Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-07-2012

El por qu de los recortes

Vicen Navarro
Pblico.es



Una de las tesis que se promueven con mayor ahnco en los crculos neoliberales del pas es que Espaa entr y permanece en crisis por su excesivo gasto pblico y falta de disciplina fiscal. De esta tesis se concluye que hay que reducir el gasto pblico y recuperar la famosa disciplina fiscal, reduciendo el dficit pblico para alcanzar el nivel exigido por el Pacto de Estabilidad (el 3% del PIB).

Esta tesis es fcilmente demostrable que carece de credibilidad. El Estado espaol era, en realidad, el modelo de rectitud ortodoxa neoliberal. Tena un supervit en las cuentas del Estado en los aos 2005, 2006 y 2007, y su deuda pblica era de las ms bajas de la Eurozona. Durante el periodo 2004-2007, tal deuda pblica baj del 46% al 36%. Espaa no poda ser ms modlica desde el punto de vista neoliberal. Los responsables de la poltica econmica y fiscal del Gobierno espaol recibieron el aplauso de las autoridades europeas que gestionan y dirigen la Eurozona (desde el Consejo Europeo y la Comisin Europea al Banco Central Europeo) y como no, del Fondo Monetario Internacional.

En realidad, la sensacin de euforia era tal que el Gobierno socialista espaol, bajo la presidencia de Jos Luis Rodrguez Zapatero, decidi bajar los impuestos, identificando tal medida con ser de izquierdas. Su slogan ms conocido en aquellos aos fue que bajar los impuestos es de izquierdas. Esta bajada de impuestos aument el dficit estructural del Estado, es decir, el dficit pblico, que determinan los ingresos y gastos estructurales y no coyunturales. Este aumento del dficit estructural permaneci ocultado o ignorado por el aumento de los ingresos al Estado, resultado de la situacin coyuntural provocada por la burbuja inmobiliaria. Ahora bien, cuando esta burbuja explot, el dficit estructural apareci con toda claridad y contundencia. Los ingresos al Estado bajaron en picado, resultado, en gran parte, de que la estructura fiscal del Estado espaol depende excesivamente de las rentas del trabajo y muy poco de las rentas del capital. Cuando la actividad econmica se colaps y el desempleo se dispar, los ingresos al Estado bajaron y mucho. De ah el dficit pblico del Estado. No tiene nada, nada que ver con el aumento del gasto pblico, el cual, medido en gasto pblico por habitante, ha ido bajando, no subiendo. Y los datos as lo muestran. Se estn recortando y recortando, y en cambio el dficit pblico apenas baja y el crecimiento econmico est decreciendo. Qu evidencia esperan los crculos neoliberales para poder ver que estn profundamente equivocados?

Por otro lado, un punto clave poco estudiado y con escasa visibilidad meditica es por qu la burbuja inmobiliaria explot? La causa primordial es que la mayora del dinero que estaba detrs de la burbuja inmobiliaria proceda de bancos alemanes, franceses, holandeses, belgas, entre otros. En realidad el enorme flujo de dinero (lo que se llama inversin financiera) a Espaa explica que la balanza de pagos (la diferencia entre el capital que entra y el que sale del pas) se disparara en aquellos aos de burbuja inmobiliaria. El hecho de que la banca europea alimentara a la banca espaola se deba, como no podra ser de otro modo, a que eran inversiones financieras extraordinariamente beneficiosas. Su rentabilidad era enorme. Pero cuando esta banca europea contaminada por los productos txicos procedentes de la banca estadounidense se paraliz, el dinero dej de venir a Espaa y la burbuja inmobiliaria explot, creando un agujero en el PIB espaol equivalente a un 10% de su tamao. Y todo ello en cuestin de meses.

Ahora Espaa tiene un problema enorme porque debe mucho dinero a los bancos europeos, que no puede pagar. Y los bancos europeos tienen un problema incluso mayor, porque han prestado tanto dinero a Espaa y a los otros pases intervenidos (Grecia, Portugal e Irlanda) que si stos no lo pagan, tienen un problema gravsimo. En realidad, muchos de ellos se colapsaran. Los bancos alemanes haban prestado en 2009 la enorme cantidad de 704.000 millones de euros a los pases PIGS (Espaa, Grecia, Irlanda y Portugal), convertidos en GIPSI con la inclusin de Italia. Esta cantidad es muchas veces superior al capital en reserva de la banca alemana. Si estos pases no pudieran pagar su deuda, la banca alemana colapsara. El establishment financiero alemn y su Gobierno, presidido por la Sra. Merkel, es plenamente consciente de este hecho. Y de ah su nfasis en que el objetivo prioritario de las polticas de austeridad que est imponiendo a aquellos pases y de la supuesta ayuda financiera a sus bancos, sea el de que la banca alemana recupere el dinero prestado.

 

El objetivo de los recortes es salvar la banca alemana

Y as nacieron las polticas de recortes. Como bien escriba recientemente nada menos que el editor senior del Financial Times, el Sr. Martin Wolf (25.06.12) el objetivo de estos recortes en Espaa tiene poco que ver con recuperar la economa espaola y s con que se pague a los bancos europeos, incluyendo los alemanes, lo que se les debe. As de claro.

Ahora bien, como las cosas no se pueden decir tan claro, el argumento que se utiliza por los economistas y polticos neoliberales, es que hay que reducir el dficit pblico para inspirar confianza a los mercados financieros de manera tal que stos vuelvan a prestar dinero a Espaa. Segn tal argumento, la desconfianza de los mercados hacia Espaa determina que la prima de riesgo espaola haya subido tanto, ignorando que el que marca los intereses de la deuda pblica no son los mercados, sino el BCE, que es el lobby de la banca, y muy en especial de la banca alemana. El hecho de que el BCE no haya comprado deuda pblica espaola durante ms de tres meses es la mayor causa de que la prima de riesgo se haya disparado. Lo que le importa ms a la banca alemana (y a su instrumento, el BCE) es que contine la austeridad, que sigan y se profundicen los recortes por parte del Estado espaol a fin de que ste y la banca privada a la que el Estado espaol ha estado subvencionando y ayudando en cantidades exuberantes (ms de un 10% del PIB) paguen ahora lo que deben a aquellos bancos europeos, incluyendo los bancos alemanes. Y los famosos 100.000 millones de euros que el Gobierno Rajoy ha solicitado de las autoridades que gobiernan la Eurozona irn destinados a continuar ayudando (todava ms) a los bancos, y todo ello financiado por el ciudadano normal y corriente que paga al Estado y sostiene la deuda pblica. En realidad, incluso dirigentes del Gobierno alemn as lo han reconocido. Uno de los consejeros econmicos del Gobierno alemn, Peter Bfinger, as lo ha dicho. Las ayudas a la banca (de los pases en dificultades) no tienen que ver con el intento de ayudar a tales pases en sus problemas, sino ayudar a nuestros bancos que tienen gran cantidad de deuda de aquellos pases (Chatterjee, Pratap, Bailing Out Germany: The Story Behind The European Financial Crisis).

En realidad, si de verdad tanto el Gobierno Rajoy o el Consejo Europeo desearan ayudar a la economa espaola, no transferiran estos 100.000 millones a la banca (que no ha estado ofreciendo crdito ni a las familias ni a las medianas y pequeas empresas), sino a organismos estatales como el Instituto de Crdito Oficial (ICO), con el mandato de ofrecer crdito accesible y razonable (no el que provee la banca hoy) a la ciudadana y a medianas y pequeas empresas espaolas. Tales transferencias pblicas podran tambin estimular el establecimiento de bancas pblicas (tanto centrales como autonmicas) o cooperativas de crdito que garantizaran la existencia de crdito, uno de los mayores problemas que existe hoy en la Espaa endeudada.

Pero lo que las autoridades europeas desean ms que nada es que la banca espaola y el Estado espaol paguen a los bancos alemanes, franceses, holandeses, belgas y otros lo que les deben, a fin de -segn dicen ellos- recuperar la confianza de los mercados. Pero este argumento asume que existen mercados, lo cual es fcil de demostrar que no ocurre. En un mercado, la responsabilidad de un prstamo fallido es compartida. Es un fallo de la persona o institucin que pidi el prstamo, pero lo es tambin de la persona o institucin que ofreci el prstamo. Y esto no est ocurriendo. En esta situacin se est penalizando al primero a fin de salvar los intereses del segundo. Esto es lo que est haciendo, entre otros, el Gobierno alemn, que acusa y critica al Estado espaol por haber permitido la formacin de la burbuja inmobiliaria sin citar el papel clave que el Estado alemn y la banca alemana jugaron en el establecimiento y explosin de tal burbuja. No se puede hablar de prestatarios irresponsables sin hablar tambin de los prestamistas irresponsables. Y el Gobierno alemn est imponiendo las polticas de austeridad para asegurarse de que a la banca alemana irresponsable se le pague la deuda con intereses (que, por cierto, alcanzan niveles estos ltimos que cubren varias veces el coste de la deuda en s). Y as estamos.

 

Fuente: http://blogs.publico.es/dominiopublico/5499/el-por-que-de-los-recortes/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter