Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-07-2012

El Salvador muy lejos de cumplir el ODM 5

Julia Evelyn Martnez
Rebelin


En un comunicado oficial emitido por la Presidencia de la Repblica el pasado 22 de junio, el Gobierno salvadoreo se autocomplace por los resultados de la actual gestin gubernamental en materia de salud materna de las mujeres, y en particular, destaca la reduccin de la mortalidad materna de 71.2 fallecimientos por cada 100 mil nacidos vivos en 2006 a 50.8 fallecimientos por cada 100 mil nacidos vivos en 2011. De acuerdo a este comunicado, esta disminucin de esta tasa de mortalidad le ha permitido al pas cumplir anticipadamente con el quinto objetivo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) acordados por Naciones Unidas.

Luego de detallar las principales acciones emprendidas por el Ministerio de Salud para aumentar la cobertura y la calidad de los servicios de control pre-natal de las mujeres embarazadas y la atencin de partos, el comunicado concluye compartiendo el gran secreto del supuesto xito de este gobierno en materia de salud materna. Citando declaraciones de la Vice Ministra de Salud, Violeta Menjivar, este secreto consistira ni ms ni menos que en la capacidad de los operadores de salud de seguir la sabia enseanza que la vida les ha proporcionado: si se lleva bien un embarazo no tiene por qu morirse una mujer embarazada.

Dicho en otras palabras, de acuerdo a nuestras autoridades de salud pblica, la disminucin de la tasa de mortalidad materna est en funcin exclusiva de que se garantice a TODAS las mujeres que quedan embarazadas el acceso a servicios de cuidado prenatal y a partos hospitalarios, sin importar s las mujeres han planificado ese embarazo y/o s desean interrumpirlo; tampoco importara s las mujeres necesitan interrumpir un embarazo, por razones de salud, como en los casos de cncer, cardiopatas u otras condiciones mdicas.

El nivel de irresponsabilidad de este comunicado alcanza tales dimensiones, que es necesario refutarlo en al menos tres aspectos fundamentales.

En primer lugar, es necesario que las autoridades de salud pblica se informen adecuadamente en qu consiste el ODM 5, ya que de esta forma se podrn dar cuenta que la reduccin de la tasa de mortalidad materna, no puede invocarse como prueba de haber alcanzado anticipadamente el ODM 5, ya que este indicador es solamente una de las dos metas que deben lograrse para el mejoramiento de la salud materna en un pas. El comunicado de Casa Presidencial curiosamente omite la segunda meta, que dicho sea de paso, El Salvador est an muy lejos de alcanzar, y que consiste en lograr el acceso universal de las mujeres a la salud reproductiva.

Qu implica el acceso universal de las mujeres a la salud reproductiva?. De acuerdo a la Organizacin Mundial de la Salud (OMS), la salud reproductiva es la condicin de bienestar fsico, mental y social vinculada al sistema reproductivo. La promocin de la salud reproductiva de las mujeres se traduce en la posibilidad de que las mujeres puedan gozar de una vida sexual segura y que decidan cundo quieren tener hijos. En este sentido, supone el derecho de todas mujeres de un pas a estar informadas acerca del funcionamiento de sus propios cuerpos y de los mtodos anticonceptivos existentes. (Incluyendo los mtodos de anticoncepcin de emergencia), as como el derecho a acudir a los servicios pblicos de salud para recibir atencin especializada en casos de interrupcin de embarazos, independientemente que sean voluntarios o involuntarios.

Esto nos remite a un segundo aspecto que debe refutarse en este comunicado gubernamental, y que consiste en la omisin de la estrecha relacin existente entre la salud reproductiva de las mujeres salvadoreas y los efectos negativos que sobre esta salud tiene la prohibicin de todas las formas de interrupcin del embarazo en El Salvador a partir del ao 1998, y que le ha valido al Gobierno de El Salvador sendas observaciones y recomendaciones por parte del Comit de Naciones Unidas para la Eliminacin de la Discriminacin contra las Mujeres (CEDAW), entre las que destaca su llamado a facilitar un dilogo nacional sobre el derecho de las mujeres a la salud reproductiva, incluyendo las consecuencias negativas de las leyes restrictivas al aborto (CEDAW/C/SLV/Q7).

El Comit de Derechos Humanos de Naciones Unidas en 2010 tambin a pedido al Gobierno de El Salvador tomar la iniciativa en el proceso de reformas al Cdigo Penal para hacerlo compatible con el Pacto de Derechos Humanos suscrito por el Estado salvadoreo y en particular, le ha solicitado: tomar medidas para impedir que las mujeres que acuden a hospitales pblicos sean denunciadas por el personal mdico o administrativo por el delito de aborto. Asimismo, en tanto no se revise la legislacin en vigor, el Estado parte debe suspender la incriminacin en contra de las mujeres por el delito de aborto. El Estado debe iniciar un dilogo nacional sobre los derechos a la salud sexual y reproductiva de las mujeres.(CCPR/C/SLV/CO6)

La poca voluntad de la gestin del Presidente Mauricio Funes de cumplir con estas recomendaciones de los rganos de Tratados del sistema de Naciones Unidas no puede menos que motivar a la indignacin: Cmo puede el Gobierno de El Salvador afirmar que se ha cumplido con el ODM 5 cuando cada ao un nmero indeterminado de mujeres salvadoreas que han experimentado un aborto espontaneo o un aborto inducido (en condiciones inseguras) no pueden acudir a los establecimientos pblicos de salud por el temor a ser denunciadas, acusadas y condenadas a hasta 30 aos de prisin por el homicidio agravado de un embrin o un feto?. Cmo es posible que se sostenga ante la comunidad nacional e internacional que el pas ha cumplido con el ODM 5 cuando cada ao muchas mujeres que enfrentan embarazos forzados (por violacin principalmente) toman la decisin de suicidarse como la nica alternativa posible ante la imposibilidad de acceder a un servicio pblico de salud para la interrupcin de ese embarazo en condiciones seguras y a recibir el apoyo mdico, psicolgico y emocional que necesitan para superar este trauma y seguir adelante con sus vidas?. Con qu derecho los publicistas de Casa Presidencial le atribuyen a este gobierno un compromiso con el mejoramiento de salud reproductiva de las mujeres cuando es el despacho presidencial el principal responsable del bloqueo a cualquier iniciativa del Ejecutivo de acatar las recomendaciones del Comit de la CEDAW y del Comit de Derechos Humanos de la ONU sobre el tema de la despenalizacin del aborto, y ni siquiera ha permitido que el Ministerio de Salud promueva un debate amplio, informado y laico sobre los efectos de las leyes restrictivas al aborto sobre la salud de las mujeres? Cmo puede la representacin de Naciones Unidas en El Salvador, y en particular el Fondo de Poblacin, avalar estas declaraciones oficiales, cuando tiene evidencia del profundo abismo que separa el discurso y la prctica de la salud sexual reproductiva en esta gestin gubernamental?.

Finalmente, el comunicado de casa presidencial tampoco menciona el tema del significativo aumento en los embarazos y partos de nias y adolecentes en los ltimos aos. De acuerdo a cifras oficiales el 30%, de los partos que se atienden en la red pblica de salud son de nias entre 10 y 19 aos, y una tercera parte de la mortalidad materna se ubica en este grupo de edades. Solo en el ao 2010, se atendieron 1025 partos de nias de entre 10 y 14 aos, y algunos de estos, eran segundos partos. Honestamente creen las autoridades de salud que El Salvador debe enorgullecerse de estos datos, y mostrar como un xito en materia de salud reproductiva que estas nias sobrevivieron a estos partos?.

La salud reproductiva de las mujeres requiere que sea abordada dentro de las polticas pblicas gubernamentales con ms seriedad, ms responsabilidad y sobre todo, con ms respeto. Sin estos ingredientes, difcilmente las mejoras en la cobertura y/o calidad en la atencin de los embarazos y partos que se estn realizando, se podrn reflejar en mejoras tangibles y efectivas en la salud reproductiva de todas las mujeres salvadoreas. Esperemos que las mujeres que estn al frente del Ministerio de Salud y del ISDEMU realicen sus mayores esfuerzos en los dos ltimos aos de esta gestin gubernamental para avanzar en la prctica (y no solo en el discurso) en el compromiso del Estado salvadoreo frente al cumplimiento del ODM 5.

Julia Evelyn Martnez es economista feminista salvadorea y profesora de la escuela de economa de la Universidad Centroamericana Jos Simen Caas (UCA) El Salvador.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter