Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-07-2012

Los Juegos Olmpicos militarizados recuerdan a "1984" de Orwell

Finian Cunningham
Global Research

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos.


Los Juegos Olmpicos de Londres estn adquiriendo rpidamente el aspecto de una vasta operacin militar terrestre y area, en vez del de un acontecimiento deportivo internacional.

En vez del sentimiento de fraternidad internacionalista que deberan encarnar los Juegos Olmpicos, en Londres reina una atmsfera amenazante de pas en guerra con misiles tierra-aire desplegados en los tejados de viviendas, los acorazados de la Marina en estado de alerta y los cazas y helicpteros de las Reales Fuerzas Areas patrullando los cielos de la capital britnica.

Los Juegos empiezan dentro de una semana [el 27 de julio]. Entre los recientes acontecimientos figura el anuncio del ministerio britnico de Defensa de que quiere que se desplieguen 3.500 soldados suplementarios para garantizar la seguridad de las treinta sedes que acogen los acontecimientos deportivos. Se aaden a los 13.500 militares ya asignados a la proteccin del pblico y de los equipos deportivos contra los riesgos de un ataque terrorista.

El general britnico Sir Nick Parker, que supervisa los dispositivos de seguridad, declar que uno de las contingencias para las que se estn preparando consiste en hacer frente a un suceso tipo 11 de septiembre.

El despliegue total de tropas en Londres y sus alrededores supone 7.000 personas ms que las que estn en las actuales operaciones britnicas en Afganistn.

Esta cantidad se aade a los 10.000 policas suplementarios y a una divisin de 10.000 agentes de seguridad privados. La causa del ms reciente reclutamiento de soldados suplementarios fue la revelacin hecha por G45, la empresa privada de seguridad contratada para los Juegos Olmpicos, de que no sera capaz de satisfacer las necesidades en trminos de efectivos para garantizar la seguridad de los Juegos.

El portavoz del ministerio de Defensa reconoci sin querer la militarizacin de los Juegos Olmpicos cuando declar: Muchas de las personas con las que se encontrar el pblico en el punto de entrada de cada acontecimiento olmpico ser ahora un miembro en activo de las fuerzas armadas.

Por su parte Boris Johnson, el inconformista alcalde de Londres, afirm: El alcalde se toma muy en serio la cuestin de la seguridad de los Juegos y debera reconfortarnos el hecho de tener a nuestra disposicin los hombres y mujeres militares mejores y ms valientes del mundo.

El mayor acorazado de la Armada Real, HMS Ocean, se amarrar en Greenwich en el Tmesis y servir de centro de mando dedicado a la logstica durante los Juegos. Tambin servir de base para los helicpteros Lynx, equipados con tiradores de elite, que harn constantes salidas por los cielos de la capital.

Tambin se han asignado marines a barcos patrulla y canoas neumticas para patrullar el emblemtico ro que transcurre entre los monumentos histricos de Londres.

La Real Fuerza Area (RAF, por sus siglas en ingls) patrullar adems los cielos de la capital con helicpteros Puma y aviones caza Typhoon desde la base militar Northolt de la RAF, al oeste de Londres, y desde la de Ilford al este de la ciudad.

Pero el despliegue ms controvertido ha sido la instalacin de bateras de misiles tierra aire en edificios de viviendas en el empobrecido y decrpito barrio del East End de Londres. Residentes en este barrio acaban de perder la batalla judicial que tena como objetivo impedir la instalacin de bateras Rapier SAM.

Las comunidades locales formadas principalmente por clase obrera se han opuesto a la militarizacin de sus barrios. Adems, han puesto en duda la seguridad de sus residente en caso de que se utilicen las armas para abatir un avin sospechoso de ser utilizado para atentados terroristas. Uno de ellos declar: Qu ocurrir si se rocan nuestras casas de desechos?.

La invasin militar de los barrios durante las cuatro semanas de los Juegos Olmpicos ha exacerbado la irritacin provocada por este colosal espectculo. Zonas del este de Londres como Tower Hamlets y Waltham Forest se sitan a la sombra de las instalaciones construidas expresamente para los Juegos. Se calcula que el coste total de la organizacin de los Juegos Olmpicos, incluyendo la gigantesca operacin de seguridad, alcanzar entre 20.000 y 40.000 millones de dlares, una cantidad que en gran parte asumirn por los contribuyentes. Todo ello en un momento en el que el gobierno britnico est en pleno periodo de restricciones presupuestarias y draconianas medidas de austeridad que han eliminado unos gastos pblicos del orden de los 140.000 millones de dlares.

Comunidades socialmente desfavorecidas del East End londinense han pagado los platos rotos de las reduccin presupuestaria necesaria para equilibrar la contabilidad del Tesoro, en peligro debido a los generosos miles de millones destinados a salvar bancos privados corruptos.

Con el paro y las privaciones que se viven profundamente en zonas como el East End londinense, pocos de sus residentes tendrn medios de asistir a los Juegos Olmpicos: las entradas llegan a alcanzar los 3.000 dlares.

Dada la yuxtaposicin de este extravagante acontecimiento y su estridente patrocinio corporativo con la lgubre y extendida pobreza de muchos londinenses, con un teln de fondo de operaciones militares y de vigilancia a gran escala, existe una sobrecogedora sensacin que recuerda a la novela de George Orwell, 1984.

Este relato ya clsico de Orwell de un autoritario Estado policial se desarrolla principalmente en Londres, convertido en la capital de Airstrip One, una provincia del super-Estado estadounidense, Oceana. La empobrecida mayora de la poblacin, los prolos, tena que contentarse con pubs srdidos y la vana esperanza de ganar una lotera semanal, mientras que el crculo interno trata con prepotencia a las masas. Unos poderes de excepcin y un permanente estado de guerra mantiene a los prolos en su posicin de servidumbre. En 1984 de Orwell la idea de que el supuesto estado de guerra y los futuros ataques de enemigos annimos son una estratagema de la elite para infundir temor a las masas es tambin ms que una sospecha.

Con la fundamental participacin del gobierno britnico en la guerra global contra el terrorismo de Estados Unidos y las pruebas de que la inteligencia britnica actu en connivencia con los denominados atentados terroristas en el metro de Londres del 7 de julio de 2005, 1984 de Orwell da la impresin de que la vida imita cada vez ms al arte.

1984 se public en 1949, un ao despus de la celebracin de los Juegos Olmpicos en Londres. Estos Juegos tuvieron lugar inmediatamente despus de la Segunda Guerra Mundial, cuando gran parte del perfil de la ciudad de Londres segua devastado por la guerra relmpago de la Luftwaffe alemana.

En 2012 Londres volver a parecerse a una zona de guerra debido a la espuria guerra contra el terrorismo a la que se han lanzado el gobierno britnico y su aliado estadounidense, ambos en busca del dominio tanto en el extranjero como interno.

Finian Cunningham es corresponsal del Centro de Investigacin sobre la Globalizacin en Oriente Prximo y frica Oriental. Su correo es [email protected]

Fuente: www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=31908



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter