Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-07-2012

Hablar sionismo

Uri Avnery
zope.gush-shalom.org

Traducido del ingls para Rebelin por J.M.


"Habla sionismo", sola ser un comentario muy despectivo cuando yo era joven. Significaba que algn anciano funcionario nos haba hecho perder el tiempo con un discurso aburrido que en gran medida consista en frases vacas.

 

Eso era antes de la fundacin del Estado de Israel. Desde entonces se ha elevado el trmino sionismo a la condicin de una ideologa de Estado, si no de la religin estatal. Todo lo que el Estado hace se justifica por el uso de esta palabra. Alguien podra decir que el sionismo es el ltimo refugio de un sinvergenza.

Cuando visit Praga por primera vez, justo despus de la cada del rgimen comunista, me mostraron un hotel de un lujo increble - candelabros de Francia, mrmol de Italia, alfombras de Persia, toda la riqueza. Nunca haba visto algo as antes. Me dijeron que el lugar - o palacio - haba estado reservado para la lite comunista.

Fue ah y en ese momento cuando comprend la esencia de una ideologa de Estado. Los regmenes comunistas fueron fundados por idealistas, imbuidos de valores humanistas. Terminaron como Estados de mafia, en los que una camarilla corrupta de cnicos utilizaba la ideologa comunista como justificacin del privilegio, la opresin y la explotacin.

No me gustan las ideologas estatales. Los Estados no deberan fomentar las ideologas.

Las nicas personas que tienen una confirmacin oficial de que estn sanos son aquellas a las que les han dado el alta en los hospitales psiquitricos. De la misma manera, puedo ser la nica persona en Israel que tiene una confirmacin oficial de no ser un anti sionista.

Sucedi de esta manera: cuando mis amigos y yo fundamos el Consejo Israel para la Paz Israelo-palestina en 1975, un rgano de la derecha nos llam "anti-sionistas". Me import un bledo, pero mis co-fundadores insistieron en demandarlos por difamacin.

Puesto que yo haba publicado un libro titulado Israel Without Zionists [Israel sin sionistas] unos aos antes, fui llamado por los acusados ​​ como su testigo estrella. Me interrogaron durante muchas horas en el estrado de los testigos acerca de qu quera decir con este ttulo. Al final, el juez me pidi que definiera mi actitud hacia el sionismo en simples palabras. En el fragor del momento acu un nuevo trmino: "post-sionismo".

Desde entonces, el trmino ha sido expropiado como sinnimo de anti-sionismo. Pero yo lo us bastante literalmente. Como expliqu al juez, mi postura es que el sionismo era un movimiento histrico tanto con sus gloriosos logros como con su lado ms oscuro. Uno lo puede admirar o condenar, pero de cualquier manera el sionismo ha llegado a su lgico final con la creacin del Estado de Israel. El sionismo fue el andamiaje que hizo posible la construccin del Estado, pero una vez que la casa est construida, el andamio se convierte en un obstculo y debe ser eliminado.

As que el juez decidi que no soy un anti sionista. Se orden a los acusados pagar una indemnizacin considerable, que nos ayud a financiar nuestras actividades.

An me adhiero a esa definicin.

Hoy, cuando el trmino se utiliza en Israel, puede significar muchas cosas diferentes.

Para los judos israeles ordinarios, no significa mucho ms que patriotismo israel combinado con el dogma de que Israel es un "Estado judo", o el "Estado del pueblo judo". Estas definiciones, por s mismas, permiten muchas interpretaciones diferentes. Para el legendario "hombre o mujer de la calle" significa que los judos en todo el mundo son un "pueblo" y que Israel "pertenece" a este pueblo, aunque los judos no tienen ningn derecho en Israel a menos que vengan aqu y obtengan la ciudadana. Por supuesto, a los judos del mundo nunca se les ha pedido decidir si Israel es su Estado o no.

A partir de aqu las definiciones van en muchas direcciones diferentes.

Al principio, el color dominante del sionismo era de color rojo (o, al menos, de color rosa). El sueo sionista iba unido al socialismo (no necesariamente de tipo marxista), un movimiento que construy la sociedad juda pre-estatal en Palestina, un sindicato todopoderoso, el kibutz y mucho ms.

Para los sionistas religiosos (a diferencia de los ortodoxos anti-sionistas), el sionismo fue el precursor del Mesas, que seguramente slo vendra cuando todos nosotros observramos el Shabat. Los sionistas religiosos quieren que Israel se convierta en un Estado gobernado por la Halaj, del mismo modo que los islamistas quieren que sus Estados que se rija por la Sharia.

Los sionistas de derecha quieren que el sionismo signifique un Estado judo en toda la Palestina histrica, en su lenguaje "la totalidad de Eretz Israel [la Tierra de Israel]", con la menor cantidad posible de habitantes no-judos. Esto se puede puede unir fcilmente a visiones religiosas, incluso mesinicas. Dios lo quiere, como l les ha dicho confidencialmente.

Theodor Herzl, el fundador, quiso un Estado liberal y laico. Martin Buber, el destacado humanista, se denominaba a s mismo sionista, lo mismo que Albert Einstein. Vladimir Jabotinsky, el dolo de los sionistas de derecha, crea en una mezcla de nacionalismo extremo, liberalismo, capitalismo y humanismo. El rabino Meir Kahane, un fascista puro, era sionista. Lo mismo que, por supuesto, los colonos.

A muchos fanticos anti-sionistas en todo el mundo, judos incluidos, les gustara ver el sionismo como algo monoltico, con el fin de hacerlo ms fcil de odiar. As hacen, en nombre del amor, muchos amantes de Sion, la mayora de los cuales no soaran con venir a vivir aqu.

En conjunto, una imagen bastante extraa.

Hoy el sionismo est firmemente en manos de la extrema derecha, una mezcla de nacionalistas, fanticos religiosos y los colonos, apoyados por judos muy ricos en Israel y el exterior.

Ellos controlan las noticias, tanto de forma directa (son dueos de todas las cadenas de televisin y los peridicos) como metafricamente. Cada da las noticias contienen muchos elementos en los que figura "el sionismo".

Por el sionismo se desplaza por la fuerza a los beduinos del propio Israel de las grandes extensiones de tierra que han ocupado durante siglos. Por el sionismo a una academia de colonos ubicada en lo ms profundo de los territorios ocupados le es concedida (por el gobernador militar!) el estatus de "universidad", lo que da un nuevo impulso al boicot acadmico internacional a Israel. Cientos de nuevas construcciones en los asentamientos se estn construyendo sobre tierras privadas palestinas en nombre del sionismo. En Ramala, la capital de la Autoridad Palestina, soldados israeles dan caza a los africanos sin permiso de inmigracin israel. De hecho, nuestro ministro del Interior, cuya nica pasin parece ser la caza de africanos en busca de empleo, utiliza la palabra sionismo casi en cada frase.

En el nombre del sionismo nuestro fantico Ministro de Educacin de derecha est enviando a los nios israeles en edad escolar a viajes de adoctrinamiento a los "Santos Lugares" en el territorio ocupado, con el fin de inculcar en su conciencia desde el principio que todo el pas les pertenece a ellos. Para reforzar sus convicciones sionistas tambin se les envan a Auschwitz.

Los colonos afirman - no sin cierta justificacin - que ellos son los nicos verdaderos sionistas, los legtimos herederos de 130 aos de la colonizacin y expansin sionista. Esto les da derecho a recibir enormes cantidades de fondos estatales para sus actividades, mientras que gravan nuevos impuestos incluso a los ms pobres de los pobres en Israel, como otro aumento del uno por ciento del IVA.

La Agencia Juda, una rama de la Organizacin Sionista Mundial, est dedicando casi todos sus recursos a los asentamientos.

No hay ninguna faccin en la Knesset (con excepcin de las dos pequeas facciones rabes y la faccin comunista, predominantemente rabe, y por supuesto los ortodoxos) que no proclame en voz alta su devocin total al sionismo. De hecho, la izquierda sionista pretende ser ms sionista genuino que la derecha.

Adnde nos lleva todo esto? Ah, ah est el problema.

La actual poltica sionista inflexible del Estado de Israel contiene una paradoja inherente. Lleva a la autodestruccin. La poltica de nuestro gobierno se basa en mantener el status quo. Todo el histrico Eretz Israel/Palestina bajo gobierno israel, Cisjordania en un estado de ocupacin, sus habitantes palestinos sin derechos nacionales o civiles.

Si en algn momento en el futuro un gobierno de derechas decide anexionarse Cisjordania y la Franja de Gaza "oficialmente" (como fueron anexionados Jerusaln y el Goln sirio hace mucho tiempo, sin el reconocimiento del resto del mundo) no supondra ninguna diferencia real. La mayora de los palestinos ya estn confinados en enclaves parecidos a los bantustanes sudafricanos del pasado.

En este Gran Israel los rabes palestinos constituiran una minora de al menos el 40% que crece rpidamente hacia un 50% y ms, por lo que cada vez sera menos convincente el trmino de "Estado judo". El "Estado judo y democrtico" ser cosa del pasado.

Por supuesto, casi nadie en Israel soara con otorgar a los habitantes rabes del Gran Israel la ciudadana [de Israel] y derechos democrticos. Si, acaso por intervencin divina, esto llegara a suceder, dejara de ser un "Estado judo". Sera un "Estado rabe palestino".

La nica salida sera la limpieza tnica a gran escala. Algo de esto ya est ocurriendo discretamente en zonas ms aisladas. Desde hace tiempo, en la zona ms alejada de Cisjordania, en el borde del desierto al sur de Hebrn, las autoridades de la ocupacin han estado tratando de sacar a la poblacin rabe. Esta semana el Ministro de Defensa, Ehud Barak, declar el rea "zona de tiro militar" que debe ser evacuada inmediatamente. Las personas que permanezcan all corren el riesgo de ser baleadas. Los agricultores pueden regresar y trabajar en sus tierras, pero slo en Shabat y fiestas judas, cuando el ejrcito est de licencia. Es el sionismo en accin.

Actualmente unos cinco millones de palestinos y unos seis millones de judos viven entre el mar Mediterrneo y el ro Jordn. La limpieza tnica del pas es altamente improbable, por decirlo en pocas palabras. Mucho ms probable es la realidad de un Estado de apartheid, en el que los judos pronto sern una minora. Eso no es una realidad que imaginaran los padres fundadores del sionismo.

La nica alternativa es la paz - Palestina e Israel, uno al lado del otro. Pero a eso se le llama "post-sionismo", Dios no lo quiera.

Nuestros lderes evaden esta realidad por medio un dispositivo muy simple: no pensar en ello. No hablar de ello. Prefieren "hablar sionismo" - una serie de frases vacas.

Pero en algn momento del futuro se tendr que hacer frente a las contradicciones del sionismo.

Fuente: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1343412021/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter