Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-07-2012

Ahora tambin deportaciones en Catamarca

Estela Knez
Rebelin


Como muchos ya conocen, el corte selectivo que se efectuaba en Cerro Negro por parte de pobladores de la provincia y otros provenientes de diferentes regiones del pas que llegaron solidariamente para apoyarlos, impidiendo solo el paso de los camiones que proveen insumos a la minera Bajo La Alumbrera, fue levantado el da viernes 20 de julio, a partir de una orden emanada del poder judicial provincial. Se hizo presente en el lugar un cuerpo especial de la polica, pero tambin grupos promineros, dispuestos a constituir una fuerza de choque, agrediendo con piedras y bombas de estruendo a quienes realizaban el corte de manera pacifica. Hasta ac parece casi un capitulo mas de la represin del estado provincial contra quienes se oponen a los emprendimientos mega mineros a cielo abierto.

Pero en esta oportunidad, Catamarca lamentablemente ha dado un salto cualitativamente mas grave y bochornoso, ya que han sucedido hechos que traen al presente, el pasado tenebroso de la dictadura militar. Reavivando los fantasmas de aquellas prcticas represivas, la polica actu aqu apoyando a este grupo de matones que responde a los intereses mineros impidiendo a estas personas dirigirse a Tinogasta en colectivo o en sus autos, predispuestos a provocar a quienes, precisamente, resistan pacficamente. Un grupo que ascendi a un colectivo fue golpeado por los uniformados, tratados como delincuentes a personas indefensas y sin armas, para luego ser deportados a Crdoba, con "escolta" policial y seguidos por varios vehculos de la pandilla de sicarios, en clara actitud amenazante. Esto nunca visto, reviste una situacin de extrema gravedad, vulnerabilidad e indefensin. El traslado se realiz compulsivamente, siendo advertidos que si no consentan esas condiciones, la zona quedara liberada a merced de este grupo prominero parapolicial. Hay algo que hasta ahora no haba sucedido nunca, la expulsin de la gente que no vive en la provincia en forma forzada, la deportacion del lugar, atravesando varias provincias.

Esta metodologa ha escrito una pgina nueva y negra en este gobierno que se dice ser democrtico, en donde una vez mas quienes sufren padecen y resisten son los pobladores que se oponen a los emprendimientos mega mineros. La respuesta del gobierno, el poder judicial y la fuerza policial constituye una forma autoritaria y neonazi de actuar frente a quienes defienden legtimamente sus derechos, mostrando una obsecuencia y fidelidad a las empresas que se instalan en sus territorios, aun a costa de reprimir a sus habitantes.

Parece que los gobernadores, y principalmente de provincias cordilleranas, consideran inmigrantes a cualquier argentino que no viva en esas provincias, ya fueran considerados forneos a quienes llegaban de provincias lejanas a apoyar el corte de Famatina. En febrero pasado legisladores de Crdoba y Buenos Aires, as como tambin periodistas, no pudieran ingresar a Andalgala en ocasin del aniversario de la represin sufrida.

El mtodo es el mismo, grupos promineros, mercenarios y la polica impidiendo el libre trnsito por una provincia, pero ahora con el agravante de ser deportados.

Frente a ello cabe preguntarse que se supone debera hacer el gobierno de Corpacci, la justicia provincial, el gobierno nacional y el Secretario de Derechos Humanos Martn Fresneda, quien ha tenido una larga trayectoria en la defensa de los derechos humanos. Si esto ocurrido no constituye una fragrante violacin de los derechos de las personas, que quedaron desprotegidas en manos de una polica que actu en clara connivencia con sectores promineros, entonces el pasado ha vuelto para acallar las voces disidentes.

Estela Knez es Biloga

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter