Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Lugo, la esperanza de Paraguay
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-08-2012

Movimientos sociales por la democracia se movilizan en Paraguay

Benjamin Dangl
Towards Freedom

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


As llueva o truene, cada jueves en Asuncin, Paraguay, los activistas se renen para protestar contra el gobierno derechista de Federico Franco que lleg al poder por medio de un golpe parlamentario el 22 de junio contra el presidente de tendencia izquierdista Fernando Lugo. Estas protestas semanales representan un nuevo espritu y estrategia de protesta en el Paraguay posterior al golpe.

El golpe engendr nuevos acuerdos corporativos, represin de los derechos ciudadanos y enrgicas medidas contra la libertad de prensa. Tambin cre, sin proponrselo, un nuevo panorama de luchas y movimientos sociales izquierdistas.

Estos movimientos por la democracia se han alzado contra el gobierno golpista y los continuos ataques estatales y corporativos contra los derechos humanos, el medio ambiente y los pequeos agricultores. Algunos activistas protestan contra despidos por motivos polticos, mientras otros exigen una nueva constitucin. Ms all del cuestionamiento del gobierno de Franco, estos movimientos presentan un programa progresista en el debate sobre qu tipo de pas desean los paraguayos, no importa quin est en el poder.

Resistencia colectiva

Lo que estamos viendo son protestas auto-organizadas de manera colectiva, explic en una entrevista telefnica desde Asuncin Gabriela Schvartzman Muoz, la portavoz del Movimiento Kua Pyrenda , un movimiento poltico socialista y feminista que organiza las manifestaciones de los jueves en la capital.

Esta forma de movilizacin organizada de modo ms colectivo es un fenmeno relativamente nuevo en los movimientos sociales paraguayos y ha marcado las nuevas manifestaciones por la democracia en el pas.

Antes era el presidente del sindicado quin organizaba a la gente para una huelga, o un dirigente campesino que encabezaba una movilizacin. Ahora no vemos ese tipo de dirigencia tradicional, explic Schvartzman. Detrs de esas marchas ciudadanas, no hay un lder poltico, no hay un dirigente de una organizacin; son movilizaciones ms espontneas. Semejantes protestas involucran la participacin de personas que antes eran invisibles y ahora son protagonistas.

La resistencia al golpe est extendida por el pas e involucra generalmente pequeas manifestaciones urbanas (sobre todo en Asuncin) que han utilizado pintorescas marchas, arte, teatro, msica y poesa como expresiones de resistencia. Notablemente, la juventud ha dirigido gran parte de la organizacin en este movimiento y las redes sociales como Facebook y Twitter han jugado un rol crucial en el agrupamiento de la gente contra el gobierno golpista.

El nuevo movimiento urbano representa una brisa fresca en el alicado y desmovilizado sector social, meexplic el abogado paraguayo de derechos humanos Orlando Castillo en una entrevista. Paraguay se encuentra en una etapa sumamente interesante, donde se abre un abanico de posibilidades que pueden llevar a fortalecer procesos sociales

Fuera de las fronteras sin salida al mar de la nacin, las olas de migrantes paraguayos cuyas cifras han aumentado vertiginosamente durante los ltimos ocho aos tambin se movilizan contra el golpe de Franco. Castillo dijo: Hoy son ellos los encargados de dar globalidad a esta resistencia. Es la cara del exterior contra el golpe...

Una lucha por la soberana

A escala nacional el gobierno de Franco no ha aumentado las perspectivas de la mayora de la empobrecida clase trabajadora del pas. La situacin social se mantiene casi invariable [despus del golpe]: la pobreza y la extrema pobreza afectan casi al 57% de la poblacin, dijo Ral Zacaras Fernndez, socilogo y director del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Catlica de Paraguay en la Revista Debate. Segn el socilogo, los que en el movimiento de los sin tierra luchan por tener tierra propia se estn reorganizando y preparando ocupaciones.

Mientras tanto, Franco no se ha reunido con una sola organizacin social, urbana o campesina desde que tom el poder. En su lugar, segn su agenda oficial se ha concentrado en reuniones con los dirigentes empresariales. En el poco tiempo que lleva en su puesto, Franco ha impuesto por la va rpida acuerdos controvertidos con Monsanto y con la compaa minera Rio Tinto Alcan (RTA) basada en Montreal, acuerdos que segn afirman los crticos amenazan derechos humanos y medioambientales y la soberana econmica de la nacin. Esas acciones han motivado numerosas protestas y debates en todo el pas.

Hablando del acuerdo con RTA y Monsanto, el economista paraguayo Luis Rodas dijo a IPS News que, Preocupa que un gobierno no elegido por el voto popular brinde la venia a estas inversiones (de capitales forneos) sin ningn control. En el caso de los acuerdos con ambas compaas, Franco est procediendo sin hacer los estudios que normalmente requieren tales acuerdos.

El 30 de julio el expresidente Lugo y Ricardo Canese, ingeniero y dirigente de la organizacin social Frente Guas, lanzaron la campaa No al golpe de Rio Tinto Alcan. Tratan de impedir que la compaa llegue al pas y trabajan en la recoleccin de 100.000 firmas contra el trato RTA, que segn ellos allan el camino al golpe.

Como reaccin ante el convenio que el gobierno de Franco hizo recientemente con Monsanto apoyando las semillas de algodn genticamente modificadas, el dirigente campesino Jorge Galeano dijo a AP que el uso de estas semillas "ir en contra de la economa de los pequeos productores y utilizar productos agroqumicos que solo benefician a la produccin en gran escala. Y ese es un condicionamiento comercial que viola un concepto nuestro de lucha por la soberana agrcola paraguaya, dijo Galeano.

Una serie de manifestaciones y huelgas han sido tambin organizadas por trabajadores y sindicatos para denunciar el despido polticamente motivado por el gobierno de Franco de empleados estatales en diversas agencias, ministerios, plantas hidroelctricas y medios noticiosos. Los trabajadores dicen que son despedidos por su apoyo a Lugo o sus creencias polticas izquierdistas. El hecho de que esta purga de empleados pblicos sea cometida por una administracin que no fue democrtica elegida ha encolerizado an ms a los trabajadores y sus partidarios.

La sombra del dictador

Gran parte de los ltimos cambios polticos y sociales se pueden rastrear a la sombra de la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989), que todava planea sobre la nacin. Despus de la dictadura en 1989, muchos de los polticos del rgimen simplemente volvieron a la poltica con nuevos roles, dijo Castillo. Si bien se fue el dictador, la estructura de poder qued intacta. Y esa estructura del poder feudal, represiva, elitista y conservadora sigue definiendo la poltica paraguaya.

Eso s, que lo que logra el golpe de Estado de la derecha, es principalmente separar las aguas y posicionar a los actores polticos, desenmascarndolos, logrando la ciudadana, tanto rural como urbana, distinguir entre los que se proponen cambiar el statu quo y los que quieren seguir mantenindolo, explic Castillo.

Esa nueva conciencia poltica se ha manifestado de diversas maneras. Segn Schvartzman, el golpe demostr que la constitucin de 1992 carece de valor y que fue manipulada por polticos que la utilizaron para perpetrar un golpe parlamentario ilegtimo. Y por lo tanto el pueblo dijo No! Hemos comenzado a plantar otro modelo de democracia, otro modelo de sociedad, y la gente ya habla de organizar una asamblea nacional constituyente en la que podamos discutir esos temas.

Dijo que la actual crisis del pas no ser resuelta por las elecciones presidenciales planificadas para abril de 2013. La solucin, segn Schvartzman, emerger cuando los ciudadanos se puedan sentar a discutir su futuro en una asamblea constituyente. Ahora existe una urgente necesidad, dijo, de desarrollar mecanismos ms fuertes que garanticen que no se violen los derechos de los ciudadanos Nos movemos en esa direccin, discutimos un nuevo paradigma.

Para ms informacin sobre este asunto vea: La guerra por los recursos naturales tras la crisis de Paraguay y La cosecha amarga de Paraguay .

El nuevo libro de Benjamin Dangl, Dancing with Dynamite: Social Movements and States in Latin America (AK Press), trata de movimientos sociales contemporneos en Latinoamrica y sus relaciones con los nuevos gobiernos izquierdistas de la regin. Es editor de TowardFreedom.com, una perspectiva progresista de los eventos mundiales, y de UpsideDownWorld.org, una web sobre activismo y poltica en Latinoamrica. Contacto: [email protected]

Fuente: http://www.towardfreedom.com/home/americas/2925-in-the-shadow-of-the-coup-social-movements-for-democracy-mobilize-in-paraguay-

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter