son conocidos por todos: punto final a la acumulacin de residuos, fin de la generacin de toneladas de estos productos de elevado riesgo y de larga duracin, y eliminacin del riesgo de nuevos Fukushimas.

Un dato complementario relacionado con las renovables, la apuesta energtica de futuro segn la mismsima Agencia Internacional de la Energa, la administracin norteamericana o la china, para completar el crculo:

En Espaa, aparte del nudo de la diversificacin que representan, aparte de los puestos de trabajo que han generado, las renovables (sol, viento) suponen o suponan habra que decir tal vez- disminucin de importaciones de combustibles fsiles (asunto nada marginal en estos momentos), disminucin de emisiones de CO2 (un nudo importante y real de lucha contra el cambio climtico) y la creacin de un tejido tecnolgico-cientfico con valor de futuro. Frente al zafio escenario usadependiente de Eurovegas, la apuesta autnoma e innovadora por las renovables, ese poda ser el lema.

En 2010, hace apenas un par de aos, Espaa fue el primer productor de energa elica en la UE, por delante incluso de Alemania. Se contribuy con un 30% del total. Nada parecido en casi ningn otro sector.

La energa de origen elico lleg a cubrir el 16 de Abril de 2010 nada menos que el 60,46 % de la demanda elctrica peninsular: ms del 60%! Lo nunca visto.

Por si faltara algo, para ver claramente que no hablamos de sueos y quimeras (aunque tambin), hay proyectos que ya son realidades.

En diciembre de 2010, se cre en Espaa la cooperativa Som Energia [SE] Radicada en Girona y de mbito espaol, rene en estos momentos a ms de 2.800 socios (No se han apuntado? Y a qu esperan?). Som Energia tiene una cubierta industrial en Lrida equipada con paneles fotovoltaicos en funcionamiento [2] y trabaja en varios proyectos con fotovoltaica y biogs.

Uno de sus objetivos centrales es comercializar electricidad de fuentes renovables. Esta iniciativa, seala Joaquim Sempere, toma pie en otras existentes en otros pases cuya financiacin vrtice de importancia- no pasa por las vas convencionales de la banca privada: Ecopower, en Blgica (40.000 miembros); Enercoop, en Francia (10.000 miembros); EWS y Greenpeace Energy (en Alemania), con 110.000 y 100.000 miembros respectivamente. Adems de vender energa, estas organizaciones impulsan instalaciones fotovoltaicas, elicas, de biomasa u otras.

Hay o no hay motivos para pensar que lo nuclear es una apuesta prescindible que responde a intereses minoritarios, irresponsables, que hipotecan adems nuestro futuro? Es o no es posible una Espaa no nuclear?

Nucleares, EuroVegas: no, gracias!

Nota:

[1] L a energa elica gener ese da (de fuertes vientos) 12.757 megavatios (MW) de los 21.098 MW que se consumieron, segn datos facilitados por Red Elctrica, el operador del sistema elctrico espaol.

[2] Datos tomados de Joaquim Sempere, Cooperativismo http://www.mientrastanto.org/boletin-104/notas/cooperativismo

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter