Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-07-2012

Qu est pasando en Israel?

Stephen M. Walt
foreignpolicy.com

Traducido para Rebelin por J. M. y revisado por Caty R.


Uno de los mitos ms perdurables en el eterno debate sobre el conflicto palestino-israel es la afirmacin de que Israel siempre ha estado interesado en una paz justa y equitativa y que lo nico que se interpone en el camino de un acuerdo es el compromiso de los palestinos con la destruccin de Israel. Esta nocin ha sido incesantemente reciclada por diplomticos israeles y por los defensores de Israel en los Estados Unidos y en otros lugares.

Por supuesto los analistas del conflicto justos e imparciales saben desde hace tiempo que este relato es fraudulento. Saben que el ex Primer Ministro Yitzhak Rabin (que firm los Acuerdos de Oslo) nunca favoreci la creacin de un Estado palestino viable (de hecho, dijo explcitamente que una futura entidad palestina sera "menos que un Estado") Los palestinos, a pesar de los errores, tambin entendieron que las ofertas del primer ministro israel, Ehud Barak en las negociaciones de Camp David en 2000-aunque ms generoso que sus predecesores- todava estaban muy por debajo de un verdadero acuerdo de dos Estados. Pero la idea de que Israel buscaba la paz por encima de todo, pero careca de un verdadero "socio para la paz" se ha mantenido como una permanente "explicacin" del fracaso de Oslo.

Durante las ltimas semanas, sin embargo, el velo cay casi por completo. Si usted quiere entender lo que realmente est pasando, aqu hay algunas cosas que necesita leer.

Comience con el artculo de portada de Akiva Eldar en The National Interest, titulado "La nueva poltica de Israel y el destino de Palestina. Eldar es el columnista jefe de poltica en el peridico israel Ha'aretz, y su artculo proporciona una explicacin sucinta de por qu la visin de dos Estados pas a mejor vida y es poco probable que se reanime.Cita:

[Los] dirigentes palestinos, ya en 1988, tomaron la decisin estratgica a favor de la solucin de dos Estados, presentada en la Declaracin de Argel del Consejo Nacional Palestino. La Liga rabe, por su parte, vot a favor de una iniciativa de paz que reconoce al Estado de Israel y establece las condiciones de una solucin global en Oriente Medio. Mientras tanto, diversos organismos de la comunidad internacional reafirmaron la particin de la tierra como su poltica oficial. Pero Israel, que firm los Acuerdos de Oslo hace casi dos dcadas, se ha estado moviendo en una direccin diferente.

Eldar pasa a describir en detalle las tendencias demogrficas y polticas que han hecho de la solucin de dos Estados una posibilidad cada vez ms remota, lo que socava la democracia israel en el proceso y conduce a una poltica de profundizacin de la "separacin". Eldar evita la carga poltica del concepto apartheid, pero as pasa a describir la realidad actual:

"Para ejercer el control sobre la tierra sin renunciar a su identidad juda, Israel ha adoptado diversas polticas de separacin". Tiene diferentes sistemas jurdicos para el territorio israel tradicional y para el territorio que ocupa; divide a los que residen en tierras ocupadas sobre la base de la identidad tnica, retuvo el control sobre las tierras ocupadas, pero evade la responsabilidad respecto a las personas que all viven y cre una distincin conceptual entre sus principios democrticos y sus prcticas reales en los territorios ocupados Estas separaciones permitieron a Israel gestionar la ocupacin durante 45, manteniendo su identidad y su estatus internacional. Ningn otro Estado en el siglo XXI ha sido capaz de salirse con la suya en esta situacin, pero funciona en Israel, que tiene pocos incentivos para cambiar.

Funciona, por supuesto, porque el lobby de Israel hace que sea virtualmente imposible para los lderes de Estados Unidos poner ninguna presin significativa sobre Israel para que cambie su comportamiento, muchos de los cuales son actualmente la anttesis de los valores fundamentales de Estados Unidos.

Para comprender lo que Eldar est transmitiendo, eche un vistazo a la columna del 20 de junio del peridico Jerusalem Post, donde escribe el ex ayudante de Netnyahu, Michael Freund, titulada "El beso de despedida a la Lnea Verde. A diferencia del rquiem de Eldar del fin de la visin de dos Estados, la columna de Freund es una orgullosa declaracin de que el proyecto de colonizacin ha tenido xito en hacer que el "gran Israel" sea una realidad permanente. En sus propias palabras "la lnea verde (las fronteras de 1967) est muerta y sepultada y... ya no es de ninguna importancia, ni poltica ni ninguna otra. Y ofrece a los crticos una pieza de asesoramiento en materia de "Judea y Samaria": "es mejor que se acostumbren, porque el pueblo judo est aqu para quedarse. Esta no es una afirmacin de algunos colonos extremistas, por cierto, sino una mirada reveladora de una visin cada vez ms dominante.

A continuacin, para ver las consecuencias in situ de esta evolucin, eche un vistazo al texto de Nir Hasson sobre cmo los residentes de Jerusaln Este (ilegalmente anexada por Israel tras la guerra de 1967) reciben suministros de agua cada vez ms irregulares. Luego escuche o lea al reportero de la radio pblica nacional en el informe de Lourdes Garca-Navarro sobre cmo las demoliciones de casas en Jerusaln Este se han incrementado drsticamente en el ltimo ao, con cerca de 1.100 personas -la mitad de ellas nios- desplazadas. Los funcionarios israeles afirman que sta es simplemente una respuesta adecuada a la construccin "ilegal", pero, como documenta un reciente informe de la ONU, ms del 90% de las solicitudes palestinas de permisos de construccin se deniegan, a pesar de que Israel contina construyendo asentamientos de viviendas para los judos en varios barrios del este de Jerusaln.

Lo que est pasando, en definitiva, es una limpieza tnica a cmara lenta. En lugar de expulsar a los palestinos por la fuerza -como se hizo en 1948 y 1967- el objetivo es simplemente hacerles la vida cada vez ms insostenible en el tiempo, de modo que poco a poco abandonen sus tierras ancestrales por propia voluntad.

Por ltimo, asegrese de leer un extracto sobre el reciente informe de la Comisin Levy aqu. (Un buen lugar para comenzar es el resumen que hace aqu Matt Duss) Esta comisin, nombrada por el Primer Ministro Netanyahu, ha concluido que la presencia de Israel en Cisjordania no es realmente una "ocupacin", por lo que lo que expresa la Cuarta Convencin de Ginebra sobre la proteccin de la poblacin local, es inaplicable. No ve ninguna barrera legal para que Israel pueda transferir a cuantos ciudadanos quiera al territorio, y por lo tanto recomienda que el gobierno autorice con carcter retroactivo decenas de asentamientos ilegales. No importa que ningn otro pas del mundo -incluyendo a Estados Unidos est de acuerdo con esta interpretacin jurdica dudosa, ni tampoco que las Naciones Unidas ni otro organismo jurdico reconocido la avale.

Huelga decir que, cualquiera que haya visitado la Ribera Occidental y haya visto la "matriz de control" impuesta all, rpidamente entiende que los miembros de la Comisin estaban fumando algo, e incluso un firme defensor de Israel como Jeffrey Goldberg tuvo problemas con la lnea de argumentacin de la comisin de Alicia en el Pas de las Maravillas. Una amplia gama de comentaristas (incluyendo el consejo editorial del New York Times y el exembajador de EE.UU. en Israel, Daniel Kurtzer) ya han denunciado estas afirmaciones, aunque de formas tpicamente calificadas. El Times expresa la esperanza de que la Secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, "impulsar lo que concierne a los EE.UU" cuando visita Israel este mes. Como si eso fuera a hacer algn bien en este punto.

El velo cay hace mucho tiempo, y ahora se ha arrancado casi por completo. Pero una vez que entiendes lo que realmente est pasando aqu, debes repensar por completo tus puntos de vista acerca de quines son los verdaderos amigos de Israel y quines son los que amenazan su futuro. Los verdaderos amigos de Israel pueden o no estar emocionalmente comprometidos con ese Estado, pero ellos son los que entienden que la empresa de asentamientos ha sido un desastre y que slo una accin concertada y basada en principios con los Estados Unidos, la Unin Europea, y otros puede evitar el hundimiento de ese barco. Ellos son los que entienden que se trata de las acciones de Israel en el Lbano, en Gaza, en Cisjordania, en Dubai, en Irn, etc., que poco a poco estn socavando la legitimidad y el apoyo que alguna vez disfrut, incluyendo el apoyo de la dispora. Cuando Israel termina junto a Corea del Norte (!) en una encuesta de la BBC del presente ao, en la lista de los pases que tienen la "ms negativa" influencia en el mundo (y solo por delante de Irn y Pakistn), usted sabe que hay un problema. Tambin estn entre aquellos que temen que la conducta de Israel y las tcticas difamatorias empleadas por algunos de sus defensores no tienen cabida en la vida poltica estadounidense y, finalmente, podra costarle el apoyo del que ha disfrutado durante mucho tiempo aqu en los Estados Unidos.

Por el contrario, los defensores ms fuertes de Israel (y en el medio los que se sienten intimidados por ese Estado) son aquellos cuyo miope enfoque ha permitido a la ocupacin persistir y agravarse con el tiempo. Su lealtad irreflexiva ha ayudado a despilfarrar oportunidades genuinas para la paz, entregando el poder a los extremistas de ambos lados, y prolong un largo y amargo conflicto. La pregunta es simple: Dnde creen que estn los responsables?

Y el mismo principio se aplica a los intereses y la poltica de los EE.UU. Dada la actual "relacin especial" entre los EE.UU. e Israel, la posicin de Estados Unidos en la regin y en el mundo est inevitablemente manchada mientras Israel persiste en su postura descrita en los artculos citados arriba. Esta situacin obliga a los lderes de Estados Unidos a adoptar posturas retorcidas e hipcritas sobre los derechos humanos, la no proliferacin de armas, la promocin de la democracia y la legitimidad de la fuerza militar. Hace que los lderes de Estados Unidos miren con impotencia y declaren cada vez que Israel realiza lamentables acciones que son un "obstculo para la paz", pero luego no hacen nada al respecto. Los polticos de ambos partidos estn obligados a dedicar una cantidad excesiva de atencin a un pequeo pas, en detrimento de muchos otros. Lo peor de todo, la poltica de EE.UU. termina menoscabando a las personas razonables en Israel y el mundo rabe -incluidos los palestinos moderados-, a los que estn realmente interesados en una solucin pacfica y en la convivencia entre los pueblos de la regin. En cambio, y sin saberlo, ayudamos a los variados extremistas que ganan poder del prolongado estancamiento y de la siembra de odio. Esta prctica de ambos partidos puede que no sea la poltica ms disfuncional de la historia de la poltica exterior de EE.UU., pero debe de estar bastante cerca.

Fuente: http://walt.foreignpolicy.com/posts/2012/07/12/the_veil_falls



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter