Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-07-2012

Chvez en campaa

Ignacio Ramonet
Le Monde Diplomatique


Es la decimocuarta. Desde que gan sus primeras elecciones presidenciales en diciembre de 1998, Hugo Chvez se ha sometido ya directa o indirectamente trece veces al sufragio de los electores de Venezuela. Casi siempre ha ganado (1), en condiciones de reconocida legalidad democrtica, avalada por las misiones de observadores enviadas por las instituciones internacionales ms exigentes (ONU, Unin Europea, Centro Carter, etc.).

El sufragio del prximo 7 de octubre constituir pues la decimocuarta cita del mandatario con los ciudadanos venezolanos (2). Esta vez, lo que se juega es su reeleccin a la presidencia. La campaa electoral oficial arranc el pasado 1 de julio con dos singularidades notables con respecto a precedentes votaciones. Primero, Hugo Chvez est saliendo de trece meses de tratamiento contra el cncer detectado en junio de 2011. Segundo, la principal oposicin conservadora apuesta esta vez por la unidad. Se ha reagrupado en el seno de una Mesa de la Unidad Democrtica (MUD) que, despus de unas primarias, eligi como candidato, el pasado 12 de febrero, a Henrique Capriles Radonski, un abogado de 40 aos, gobernador del Estado Miranda.

Hijo de una de las familias ms ricas de Venezuela, Henrique Capriles fue uno de los artfices del golpe de Estado del 11 de abril de 2002 y particip, junto con un grupo de putschistas, en el asalto a la embajada de Cuba en Caracas (3). Aunque procede de la organizacin ultraconservadora Tradicin, Familia y Propiedad (4) y es apoyado por los sectores ms derechistas (entre ellos los medios masivos de comunicacin privados que siguen dominando ampliamente la informacin), Capriles hace hbilmente campaa reivindicando todos los logros sociales del gobierno bolivariano. Y hasta jura que su modelo poltico es el izquierdista del ex Presidente brasileo Luiz Incio Lula da Silva (5)... Pero, sobre todo, apuesta por el debilitamiento fsico del Presidente Chvez (6).

En esto se equivoca. El autor de estas lneas, presente el pasado mes de julio en Venezuela, sigui las dos primeras semanas de campaa del Presidente, convers varias veces con l, asisti a algunos de sus extenuantes mtines multitudinarios. Y puede testimoniar de su buena salud y de su excepcional forma fsica e intelectual.

Desmintiendo las falsas noticias que han circulado en algunos medios de comunicacin (The Wall Street Journal, El Pas) segn los cuales, a causa de supuestas metstasis en los huesos y en la espina dorsal, le quedaran apenas seis o siete meses de vida, Chvez que cumpli 58 aos el 28 de julio revel para consternacin de sus adversarios: Estoy totalmente libre de enfermedad; cada da me siento en mejores condiciones.

Y, a los que apostaban por una presencia virtual del lder venezolano en la campaa, les volvi a sorprender anunciando su decisin de retomar las calles y empezar a recorrer los rincones de Venezuela para alcanzar su tercer mandato: Dijeron de m: Ese va a estar encerrado en Miraflores (el palacio presidencial) en una campaa virtual, por Twitter y vdeo; se burlaron de m como les dio la gana, pues aqu estoy de nuevo, retornando, con la fuerza indmita del huracn bolivariano. Ya extraaba yo el olor de las multitudes y el rugir del pueblo en las calles.

Este rugir, pocas veces lo he odo tan poderoso y tan fervoroso como en las avenidas de Barcelona (Estado Anzotegui) y de Barquisimeto (Estado Lara) que acogieron a Chvez los pasados das 12 y 14 de julio respectivamente. Un ocano de pueblo. Una torrentera escarlata de banderas, de smbolos y de camisas rojas. Un maremoto de gritos, de cantos, de pasiones, de arrebatos.

A lo largo de kilmetros y kilmetros, en lo alto de un camin colorado que avanzaba hendiendo la multitud, Chvez salud sin descanso a los centenares de miles de simpatizantes que acudieron a verle en persona por vez primera desde su enfermedad. Con lgrimas de emocin y besos de agradecimiento hacia un hombre y un gobierno que, respetando las libertades y la democracia, han cumplido con los humildes, pagado la deuda social y dado a todos, por fin, educacin gratuita, empleo, seguridad social y vivienda.

Para despojar a la oposicin de la mnima esperanza, Chvez, en los largos discursos electorales que pronunci sin dar muestras de fatiga, empez diciendo: Soy como el eterno retorno de Nietzsche, porque en realidad yo vengo de varias muertes... Que nadie se haga ilusiones, mientras Dios me d vida estar luchando por la justicia de los pobres, pero cuando yo me vaya fsicamente me quedar con ustedes por estas calles y bajo este cielo. Porque yo ya no soy yo, me siento encarnado en el pueblo. Ya Chvez se hizo pueblo y ahora somos millones. Chvez eres t, mujer. Chvez eres t, joven, Chvez eres t, nio; eres t, soldado; son ustedes, pescadores, agricultores, campesinos y comerciantes. Pase lo que me pase a m, no podrn con Chvez, porque Chvez es ahora todo un pueblo invencible.

En sus intervenciones, no dud incluso en criticar duramente a algunos gobernadores y alcaldes de su propio partido que han fallado en sus compromisos con los electores: Me he convertido en el primer opositor, declar. Aunque tambin advirti: Uno puede criticar a la revolucin, pero no puede votar a la burguesa; eso sera traicin. A veces podemos fallar, pero tenemos en el corazn amor de verdad por el pueblo.

Orador fuera de serie, sus discursos son amenos y coloquiales, ilustrados de ancdotas, de rasgos de humor y hasta de canciones. Pero son tambin, aunque no lo parezcan, verdaderas composiciones didcticas muy elaboradas, muy estructuradas, preparadas de manera muy seria y profesional, con objetivos concretos. Se trata, en general, de transmitir una idea central que constituye la avenida principal de su recorrido discursivo. En esta campaa va exponiendo y explicando metdicamente su programa (7).

Pero, para no aburrir, ni ser pesado, Chvez se aparta a menudo de esa avenida principal y realiza lo que podramos llamar excursiones en campos anexos (ancdotas, recuerdos, chistes, poemas, coplas) que no parecen tener nexo con su propsito central. Sin embargo, siempre lo tienen. Y eso le permite al orador, despus de haber aparentemente abandonado por bastante tiempo su curso central, regresar a l y retomarlo en el punto exacto donde lo dej. Lo cual, de modo subliminal, produce un prodigioso efecto de admiracin en el auditorio. Esa tcnica retrica le permite declamar discursos de muy larga duracin.

En sus recientes discursos electorales, Chvez compara las polticas de demolicin del Estado de bienestar (cita, en particular, los brutales recortes realizados por Mariano Rajoy en Espaa) que se estn llevando a cabo en varios pases de la Unin Europea y los importantes logros sociales de su gobierno empeado en seguir construyendo el socialismo venezolano.

En sus catorce aos de existencia (1999-2012), la Revolucin Bolivariana ha conseguido, en el mbito regional, considerables avances: creacin de Petrocaribe, de Petrosur, del Banco del Sur, del ALBA, del Sucre (sistema nico de compensacin regional), de la Unasur, de la Celac, el ingreso de Caracas en el Mercosur... Y tantas otras polticas que han hecho de la Venezuela de Hugo Chvez un manantial de innovaciones para avanzar hacia la definitiva independencia de Amrica Latina.

Aunque agresivas campaas de propaganda pretenden que, en la Venezuela bolivariana, los medios de comunicacin estn controlados por el Estado, la realidad verificable por cualquier testigo de buena fe es que apenas un 10% de las emisoras de radio son pblicas, el resto, o sea el 90%, son privadas. Y nicamente el 12% de los canales de televisin son pblicos, el resto, o sea un 88%, son privados o comunitarios. En cuanto a la prensa escrita, los principales diarios El Universal y El Nacional, son privados y sistemticamente hostiles al Gobierno.

La gran fuerza del Presidente Chvez es que su accin concierne ante todo a lo social (salud, alimentacin, educacin, vivienda), lo que ms interesa a los venezolanos humildes (75% de la poblacin). Consagra el 42,5% del presupuesto del Estado a las inversiones sociales. Ha dividido por la mitad la tasa de mortalidad infantil. Erradicado el analfabetismo. Ha multiplicado por cinco el nmero de maestros en las escuelas pblicas (de 65.000 a 350.000). Venezuela es hoy el segundo pas de la regin con mayor nmero de estudiantes matrculados en educacin superior (83%), detrs de Cuba pero delante de Argentina, Uruguay y Chile; y es el quinto a escala mundial superando a Estados Unidos, Japn, China, Reino Unido, Francia y Espaa.

El gobierno bolivariano ha generalizado la sanidad y la educacin gratuitas; ha multiplicado la construccin de viviendas; ha elevado el salario mnimo (el ms alto de Amrica Latina); ha concedido pensiones de jubilacin a todos los trabajadores (incluso a los informales y a las amas de casa) y a todos los ancianos pobres aunque nunca hayan cotizado; ha mejorado las infraestructuras de los hospitales; ofrece a las familias modestas alimentos, mediante el sistema Mercal, un 60% ms baratos que en los supermercados privados; ha limitado el latifundio a la vez que favorece la produccin del doble de toneladas de alimentos; ha formado tcnicamente a millones de trabajadores; ha reducido las desigualdades; ha rebajado en ms del triple la pobreza; ha disminuido la deuda externa; ha acabado con la antiecolgica pesca de arrastre; ha impulsado el ecosocialismo...

Todas estas acciones, llevadas a cabo desde hace casi 14 aos de manera ininterrumpida, explican el apoyo popular a Chvez, el cual promete en su campaa: Todo lo que hemos hecho es pequeo con respecto a lo que vamos a hacer.

He sido testigo de que millones de personas humildes lo veneran como a un santo. l que fue un nio muy pobre, vendedor ambulante de dulces por las calles de su pueblo, repite con calma: Soy el candidato de los humildes, y me consumir al servicio de los pobres. Seguramente lo har. Una vez, la escritora Alba de Cspedes le pregunt a Fidel Castro cmo poda haber hecho tanto por su pueblo: educacin, salud, reforma agraria, etc. Y Fidel simplemente le dijo: Con gran amor. A propsito de Venezuela, Chvez podra responder lo mismo. Y qu contestarn los electores venezolanos? Respuesta el 7 de octubre.

Notas:

(1) Slo perdi, por nfimo mrgen, el referndum del 2 de diciembre de 2007 sobre un proyecto de reforma constitucional.

(2) Adems de Hugo Chvez, otros seis candidatos se presentan a las eleciones del 7 de octubre: Henrique Capriles Radonski, por Mesa de la Unidad (MUD), Orlando Chirinos, por el Partido Socialismo y Libertad (PSL), Yoel Acosta Chirinos por el partido Vanguardia Bicentenaria Republicana (VBR), Luis Reyes Castillo por la Organizacin Renovadora Autntica (ORA), Mara Bolvar por el Partido Democrtico Unidos por la Paz y la Libertad (Pdupl) y Reina Sequera por el partido Poder Popular (PP).

(3) Lase Gilberto Maringoni, En Venezuela, Chvez sigue favorito, Le Monde diplomatique en espaol, mayo de 2012. Lase tambin: Romain Mingus, Henrique Capriles, candidat de la droite dcomplexe du Venezuela, Mmoire des luttes, 28 de febrero de 2012. http://www.medelu.org/Henrique-Capriles-candidat-de-la

(4) Fue cofundador de su rama venezolana.

(5) Lula le envi, el pasado 6 de julio, a Chvez, un mensaje pblico en el que le aport pleno apoyo en su campaa electoral, afirmando: Tu victoria ser nuestra victoria.

(6) A mediados de julio pasado, las principales encuestas de opinin daban un ventaja a Chvez de entre 15 a 20 puntos sobre el candidato de la derecha Henrique Capriles.

(7) Propuesta del candidato de la patria Comandante Hugo Chvez para la gestin bolivariana socialista 2013-2019, Comando Campaa Carabobo, Caracas, junio de 2012.


Fuente: http://www.monde-diplomatique.es/?url=editorial/0000856412872168186811102294251000/editorial/?articulo=07565b0a-6c2a-4560-8e9f-2d217334b9df



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter