Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-08-2012

Cierto negro brasileo leproso: un sueo poltico-filosfico de Spinoza (I)

Nicols Gonzlez Varela
Rebelin


Estos negros dicen los holandeses son feroces,

prfidos, infieles a los tratados, e irreconciliables.

(Barn de Bessner, Mmoire sur les negres fugitifs de Surinam, 1777)


Spinoza, el primer judo liberal.

(Carl Schmitt, Der Leviathan in der Staatslehre des Thomas Hobbes, 1934)


Las contradicciones de un autor son significativas

porque contienen problemas que, ciertamente

no resuelve, pero que revela contradicindose.

(Karl Marx, Theorien ber den Mehrwert, 18611863)


Spinoza, el hombre ebrio de Dios, el marrano de la Razn, el judo subversivo, aquel que el filsofo cortesano Leibniz describi como un hombre de tinte olivceo y algo de espaol en su semblante, fue sin dudas un pensador radical para su poca, ligado a los ros, a los canales y al ocano. Su corta pero profunda reflexin se encuentra indeleblemente marcada por el surgimiento del nuevo imperialismo, la emigracin, la persecucin, la precariedad, las travesas inciertas, el riesgo mercantil de la desafiante burguesa y el cosmopolitismo ms moderno.1 Impresiona su dimensin total, al mejor estilo de un hombre del Renacimiento: metafsico y moralista, pensador religioso y filsofo poltico, exgeta crtico de la Biblia, crtico social, pulidor experto de lentes, comerciante multinacional, fsico y cosmlogo, hereje hasta el final de sus das. Podramos decir que era espaol, ya que la familia de Spinoza, como su nombre lo indica, provena de la ciudad castellana de Espinosa de los Monteros, provincia de Burgos, en el lmite cantbrico, y porque era costumbre en los judos sefarades portugueses el hablar portugus pero escribir en espaol; hispano-portugus, porque sus padres fueron emigrantes forzosos de formacin catlica no-juda, los Anusim, o marranos (los antepasados judos de Spinoza vivan ya en Espaa en tiempos de Cartago y Roma); era judo, porque fue recibido en la comunidad de Abraham y recibi estudios tradicionales talmdicos, y contribuy econmicamente con su sinagoga; era portugus, ya que esa fue durante toda su vida su lengua materna y primigenia (los poetas ibricos eran sus preferidos, tanto que firmaba con naturalidad con un DEspioza); era holands, porque naci en Amsterdam, en un barrio que se encontraba entre el Ro Amstel y el puerto, Vlooienburg (hoy se llama Waterlooplein), en una casa espaciosa alquilada, y porque muri en La Haya, porque estaba ligado a Rembrandt por la misma cultura, pero por destino Spinoza seguir siendo un outsider, un intempestivo, un hombre pstumo, un inactual.


Su situacin es excepcional, generar una filosofa imposible de reducir a una religin, imposible de cooptar por la peste nacionalista, pero al mismo tiempo bien anclada en las relaciones materiales de su tiempo y atenta a la tradicin poltica. Pero a pesar de sus esfuerzos, la Ideologa holandesa de la burguesa vivir a su pesar enroscada entre lneas, incluso entre sus sueos. Fueron varios los motivos de la emigracin masiva de judos de Espaa y Portugal, y no fueron exclusivamente religiosos: el anacrnico imperio espaol (al que Marx calificaba de ser una forma tarda de despotismo asitico) estaba en decadencia econmicamente desde su nacimiento, con unas relaciones de produccin basadas en la conquista territorial, el privilegio fiscal y el monopolio real, mientras que Holanda ofreca el inicio de una nueva forma de imperialismo militar&comercial centrado en el espritu del capitalismo gracias a la mediacin ideolgica del Protestantismo (Calvinismo). Holanda fue el primer pueblo en toda Europa que realiz con xito una revolucin burguesa, al emanciparse del despotismo espaol. El Calvinismo, con toda su filosofa poltica liberal, es aqu el creador de una nueva forma de estado. La comunidad portuguesa en Amsterdam y en Rotterdam, unida por el idioma y el terruo, se consideraba a s misma una nacin exiliada, constituida por una lite comerciante e industrial, para quienes la religin no es una realidad sino un problema. Aqu entre los Sefardim no domina, como en el caso de los judos del Este (Ashkenazes) los dogmas absolutos, la intolerancia tnica y la Cbala, sino la gran tradicin humanista del judasmo ibrico: Crescas, Gebirol, Halevy, Hebreo, Herrera, Ezra y el gran Maimnides. La comunidad no lo tuvo fcil en su nueva patria: peridicamente los sectores ms conservadores de la alta sociedad holandesa, los Predikanten, pedan la expulsin de los mercaderes portugueses.2 En primer lugar, sera un grave error suponer que antes de finales de siglo XVIII las ideas modernas acerca de la Igualdad entre razas haba echado races en los Pases Bajos. La Tolerancia, muy famosa en los Pases Bajos, no se basa en los principios modernos, sino en consideraciones crematsticas&prcticas, que permitan a una poblacin que era (y sigue siendo), profundamente escindida sobre asuntos religiosos, a convivir juntas. Las minoras religiosas, catlicas y judas, fueron discriminadas y excluidas de los cargos pblicos. Spinoza mismo se vio obligado a firmar su obra ms poltica de manera annima, tuvo que falsificar la ciudad de edicin y tema por su vida, sus obras fueron prohibidas en 1674, junto con el Leviathan de Hobbes.3

Hay una exquisita ancdota sobre este falso climax tolerante narrada, muchos aos despus, por un destacado mdico y profesor universitario holands, Herman Boerhaave: en 1693 en su perodo estudiantil, mientras viajaba a bordo de un barco de pasajeros, escuch un animado debate entre unos pasajeros acerca de Spinoza. Las opiniones expresadas eran la mayora vehementemente negativas, entonces se acerc y le pregunt a uno de los crticos si en realidad haba ledo alguna obra de Spinoza, porque lo que afirmaba era falso; otro pasajero le pregunt su nombre, al que anot, con el resultado que al llegar a puerto fue denunciado en Leiden como spinozista y perdi, aunque no le interesaba, toda oportunidad de hacer una carrera en la Iglesia pblica.4 En Holanda se persigui, en ansias de una obsesin purificadora, a homosexuales, gitanos, mendigos y prostitutas. No exista dentro de Holanda un sistema de trabajos forzosos para los otros, como sucedi en otros lugares (Francia, Espaa, Portugal, Gran Bretaa) pero este excepcionalismo carcelario no estaba basado en una cierta actitud indulgente y anti-racista, como sostiene la fable convenue, sino en el simple hecho de que el mercado de trabajo en los Pases Bajos estaba fuertemente impulsado por la oferta, como una constante afluencia de trabajadores inmigrantes de pases vecinos, es decir: una fuerza de trabajo multinacional. Tal vez deberamos concluir que los holandeses eran racistas como todo el mundo en ese momento, pero que tenan menos necesidad para practicarlo en su pequea patria (circa 1650 su poblacin no exceda los 2 millones de personas). No es casualidad que en Holanda el fuerte movimiento abolicionista europeo no tuviera ninguna relevancia, y es ms: se aboli la Esclavitud en las colonias holandesas por presiones de Gran Bretaa. Un dficit moral colectivo, una enorme bancarrota tica que pas desapercibida en su filosofa prctica?


El padre del filsofo, Miguel DEspinosa, entr de socio en el establecimiento comercial de su hermano Abraham, que parece haber sido muy importante segn se deduce de los movimientos financieros registrados en el banco de Amsterdam. La empresa llevaba el nombre de fantasa portugus de Manuel Rodrigues, importaba frutas exticas y frutos secos, hacia prstamos de dinero a comerciantes de armas, incluso el contrabando desde Mlaga, y parece que fue una de las empresas ms renombradas de la ciudad en la poca. Casualidad o no, el padre de Spinoza morir en 1654, poco despus que los portugueses con nativos brasileos retomaran la ciudad de Recife y expulsaran a los holandeses definitivamente, una derrota que se tradujo en una enorme prdida financiera para la comunidad Sefardim de Amsterdam y para los negocios de la familia Spinoza. Existe una fable convenue con respecto a la vida de Spinoza, cuyos dos mitos principales son su extrema soledad y su pobreza sempiterna, pero ambas no se corresponden con la verdad. Spinoza proviene de una familia de alto rango en la estructura de clases de la Holanda de la poca.5 Por supuesto, puede considerarse un intelectual relativamente pobre si lo comparamos, en el otro extremo de la balanza, con el filsofo-cortesano derrochador de Leibniz.

Soledad? Eremita? Un Digenes moderno? Spinoza haba vivido en la esotrica quietud del individuo aislado, dice el jurista nazi-catlico Carl Schmitt, siguiendo el mito historiogrfico.6 Individuo aislado? Spinoza estaba en contacto con toda la cpula liberal de Holanda, los dirigentes claves que conducan al nuevo estado, y era amigo ntimo del Pericles de la Historia de Holanda, el principal estadista republicano de la poca: Jan de Witt. Act est fabula! Pero existe otra dimensin de la fable convenue sobre Spinoza poco analizada, reprimida como en otros filsofos de la poca del naciente Capitalismo europeo: la flagrante discrepancia entre pensamiento y prctica, entre teora y praxis, que marc a fuego el perodo de transformacin de la forma mercantil del Capital en su forma cuasi moderna, protoindustrial y financiera. Es decir: presenta Spinoza en la forma de una quimera delirante, la paradoja entre el discurso de la libertad y la democracia absoluta con la prctica de la esclavitud? Como dice Williams en su importante obra sobre el Capitalismo y el Esclavismo,7 la institucin de la Esclavitud, promovida y organizada por los europeos en el hemisferio occidental entre los siglos XVI y el XIX, no fue un hecho accidental, ni un drapage en la historia econmica moderna. La Esclavitud fue, antes bien, una pieza crucial en los primeros momentos de la formacin del capitalismo mundial y del arranque particular de la acumulacin primitiva en Holanda. No se puede explicar el surgimiento del Capitalismo a partir del ao 1500 sin los esclavos como fuerza de trabajo y sin el floreciente comercio de los esclavos en el Atlntico: hacia 1900 se calcula que por cada europeo llegado a las Amricas le correspondan tres esclavos africanos. Se ha calculado que en la cuenta final llegaron vivos a las Amricas 12 millones de africanos para trabajos forzosos, entre 1500 y 1640, a Holanda le corresponden 788.000 esclavos. El trabajo forzado y casi gratuito impuls lo que podramos llamar la primera agricultura de exportacin capitalista: el cultivo del azcar, pero tambin del tabaco y del algodn.8


Holanda es el ejemplo ms temprano a tener en cuenta, su esplendor desde el siglo XVI al XVII fue gracias a una poltica militar de agresin y al dominio del trfico de esclavos,9 de hecho fueron los holandeses los primeros en trasladar mano de obra esclava de frica al estado de Virginia en 1619 y a la isla de Manhattan en 1624, la futura New York. Incluso entre 1657 y 1663 cuatro barcos holandeses llegaron al puerto de Buenos Aires (un punto clave del contrabandismo continental de la poca) repletos de esclavos, que fueron inmediatamente comprados por espaoles y criollos.10 A partir de 1630 los holandeses comenzaron a suplantar en las plantaciones de azcar a los indios Tupani por africanos (aunque los portugueses ya haban comenzado con el comercio de esclavos con anterioridad, y antes que ellos los reinos islmicos) por razones que ya haban descubierto los espaoles: un negro productivamente vala como cuatro indios. La historia de Brasil holands, muy relacionado con la familia Spinoza, se pueden dividir en tres actos: en primer lugar, conquista y la consolidacin de un territorio importante para el cultivo de azcar, seguido por una dcada de relativa paz y prosperidad bajo el gobierno ilustrado de Johan Maurits van Nassau, y, finalmente, la guerra interimperialista con los colonos portugueses locales y libertos brasileos que conducen a la rendicin final de la colonia en 1654. Hasta ese ao barcos bajo la bandera holandesa transportaron 23.000 esclavos de frica a Brasil y de las seis colonias de ultramar que lleg a tener Holanda en su cnit como potencia mundial, cinco eran sociedades esclavistas, y en tres de ellas eran mayoritarios los esclavos de origen africano en los trabajos forzados.11 No es raro que nada menos que el padre del Constitucionalismo burgus, Montesquieu sealara que El Azcar sera demasiado caro si no se obligase a los Negros a cultivar la caa. Porque el Azcar era y es esencialmente una empresa capitalista compleja, que implica no slo operaciones agrcolas sino tambin las etapas primarias del refinado final. La razn era crematstica y econmica, no racial; no tena nada que ver con el color del trabajador, sino con los bajos costes de la reproduccin de su fuerza de trabajo y la posibilidad de una explotacin extensiva e intensiva. Comparado con el trabajo de los indios, el del esclavo negro era eminentemente superior desde la nueva ptica capitalista. Fue durante ste perodo en el que Spinoza se encarn como su pensador ms destacado y paradigmtico. Pero veremos como su propia Filosofa prctica tiene el semblante bifronte de Jano, ya que como el legendario rey de Lacio, tiene el don de encarnar tanto el pasado que no termina de cancelarse como el porvenir que todava no se cristaliza. En Spinoza flota un doble silencio filosfico, tanto en la cuestin del Racismo como con en el de la Esclavitud.


Nuestro pensador recibe la formacin tpica de un joven marrano de familia pudiente, con un destino prefijado: la profesin mercantil para heredar la empresa de su padre. Por supuesto, esto no exclua la formacin religiosa talmdica, ya que para los judos el estudio religioso equivale a servir a Dios; como tampoco la humanista radical: en la biblioteca erudita que dej a su muerte estn, adems de gramticas, diccionarios y varias ediciones de la Biblia, casi todos los clsicos espaoles (Gngora, Montalvn, Quevedo, Cervantes), griegos, latinos y de la filosofa neoescolstica y moderna de la poca: Diofanto, Josefo, Aristteles, Hipcrates, Eptecto, Arriano, Luciano, Homero, Euclides, de los latinos Tcito, Tito Livio, Petronio, Virgilio, Julio Csar, Sneca, Salustio, Marcial, Plinio, Ovidio, Curcio, Plauto, Cicern, por supuesto Moro, Petrarca, Calvino, Bacon, Maquiavelo, Grocio, Hobbes y Descartes.12 Spinoza, contra la opinin corriente de muchos comentaristas, tuvo la iniciativa de hacerse expulsar de su sinagoga con un escrito Apologa para justificar una ruptura con la Sinagoga, que escribi en espaol!: la sinagoga no tuvo ms remedio que aplicarle una rabiosa excomunin (Cherem), ratificaba su condicin de ateo, algo que siempre le disgust, y finalizaba con una exhortacin violenta a su asilamiento por la comunidad hebrea. En el mismo momento de la excomunin, ao 1656, tuvo lugar un cambio decisivo en su posicin social, en su conciencia de clase: hereda con su hermano Isaac el floreciente negocio de exportacin&importacin y de intermediacin financiera y bancaria de su padre. Ya por esa fecha firmaba las letras comerciales y pagars de su puo y letra como Bento DEspioza, en los documentos notariales Bento es descripto como mercader portugus residente en Amsterdam. Ya empezaba a verse las desastrosas consecuencias comerciales que tendra para el negocio familiar la guerra interimperialista entre Holanda e Inglaterra y entre Holanda y Francia. Porque Holanda est vuelta y de manera desafiante al Mundo, a su porcin colonial, a la integracin militar y comercial de reas no-capitalistas, a la conquista del mercado mundial, a cumplir el destino del ciclo lgico del capital. Como seala Toni Negri, en las Provincias Unidas se conjugan en el espacio-tiempo el orden capitalista del beneficio y la aventura salvaje de la acumulacin en el mar, la fantasa constructiva que los comercios producen y el asombro que todo ello produce en la Filosofa. Pero este asombro filosfico ignor el mayor crimen de Holanda: los esclavos y el trabajo forzado. El eje sobre el que giraba el milagro capitalista holands curiosamente Negri no lo seala era la prctica general de la Esclavitud, incluso el uso y abuso domstico de esclavos africanos.


Los principales puestos de comercio de esclavos, los famosos Asientos,13 tanto en Amrica como en frica, estaban bajo bandera portuguesa, holandesa, francesa, inglesa, danesa o de Branderburg. Se calcula que Holanda (a travs de la WIC, que fue la empresa esclavista privada ms grande de la Historia)14 envi a Amrica (desde la zona de Angola y el Congo) ms de 100.000 esclavos hasta 1730. Amsterdam sera la capital europea del trfico de esclavos, en la provincia de Zeeland (Middelburg y Vilssingen) sus puertos eran los ms importantes y eficaces en el mecanismo esclavista. Los holandeses hasta innovaron en las herramientas; disearon un exitoso galen superpido, denominado Fluyt (Barco volador) que con una bodega amplia, poco calado y tripulacin reducida, se transform en el barco tipo ideal para el transporte de esclavos.15 Cuando la conquista de parte de Brasil abri nuevas oportunidades econmicas los escrpulos morales protestantes (y judos) se desvanecieron rpidamente. De manera similar, la simpata por los sufrimientos de los indgenas americanos a manos de los espaoles, parte de la Leyenda Negra, no sobrevivi mucho tiempo al contacto real, ms que ideal, con los indios en la Nueva Holanda. Es indudable que exista un Common Sense racista que deba necesariamente participar como trasfondo ideolgico para anular toda implicancia moral o discrepancia tica; someter a los europeos a la Esclavitud era impensable (en esa poca), pero a los africanos y negros sans phrase ya era un asunto ontolgicamente diferente. El Racismo no cre el comercio y trfico de esclavos obviamente con las que se benefici Holanda, pero colabor: le dio a los europeos una superestructura lgico-moral para participar y tomar parte en l. O sea: los europeos (incluidos los holandeses) eran racistas mucho antes de que se involucraran en el comercio de esclavos en el Atlntico. El papel atlntico de los holandeses fue importante: jugaron un rol decisivo en la combinacin de la tecnologa de produccin del primer sistema del Atlntico (Norte) con el capitalismo del llamado segundo sistema del Atlntico. Y dentro de este mecanismo, los judos holandeses tuvieron un rol crucial.16 Como resultado, las principales zonas productoras de cultivos tropicales de Brasil cambiaron hacia el Caribe y las regiones meridionales de Amrica del Norte. La Esclavitud era la nica fuente de trabajo en los dos sistemas, ya que el suministro de mano de obra era insuficiente tanto por parte de los emigrantes disponibles en el Nuevo Mundo como los ofrecidos por los amerindios o por los colonos nuevos. La oferta de mano de obra africana era relativamente elstica, y esta elasticidad forzada es uno de los elementos clave en la orientacin distintiva del segundo sistema de Atlntico hacia el mercado internacional. Era obvio que la ideologa holandesa de mediados del siglo XVI presentaba dos niveles de la conciencia moral en la sociedad civil: un conjunto de valores no racistas para su uso en el hogar (y entre los europeos), y otro, racista, nicamente para su uso en el mundo exterior (no-europeo). El doble standard tico se poda constatar materialmente: la diferencia entre la fuerza de trabajo muy libre y mvil en la Repblica Holandesa y simultneamente la ausencia de una fuerza de trabajo clsica en la mayora de las colonias holandesas en el extranjero. En especial los holandeses judos tuvieron un papel destacado en este mecanismo: posean la titularidad de 59 plantaciones de azcar en el Brasil recin conquistado por Holanda y se estima que manejaban un 20% de la produccin.17 En cuanto a la tica comercial, los holandeses no se limitaban a la raza negra: esclavizaron a portugueses capturados en el mar, a indonesios en el ndico e incluso japoneses. Pudo trascender este contradictorio horizonte liberal Spinoza?


De la crisis interior y exterior que transform al marrano de la Razn Spinoza de un comerciante multinacional de frutos secos, joyas y operador en la Bolsa en un solitario filsofo en busca de Dios quedan rastros indirectos, indelebles pero significativos. La decisin fundamental de Spinoza sucede en el mismo momento en que la empresa familiar se derrumba econmicamente, producto de la crisis en Brasil y del bloqueo en el Atlntico de Inglaterra. Adems se acumulan deudas no canceladas de su padre. El filsofo nacer de las ruinas de un emprendimiento comercial y del rechazo violento y pblico a la religin de sus padres. En un escrito crtico sobre la Filosofa de Descartes, Spinoza expuso en una rara confesin cmo haba superado la mera conciencia burguesa, la forma de mediacin mercantilista, el espritu del capitalismo plasmado tanto en el Judasmo ms prosaico como en el novsimo Calvinismo holands: Despus que la experiencia me hubo enseado que todo lo que ocurre en la vida ordinaria es vano y ftil; despus de haber visto que todo lo que para m era objeto o motivo de temor no contena nada bueno ni malo en s, fuera de los efecto que ejerca sobre mi Alma, me decid finalmente a investigar si no habra algo que no fuese un bien verdadero, posible de alcanzar y al cual slo se pudiera entregarse el Alma una vez rechazadas todas las dems cosas Vea, por cierto las ventajas que nos procuran los honores y las riquezas y vea, asimismo, que era necesario renunciar a ellas si quera entregarme seriamente a este otro nuevo propsito. Llegu a la conclusin de que aun cuando la Felicidad suprema consistiera en los honores y las riquezas, tendra que privarme de ello comprend que la adquisicin del Dinero, de la Sensualidad y la Gloria slo constituyen obstculos cuando son buscados por s mismos y no como medios para otros fines18 Un conflicto moral que aparentemente desgarraba a Spinoza: la escisin entre su vida diurna, exotrica, de comerciante (incluso indirectamente enriquecindose del trabajo forzado de esclavos) y su vida del espritu nocturna, esotrica. Spinoza considera que llevar una vida de comerciante es un gran obstculo, ya que el Dinero era un bien incierto (falso) por su propia naturaleza. Sigue ad verbatim aquella sentencia de su admirado Demcrito: Quien quiera gozar de la paz del Alma no debe ocuparse en muchos asuntos privados o pblicos.19 El texto no implica que Spinoza confiese una aversin al comercio per se, en absoluto, sino que la disposicin hacia la Filosofa es un impedimento a la prctica del comercio como tal, como se lo relata a travs de las historia de Tales de Mileto a su amigo Jarig Jelles, comerciante en especies. Primero describa la msera condicin de los que persiguen Honores y Riquezas los estados deben perecer y, de hecho, perecen, por el deseo ilimitado de Honores y Riquezas, para ms adelante contarle una ancdota filosfica de la Antigedad: No hay ms que atender a este razonamiento de Tales de Mileto: todo deca es comn entre amigos, los Sabios son amigos de los Dioses y todo pertenece a los Dioses; ergo: todo pertenece a los Sabios. As con una palabra, aquel gran Sabio se hizo riqusimo, ms por despreciar noblemente las riquezas que por buscarlas srdidamente los Sabios carecen de riquezas, no porque no las puedan obtener, sino porque no las quieren.20


Esta ruptura existencial y social con la nueva Sociedad Comercial (como le llamaba al feroz capitalismo naciente Adam Smith) se produce en el perodo que va de 1656 a 1660. Precisamente nuestra historia parte de una carta que Spinoza recibe en 1664 de su amigo Peter Balling, cuando Spinoza es ya otro hombre, un pensador que puede vivir sin apuros gracias a la renta vitalicia otorgada por un admirador, pero en el que todava resuenan las lastres ideolgicos del capitalismo mercantil y el colonialismo holands transocenico. Desde el verano europeo de 1663 Spinoza se encuentra trabajando en su obra ms importante, la futura Etica, libro que el denomina Philosophia, que aunque es un escrito eminentemente de corte metafsico, tiene numerosos desarrollos de filosofa poltica fundamentales. La carta es curiosa por muchos motivos, Spinoza es un pensador muy reservado en sus textos exotricos y pblicos, en los cuales poco puede atisbarse de su vida ntima o de su crculo ms privado: es una de las pocas cartas en las cuales Spinoza evoca una experiencia ntima. En segundo lugar, esta carta en particular fue elegida por el joven Marx en la composicin de su cuaderno sobre el pensamiento de Spinoza, en el que resumi extractos del famoso Tractatus Theologico-Politicus y de sesenta cartas del pensador holands.21 Peter Balling, joven comerciante amigo de Spinoza, miembro de los famosos Colegiantes (ex Mennonitas, ex Remonstrans, ququeros disidentes, herticos de distinto pelaje y otros Chrtiens sans glise) de Rijnsburg, muy culto y conocedor del griego y el latn, autor de un manifiesto de esta secta poltico-religiosa, Het licht op den Kandelaar (Luz sobre el candelabro) de 1662, donde defiende una fe interior cuyo fundamento es la luz divina presente en cada uno de nosotros. Parece que poda expresarse en espaol (representaba en Amsterdam a comerciantes importantes de Espaa) y eso lo haba acercado ms a Spinoza. En 1664 tradujo al holands la versin spinozista de los Principia de Descartes; Spinoza lo califica en sus cartas de muy culto y prudente. En la carta susodicha, Balling, al que se la haba muerto un hijo de corta edad haca poco tiempo, relata que tuvo presentimientos y augurios del fallecimiento con ageros en forma de quejidos, que anunciaban el fatal desenlace. Spinoza le responde lo siguiente:


Lo que yo digo, que no es un caso diferente, ya que puedo confirmar que me ocurri algo similar el invierno pasado en Rijnsburg22, se lo explicar. Cuando una maana despertaba de un sueo muy pesado, aclarndose ya el cielo, las imgenes que se me representaron en dicho sueo las poda ver ntidamente ante m como si fueran cosas reales, en particular la aparicin de cierto negro brasileo leproso,23 que jams haba visto con anterioridad. Esta imagen desapareca casi por completo cuando, para distraerme con algo y mantenerme ocupado, mi mirada se fijaba en un libro o en otra cosa; en cuanto yo apartaba la mirada de ese objeto y ya no fijaba mi atencin en nada en especial, por momentos reapareca la imagen del etope (thiopis),24 con igual intensidad anterior, hasta que de a poco se iba desvaneciendo hasta desaparecer. Esto mismo que acaeci en mis sentidos internos os debi de ocurrir con vuestro odo.


En pocos lugares pierde Spinoza la compostura y el frreo control de la argumentacin como en esta carta.25 Es adems la nica referencia explcita en toda la obra de Spinoza a la generalizada institucin de la Esclavitud y a la esclavitud de los negros en particular. La figura de un amenazante brasileo era para un patricio medio e informado de Amsterdam, ms para comerciante transatlntico como Balling, algo que no necesitaba de ninguna explicacin suplementaria. Recordemos que Spinoza llega a la conclusin de que la alucinacin auditiva de los gemidos del hijo de su amigo Balling era, de hecho, un presagio de la enfermedad inminente, porque se basa en un conocimiento ntimo del nio, mientras que su sueo del negro sarnoso brasileo no poda ser, en cambio, el producto de una enfermedad fsica o el delirio. Spinoza explica el significado del delirio auditivo de Balling, mientras no puede ser plenamente consciente de su sueo. Es claro que adems Spinoza le agrega el adjetivo negro, nigri. Para los lectores posmodernos de Spinoza parece no representar ningn problema: por ejemplo Hardt&Negri sealan, para justificarlo, que nada menos que Kant y Hegel tambin hablaban de negros en en sus textos.26 Analizar una forma de comunicacin invariablemente distorsionada, en este caso un sueo delirante, es por tanto revelar de qu manera sus lagunas, imagos, repeticiones, omisiones y equvocos son por s mismos significativos y apuntan a lo reprimido, a lo innombrable, a lo excludo. Si podemos revelar las condiciones que compelen a un discurso particular (narracin de la intensa aparicin de un negro esclavo enfermo) a incurrir en ciertos engaos y disfraces, igualmente podemos examinar los restos diurnos generados por las condiciones materiales de una poca y lugar, que introducen informacin (contenido manifiesto segn Freud) en el texto de un sueo. Como seala Eagleton, lo que se produce (sea un sueo diurno o una compleja produccin ideolgica) debe entenderse en trminos de sus condiciones de produccin. Permtanme sugerirles que Spinoza lleg a la conclusin equivocada acerca de su propio sueo: l posea ntimamente los pertrechos ideolgicos necesarios para engendrar la alucinacin, el fantasma del esclavo rabioso, la imago nigri. La causa inmediata del sueo puede haber sido alguna forma de delirio, pero el contenido del sueo -es decir, la imagen aterradora de una colonia nativa de esclavos y braceros en rebelin contra sus amos europeos- no poda ser explicado por causas puramente fsicas, sino ms bien por la confusa conciencia mental de Spinoza del capitalismo holands, de la empresa colonial en s misma, del sueo imperial de una Nederlands-Brazili, de una gran Nieuw-Holland y las representaciones de esa empresa en su cultura, la calvinista y liberal, en el ncleo ms duro pero ms reprimido de la Ideologa holandesa.


El Esclavismo como realidad material atravesaba transversalmente la vida de los Spinoza, era el Business as normal, en una ciudad como Amsterdam, donde los mercaderes judos controlaban alrededor del 20% del comercio hacia el ao 1630.27 Incluso un hermano de Spinoza, Gabriel, haba emigrado a la colonia de Barbados, donde tena inversiones en plantaciones de azcar y era propietario de esclavos; otra media hermana, Rebecca, emigr con dos hijos a Curaao, una isla que no tena economa de plantacin importante en s, pero que se utilizaba como un depsito central, un enorme slave Entrept, y parada de clasificacin de los esclavos africanos con destino a la comercializacin en las colonias inglesas y espaolas.28 El sistema esclavista era una presencia natural y cotidiana entre la comunidad de ricos comerciantes de la potente provincia de Holanda. El llamado plan geopoltico Groot Desseyn (Gran Diseo), en el que colaboraba codo a codo la WIC con el Estado General de las Provincias Unidas, pretenda establecer una gran colonia holandesa ex novo, a costa de territorios de Portugal en Angola y Brasil, explotar el adictivo azcar a travs del trfico de esclavos africanos en una nica zona econmica, plan que comenz a materializarse con la primera expedicin militar en 1624 para conquistar Baha.29 Spinoza delira con el fracaso del Groot Desseyn? Lo reprimido en la alta Teora no puede borrarse sin ms, re-aparece como resto diurno claro y simple en un delirio persecutorio. Su narracin de este sueo obsesivo y a ojos abiertos ha sido debatido por algunos especialistas. En diciembre de 1640 Portugal se separa de Espaa y la comunidad portuguesa de Amsterdam vuelve a re-establecer vnculos comerciales con la nueva nacin y sus colonias en todo el Mundo, en especial con la extensa Brasil, y los Spinoza comienzan a importar frutas y nueces del Algarves portugus. Las nuevas relaciones permiten hacer lobby a favor de los mercaderes judos holandeses que se han establecido en el norte de Brasil, en especial en Recife. Holanda haban invadido los territorios del norte de Brasil en varias etapas desde 1624, apoyados financieramente por la WIC, la Geoctroyeerde West-Indische Compagnie, la famosa y primera multinacional de la historia del Capitalismo: la Compaa Holandesa de las Indias Occidentales con sede en Amsterdam. Precisamente el rgano poltico de Holanda, el Estado general, donde haba muchos amigos y admiradores de Spinoza, le otorg una concesin monoplica sobre el trfico comercial y comercio de esclavos sobre Amrica y frica durante veinticuatro aos. Incluso Holanda design a un virrey para gobernar sus nuevas conquistas: Johan Maurits van Nassau-Siegen, un administrador moderno, liberal que colabor con la instalacin de la comunidad juda en Recife y Pernambuco. Es sintomtico que el templo judo de Recife, ciudad que se la rebautizar como Mauritsstad, la Kahal Zur Israel, ser la primera sinagoga construida en todas las Amricas. Con el Tratado de Mnster, en la primavera de 1648, llega la paz entre el reino de Espaa y las Provincias Unidas, que le permitir reanudar relaciones comerciales tanto con el reino como con sus colonias, abrindose a Holanda todos los puertos bajo dominio espaol, perodo que se conoce como la Edad de Oro de los judos portugueses en Amsterdam, aunque un decreto de Felipe IV obligaba a todo judo confeso a tener como agente intermediario a un agente catlico o protestante, que se quedaba con un 20%. La prctica econmica capitalista de la Esclavitud (sistemtica, altamente sofisticada, extensiva e intensiva, con un Profit que poda llegar al 300%) de los pueblos no-europeos como fuerza de trabajo en las colonias, era de tal magnitud que a mediados del siglo XVII todo el sistema econmico de Occidente, y su correspondiente acumulacin primitiva, estaba basada en ella.30 Inmediatamente Holanda debe enfrentarse a otro imperialismo competitivo: Inglaterra, quin, a travs de una Navigation Act de 1651, impeda que buques holandeses que partieran de Europa anclaran en sus aguas y prohiba el comercio con sus colonias, la primera guerra anglo-holandesa se desatar finalmente en 1652. No es causalidad que ms tarde Kant en su escrito de 1795 Zum ewigen Frieden. Ein philosophischer Entwurf criticara esta geopoltica esclavista, explotadora, violenta y racista del nuevo capitalismo europeo acusando a la conducta hostil de los Estados civilizados de nuestro continente, en especial de los estados comerciales y remarcando la injusticia que exhiben al visitar a pueblos y pases extranjeros (que en su caso es lo mismo que conquistarlos), para finalizar diciendo que Amrica, los pases negros, las islas de las especies, el Cabo, etc., eran para ellos, al descubrirlos, pases que no pertenecan a nadie, pues a sus habitantes no los tenan en cuenta para nada. En las Indias orientales (Indostn) introdujeron tropas extranjeras, bajo el pretexto de establecimientos comerciales, y con las tropas introdujeron la opresin de los nativos, la incitacin de sus distintos Estados a grandes guerras, hambres, rebelin, perfidia y la letana de todos los males que afligen al gnero humano.31


Entre el siglo XV y XVI la Esclavitud como topoi retrico (aunque su origen es tambin histrico) se haba convertido en la metfora principal de la Filosofa poltica occidental, para connotar todo lo nefasto, perverso y negativo de las relaciones de poder absolutistas (europeas, no europeas y clsicas). Sin embargo, la metfora poltica se condens en ideologa oficial del naciente Iluminismo cuando la prctica econmica de la Esclavitud se incrementaba cualitativa y cuantitativamente. La tpica en la ideologa funciona con un depsito de provisiones, de manera sistemtica y normativa, en ella se pueden encontrar las ideas ms generales, ad usum delphini, listas para citarse en todos los escritos y discursos, que fungen como un tipo especial de discurso demostrativo. Los topoi que se usan en el Iluminismo la metfora esclavista es uno de ellos son testimonio de una nueva actitud espiritual relacionada con el ascenso de la burguesa comercial y propietaria. La discrepancia escandalosa entre Theoria y Praxis, entre Ser y Mundo, entre pensamiento y prctica, la escansin sin resolver, puede adoptar muchas veces la forma del silencio cuando no se la perciba o cuando se bloquea el aparato conceptual. O bien silenciarla y fundamentarla al mismo tiempo, como es el caso de Spinoza y de sus contemporneos. Esta doble visin, este mirar bizco hacia dos direcciones, era bastante comn en los filsofos del 1500 y 1600. Qu pasaba en la Ideologa holandesa? Era una autntica anomala salvaje? O en realidad una simbiosis paralizante del conflicto burgus? Los pensadores del Iluminismo continental, incluso los ms radicales, utilizaban con generosidad la figura retrica de la Esclavitud como argumento para enfrentar al Absolutismo, en especial el catlico y el espaol, se indignaban contra la Esclavitud qua teora, mientras que ignoraban&repriman soberanamente la prctica concreta, el oficio terrestre y los frutos crematsticos de la Esclavitud. La cuna del Racismo moderno (y sus variantes) se cristaliz en Occidente durante el perodo que va de 1500 al 1700,32 pero la mayora de los filsofos de la Enlightement (incluso del ala ms radical) aceptaban como natural la explotacin forzada de millones de trabajadores esclavos, los Untermenschen de la Modernidad, en las colonias, los mismos que proclamaban que la Libertad era el estado natural del Hombre y un Derecho inalienable e intransferible. Untermenschen, o sea: Sub-hombres, es un trmino generalmente til, pero tiene que ser subdividido so pena de comprenderse mal la complejidad ideolgica o reducir el Racismo a una caricatura, un perro de paja. Tradicionalmente se han producido jerarquas raciales dentro de los grupos subordinados al Capital, por ejemplo, con los Brbaros que se distinguen de los simples Salvajes; los Orientales o Asiticos (eslavos, indios, chinos), por ejemplo, de forma standard, se sitan siempre por encima de la mayora de los nativos americanos, africanos y aborgenes australianos. Por otra parte, debido a la variedad de los marcos tericos racistas que se utilizan para justificarla Esclavitud y el trabajo forzado, habr una amplia gama de concepciones que a veces se oponen y entran en pugna: Racismo teolgico33 versus Racismo cientfico; Polignesis versus Monognesis; Ambientalistas versus Biologicistas, etc.; por no hablar de las variedades internas dentro de cada una de ellas. Uno podra ser inferior a causa de ser un animal no-humano, por ser una entidad intermedia entre los animales no humanos y los seres humanos (Eslabn perdido), por ser seres humanos de una gnesis diferente inferior evolutivamente, por ser seres humanos de la misma gnesis pero marcado por un retraso evolutivo irreversible, y as sucesivamente. El concepto de Untermenschen era un concepto dirigido a simplificar el seguimiento de esta situacin de inferioridad moral, dar legalidad a la muerte social de poblaciones completas, haciendo una suspensin del juicio en relacin a otras diferenciaciones. Pero una vez que se dictamina, habr un enorme nmero de formas en las que uno puede ser un Untermenschen, una Sub-persona desde la perspectiva de Occidente y la naciente ideologa burguesa: el Liberalismo. (Continuar)

1 Para las noticias sobre la vida de Spinoza es insustituible el libro todava vigente de Carl Gebhardt, autor de la editio definitiva en los 1920s de su obra completa: Spinoza, Losada, Buenos Aires, 1940; tambin los soberbios trabajos de Steven Nadler: Spinoza. A Life , Cambridge University Press, Cambridge, 1999; Spinozas Heresy. Immortality and the Jewish Mind, Oxford University Press, New York, 2001, y A Book Forged in Hell. Spinozas Scandalous Treatise and the Birth of the Secular Age, Princeton University Press, Princenton, 2011.

2 Un temprano estudioso de Spinoza como Feuer, describe a la comunidad juda de Amsterdam como a virtually autonomous socio-economic Entity.; vase: Feuer, Lewis, Spinoza and the Rise of Liberalism, Beacon Press, Boston, 1958, p. 5.

3 Y en 1678 se prohibi hasta realizar traducciones en otros idiomas o publicar extractos del libro. Israel, Jonhattan: The Banning of Spinozas Works in the Dutch Republic (1670-1678); en: Van Bunge, W./ Klever, W. (eds.); Disguised and Overt Spinozism around 1700 , Brill, Leiden, 1996, pp. 3-14. Lo mismo puede decirse de la situacin de emigrado de Descartes, siempre bajo acecho de expulsin y censura, y otros intelectuales destacados holandeses como Ericus Walten o artistas como De Hooghe.

4 La ancdota del llamado padre de la Medicina moderna en Holanda en: Lindeboom, Gerrit Arie; Herman Boerhaave: the man and his work, Methuen, London, 1968, p. 46 y ss.

5 Vase: Vaz Dias, A.M. / Van Der Tak, W.G.; Spinoza, Mercator et Autodidactas, Nijhoff, La Haya, 1932; se trata de una importante coleccin de documentos privados y comerciales de la familia Spinoza.

6 Schmitt, Carl; Der Leviathan in der Staatslehre des Thomas Hobbes : Sinn und Fehlschlag eines politischen Symbols , Hohenheim Verlag, Colonia/Lvenich, 1938.

7 Williams, Eric; Capitalismo y Esclavitud, Traficantes de Sueos, Madrid, 2011.

8 Las cifras en: Eltis, David; The Rise of African Slavery in the Americas , Cambridge University Press, Cambridge, 2000, p. 9, Table I-I.

9 Los daneses fueron los primeros en poner fin a la trata de esclavos en 1804; Gran Bretaa abolira la Esclavitud en 1831; Francia en 1848; Rusia y los Estados Unidos recin en 1861, pero la tolerante Holanda abolira el comercio de esclavos recin en 1863, siendo una de las ltimas naciones europeas en hacerlo.

10 Zacaras, Moutoukias; Contrabando y control colonial en el siglo XVII: Buenos Aires, el Atlntico y el espacio Peruano, Centro Editor de America Latina, Buenos Aires, 1988, pp. 143-47.

11 Blakely, Allison: Blacks in the Dutch World: The Evolution of Racial Imagery in a Modern Society , Indiana University Press, Bloomington, 2001, p. 8. Vase la completa base de datos del comercio esclavista, ahora on-line: Trans-Atlantic Slave Trade Database (TSTD2),www.slavevoyages.org

12 Spinoza tena al morir una biblioteca de alrededor de 160 volmenes: Van Rooijen, A. J. Servaas, Inventaire des livres formant la bibliothque de Bndict Spinoza, The Hague: W. C. Tengeler, 1888; Vulliaud, Paul; Spinoza d'aprs les livres de sa bibliothque, Chacornac, Paris, 1934; Pannier, J.; Les Livres protestants chez Spinoza, Etudes religieuses et thologiques, Montpellier, 1935; AA.VV.; Catalogus van de Bibliotheek der Vereeniging Het Spinozahuis te Rijnsburg, E. J. Brill, Leyden, 1965.

13 Espaa fue siempre, hasta el siglo XIX, dependiente de extranjeros en lo que concerna a sus esclavos, ya fuese porque se adhera al arbitraje papal que la exclua de frica (se le haba otorgado a Portugal), o porque careca del capital y de las tcnicas necesarias para el trfico de esclavos. El suculento negocio de proporcionar esclavos al imperio espaol, denominado eufemsticamente Asiento de negros, se convirti en uno de los trofeos ms codiciados y amargamente disputados de la diplomacia y el comercio internacional.

14 Alrededor del 7% de las acciones de la WIC pertenecan a judos holandeses.

15 Sobre el tema, vase el trabajo de Emmer, Pieter, C.; The Dutch Slave Trade 1500-1850, Berghahn Books, Oxford, 2005.

16 Hacia 1644 los comerciantes judo-holandeses adquiran el 63% de las compras on-shore de esclavos del trfico de la WIC hacia Brasil. Vase: Jews and New Christians in the Atlantic Slave Trade, en: The Jews and the Expansion of Europe to the West, 1400-1800 , Paolo Bernardini (Ed.), Berghahn Books, 2004, p. 450. El rol de los judos en el trfico de esclavos del Atlntico, a pesar de la leyenda antisemita propagada por el historiador Werner Sombart, fue en general muy localizado y de corta duracin, y acotado al nuevo colonialismo holands.

17 Ibidem , Drescher, Seymour, p. 475 y ss.

18 Spinoza, Benedictus; Opera, ii, Winter, Heildelberg, 1925, p. 5 y 6; en espaol: Spinoza, Baruch; Tratado de la reforma del Entendimiento. Principios de Filosofa de Descartes. Pensamientos metafsicos; Alianza, Madrid, 1988, p. 75 y ss.

19 Demcrito, en: D i e l s/ K r a n z , Die Fragmente der Vorsokratiker, II, p. 12, frag. 3. Esta sentencia haba sido apropiada por los epicreos.

20 Carta XLIV, 17 de febrero, 1671; en: Spinoza, Baruch de; Correspondencia Completa; Hiperin, Madrid, 1988, p. 133-134.

21 Remitimos al lector a la primera edicin en espaol del trabajo del joven Marx sobre Spinoza, con estudio preliminar y traduccin de nuestra autora: Marx, Karl Heinrich; Cuaderno Spinoza, Montesinos, Matar, 2012.

22 Visit Spinoza a los colegiantes rebeldes de Rijnsburg en el invierno 1663-1664 para ensear sus ideas? Recordemos que Spinoza se mud a Voorburg en abril de 1663.

23 Textualmente: et praesertim cujusdam nigri et scabiosi Brasiliani quem nunquam antea videram Algunos textos en espaol lo traducen como sarnoso; otros como hirsuto (!), en la poca se confundan los sntomas del parsito de la Sarna con las lceras leprosas, por otra parte, algunos tipos de infecciones por Sarna, se encuentran con frecuencia en pacientes que sufren Lepra.

24 La mayora de las ediciones al espaol (e incluso en ingls) traducen la palabra como negro.

25 El extrao sueo de Spinoza ha sido tema de debate por especialistas e intrpretes, desde el pionero trabajo de enfoque psicoanaltico de Feuer: Feuer; Lewis, S.; The Dream of Benedict Spinoza, en: American Imago, XIV, 1967, pp. 225-242: Bertrand, M.; Spinoza et limmaginaire, Presse Universitaire de France, Paris, 1983; Rosenthal, Michael A.; The Black, scabby Brazilian. Some Thoughts on Race en Early Modern Philosophy, en: Philosophy&Social Criticism , 31, 2005, pp. 211-221; Montag, Warren; Bodies, Masses, Power. Spinoza and his Contemporaries; Verso. London-New York, 1999, p. 84 y ss., en espaol: Cuerpos, masas, poder: Spinoza y sus contemporneos, Tierra de Nadie ediciones, Madrid, 2005; Chi ha paura della moltitudine?, en: Quaderni Materialisti, 2003, pp. 63-79. En el influyente libro de Toni Negri, el sueo de Spinoza es diludo, sin analizar en sus contenidos y su connexio con la Ideologa holandesa, como mera introduccin formal e ilustracin filosfica al poder constitutivo de la imaginacin en lo Real: vase: Negri, Antonio; La anomala salvaje. Ensayo sobre Poder y Potencia en Spinoza; Anthropos, Madrid, 1993, pp. 157-159.

26 Lo que es exacto pero no en un contexto clasista-racista como el de Spinoza. Una psima comparacin, mutatio controversiae, en especial en el caso de Hegel, del cual no pueden citar ni un ejemplo. La fantasmagrica imagen del esclavo negro es subsumida en el smbolo creativo de Calibn, el poder creativo de la imaginacin!; vase: Hardt, Michael/ Negri, Antonio; Commonwealth, Belknap Press, Harvard, 2009, p. 99 y ss.; en espaol: Commonwealth: El proyecto de una revolucin del comn, Akal, Madrid, 2011, p. 112; y un tema que ya haba desarrollado, a la sombra del negro sarnoso brasileo, en su obra clsica: La anomala salvaje. Ensayo sobre Poder y Potencia en Spinoza; Anthropos, Madrid, 1993.

27 El dato en: Steven Nadler: Spinoza. A Life , Cambridge University Press, Cambridge, 1999, p. 22.

28 Por la poca se estimaban que llegaban cada semana a Curaao entre 1000 y 2000 esclavos.

29 Israel, Jonathan I.; The Dutch Republic: Its Rise, Greatness and Fall, 1477-1806 , Oxford University Press, Oxford-New York, 1995.

30 Vase: Emmer, Pieter, C.: The Dutch and the Making of the Second Atlantic System; en: Solow, Barbara L. (ed.), Slavery and the Rise of the Atlantic System , Cambridge University Press, Cambridge, 1991), pp. 7596.

31 En espaol: Kant, Immanuel; Sobre la paz perpetua; Tecnos; Madrid, 1998. Algunos investigadores han sostenido que Kant es el creador del concepto moderno de Raza, no del Racismo per se, como Emmanuel Eze, The Color of Reason: The Idea of 'Race' in Kant's Anthropology; en Eze, E. (ed.), Postcolonial African Philosophy: A Critical Reader, Blackwell, Cambridge, 1997, pp. 103-40; debate la tesis de Eze, Charles W. Mills: Kant's Untermenschen: en: Valls, Andrew (ed.); Race and Racism in Modern Philosophy, Cornell University Press, Ithaca, 2005, pp. 169-93.

32 Vase la historia general de Georg L. Mosse: Toward the Final Solution: A History of European Racism , University of Wisconsin Press, Madison, 1985.

33 Los tres principales grupos raciales reconocidos en la Modernidad, blancos, amarillos y negros, en tanto descendientes de los tres hijos de No: Jafet, Sem y Cam, tal como lo crea, por ejemplo, el almirante Cristbal Coln cuando encontr los primeros indgenas en el Caribe.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter