Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-07-2012

La pregunta de oro y preguntas sin respuesta

Sergio Camargo
Rebelin


A propsito de los ultimos acontecimientos, y que no son nuevos, el mayor criminal que existe en la genocida Colombia lvaro Uribe Vlez, vuelve a preguntar Soy yo el hijo de puta, compatriotas? Es pues, la pregunta de oro y que desde luego posee una respuesta rotunda y conocida por todos los colombianos y colombianas de bien. S.

Este criminal que fungi como presidente del rgimen genocida colombiano durante ochos aos (2002 - 2010) y quien por medios ilcitos llego a la mxima magistratura, vuelve con su negativa sobre su vieja relacin con el narcotrfico y su autoria en la creacin de escuadrones de la muerte, que la gran prensa y la lumpen oligarqua llaman dulcemente autodefensas unidas de Colombia (auc).

Para este terrorista de corbata, posicin y dinero mal habido, todos los testigos victimas de su locura fascista mienten y sus antiguos compinches de toda la vida, los narcoparamilitares tambin mienten por que se quieren vengar, por que lo odian y por que no le perdonan que los haya extraditado, segn su acostumbrada retrica.

Este cncer que corroe la sociedad colombiana de bien, miente y vuelve a mentir cuando afirma que nunca tuvo relacin con el genocidio paramilitar que padeci y padece el pas y que jams estuvo asociado con los narcotraficantes comenzando con el tristemente recordado Pablo Escobar. Y sigue mintiendo cuando sale en defensa de su padre Alberto y sus hermanos Jaime y Santiago; el primero y segundo socios y amigos de Escobar por all en los aos ochenta (los procesos que se debieron haber abierto contra estos dos delincuentes fueron ignorados por la justicia) y el tercero tambin ligado al narcotrfico pero mas activo en el quehacer criminal liderando un escuadrn de la muerte llamado Los Doce Apstoles.

Ahora nos sale el criminal Uribe con su nueva telenovela, que disque va a pedir a la Fiscala General que investigue todas sus actuaciones como gobernador de Antioquia, sin olvidar que el Fiscal General fue su subalterno y es su amigo. De todos modos una gran parte de altos y medios funcionarios de todo pelaje pertenecen a la mafia y al crimen organizado y no movern un solo dedo para enjuiciarlo y menos condenarlo por sus crmenes.

Y hablando de Fiscala, me permito anexar al presente artculo, la carta recomendada que le dirig al Fiscal General Seor Eduardo Montealegre. La misiva hace preguntas que quedaran sin respuesta cuando se clama justicia, como ocurre en cualquier dictadura que se respete.

10 de julio de 2012

 


Paris, 12 abril de 2012

Seor

Eduardo Montealegre

Fiscal General de la Nacin

E S M

Seor Fiscal:

La presente misiva es con el fin de solicitarle urgentemente, en que estado se encuentran los expedientes sobre crmenes y trafico de drogas cometidos por la familia Uribe Vlez por all en los aos 1980 a 1998.

En efecto, a partir del ao 1980 los seores lvaro, Jaime (ya fallecido) y Santiago Uribe Vlez, hijos del seor Alberto Uribe Sierra, incluido (ya fallecido), hicieron parte del cerrado grupo de colaboradores del cartel de Medelln y de su principal cabecilla, el criminal Pablo Escobar Gaviria, que tanto dao han ocasionado al pueblo colombiano.

Los seores Alberto y Jaime, el primero muerto en un arreglo de cuentas con la mafia y el segundo fallecido debido a un cncer de la garganta, no pudieron continuar con su carrera criminal y trafico de cocana, pero los dos restantes, los seores lvaro y Santiago no se privaron en honorar a su padre y hermano mayor, invirtiendo todas sus fuerzas en los proyectos criminales como el trafico de cocana y la creacin de escuadrones de la muerte, que tanta sangre y dolor ha causado en nuestra patria colombiana.

 

El seor lvaro Uribe Vlez, siendo director de la Aeronutica Civil, utiliz su cargo para ayudar y participar en el trfico de cocana con el cartel de Medelln. Su estrecha amistad con el cabecilla de esta temible organizacin esta ms que comprobado, al igual que la participacin activa de su familia en el comercio de las drogas.

Continuando con su ya trazada trayectoria de acumular poder y dinero con el trafico de drogas, lvaro Uribe en unin de varios ganaderos y terratenientes del departamento de Antioquia, se dieron a la tarea de crear grupos de mercenarios o matones a sueldo y a los cuales hicieron llamar grupos de seguridad privada dizque para, defenderse de delincuentes y ladrones de ganado, as como de la subversin. Pero rpidamente estos grupos devienen asesinos por encargo para acallar a sindicalistas y defensores de derechos humanos opuestos a la creacin de una polica privada y tambin para desterrar poblaciones enteras y robar sus tierras. Fue el punto de partida de los escuadrones de la muerte, versin moderna.

Los grupos creados por lvaro Uribe y sus compinches, ocasionaron cientos de muertes en todo el departamento y luego se extendieron a otros departamentos como el de Crdoba y Bolvar, donde las masacres de humildes colombianos no se hicieron esperar.

En lo que respecta a Santiago Uribe Vlez, hizo parte de un tenebroso grupo de criminales que durante varios aos azotaron varios pueblos de Antioquia, con el horrible saldo de casi un centenar de asesinatos y varias masacres. Este criminal no contento con su accionar armado, participaba tambin con varios de sus primos en la fabricacin y comercio de cocana.

Santiago Uribe, como lo demuestran las pruebas y varios testigos directos, fue el creador del escuadrn de la muerte, el mismo que aterrorizo una parte de Antioquia y que testigos directos denominaron Los Doce Apstoles, nombre tal vez ligado al hecho que dentro de este grupo se encontraba el cura Alfonso Palacios, quien no contento con promulgar amenazas contra todo lo que l consideraban comunista o guerrillero, tom las armas para asesinar impunemente a ciudadanos inermes e inocentes, por all en los aos 1993.

Como lo puede ver usted seor Fiscal, estas dos lumbreras del lumpen han hecho parte de los violentos privilegiados y quienes por obra de la magia colombiana -pues Colombia es pasin-, jams han sido llamados a rendir cuentas por sus fechoras y el terror que han diseminado en gran parte del pas, hace ya ms de 30 aos.

En mi calidad de ciudadano colombiano, en apego a la Constitucin y en derecho, le solicito a usted muy comedidamente, informarme en que situacin se encuentran los expedientes de estos dos criminales, y s no existen los expedientes o acciones penales en curso, que medidas piensa usted tomar con urgencia para que estos dos terroristas sean acusados por los delitos y crimines que cometieron, sin perjuicio de otros delitos o crmenes que estaran por conocerse.

No esta por dems recordarle seor Fiscal, que una parte de los acontecimientos antes narrados, son de pleno conocimiento de la gran mayora del pueblo colombiano, que slo espera que un Fiscal serio, responsable y ajustado a la ley, se apersone de estos dos casos y le de el curso adecuado para que justicia sea hecha en beneficio de las victimas y para la salud de nuestra patria.

Deseo comunicarle seor Fiscal para su entero conocimiento, que hace mas de dos dcadas, cualquier ciudadano acusado de pertenecer al movimiento insurgente o con el simple hecho de una sospecha, es inmediatamente apresado sin delicadeza alguna, puesto en la palestra publica, mismo si es inocente, y tratado por los cuerpos de seguridad y la prensa empresarial como un condenado, mucho antes de su proceso. Esto lo traigo a cuento, por cuanto no entiendo como los Uribe Vlez, quienes tienen graves acusaciones en su contra desde hace mas de quince aos y con pruebas al igual que testimonios serios y detallados, y quienes representan un peligro mayor para la sociedad, se encuentran en libertad y gozando de todas las bondades que la Constitucin y las leyes otorgan a los ciudadanos honestos y de buena voluntad.

Es la ley en Colombia, Seor Fiscal, igual para todas y todos?

En espera de su respuesta, srvase Seor Fiscal, recibir mi ms sincero y respetuoso saludo.

Cordialmente,

Sergio Camargo

Periodista


(*) Sergio Camargo es periodista y escritor. Autor, entre otros, de los libros: Democracia Real Universal y El Narcotraficante N 82 lvaro Uribe Vlez. Ha sido director de la revista Universo Latino y autor de numerosos artculos sobre la realidad latinoamericana y mundial.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante unalicencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter