Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-08-2012

Repercusiones del asilo poltico a Assange

Silvia Arana
Rebelin


A nivel internacional, todava se sienten las repercusiones del asilo poltico otorgado por Ecuador a Julian Assange, algo excepcional en un mundo donde nadie recuerda la noticia de ayer.

La decisin del gobierno ecuatoriano de aceptar la peticin de asilo de Assange basndose en la falta de garantas de justicia para el fundador de WikiLeaks, incluso horas antes de concretarse, tuvo la virtud de generar una reaccin desmesurada del gobierno de Gran Bretaa, que sobrepasando cualquier normativa diplomtica envi una notificacin amenazando con entrar por la fuerza en la sede diplomtica de Ecuador en Londres para arrestar a Assange. Este exabrupto, en Amrica Latina y bajo la sombra de Malvinas, fue inmediatamente rotulado de colonialista. Fue una catalizador para unir en torno al gobierno de Ecuador a todos los pases de la regin. El gobierno del Presidente Correa recibi el respaldo de los dos organismos latinoamericanos ms poderosos: ALBA y UNASUR. De al menos una de estas instituciones forman parte Brasil, Argentina, Colombia, Venezuela, Paraguay, Uruguay, Chile, Per y otros pases de la regin. Adelantndose a las reuniones que ambas organizaciones tendrn este fin de semana en Guayaquil para emitir una declaracin de solidaridad con Ecuador, varios cancilleres de la regin ya han manifestado su repudio a la postura de Gran Bretaa de amenazar con irrumpir en la sede diplomtica de Ecuador.

El Departamento de Estado de EE.UU. respondi al anuncio oficial de la Cancillera ecuatoriana diciendo que "no reconoce el concepto de asilo como parte de la ley internacional" porque EE.UU. no es signatario de la Convencin sobre Asilo Diplomtico de 1954. Agregaron que este no es un asunto que involucre a la OEA, aunque los dems pases miembros de la OEA piensen lo contrario. Afirmaron una vez ms que EE.UU. no va a intervenir en el caso Assange.

La reiteracin de "nosotros no tenemos nada que ver" no logra ser convincente. Demasiadas declaraciones de funcionarios y legisladores estadounidenses amenazando a WikiLeaks y a Assange con la crcel de por vida y hasta con la pena de muerte han sido ampliamente difundidas por la prensa mundial. La razn fundamental por la que la defensa del Julian Assange considera que su cliente no puede aceptar la extradicin a Suecia es porque desde all Assange sera entregado a EE.UU. Que EE.UU. ha iniciado un juicio secreto para juzgar a Assange por espionaje y traicin no es una mera especulacin. Segn afirma el abogado defensor de Assange, Michael Ratner (presidente emrito del internacionalmente reconocido Center for Constitutional Rights):

1) Un gran jurado de Alexandria, Virginia, formado para investigar violaciones al Acta de Espionaje, ha incluido entre los testimonios mensajes de Twitter referidos a Assange y WikiLeaks.

2) Un agente del FBI, testigo en el caso del soldado detenido Bradley Manning dijo que los "fundadores, dueos y administradores" de WikiLeaks son objeto de investigacin; y

3) El FBI ha compilado una ficha con 42.135 pginas sobre Assange.

En este contexto, los temores de Assange a ser extraditado, encarcelado y privado de todo derecho a una defensa justa en EE.UU. son considerados razonables. Y de la misma manera, la decisin de Ecuador de otorgarle asilo, es considerada una decisin humanitaria e inscripta en el marco legal delineado por el derecho internacional regulado por la Convencin de Viena.

A partir de este contexto, surge una situacin indita:

Un pas de Amrica Latina se erige como defensor de los derechos humanos de un individuo frente al accionar de dos pases europeos, Gran Bretaa y Suecia, que se niegan a darle garantas de que no ser extraditado a Estados Unidos. Qu paradoja que una nacin que hasta hace muy poco fuera catalogada como "repblica bananera" hoy proteja a un cono de la libertad de expresin de la persecucin de Estados Unidos.

El gobierno de Correa al otorgarle el asilo poltico a Assange ha abierto un frente internacional de oposicin tica/moral al eje Gran Bretaa-Estados Unidos. Esta actitud de rebelin ha generado cierto estupor en los pases del Norte. An no creen lo que han escuchado.

De la misma manera, la oposicin interna a Correa, an no ha logrado asimilar esta postura soberana frente al socio comercial ms importante de Ecuador, Estados Unidos. Empresarios y ex cancilleres, entre otras figuras, han hecho las consabidas declaraciones a The Guardian, The Economist, El Comercio, etc. alertando sobre los riesgos que corre Ecuador al oponerse a los designios de Europa y Estados Unidos.

Estos llamados a la cordura, al menos en los dos das posteriores al anuncio de asilo poltico a Assange, han sido opacados por el impacto de la decisin gubernamental.

Esto qued demostrado en la sesin extraordinaria de la Asamblea Nacional. Con 73 votos a favor, 7 abstenciones y ningn voto en contra, el parlamento ecuatoriano respald la decisin del Ejecutivo de otorgarle asilo al creador de WikiLeaks y rechaz enrgicamente la amenaza britnica de irrumpir en la sede diplomtica por atentar contra la soberana de Ecuador.

En las calles de Quito, el denominador comn es la proverbial cautela de los quiteos. No se percibe a primera vista ni entusiasmo por la decisin de otorgarle el asilo a Assange ni rechazo. Sin embargo, todos siguen con mucha atencin cada uno de los reportes sobre la reaccin internacional. En las radios, en la televisin, en la prensa escrita, se reporta minuciosamente la reaccin de cada gobierno y de cada medio internacional. La gente escucha con atencin como si les costara creer que su gobierno haya creado tal conmocin internacional. Y que no sea por el precio del petrleo, ni del banano, ni por los conflictos con el trfico de drogas en relacin con la vecina Colombia. Algunos abandonan su reserva y manifiestan su orgullo como nacin soberana. Otros callan.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter