Portada :: Cultura :: Teatro
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-08-2012

A 56 aos del adis de Bertolt Brecht el teatro contina buscando sus races

Agencia Venezolana de Noticias


Entender la obra del dramaturgo alemn Bertolt Brecht es un ejercicio que requiere de mucha digestin, tanto para el espectador como para quien asume la direccin de uno de sus textos, sea porque en todos est presente el hombre desprotegido por su raza o condicin social o sea porque sigue siendo incmodo confrontar a sectores de la sociedad para quienes el teatro es sinnimo de banalizacin y consumo.

En su narrativa se encuentra la temtica an vigente del obrero excluido; de quien amamanta a un nio sin ser suyo y luego es apartado de l y de situaciones que se creen lejos de esta realidad y sin embargo suceden en la sociedad.

Aunque Brecht abandon fsicamente la tierra el 14 de agosto de 1956, en su Alemania natal, "su teatro sigue vigente porque cada vez es ms frecuente que los medios privados apuesten porque pensemos menos, quieren darnos una pastillita con el resultado y que nosotros solo consumamos sin detenernos a analizar lo que estamos consumiendo. El teatro de Brecht va en contra de esas piezas que no te dejan nada, que despus de 15 minutos de salir, el mensaje est olvidado", explica el investigador teatral Vladimir Castillo.

Sucede que en la capital venezolana son ms comunes las funciones teatrales que apuntan al mero entretenimiento, que sugieren sentimentalismos y que proponen lgrimas al espectador, como resultado ms sublime del mensaje divulgado. A estos asuntos el joven Brecht les huy desde corta edad, pues a sus 20 aos escribi el texto Tambores de la noche para denunciar asesinatos impunes en su ciudad de nacimiento, Augsburgo.

"Todo esto no es ms que puro teatro. Simples tablas y una luna de cartn. Pero los mataderos que se encuentran detrs, sos s que son reales" fue el mensaje ltimo de la funcin teatral que sacudi al auditorio y propuso las bases primarias de la esttica histrico-poltica que acompaara a sus dramaturgias hasta sus das pstumos.

Al recordar el hecho, Castillo se detiene y seala: "Para representar a Brecht es necesario asumir una lnea de investigacin profunda porque para reinterpretarlo hay que hacerlo con el signo de estos tiempos, no es posible montar algo como en los 50. l tambin fue mdico, senta preocupacin por la biotica y por todo aquello que significara un atropello al conocimiento", reflexiona el tambin docente de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte).

Sus estudios de medicina comenzaron a los 19 aos y se vieron interrumpidos porque tuvo que prestar servicio militar durante el la Primera Guerra Mundial, cerca de 1918; este hecho acrecent su visin crtica e intimista de la vida y los aos siguientes profes el marxismo como forma de vida y denunci los abusos de la sociedad burguesa contra el desprotegido.

Sin embargo, "su teatro no puede analizarse slo desde la militancia, el suyo es un teatro necesario porque plantea una narrativa donde se propone una lnea de accin dirigida al pensar. l (Brecht) peda un distanciamiento entre actor-texto y entre obra-pblico para no sufrir un catarsis o enajenamiento, para l era necesario pensar, analizar y entender...", resume Castillo.

Sobre el distanciamiento, fue la tcnica utilizada por el dramaturgo para alcanzar sus fines estticos mediante sus actores. Consista en exigir a los intrpretes leer y estudiar el texto desde afuera, lejos de la alienacin supuesta de esos dramas clsicos en que los sentimientos perturban al personaje y lo encaminan a identificarse con l.

"Cuando tu aceptas el sentimiento del otro, te desvas del sentido del texto y eres susceptible de manipulacin. En Brecht se asume desde otra mirada, l te hacer ir al teatro a pensar, no a sentir. Es imposible ver una obra suya sin cuestionarse", advierte el docente.

Castillo puntualiza que la esttica propuesta por el alemn tiene dos ejes centrales: el primero lo hizo acercndose a lo cotidiano a travs de su teatro con obreros como actores, quienes comprendan el texto y podan proyectarlo de manera ms natural al espectador, y, un segundo eje en que el cartel tena un lugar privilegiado durante la escenificacin. "Mientras la obra suceda, aparecan anuncios que explicaban la situacin", comenta el investigador.

Este rasgo le aadi a su obra carcter pedaggico, por tanto sus textos no eran individualistas; en contradiccin aportaban nuevas perspectivas a la sociedad y desdibujaban las estructuras clsicas concebidas por las grandes instituciones como la Iglesia y el Estado, a las que tambin denunci.

En 1928, la escenificacin de La pera de los tres centavos predijo lo que ms tarde tomara forma de exilio. El texto desafa las convenciones clsicas de la propiedad y de la dramaturgia en s misma, por cuestionar "Quin es un criminal mayor?El que roba un banco o quien funda uno?", con la irrupcin musical en escena apuntada a una crtica sobre el mundo capitalista. La obra se tradujo a ms de 18 idiomas y se represent unas 10.000 veces sobre tablas europeas.

Cinco aos ms tarde, cuando Adolf Hitler llega al poder, Brecht y su familia se ven obligados a emigrar a Dinamarca tras la acusacin de alta traicin, no obstante, la partida no signific un receso artstico. Clsicos como La vida de Galileo, El crculo de tiza caucasiano, El seor Puntila y su criado Matti fueron escritos en este periodo.

En Caracas se han hecho algunos intentos. Por ejemplo, en 2010, el director venezolano Miguel Issa llev a las tablas de Unearte el texto El eco de los ciruelos y en mayo de este ao se represent en la misma sala Mackie, una versin musical de La pera de los tres centavos dirigida por Delbis Cardona.

Para Castillo no ha sido suficiente. "Es necesario hacer un festival o retrospectiva de la obra de Brecht, donde se toquen lo social, histrico, cientfico y poltico (...) y sobre todo donde se recupere su forma de hacer el teatro tal como lo hizo en su momento Csar Rengifo. Se trata de construir y deconstruir la historia", argumenta.

Bertolt Brecht naci el 10 de febrero de 1898 en la ciudad alemana de Augsburgo y muri, en Berln, a causa de una inflamacin en el pulmn, el 14 de agosto de 1956, a los 58 aos de edad. En las afueras del Teatro Berliner Ensemble, fundado por l, se levanta una escultura de cuerpo completo con su imagen.

Fuente: http://www.avn.info.ve/print/127248


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter