Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-07-2012

Victoire Ingabire y los peligros de la democracia

Javier Mestre
Rebelin


Victoire Ingabire Umuhoza es una persona muy poco comn por su ideologa, su valenta y su capacidad de entrega. En enero de 2010 abandon una vida cmoda y resuelta en Europa para regresar a su pas, Ruanda, con la idea de presentarse a las elecciones presidenciales en nombre de una oposicin que, con un esfuerzo de aos de dilogo, haba logrado pacificar y unificar. Era una alternativa democrtica y esperanzadora a Paul Kagame, el tenaz dictador aliado de EEUU que conduce el pas como un cortijo. Victoire Ingabire era una amenaza directa a la oligarqua ruandesa, forjada tras el genocidio tutsi de 1994, a la sombra del mandato totalitario y depredador de Kagame. El rgimen es presentado por sus aliados americanos como un modelo de democracia y desarrollo econmico en la regin, de modo que la valiente retornada no deba presentarse a las elecciones bajo ningn concepto . Qu se hace en esos casos en un estado de derecho ? Se fabrican cargos de terrorismo y se encierra a la ilusa en la peor de las prisiones, rapada y maltratada, con la esperanza de que no resista las penosas condiciones y muera cuanto antes. Esto ocurri en octubre de 2010. Victoire Ingabire lleva encerrada desde entonces resistiendo a duras penas y bajo la amenaza de una condena a cadena perpetua. Las elecciones a las que la valiente ruandesa se iba a presentar se celebraron en agosto de 2010 sin la concurrencia de ningn opositor en condiciones. En abril de ese ao, a la activista de la unidad y la reconciliacin nacional la detuvieron por vez primera, acusndola de ser favorable al genocidio... porque tuvo la osada, poco despus de aterrizar en su pas, de insinuar que no slo se haban cometido crmenes de lesa humanidad contra los tutsi, que tambin haba que juzgar a los que, despus del genocidio de 1994, se dedicaron a algo as como la caza del hutu con un saldo de muchos miles de muertos. De este segundo genocidio ruands, mucho ms incmodo y silenciado que el primero, muestra pruebas irrefutables el realizador austriaco Hubert Sauper, muy conocido por su brillante pelcula La pesadilla de Darwin , en su documental de 1998 Diarios de Kisangani . Ingabire fue puesta en libertad bajo fianza, una vez imposibilitada su candidatura a las presidenciales, pero como quiera que ni se fue del pas ni se qued quieta con sus aspiraciones democrticas, le fabricaron una acusacin con trazas de convertirse en definitiva.

El Frente Patritico Ruands (FPR) de Kagame y el propio ejrcito de Ruanda han estado involucrados activamente en las brutales guerras de la vecina Repblica Democrtica del Congo. Los militares tutsi del partido de Kagame persiguieron a los refugiados hutu en la regin fronteriza de los Kivu congoleos, que resultan ser el epicentro de la minera congolea del cobre, el zinc, los diamantes y, sobre todo, de los minerales como el coltn, el germanio o el niobio, cruciales para los equipos electrnicos de alta tecnologa. Y se quedaron all, desafiando la autoridad del gobierno de Kinshasa y convirtiendo a Ruanda en uno de los ms importantes exportadores mineros de la zona... de materiales estratgicos inexistentes en el interior de sus fronteras. Ruanda se ha transformado, as, en un bastin para el conglomerado de empresas multinacionales defendidas por EEUU que, en la actualidad, domina el trfico mundial de los citados minerales estratgicos, sobre todo desde que en la Repblica Democrtica del Congo, el asesinado Laurent-Dsir Kabila tom la decisin de ejercer la soberana nacional sobre los recursos naturales del pas exigiendo la retirada de las tropas extranjeras. La segunda guerra del Congo se cobr casi cinco millones y medio de muertos, y la rapia de la elite ruandesa encabezada por Kagame es en gran medida responsable de semejante crimen que deja corto el cerca de un milln de muertos del genocidio tutsi de 1994.

La peligrosa ideologa de Victoire Ingabire se resume en un anhelo de democracia real, derechos humanos efectivos, soberana nacional por encima de grupos tnicos y de poder, reconciliacin nacional con justicia para todas las partes, incluidos los enemigos del FPR, y, por encima de todo, no violencia. Su planteamiento es de una demoledora ingenuidad: si el pueblo de verdad puede decidir, se acabar la injusticia y llegar el desarrollo... una ingenuidad que la ha hecho muy molesta para la elite mafiosa de su pas y que, al mismo tiempo, ha dotado a la activista y sus compaeros de una extraordinaria capacidad de lucha y de la franca simpata del cincuenta por ciento de la poblacin ruandesa que sigue viviendo muy por debajo del umbral africano de la pobreza (mortalidad infantil, 111 por mil; esperanza media de vida al nacer: 58 aos). La represin se ha cebado con muchos disidentes annimos al tiempo que la ONU y los satlites polticos y mediticos de EEUU siguen ofreciendo una imagen idealizada hasta el insulto del rgimen totalitario que controla Ruanda. La democracia es un peligro cuando hay por medio negocios tan importantes; es por eso que Victoire Ingabire debe seguir presa hasta que consigan quebrar su resistencia y muera, a ser posible envuelta en un espeso silencio en Ruanda y todo el mundo. Tener mviles baratos es mucho ms importante que tener democracia: posiblemente eso explica que Victoire Ingabire sea prcticamente una perfecta desconocida en las democracias occidentales .

Por ltimo: los activistas de la solidaridad con el frica Negra en el Estado espaol han decidido, desde su pasmosa ingenuidad y su peligrosa ideologizacin, que es conveniente echar una mano a Victoire Ingabire para visibilizar su causa y su injusta prisin, para sacarla viva de all cuanto antes. Para ello, la han propuesto para el premio europeo Sajarov de derechos humanos, con la ingenua esperanza de que sea fiel a sus propsitos de galardonar a gentes extraordinariamente comprometidas con la causa de la democracia, incluso aunque ese compromiso interfiera de algn modo en los negocios. Sus planteamientos estn en la web a la que se accede por este enlace. Ah se puede uno sumar a la tropa de creyentes en la democracia y los derechos humanos que apoya la peticin de que se reconozca y libere a la valiente Victoire Ingabire Umuhoza.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter