Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-07-2012

Lavado de dinero en Lbano?

Robert Fisk
The Independent


Siria ataca de nuevo. Luego de semanas de lanzar proyectiles al otro lado de la frontera libanesa, lo inevitable ha ocurrido. Un grupo activista anti iran, junto con diversas fuentes bien informadas, afirma en una nota del Wall Street Journal que los acaudalados bancos de Beirut se han convertido en un refugio soberano de lavado de dinero en el que se reciben enormes cantidades de depsitos ilcitos procedentes de las actividades criminales y terroristas de Hezbol, as como de las relaciones simbiticas ilcitas de ste con Siria e Irn.

Por lo menos eso es lo que dice el grupo llamado Unidos contra un Irn Nuclear. Y, por supuesto, todo el mundo asegura que el Banco Central de Lbano est involucrado. Pobres bancos libaneses, o ms bien, ricos bancos libaneses. Porque cada vez que se viene una nueva ola de odio contra la abominable Repblica Islmica, o una nueva escaramuza entre Israel y Hezbol, Nueva York hierve en acusaciones de que los banqueros de Lbano estn hundidos en el lodo de los diversos Hitlers de Medio Oriente.

Por supuesto, Riad Salameh, gobernador del banco central libans, se ha apresurado a negar todas las acusaciones. Todo lo que se ha dicho sobre trfico de dinero de Siria a bancos libaneses es falso, afirm, y aadi que el nmero de depsitos sirios en bancos de su pas se ha reducido.

Salameh tiene razn en enojarse. l es, despus de todo, el hombre que a mediados de la dcada de 2000 logr que el gabinete de Beirut adoptara normas para prohibir que cualquier banco libans traficara con prstamos riesgosos y derivados. Como saba lo deshonestos que son l mismo trabaj en Wall Street, evit en gran medida que el sistema bancario libans quedara atrapado en el colapso econmico mundial. A diferencia, claro, de los bancos neoyorquinos, cuyas prcticas corruptas llevaron a miles a la bancarrota.

Hace ms de un ao, com con un asesor financiero de Beirut y le pregunt cunto tiempo pasara antes que el WSJ tratara de acusar a la banca libanesa de lavar dinero y ayudar al rgimen sirio. Creo que ya dejamos eso atrs, Robert me dijo. Hemos alcanzado un nuevo nivel de madurez financiera con los estadunidenses. S, cmo no.

Las sospechas de los estadunidenses slo tienen sentido si uno cree en teoras conspiratorias, pero el argumento del grupo anti iran se lee como una novela. Como Lbano est en grave riesgo de dejar de pagar su deuda soberana (falso), a causa del alto nivel de su deuda en relacin con el PIB (dato cierto), debe de haber un fraudulento esquema oculto impulsado por Hezbol y sus antiguos (sic) patrocinadores, Irn y Siria, para apuntalar su castillo de naipes econmico. Por lo tanto, se debe prohibir que las instituciones financieras libanesas participen en el sistema financiero estadunidense.

Dada la enorme ilegalidad del sistema estadunidense, bien haran los banqueros libaneses en prohibirse enredarse en l. Pero ahora que se hacen llamados al Tesoro estadunidense para que declare al sistema financiero libans motivo de preocupacin por lavado de dinero, es verdad?

Bueno, el Tesoro puso al Banco Libans Canadiense en la lista negra el ao pasado bajo acusaciones de lavado de dinero y conexiones con un grupo terrorista. Pero mucho antes de las revoluciones rabes se deca que hasta tres cuartas partes de los activos privados en dlares de Siria estaban en cuentas en Lbano. Despus de todo, quin abrira una cuenta en el Banco Central de Siria?

De cuando en cuando me llega el reporte de algo irregular por ejemplo un sistema para transferir dinero de bancos privados sirios de propiedad libanesa a Beirut, pero nada en la escala de lo que aseguran los estadunidenses.

De los mil bancos ms importantes del mundo, clasificados por su probidad y estabilidad financiera, ocho son libaneses, segn la revista The Banker. Supongo que los chicos y chicas que propalan rumores no la leen.

The Independent

Traduccin: Jorge Anaya

Fuente original: http://www.jornada.unam.mx/2012/07/15/opinion/024a1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter