Portada :: Venezuela :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-07-2012

Una candidatura al servicio de las luchas obreras y contra la polarizacin burguesa

Orlando Chirino
laclase.info


En respuesta a Osvaldo Len Vargas

Nota de Laclase.info: A continuacin publicamos el debate poltico suscitado entre Orlando Chirino y Osvaldo Len Vargas, quien public un artculo referido a la candidatura de Chirino en el portal www.aporrea.org el pasado domingo 22 de julio. A continuacin la respuesta de Orlando Chirino y ms abajo el artculo escrito por Osvaldo Len y publicado en aporrea.org

Una candidatura al servicio de las luchas obreras y contra la polarizacin burguesa

Respetado compaero Osvaldo Len:

Reciba usted mi saludo cordial y el agradecimiento por saber que dentro de las razones que le motivan apoyar la candidatura del Presidente Hugo Chvez, haga referencias a mi nombre, mi actuacin poltica y mi programa de gobierno. Sin duda, ese el reconocimiento a la existencia de mi candidatura, que muchos medios de comunicacin oficialistas y de la oposicin, tratan de invisibilizar, en el perverso escenario de la polarizacin poltica electoral entre dos opciones burguesas. De igual modo, interpreto que su documento tambin trata de responder a la honesta y valiente presin de miles de trabajadoras y trabajadores que le plantean si en la contienda electoral del prximo 7-0 no es mucho ms conveniente y correcto polticamente apoyar la tarjeta del Partido Socialismo y Libertad (PSL) y a Orlando Chirino para que ocupe la primera magistratura de la nacin.

Y lo que ms agradezco, es que me brinde la oportunidad no slo de responder a sus razonamientos polticos, sino tambin la posibilidad de dialogar con cientos de miles de trabajadores que desde hace muchos aos se esfuerzan, sacrifican y dan lo mejor de s por alcanzar el anhelado sueo de construir una sociedad distinta, fundamentada en un modelo econmico que elimine el rey capital y la explotacin del hombre por el hombre, y la reemplace por la solidaridad humana, la igualdad econmica y la fraternidad entre los seres humanos, que no es otra que la sociedad socialista bajo un rgimen poltico de plena democracia obrera.

Sus razones son falsas o medias verdades

Esgrime usted tres razones por las cuales no respalda mi nombre para las elecciones presidenciales del 7 de octubre. La primera de ellas es que mi candidatura nace mas por las diferencias internas en la lucha que se dio en el seno de la Unin Nacional de los Trabajadores (UNT); la segunda que cuando romp con el proceso bolivariano me un o ali y llam pblicamente a unirse con sectores de la contrarrevolucin de la derecha sindical; y en tercer lugar que mi programa de gobierno es reformista. Esas seran tres razones de mucho peso para que cualquier trabajador o luchador popular se incline a apoyar otra candidatura distinta a la ma. El nico detalle es que ninguna de sus tres afirmaciones es cierta y en el mejor de los casos se trata de verdades a medias, que son las ms grandes mentiras. Vamos punto por punto.

Solo diferencias burocrticas en la UNT?

Es cierto que la UNT siempre estuvo cruzada por profundas divergencias, pero usted comete un grave error de catalogarla como una simple batalla burocrtica, porque desconoce que las diferencias existentes desde mucho antes de proclamar a la Unete, eran profundamente polticas. Al interior de la UNT se debata entre quienes queran armar un parapeto de central sindical controlado por el gobierno y su partido poltico y quienes defendamos a ultranza la independencia poltica de los trabajadores frente al gobierno y los patronos privados y tenamos como bandera de lucha, la defensa de la autonoma sindical. Espero que en su caso sea un desconocimiento de la realidad y no una forma calculada de tratar de esconder la esencia de las contradicciones de la naciente central en el 2003.

Tampoco puede usted desconocer, o tratar de ocultar, que cuando anunciamos el nacimiento de la UNT tuvimos la suficiente honestidad poltica de decirle a todos los participantes del acto que desarrollamos en el Teatro Nacional de Caracas, que la UNT naca fruto de un acuerdo poltico por arriba, razn por la cual se estableca una direccin provisional que funcionara en forma colegiada y horizontal, que tendra como tarea central la preparacin, organizacin y realizacin de elecciones democrticas por la base para legitimar a sus genuinos dirigentes. Esa honestidad debe usted recordrsela a sus lectores, para que sepan de qu material est hecha la corriente poltica y sindical que yo lidero y de que tamao es nuestra lealtad con los trabajadores.

Por supuesto con lo anterior no quiero esconder la triste realidad de que al interior de la naciente UNT tambin exista la mezquina persecucin de cargos, prebendas y dividendos polticos y econmicos de muchos dirigentes sindicales rojo-rojitos. Pero en orden de prioridades ello era secundario frente a la colosal batalla poltica de fondo que desarrollaba nuestra corriente para impedir que la nueva central naciera atada de pies y manos, aplaudiendo todas las medidas econmicas, polticas y sociales del gobierno.

Ante la imposibilidad de doblegarnos, al gobierno y sus aliados en el movimiento sindical no les qued ms remedio que dividir a la UNT en su II Congreso, donde la mayora de los delegados reclamaban cumplimiento al mandato de realizar elecciones por la base. Si usted no estuvo en ese congreso yo quisiera recordarle que Marcela Mspero, Franklyn Rondn, Osvaldo Vera y otros dirigentes sindicales identificados con el gobierno slo pudieron hablar porque nuestra corriente se los garantiz, toda vez que la amplia mayora de los delgados no quera verlos y mucho menos escucharlos. En pocas lneas, esta es la verdadera historia de la UNT y las responsabilidades que le caben al gobierno y sus aliados en su destruccin.

Ha sido pattica la forma en que el gobierno y el candidato que usted apoya, dio nacimiento al parapeto de la Central Bolivariana. Ese era el objetivo del gobierno en el 2002, en el 2003, en el 2006, en el 2010 y ahora en el 2012: tener una central sindical arrodillada que avale sus planes anti-obreros. Para esa perversa tarea, amigo Osvaldo Len, no cuente conmigo ni con nuestra corriente sindical y mucho menos con el PSL. Por favor transmtales estas verdades a los trabajadores, y yo estoy seguro que muchos de ellos reafirmarn su decisin de apoyar mi candidatura a la Presidencia de la Repblica.

Me ali y me un a la derecha contrarrevolucionaria?

Mucha tinta han vertido los plumferos del oficialismo para denunciarme como contrarrevolucionario, agente del imperialismo, hombre de la MUD y cualquier otra cantidad de eptetos. Es una desgracia que usted tambin se sume a la canalla, que ante la imposibilidad de derrotarnos poltica e ideolgicamente recurre a la calumnia como arma poltica para desprestigiarnos.

Por si usted no conoce mi trayectoria, quiero comentarle brevemente que mi proyecto poltico desde hace ms de 40 aos es la revolucin socialista internacional y la construccin del socialismo con democracia obrera. Pregntele a la vieja guardia del Partido Comunista de Venezuela y ellos le verificarn que desde hace ms de cuatro dcadas, los denuncio porque defendan esa farsa del socialismo real de la URSS, de China, o de la Cuba que desde los aos 90 abri su economa a las empresas mixtas con transnacionales. Siempre combatimos a esos regmenes burocrticos y carceleros en que las dictaduras estalinistas convirtieron los colosales triunfos revolucionarios de la Rusia de 1917, de China en 1948 o de Cuba de 1959.

Desde esa perspectiva falsea usted la realidad al decir que yo romp con el proceso bolivariano cuando mi proyecto poltico, no de ahora sino de hace dcadas, es distinto y opuesto por el vrtice a la caricatura del Socialismo del Siglo XXI que pregona su candidato. Quiero aclararle entonces que los sucesos fueron al revs. Mientras yo acompaaba a los trabajadores en su experiencia poltica con Hugo Chvez, su proceso bolivariano tuvo que execrarme porque no pudo doblegarme o extorsionarme con un empleo para que yo renunciara a la lucha en defensa de la autonoma sindical, a la batalla contra el regresivo y reaccionario proyecto de reforma constitucional y sobre todo a denunciar la trampa del partido nico boliburgus, en el que lamentablemente termin capitulando y adaptndose una buena parte de los luchadores obreros y populares del pas.

Por otra parte quiero expresarle que no he tenido escrpulos de trabajar en unidad de accin con un burcrata sindical de derecha o de izquierda, siempre y cuando ello favorezca la movilizacin y la lucha de los trabajadores en defensa de sus derechos. En la activacin de la UNT particip al lado de Wills Rangel, secretario personal de Carlos Ortega; Marcela Mspero proveniente del partido Copei y firmante de la contra-reforma laboral de 1997; Franklyn Rondn dirigente sindical de los empelados pblicos, quien en medio del golpe se coloc a plena disposicin de la dictadura; y Francisco Torrealba, ex compaero de andanzas de Ledezma, o de tantos otros dirigentes sindicales provenientes de AD que hoy son prominentes figuras del Psuv e incondicionales funcionarios de tu candidato presidencial.

Lo hice por que con todos ellos coincida en el proyecto de construir una nueva central sindical, luego de que los trabajadores decidieron romper masivamente con la burocracia sindical de la CTV, y millones de ellos buscaban construir una central combativa, democrtica, plural, autnoma y clasista. Indudablemente, el proyecto que persegua nuestra corriente era muy distinto de las aspiraciones burocrticas de estos operadores sindicales del gobierno que hoy dicen representar a los trabajadores en el Psuv. Nosotros actubamos con la plena confianza poltica en los trabajadores y estbamos eguros de que cuando se realizaran las elecciones sindicales ellos escogeran a los verdaderos luchadores y defensores de sus intereses. El gobierno saba eso, la burocracia sindical roja-rojita saba eso y por eso dividi el II Congreso de la UNT, por eso impidi las elecciones y por eso me bot de mi trabajo desde hace cinco aos y a pesar de que tengo orden de renganche, no me reincorpora a mis labores.

Con ese mismo criterio de realizar unidad de accin con burcratas sindicales si ello sirve para impulsar la unidad y la movilizacin en el campo sindical de todos los trabajadores para defender sus derechos y lograr nuevas conquistas, es que hemos actuado en defensa de la libertad de Rubn Gonzlez, a favor de la discusin de los contratos vencidos, por la ejecucin de los ms de 5 mil reenganches desacatados por los patronos, contra el sicariato, por un salario mnimo igual a la canasta bsica, entre otras reivindicaciones que hemos defendido desde el Fadess. Los sindicatos no son partidos polticos, son organizaciones en las que caben todos los trabajadores dispuestos a defender sus derechos. Y sern los mismos trabajadores los que decidirn quines son sus genuinos dirigentes y castigarn a los burcratas y traidores. En el seno del Fadess, continuamos promoviendo la unidad de los trabajadores, la autonoma, la defensa de los sindicatos, los contratos colectivos, el salario, el derecho a la huelga y denunciamos la criminalizacin de la protesta. Actualmente eso no es posible hacerlo desde la UNT o desde la CBST, donde ms bien se aplauden todos los atropellos del gobierno contra los trabajadores.

Respetado Osvaldo, si usted es de los que callan y no denuncian que los empleados pblicos llevan ocho aos sin oportunidad de negociar su contrato marco; si usted es de los que oculta que las empresas bsicas de Gauayana estn quebradas por la mala adminsitracin y la corrupcin y que adems los contratos colectivos llevan vencidos ms de tres aos; si usted no es de los que se horroriza porque Rubn Gonzlez es perseguido y est sometido a un juicio por defender los trabajadores y hacer uso del derecho a huelga; si usted no es de los que se indigna por el miserable aumento de 30 Bsf para los trabajadores petroleros; si usted no es de los que siente una honda pena porque asesinaron impunemente a los compaeros Richard Gallardo, Carlos Requena y Luis Hernndez, y acribillaron miserablemente a los compaeros de Mitsubishi que tomaron la empresa en defensa de sus derechos, entonces no tenemos nada qu discutir.

Para resumir, en forma sencilla y humilde quiero decirle lo siguiente respetado compaero Osvaldo: por ms que usted y mis enemigos traten de calumniarme diciendo que estoy con la contrarrevolucin y el imperialismo, yo le digo simplemente que sigo aqu y aqu me quedo al lado de los trabajadores, combatiendo y afirmando que ni el gobierno ni la MUD son solucin para los problemas de la clase trabajadora, enfrentndome junto a centenares de compaeros tanto a la lite puntofijista como a la nueva boliburguesa.

Programa reformista?

El ltimo y ms curioso de sus argumentos es que mi programa es reformista, acompaado de la acusacin de que somos vanguardistas o foquistas porque decimos que vamos a gobernar a favor del pueblo. Definitivamente hay que tener muy poca imaginacin y muy pocos recursos polticos para sostener ese falso argumento. Lo invito a que lea con detenimiento nuestro programa electoral y certifique que no hay una sola frase que abogue por un gobierno de los partidos de la burguesa, sean chavo-burgueses o pro-imperialistas. Explcitamente llamamos a la conformacin de un gobierno de las organizaciones populares y obreras (Ver: http://laclase.info/teoria/por-un-gobierno-de-las-organizaciones-obreras-y-populares), nos pronunciamos en contra de las empresas mixtas que favorecen a las multinacionales y denunciamos la venta a futuro de los productos de las empresas bsicas. Propugnamos que el petrleo sea 100% venezolano y que la renta sea utilizada para apalancar un plan nacional de obras pblicas, infraestructura y recuperacin de las empresas bsicas, as como para desarrollar una real y profunda reforma agraria que nos libere de la dependencia alimentaria.

Planteamos iniciar de inmediato la negociacin de contratos colectivos en todas las instancias de las empresas del estado y de la administracin pblica donde existen contratos vencidos y que se someter a revisin el prfido contrato petrolero que los rojo-rojitos a espaldas de los trabajadores acaban de firmarle al ministro Rafael Ramrez y su candidato presidencial. Del mismo modo que se revisar la recin impuesta Reforma a la Ley Orgnica del Trabajo que menoscaba los derechos colectivos de los trabajdores en materia de organizacin sindical, negociacin de contratos colectivos, derecho a la huelga y que de paso criminaliza el derecho a la protesta.

Y para que a usted no le quepa la menor duda, no nos consideramos foquistas, no somos mesinicos y mucho menos nos proponemos remplazar a los trabajadores y al pueblo en su misin histrica de dirigir los destinos de nuestro pas y de la humanidad. Nuestro slogan de campaa es ntido y lo suficientemente claro: Los Trabajadores deben gobernar

Una recomendacin

En los argumentos que esgrimes para apoyar al candidato-Presidente, intentas aterrorizar a los trabajadores y al pueblo, afirmando que un triunfo de Capriles significara la reprivatizacin de las empresas y que se revertiran todas las conquistas alcanzadas por nuestro pueblo. Con esa afirmacin, ratificas tu visin mesinica de los procesos revolucionarios y tu desconfianza absoluta en la capacidad que tiene el pueblo y los trabajadores para defender sus derechos. Segn t, palabras ms o palabras menos, el pueblo estar jodido si pierde Chvez.

Lo primero que habra que decir es que si Chvez pierde ser su absoluta responsabilidad porque l con su poltica pro-burguesa y anti-obrera dilapid el apoyo popular. Y en segundo lugar, la clase trabajadora y el pueblo tienen suficiente capacidad para defender lo que considera son sus conquistas. En un primer momento podr sentir temor de perder el empleo, como lo siente hoy cuando lo olbigan a asistir a marchas o a donar un da de salario al Psuv, pero ms temprano que tarde terminar reaccionando y reclamar lo suyo. As fue en el pasado y as seguir siendo siempre, no slo en Venezuela sino en todo el mundo. Los revolucionarios apostamos no a los falsos dioses, apostamos a los hombres y mujeres que toman la decisin de forjar su propio destino y dicho destino siempre ser superior a la miseria que nos ofrece la actual chavo-burguesa o la burguesa pro-imperialista. Recordemos que fueron los trabajadores y el pueblo los que derrotaron las dictaduras del pasado, los pactos polticos burgueses y tambin el golpe del 2002 cuando Chvez y su gobierno se borraron de la escena poltica. No hay razn alguna para dudar que ese mismo pueblo trabajador ser capaz de defender sus derechos.

Tenemos enormes coincidencias

No quiero terminar este escrito sin expresarle que nuestra organizacin y yo en particular, valoramos mucho las 7 tareas que usted plantea tenemos los revolucionarios. En trminos generales las suscribo y me encolumno junto a todos aquellos que coinciden con ellas. Son un buen punto de partida para hacer una discusin abierta y franca, y desde este mismo instante quiero expresarle que me pongo a plena disposicin para abordar esta seria discusin estratgica. Coincido con su preocupacin de que el gran esfuerzo que hemos hecho los revolucionaros desde hace muchas dcadas no puede someterse a riesgos ni mucho menos dejarse perder esta excelente oportunidad histrica que la lucha de clases y el fervor de los trabajadores y el pueblo nos han deparado. Tenemos la enorme responsabilidad histrica de darle continuidad y profundizarlo en la direccin acertada.

Dicho lo anterior, slo me permitira presentarle las siguientes reflexiones:

Ser posible encaminarnos en las siete tareas por usted planteadas llamando a apoyar un candidato que persigue a los trabajadores, que desconoce sus derechos, que entreg el 40% de la faja petrolfera del Orinoco a las multinacionales, que quebr las empresas bsicas y que regala sus productos a precios de gallina flaca? Podremos reagruparnos como revolucionarios apoyando a un candidato que defiende los intereses de una clase social opuesta a los trabajadores y que para colmo de males quiere congraciarse con el conjunto de la burguesa haciendo llamados a acuerdos polticos y econmicos para desarrollar el pas? Ser posible luchar por la revolucin continental y mundial, apoyando a un candidato que entrega insurgentes colombianos a los gobiernos genocidas de Colombia, y que sin ninguna vergenza respalda a las odiosas dictaduras del norte de frica y el mundo rabe, en particular la siniestra dictadura Siria?

Hay que luchar contra una corriente de derecha endgena o contra el Gobierno y el Psuv, que es el partido de la nueva boliburguesa y de la burocracia de Estado, que disciplin y arrodill a los cuadros revolucionarios y de izquierda? Ser posible luchar por la autonoma y la democracia sindical adaptndose a los nuevos aparatos burocrticos creados por el gobierno o dando una batalla frontal denunciando al Presidente-candidato y su gobierno por ser sus gestores? Ser posible desarrollar esta poltica revolucionaria y de izquierda manteniendo la hipoteca poltica de los trabajadores y el pueblo con un Presidente-candidato y un gobierno burgus nacionalista o respaldando una candidatura independiente, democrtica, clasista, autnoma, revolucionaria e internacionalista como la que postulamos a travs del Partido Socialismo y Libertad?

Cordial

Orlando Chirino
Candidato a la Presidencia de la Repblica
Dirigente Nacional del PSL
@ChirinoPsl
@Psl_Vzla

-------------------

Una respuesta a los compaeros que acompaan a Orlando Chirino y a la derecha endgena

Mis razones de por qu votar por Chvez

Por: Osvaldo Len Vargas | Domingo, 22/07/2012 03:32 PM

Varios compaeros que acompaan la candidatura de Orlando Chirino, me han hecho crticas de mi apoyo al proyecto bolivariano, sabiendo de mi posicin crtica a la burocracia del partido y gobierno, la cual ha sido pblica y permanente.

Al igual, la derecha endgena esa que ocupa los espacios de direccin tanto de gobierno como del partido, me han preguntado, que si afirmo que este es un gobierno reformista, Por qu lo apoyo?, ms si digo, que en muchas regiones del pas se adolece de elementos ticos y polticos, los cuales no se diferencian de la praxis punto fijista.

Tomando como premisa la autocrtica de que algunos de los graves problemas del movimiento obrero y revolucionario son:

Que fuimos incapaces de generar un proyecto que fuera reconocido y asumido por los trabajadores y sectores explotados como propio.

Que nuestra militancia terminaba defendiendo ms a los miembros de la direccin que a las lneas programticas de la organizacin, terminando en divisiones y ms divisiones por intereses personales que realmente ideolgicos, en la mayora de los casos.

Que hemos sido incapaces de construir una propuesta que asuma la esperanza emancipatoria de los explotados, que permita avanzar en los combate de la revolucin continental y mundial, elemento fundamental para la victoria.

Abarcando lo antes dicho, tanto de aquellos que asumimos la diversas formas de lucha abierta o clandestinas, como otros quienes no asumieron ni creyeron en la lucha armada por ser un sinnimo de fosquismo y nos acusaban de pequeos burgueses(fundamentalmente partidos, corriente trotskista y corrientes obreristas) hago mi planteamiento de apoyo al compaero presidente Chvez

Entonces, comencemos con los compaeros que se agrupan en torno a la candidatura del compaero Orlando Chirino, que me permite la posibilidad de hacer una discusin desde el ngulo marxista.

Que la candidatura del compaero Orlando Chirino nace mas por las diferencias internas en la lucha que se dio en el seno de la central sindical (UNETE) como un hecho burocrtico por necesidad del gobierno, para confrontar la central patronal (CTV) y que el mismo acept burocrticamente; que si bien es cierto muchas de la criticas del compaero y del colectivo que lo apoya tienen validez, su prctica muchas veces reproduce la concepcin burocrtica del aparato y los intereses individuales de algunos que lo acompaan, unida la prctica de algunos deja mucho que discutir.

Que el compaero Orlando Chirino al momento de romper con el proceso bolivariano se uni o ali y llam pblicamente a unirse con sectores de la contrarrevolucin de la derecha sindical y apoy marchas y paros con el argumento de que all estaban los trabajadores, sabiendo por su experiencia poltica que detrs de estos paros, marchas etc., estaba FEDECAMARAS y la contrarrevolucin.

Que su programa de gobierno, es un programa de corte reformista, separndose de la clase y sectores explotado, dnde exponen que van a gobernar para el pueblo, por lo tanto entiendo que un grupo de vanguardia va a plantease gobernar para el pueblo (coo y miles de veces nos acusaron de foquista) entonces no parte del autogobierno del los trabajadores, que sigue mediando las relacin burguesa de gobierno.

A los seores de la derecha endgena, estos que han hecho del partido una franquicia para sus intereses personales y burocrticos, que piensa que la militancia debe ser sumisa y subordinada a sus intereses, que muchos de ellos que vienen de renegar del socialismo y otros de combatir a las organizaciones revolucionarias y que hoy son mas revolucionarios y chavistas que Chvez, que en muchos de los casos vienen de ser funcionarios del antiguo gobierno enemigo de los trabajadores, pero tienen la osada de autonombrarse jefes del proceso revolucionario.

A todos ello afirmo que apoyo al compaero presidente por:

1) Con el proceso revolucionario venezolano se abri la esperanza de los pueblos de luchar por el socialismo, cuando esto estaba en el olvido y prohibido para muchas organizaciones en el mundo, incluidas lo que defendieron el socialismo real, sectores sindicales de izquierda que permitieron la privatizaciones de los contratos colectivos, por prebenda con las transnacionales y los patronos.

2) Que con el actual proceso la acumulacin de fuerza contra el imperialismo ha crecido tanto en lo cuantitativo como en lo cualitativo, entendiendo que nos toca jugar un papel fundamental en la profundizacin de la formacin poltica del pueblo.

3) Que ha permitido abrir una alianza de naciones con gobiernos progresistas contra las polticas imperiales en el continente.

4) Que la nueva subjetividad revolucionaria se ha prendido en el seno de los sectores explotados, manifestndose en un combate contra la propiedad (toma de tierra, fbricas, inmobiliarios) como tambin contra la burocracia y derecha endgena.

5) Que ha permitido el encuentro, congresos nacionales e internacionales con organizaciones revolucionarias que permite avanzar en los reencuentros de lucha y combate de los trabajadores por el socialismo.

6) Que las misiones sociales, si bien hasta el momento la han burocratizado, permiten el acceso a millones de venezolanos a la educacin, salud, alimentacin, cultura, antes negada por los gobierno de la 4.

7) Que una victoria de la derecha liderizada por Capriles, significa la privatizacin de todos los servicios, la eliminacin o privatizacin de las misiones, la persecucin, asesinato y/o exilio de los revolucionarios y sectores populares y la entrega del pas a los gringos.

Tareas planteadas para los revolucionarios:

1) Reagruparnos como corriente revolucionaria, para poder golpear con mayor fuerza a la contra interna y externa.

2) Mantener los combates de los trabajadores contra la explotacin, la burocracia y la corrupcin.

3) Impulsar una revolucin cultural que permita el combate tico y poltico contra la corriente de derecha dentro del proceso poltico revolucionario.

4) Reivindicar e impulsar la autonoma e independencia de la clase, construyendo los consejos de trabajadores e impulsado el control obrero, como autogobierno de la clase.

5) Desarrollar y consolidar las milicias obreras bajo la direccin de los consejos de trabajadores.

6) Propiciar la unidad de los revolucionarios, su apoyo en la lucha por la revolucin continental y mundial.

7) Preparar la resistencia contra la poltica conspirativa de la derecha nacional e internacional.

Fuente: http://laclase.info/teoria/una-candidatura-al-servicio-de-las-luchas-obreras-y-contra-la-polarizacion-burguesa



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter