Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-08-2012

Discurso de Sami Michael, destacado autor israel y miembro del Partido Comunista
Israel es el estado ms racista del mundo industrializado

Lisa Goldman
+972

Traducido del ingls por J. M.


Lo que sigue es la traduccin de un discurso pronunciado por el destacado autor israel Sami Michael en una conferencia pronunciada en Haifa en junio de 2012. Se trata de un cri de coeur [grito del corazn, N.del T] lleno de amor y de dolor.

 

Nacido y criado en Irak, el Sr. Michael era un activista poltico y miembro del Partido Comunista. Cuando se orden su detencin en 1948 huy al vecino Irn. Al no poder volver a Irak, emigr a Israel en 1949. Despus de trabajar como ingeniero y como periodista para el peridico en rabe Al Itihad, con sede en Haifa, se convirti en un aclamado novelista que ha sido nominado para el Premio Nobel de Literatura. Sigue siendo un activista de derechos humanos y hoy es el presidente de ACRI, la Asociacin para los Derechos Civiles en Israel.

Durante muchos aos el Sr. Michael se describi a s mismo como no sionista, aunque s patriota israel. Se identifica con orgullo como judo rabe e iraqu.

En su controvertido discurso del mes pasado, afirm que era demasiado mayor para emigrar, pero envidiaba a los que podan hacerlo. Aunque insiste en que sigue siendo un ciudadano patriota, ya no siente que Israel pueda ser su patria espiritual: le ha dado la espalda a los valores humanistas y a los derechos de la humanidad. Afirma que el racismo, el fanatismo religioso y la ocupacin estn destruyendo el Estado, y que corremos peligro de perder todo.

Conoc al Sr. Michael en su apartamento de Haifa en el verano de 2006 durante lo que Israel llama la Segunda Guerra de Lbano y Lbano llama la Guerra de Julio, cuando acompa como traductora a un periodista europeo. Esa entrevista fue interrumpida un par de veces por la sirena que anunciaba la llegada de cohetes. En mi entrada de blog acerca de la reunin coloqu un pequeo video clip del Sr. Michael hablando en rabe. Vindolo ahora tengo la sensacin de que seis aos son mucho, mucho tiempo. Toda una vida. Resulta extrao decirlo acerca de una reunin que tuvo lugar en tiempos de guerra, pero creo que l era ms optimista entonces. Yo estoy bastante segura de que lo era.

***

Israel es el Estado ms racista del mundo industrializado

Por Sami Michael

Nac en 1926 en una generacin que est desapareciendo gradualmente. Muy pocos recuerdan el colapso y la catastrfica cada del segundo imperio ms grande del mundo. Francia, la gran potencia mundial que haba construido la Lnea Maginot, la ms perfecta lnea diseada en la historia de la defensa, que tena a su disposicin un poderoso ejrcito, fuerza area y naval, fue vencida en slo tres semanas ante nuestros atnitos ojos. Esto no slo fue un shock, sino que desde entonces mi mundo se ha vuelvo ms fracturado. Conceptos como la permanencia, una realidad que se autoentiende y una vida estable han sido descartados de mi diccionario personal, aunque han adquirido un lugar central en el lxico israel sagrado y sirven como una Lnea Maginot virtual. Puede que lo que voy a decir sea duro, pero para m es una campana de alerta para mis compatriotas y por eso he optado por decrselo en la lengua materna de mis hijos y nietos.

Israel es el nico Estado que se estableci despus de la Segunda Guerra Mundial y que desde los albores de su existencia se convirti en un xito asombroso. Podra ser un modelo para los muchos pases que emergieron del dominio colonial y que todava no han logrado sus sueos. Cmo es posible que, al cabo de slo unas pocas dcadas, este mismo Israel se encuentre inmerso externamente en un conflicto irresoluble y fracturado internamente casi en estado de parlisis? Creo que la respuesta radica en el hecho de que Israel nunca se ha atrevido a enfrentarse directamente a los tres problemas bsicos que lo han acompaado desde el principio de su existencia: su lugar en el mundo rabe, las diferencias sociales y raciales, y la divisin laico-religiosa.

La cultura dominante en Israel siempre ha dirigido sus ojos a Occidente. Pero, como siempre, este Occidente mide la existencia tanto de Israel como de otros pases en trminos de beneficio econmico y valor estratgico. Los colonos europeos de Argelia, Zimbabwe y Sudfrica perduraron ms tiempo que el asentamiento sionista en Israel. El dominio que los hombres blancos tenan de Sudfrica se convirti en una potencia impresionante, pero cuando el orden de prioridades cambi en el mundo pareci que el muro de apoyo de Occidente era una ilusin pasajera, traicionera y engaosa. De hecho, el Estado de Israel es producto de la intercesin juda tradicional. Cuando los padres del sionismo en Europa lograron el apoyo para el establecimiento de un Estado judo utilizaron el argumento de que la entidad que se iba a crear extendera una ola de la avanzada cultura europea por Oriente Medio. Este enfoque arraig en la conciencia israel y hasta ahora Europa es la Meca espiritual para un gran sector de la intelectualidad israel, especialmente para aquellos escritores considerados formadores de opinin pblica. En mi opinin, este es uno de los profundos conflictos internos en la idea sionista. La ideologa sionista surgi en contra del contexto del antisemitismo europeo, aunque los padres del sionismo se prestaron voluntarios a servir como agentes de esa misma cultura que haba alimentado el odio a los judos. Por lo tanto, resulta que quienes apoyan este enfoque consideran las generaciones de antisemitismo, la expulsin de Espaa y las atrocidades de la Alemania nazi como si hubieran ocurrido en otro planeta, en una era imaginaria.

Como resultado de un continuo autolavado de cerebro, Europa se mantiene en la mente de muchos israeles como un faro cultural y una fuente de inspiracin para una sociedad ilustrada. Orgullosamente nos retratamos ante nuestros propios ojos y ante los de nuestros simpatizantes en Europa como la firme cabeza de puente para la cultura europea en un mundo atrasado y hostil. En una extrema ignorancia histrica, los padres del sionismo no eran conscientes de los horrores de la conquista europea en el mundo rabe, desde el Golfo Prsico hasta el ocano Atlntico. No creo que por congraciarnos con la cultura europea nos hayamos ganado la admiracin de Europa, pero sin lugar a dudas nos hemos ganando el odio de los pueblos rabes, como agentes al servicio de un peligroso enemigo y como perpetradores de la ocupacin en nombre de este mismo enemigo. Los pueblos rabes han pagado un precio muy alto para eliminar la ocupacin europea. Su lucha les cost muchas vctimas, pero en el sentido formal han logrado la independencia. Por lo tanto, pueden perdonar los errores del pasado causados por la conquista europea, pero mientras exista Israel, no puede declarar su victoria final sobre la ocupacin europea.

Desde el mismo da en que fue establecido el Estado de Israel ha demostrado lo bien basada y lgica que es la desconfianza de los rabes en nosotros, desde la identificacin de Israel en la dcada de 1950 con los pecados de los franceses en Argel, pasando por la participacin de Israel con los ejrcitos de Gran Bretaa y Francia en 1956 contra Egipto por la nacionalizacin del Canal de Suez y terminando con nuestro entusiasmo activo en la conquista de Irak, por no hablar de nuestra conquista directa y colonizacin de Gaza y Cisjordania. Israel, una diminuta isla, se ha convertido en una marca de vergenza en la orgullosa frente de los pueblos rabes. Esos son los pueblos que borraron todos los elementos extranjeros que haban tratado de participar en la regin y que vencieron a los mongoles, a los cruzados y a la ocupacin europea.

Los antecedentes histricos de la regin y la situacin actual de Israel como una isla solitaria generan ansiedad en el corazn y pensamientos pesimistas. Me referir a los problemas ms importantes, los que me quitan el sueo.

El racismo

El racismo y las profundas brechas sociales son graves problemas que han existido en Israel desde sus primeros das hasta ahora. Herzl, el visionario del Estado, creci en Austria y se convirti en una gran figura mundial. En su condicin de periodista entr en contacto con diversas culturas. Por el contrario, los que materializaron su visin estaban influenciados principalmente por una mentalidad de gueto del este de Europa. La mayor parte de los judos del este de Europa estaban centrados en s mismos y padecan opresin, aislamiento y pogromos. Posiblemente por esta razn, el judo ve una fuente de peligro en su vecino y en quienes son diferentes de l. A diferencia de la lengua hablada por los judos de pases rabes e islmicos, la lengua hablada por los judos del este de Europa era completamente diferente de la hablada en la sociedad que los rodeaba. El yiddish era la forma aceptada de comunicacin entre las diversas comunidades exiliadas en el este de Europa. Por otra parte, los judos no saban mucho sobre el Oriente rabe y los judos rabes. Pero los judos de los pases rabes estuvieron abiertos a la cultura rabe tanto durante su edad de oro como en su decadencia, desde una prspera Andaluca y el glorioso Imperio abasida hasta los oscuros das bajo el dominio otomano. No hubo contacto entre los judos del gueto y los judos de los pases rabes. En la visin del habitante del gueto, el judo hablaba el Mama-Loshen, el yiddish. Por otro lado, el rabe judo disfrutaba de libertad de movimientos y era consciente de que existan otros judos en el mundo que eran diferentes de l por el idioma y las costumbres, aunque no conoca a los aislados judos del gueto.

El encuentro entre los judos de los pases rabes y los del este de Europa se produjo en la Tierra de Israel, y fue traumtico y estuvo cargado de sospechas. Los judos del este de Europa fueron los primeros en establecerse en Palestina y dejaron su huella en el carcter espiritual, cultural y poltico del nuevo Estado, a pesar de que eran pocos en nmero cuando se estableci el Estado. Llegu a Israel en 1949 y el nmero de documento de identidad que recib fue el 733.440, lo que significa que en aquel momento el Estado tena menos de tres cuartos milln de judos. Haba habido cierta expectativa de que despus del Holocausto y la fundacin del Estado grandes olas de migracin de esos judos que haban sufrido los abominables crmenes de Europa inundara el nuevo Estado. Hubo una amarga decepcin entre los miembros veteranos del Viejo Yishuv (el organismo de judos residentes en Palestina hasta 1948). Los judos de Europa no llamaron a las puertas del Estado judo. Al mismo tiempo, en 1948 una ola de represin se abati sobre los judos de los pases rabes en venganza por la derrota de sus ejrcitos. Hasta entonces los judos haban gozado de una espectacular y floreciente presencia en el mundo rabe. Se aprovecharon de sus contactos con el mundo exterior y enriquecieron cultural y econmicamente a sus respectivos pases rabes. Se concentraban en las ciudades ms grandes y, por lo tanto, tuvieron una importante influencia en pases que eran principalmente agrcolas. Por ejemplo, ms del 20% de los residentes en la capital iraqu, Bagdad, eran judos. Esta era una situacin rara en el mundo. Pero tras el establecimiento del Estado de Israel, se volvi imposible la existencia de los judos en Irak, como en otros pases rabes. Casi todos los judos de esos pases afluyeron al nuevo Estado como refugiados. A ojos del Viejo Yishuv estos judos no eran muy diferentes del derrotado enemigo rabe. Hablaban su lengua, haban adoptado sus costumbres, tenan la piel oscura como ellos e incluso ponan nombres rabes sus hijos. El Viejo Yishuv los consideraba primitivos e inferiores, similares a los enemigos a los que haban vencido en el campo de batalla. El choque fue enorme. Un lder del Viejo Yishuv expres la frustracin que sentan diciendo: El Estado fue fundado para un pueblo y otro pueblo vino a establecerse en l.

Hasta hoy, ms de sesenta aos despus de que se estableciera el Estado de Israel, no se ha reparado esta ruptura. Mentalmente adopta la forma de racismo y socialmente expresa la brecha entre los estatus. Qu extrao es que estos dos grupos de poblacin, tan diferentes el uno del otro hasta el punto de distanciarse en su orientacin, hayan alimentado tan cuidadosamente esta brecha. Los izquierdistas de saln (y vale la pena sealar que en Israel los izquierdistas nunca han salido del saln) repudiaron a los judos del este tratndolos de materia prima consumible o en la jerga comunista de la poca, de lumpen proletariado. Y ello a pesar del hecho de que los inmigrantes procedentes de Egipto, Lbano y Bulgaria, y en especial de Irak, tran un historial impresionante en el Partido Comunista de sus pases de origen. La dirigencia comunista en Israel trata a estos inmigrantes con una arrogancia descarada. A principios de la dcada de 1950 haba campos de inmigrantes en los cuales el 20% de sus habitantes votaba al Partido Comunista en la Knesset. Ninguno de ellos fue promovido a una posicin importante en el partido. El Comit Central del Partido Comunista estaba y sigue estando todava hoy ms purificado de judos mizrahes que en cualquier otro grupo dirigente del Estado. La sospecha y la arrogancia hacia las comunidades mizrahes fue una slida barrera impenetrable en las filas del Partido Comunista.

El racismo se filtr en muchas otras esferas y aument vergonzosamente las diferencias sociales. Hasta hoy en da en la mayora de las instituciones estatales importantes, y especialmente en las de carcter acadmico y cultural, somos testigos de una falta de representacin de los que vinieron de los pases rabes. La izquierda israel ha adoptado este enfoque y contina con su poltica racista que en realidad equivale a un suicidio poltico simblico por su parte, al rendirse a s misma un insignificante culto elitista en la sociedad israel. La otra fortaleza del racismo es la comunidad juda ultraortodoxa en Israel. As pues, si la izquierda israel muestra su racismo con circunspeccin y utiliza tcticas de negacin para ocultarlo, el bloque ashkenazi haredi (ultraortodoxo) muestra su versin del racismo de manera abierta y descarada. A ojos de los haredim (ultraortodoxos), los judos mizrahes no eran sino un peligro para su existencia. Los judos mizrahes no eran extremista en su fe. Su prctica religiosa se haba desarrollado en el contexto de Islam como una prctica pragmtica y cre una amplia red de relaciones culturales y econmicas con la clase dirigente poltica islmica. La feroz competencia entre los autoritarios admorim (lderes religiosos) y las sectas rivales extremistas no exista en Oriente. En Irak, Siria, Lbano y Egipto la clase dirigente religiosa juda mostr indulgencia hacia los que predicaban el cambio y el progreso dentro de la comunidad juda.

Adems, esta clase dirigente no se anquilos sino que inici regulaciones haljicas (de las leyes religiosas judas) que reflejaban cambios en el tiempo, lugar y nuevas condiciones. Los haredim ashkenazes consideraban que esto pona en peligro su existencia y, por lo tanto, trataron a los pragmticos judos mizrahim como proscritos e impuros. Durante generaciones adoptaron una fe sectaria violenta y agresiva, y desde dentro de sus fortalezas aislacionistas dirigieron sus dardos racistas contra las comunidades mizrahes sin freno ni vergenza. Incluso se mantuvo en un aislamiento racista dentro de sus enclaves en Israel a los judos mizrahes que haban renunciado a sus tradiciones pragmticas para unirse a la ultraortodoxia asquenaz y adoptado sus estrictos cdigos. Hace dos aos me vi obligado personalmente a llevar a cabo una manifestacin individual en Tel Aviv contra la horrible manifestacin de racismo en la escuela Emmanuel, donde se haba establecido un muro de separacin en el patio de la escuela para evitar el contacto entre las nias askenazes puras y las nias mizrahes impuras. Esta misma escuela obligaba a llevar uniforme, pero el color elegido para los alumnos de ashkenazes era diferente al de los mizrahes.

En el camino a la escuela en Bagdad durante los das en los que la Alemania nazi estaba en el poder me encontr con pintadas en la pared: El judo es de una raza inferior y "Hitler est destruyendo los grmenes. Estas consignas llegaron a Irak directamente desde Berln. Al cabo de setenta aos, estas palabras siguen horadndome el alma. Segn la racista doctrina haredi aqu en Israel, mis hijos y nietos, que tienen un mezcla de herencias iraqu-rusa-franca-polaca-holandesa, tambin tienen que estar detrs del muro junto con otros cientos de miles de nios. No voy a negar que este extrao muro ha invadido mis pesadillas. Dediqu mi juventud a luchar contra las influencias del racismo europeo y especialmente el racismo basado en la religin, el color o el origen. Un tercio de mi pueblo muri por esta causa. En la lejana Bagdad, mis amigos tanto judos como no judos y algunos de ellos muy queridos, pagaron con sus vidas la lucha contra este maldito racismo.

Cmo hemos arrastrado esta enfermedad racista hasta nuestros hogares aqu? Cun horrible es darse cuenta de que un pueblo que pag un precio terrible en sangre durante el siglo pasado debido a un muro racista alzado a su alrededor poda permitir que se construyera un muro tan despreciable dentro de su patria.

Sabemos muy bien cundo ocurri esta atrocidad y dnde. Recordamos bien el precio que nuestro pueblo ha pagado por los muros y la separacin segn el color. En mi opinin, esto es un sacrilegio que tuvo lugar en una escuela juda, que afirma ensear la Sagrada Tor. Si algn otro pas hubiera establecido semejante muro ofensivo, nosotros como judos habramos salido a protestar enrgicamente contra de l. Y aqu, en Israel, la mayora de la izquierda guard silencio. La clase dirigente no movi un dedo. La Corte Suprema de Justicia decret que haba que eliminar el muro. Sin embargo, los que lo erigieron anunciaron a viva voz que iban a continuar con su poltica, aunque ello implicara ir a la crcel.

Ahora, con el colapso de la falsa izquierda en Israel y el ascenso al poder de la derecha en general y de la derecha haredi en particular, la brecha racista se ha convertido en un hecho casi aceptable. El racismo se est arraigando gradualmente en la sociedad israel con el fortalecimiento poltico de la derecha religiosa. El racismo se dirige a los judos de los pases rabes e islmicos, a los inmigrantes de Etiopa y Rusia, a los ciudadanos rabes de Israel, a los palestinos en los territorios ocupados, a los refugiados y los trabajadores migrantes, a los gays y la lista sigue. La creciente ola de racismo sigue aumentando alentada por los miembros de la Knesset y del gobierno, tanto a travs de infames declaraciones pblicas como de la legislacin de draconianas leyes antidemocrticas contra los forasteros, los extranjeros y las organizaciones de derechos humanos. En cualquier caso, Israel puede enorgullecerse de tener el dudoso ttulo de ser el Estado ms racista del mundo desarrollado.

La religin y el Estado

El individuo -o el Estado- que adopta un texto religioso como gua espiritual y documento certificado que otorga los derechos de propiedad no pueden permanecer laico por mucho tiempo. Con el empoderamiento de la fuerza electoral de los judos haredi, tanto ashkenazi como mizrahi, la estructura sociopoltica se ha vuelto extremadamente complicada. El empoderamiento de los haredi, al igual que el empoderamiento de los colonos, surgi del invernadero del sionismo laico. Ben-Gurion aprob los partidos religiosos cuando predic obsesivamente sobre la conciencia juda. Se le dio una importancia crucial a la Biblia, incluso para los maestros de literatura. Con los aos, de una eleccin a otra, el partido Likud aument la influencia del extremismo, ya que estaba dispuesto a pagar cada vez ms para hacerse con el control del gobierno. Los haredim no pudieron resistir la tentacin y tendieron sus manos para tomar su parte del pastel sin respetar las instituciones laicas del Estado, como los tribunales de justicia, el ejrcito y los valores democrticos en general. As pues, Israel un pionero segn los parmetros internacionales en fomentar que las facciones religiosas participaran activamente en el marco de los partidos polticos. Al hacerlo, trajo la destruccin tanto a la religin como a las normas de la vida democrtica y poltica.

El bloque religioso ha ganado poder e influencia, no por su vitalidad y originalidad conceptual, sino simplemente gracias al corrupto soborno poltico pagado para formar parte de dudosos gobiernos de coalicin. El distanciamiento por parte de la izquierda de las bases y de las personas as como su arrogancia desempe un papel no desdeable en este deterioro. La inestabilidad de la situacin de la seguridad y la destruccin del imposible sueo de alcanzar la paz al mismo tiempo que continuaba la ocupacin tambin han llevado a cada vez ms gente a creer que slo un milagro o la misericordia del cielo nos puede salvar de la catstrofe. Habra que recordar que a pesar de su supremaca militar, en los ltimos cuarenta y cinco aos Israel no ha ganado una victoria decisiva en el campo de batalla, ni siquiera contra milicias ordinarias. Despus de cada enfrentamiento se crearon comisiones de investigacin para examinar las causas del fracaso. Cuando un tanque o una campaa son una respuesta insuficiente, entonces florece la tendencia a la creencia mesinica. El conflicto nacionalista entre Israel y el mundo rabe se ha ido convirtiendo gradualmente en una confrontacin religiosa entre el judasmo y el Islam. Estamos viviendo en una poca gloriosa de la halaj juda (ley religiosa), lo mismo que de la ley sharia islmica. Ao tras ao las murallas de la democracia y el Estado laico se estn desintegrando ante nuestros ojos bajo la persistente presin del nacionalismo religioso.

Hace varios aos, Salman Rushdie escribi que hay dos Estados teocrticos en el mundo, Irn e Israel. Mientras tanto, la lista ha ido creciendo a consecuencia de la decepcionante Primavera rabe que haba sido la esperanza de los jvenes laicos y fracas volvindose en su contra. En su libro Los Versos Satnicos Rushdie escribe: Algo no est bien en el mundo espiritual de este planeta [...] Hay demasiados demonios dentro de los seres humanos que dicen creer en Dios. Mi amigo AB Yehoshua afirma que los judos pueden ser normales slo en Israel. Pero yo creo que el visionario laico de este Estado se est revolviendo en su tumba vindolo abandonar voluntariamente su destino en manos de demonios anormales. Bibi Netanyahu lleg a la sede del gobierno en alas de un eslogan haredi: "Bibi es bueno para los judos", es decir, bueno para los haredim, con la intencin de destruir la democracia laica y de establecer un Estado teolgico represivo. La marcha triunfal del nacionalismo religioso es a la vez impresionante y aterradora. Miles de graduados en educacin superior estn huyendo de Israel cada ao y prefieren llevar una vida anormal, en los trminos de AB Yehoshua, en pases lejanos aunque ms normales. Me dan envidia, pero soy demasiado viejo para experimentar una vez ms el trauma del migrante y por lo tanto prefiero permanecer como un extrao en mi propia tierra.

La ocupacin

La ocupacin es una verdadera catstrofe para Israel. El Gran Israel y el entusiasmo por la conquista para controlar y asentarse en el mismo corazn de la densa poblacin palestina son una marea arrolladora que golpea el corazn del sionismo, el cual se considera a s mismo progresista, laico y socialista. El trmino Gran Israel no surgi en el partido Likud o en una yeshiva de judasmo religioso nacional, sino que fue acuado en el kibutz Ein Harod por poetas, escritores e intelectuales, casi por la corriente ms pura de laicismo moderado. El conflicto israelo-palestino es el principal factor de la formacin de la imagen de Israel en sus diversos aspectos polticos, culturales y econmicos. Con los aos, la izquierda y la derecha polarizaron sus posiciones hasta que crearon dos ilusiones opuestas que slo tienen un frgil asidero en la realidad. La izquierda describe a los rabes como ngeles inocentes, vctimas de la brutal agresin israel. La derecha alimenta un odio ardiente por los rabes, como si fueran monstruos desbocados. Es comnmente sabido que en todos los conflictos prolongados ambas partes se brutalizan. Un destacado poeta afirm una vez: Ehud Barak es despreciable; debera echarles los tanques encima y acabar con ellos con ametralladoras. Este poeta pertenece al campo cuerdo que aparentemente est buscando una solucin pacfica. Por supuesto, sabe que nuestras ametralladoras ya han disparado miles de millones de balas de todo tipo en las ltimas dcadas sin efecto alguno. Por tres veces hemos convertido el Sina en un cementerio para los soldados egipcios. Hemos arrasado Beirut hasta sus cimientos y lo hemos conquistado. Hemos devastado al ejrcito jordano. Durante los ltimos cuarenta y cinco aos hemos arrojado a la crcel a casi todos los intelectuales de la resistencia palestina. Por cada judo asesinado en las ltimas tres generaciones por lo menos diez palestinos perdieron la vida. Nuestros armamentos casi se agotaron en 1973 por todos los asesinatos que cometimos en el ejrcito egipcio y sin los abastecimientos areos norteamericanos nos habramos quedado con los caones de los rifles vacos. Un nio en los campos de refugiados que viven en la pobreza extrema est dispuesto a morir como un hroe. No tiene nada que perder. Cuntos hijos podemos ofrecer que estaran dispuestos a suicidarse y morir como hroes?

Muy pocas personas han condenado las espantosas declaraciones del Ministro de Exteriores Avigdor Lieberman en Israel y fuera de ella. Sin embargo, Lieberman tiene razn al afirmar que expresa en voz alta lo que otros piensan. No nos engaemos a nosotros mismos, la cultura en Israel ya se ha vuelto no menos envenenada que las tendencias extremas en el Islam. Desde el jardn de infancia hasta edad avanzada se han llenado las almas de nuestros hijos con la pesada carga del odio, la desconfianza y la aversin al extranjero y a los diferentes, especialmente los rabes. La sensata voz de la cultura se est desvaneciendo. Los autores del libro fascista Torat HaMelech ["La Tor del Rey"], que aboga por el asesinato de rabes, se libraron de cargos criminales por incitar al racismo y la violencia. El Fiscal General archiv el expediente en su contra y, por lo tanto, se permiti la venta de este libro odioso. En el Israel de hoy van brotando los primeros retoos del fascismo espiritual y cultural. Un vociferante escritor reclutado por la clase dirigente exige que para los estudios de literatura solo se elijan aquellos libros que promueven el ethos sionista. Irnicamente, hay episodios humorsticos incluso mientras nos sumergimos en las profundidades. En un pequeo pueblo cerca de Haifa, el presidente del consejo religioso dio orden a la biblioteca pblica de encerrar todas las obras laicas en una habitacin cerrada a la que slo pudiera acceder el lector curioso con cita previa y durante un periodo limitado de tiempo. En esta casa-prisin espiritual se ha sellado la boca del poeta que quera usar una ametralladora para asesinar a los rabes y los libros escritos por los escritores de la clase dirigente tambin se estn cubriendo de polvo. Tambin mis propios libros.

Todava me defino como un patriota israel, pero el Israel que se est deteriorando gradualmente, dando la espalda a los valores humanistas y a los derechos de la humanidad, no puede ser mi patria espiritual.

La palabra siempre es una ilusin

Casi dos terceras partes del territorio de Israel es tierra desierta inadecuada para la agricultura tradicional. Es un pas pobre en recursos naturales. Sin embargo, es uno de los pocos Estados fundados despus de la Segunda Guerra Mundial que se levant rpidamente hasta llegar al estatus de pas floreciente. Gracias a la diligencia de sus habitantes y a su ingenio se han desarrollado una agricultura sofisticada, una alta tecnologa y unos conocimientos mdicos de renombre. Israel se encuentra entre los pases lderes en el mundo en muchos campos. No por casualidad ha ganado varios premios Nobel en diversas disciplinas. A pesar de todos estos logros, todava permanece en un difcil perodo de tiempo. A lo largo de la historia una cultura u otra est destinada a ser aniquilada y no siempre por acontecimientos dramticos, como la derrota total en la guerra o colosales desastres naturales. Factores banales llevaron al declive y muerte de entidades gigantes como la Grecia antigua, la civilizacin egipcia temprana, el Imperio Romano, el Imperio Otomano, la supremaca blanca en Sudfrica y el asentamiento de Francia en Argel. Slo los que carecen de previsin y de un pensamiento profundo esgrimen palabras altisonantes, como siempre, eternamente y generaciones sin fin.

Creo que el judasmo tambin est en un estado de profunda crisis conceptual y espiritual tras la destruccin de todas las ideologas. Desde un punto de vista espiritual, la religin de Israel se ha deteriorado al nivel de los cementerios, la adoracin de dolos y el extremismo oscuro. Parece como si el liderazgo religioso hubiera retrocedido varios siglos hasta el mundo de la supersticin y la ignorancia flagrante. La religin que haba sabido cmo fluir al tiempo que desarrollaba la vida a travs de figuras brillantes como Maimnides ahora necesita desesperadamente unos dirigentes que lleven a cabo reformas fundamentales. La misma crisis est afectando tambin a los dirigentes polticos. Estn aflorando a la superficie oportunistas de nivel mnimo y es desgarrador ver cmo las personas toleran, e incluso perdonan, a unos dirigentes corruptos y engaosos que impiden el paso a los lderes progresistas de la talla de Abba Eban y Moshe Sharett.

Graves peligros existenciales amenazan a Israel si los dirigentes actuales no tienen la sabidura de entender que Israel no se encuentra en las pacficas regiones del norte de Europa sino en el turbulento centro de un atormentado Oriente Medio. No tenemos ningn lugar en Oriente Medio en el futuro ya que nos hicimos detestables a sus ojos despus de haber machacado da y noche que ellos son detestable para nosotros. As que es absolutamente nefasto. Si no encontramos una solucin aparte de la ametralladora y el tanque (que ya hemos visto que no sirven de nada contra un nio descalzo con una piedra en la mano) podemos perderlo todo. El Estado de Israel es susceptible de convertirse en un fenmeno pasajero como el Primer Templo y el Segundo Templo.

La terrible tragedia es que nuestros vecinos se encuentran en la misma psima situacin, no tienen un Gandhi y nosotros ni siquiera un mini-Roosevelt.

 

Fuente original: http://972mag.com/author-sami-michael-israel-is-the-most-racist-state-in-the-industrialized-world/52602/

rBMB



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter