Portada :: Colombia :: Derechos Humanos en Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-08-2012

Ex comandante de la Brigada XVII del Ejrcito y otro de los protegidos de Uribe
El general (r) Rito Alejo del Ro es condenado a 25 aos de crcel por uno de sus crmenes

Verdad Abierta

Fue condenado a 25 aos de crcel por el asesinato del campesino Marino Lpez Mena, decapitado en medio de un operativo conjunto entre tropas del Ejrcito y paramilitares. Ms de cuatro mil personas fueron desplazadas de sus tierras, que fueron destinadas a la agroindustria de la palma africana y el banano. Todava hoy luchan por regresar a su tierra, y sus lideres siguen siendo asesinados por los paramilitares bajo cobertura estatal.


El Juzgado 8 Especializado de Bogot conden al general (r) Rito Alejo del Ro, ex comandante de la Brigada 17 entre 1995 y 1997, por el asesinato del campesino Marino Lpez Mena, ocurrido el 27 de febrero de 1997 en Bijao, Choc. Segn lo document la Fiscala, el campesino fue asesinado durante la Operacin Gnesis, un operativo ordenado por del Ro en complicidad con los paramilitares del Bloque lmer Crdenas del Urab con el pretexto de combatir al Frente 57 de las Farc en la subregin del Atrato medio.


La sentencia se produjo despus de un juicio que incluy los testimonios del ex coronel Carlos Alfonso Velsquez, subcomandante de la Brigada 17, y Gloria Cuartas, ex congresistas y ex alcaldesa de Apartad. En los estrados, Velsquez y Cuartas narraron varios episodios que demostraban la cercana de Rito Alejo con las Auc. Del Ro orden a los soldados concentrarse en los combates con la guerrilla en la montaa, dejando abandonados los lugares donde estaba la poblacin y donde ocurran las masacres, dijo Velsquez. En la zona se saba que cuando lleg Rito Alejo del Ro, la Brigada XVII del Ejrcito empez a trabajar con los paras en el Urab de Choc, Antioquia y Crdoba, dijo Cuartas durante el juicio.

Contrario a los testimonios de Velsquez y Cuartas, su principal defensor fue Harold Bedoya, ex comandante de las Fuerzas Miitares, quien calific de hroe y pacificador del Urab a Del Ro. El general fue un comandante extraordinario. Digo que es un hroe y deberan hacerle un homenaje porque fue el responsable de que el Urab no se perdiera, dijo el ex comandante cuando rindi testimonio en noviembre de 2010.

dgar Torres, abogado del ex militar, le dijo a varios medios de comunicacin nacional que apelar la decisin ante el Tribunal Superior de Bogot. Durante del juicio, del Ro se declar inocente y ha dicho que el proceso ha sido una campaa de desprestigio por su sabida amistad y cercana con el ex presidente lvaro Uribe.

El crimen de un campesino en medio de una operacin paramilitar

Las Autodefensas de los hermanos Castao asesinaron al campesino Marino Lpez Mena, en febrero de 1997 y, como lo confirm un juzgado de Bogot recibieron apoyo de tropas del Ejrcito comandadas por el ex oficial. Al final esta muerte sera la que pondra en evidencia los nexos de Del Ro con los paramilitares.

"La muerte de Marino Lpez Mena fue de conocimiento del ex general Rito Alejo Del Ro, quin permiti y coordin con los paramilitares acciones conjuntas, afirm el fiscal Elkin Ricardo Vega Beltrn al solicitarle al Juez Octavo Especializado de Bogot que condene al entonces comandante de la Brigada XVII del Ejrcito por ese crimen, perpetrado el 27 de febrero de 1997 en Bijao, Choc.

Segn la Comisin Intereclesial de Justicia y Paz, entidad que present este caso ante la Comisin Interamericana de Derechos Humanos y representa a varios de los sobrevivientes de esta incursin conjunta, las vctimas estuvieron desplazadas por ms de cuatro aos, viviendo en hacinamiento y precarias condiciones. Durante el desplazamiento los hostigaron y amenazaron, y la CIDH dict medidas cautelares para su proteccin.

"La Comisin concluy que estos hechos constituyen un crimen de lesa humanidad, ya que hacen parte de un patrn de violencia masiva, sistemtica y generalizada y se ejecutaron en el contexto del conflicto armado. Las autoridades abrieron investigaciones y existe un proceso pendiente contra un General y cinco miembros paramilitares, pero la Comisin concluy que las investigaciones no se llevaron a cabo de manera rpida y eficaz ni se examin la multiplicidad de violaciones ocurridas durante la Operacin Gnesis, las incursiones paramilitares, las violaciones ocurridas como producto de stas y el desplazamiento forzado que ocasionaron", dice un aparte de la presentacin del caso ante la CIDH.

Durante el juicio a Del Rio, el representante del ente acusador, quien se apoy en testimonios recogidos durante el desarrollo del juicio, asegur que el exoficial era conocedor de las actividades de los paramilitares y de la incursin en Bijao, pero se mostr ajeno y dej en manos de ellos esa zona.

Tanto para la Fiscala como para la Procuradura y las vctimas, Del Ro tena el control de las tropas del Ejrcito que, estando muy cerca de la zona en donde operaban los paramilitares, no intervinieron para impedir su accionar en contra de los pobladores de la regin del Cacarica.

Jos Enrique Caballero Quintero, procurador delegado para el caso, consider que el exoficial hizo alianzas con el paramilitarismo en la zona del Urab y sus subalternos unieron sus fuerzas a las de las estructuras ilegales de las Accu. Lpez Mena fue uno de las tantas vctimas de las luchas concertadas entre militares y paramilitares, asegur el representante del Ministerio Pblico.

Por su parte Liliana vila, apoderada de las vctimas, asegur que las pruebas dejaron en evidencia que en Urab hubo un proyecto conjunto entre paramilitares y militares. Sobre el homicidio de Lpez Mena, asegur que hubo una omisin del Ejrcito para evitar la incursin de los paramilitares en el casero de Bijao, debido a que haba un plan orquestado entre las Accu y la Brigada XVII.

La abogada en su momento le pregunt al ex general Cmo no hubo acciones del Ejrcito en contra de la incursin de los paramilitares, que dur 10 das, estando en desarrollo la operacin Gnesis tan cerca del sitio donde hacia presencia las autodefensas?. vila pidi al final de su exposicin la mxima condena al militar por el asesinato de Lpez Mena.

El crimen de Marino

En desarrollo de su estrategia de expansin, las Accu disearon la llamada Operacin Cacarica, con la cual pretendan avanzar hacia la subregin del Atrato medio, con el fin, segn ellos, de enfrentar al Frente 57 de las Farc y quitarles sus zonas de dominio.

La operacin, segn lo ha relatado Fredy Rendn Herrera, alias el Alemn, a fiscales de la Unidad de Justicia y Paz, fue ejecutada por un comando paramilitar integrado por 60 hombres, 40 de ellos integrantes del frente Choc y 20 ms del Arlex Hurtado, todos ellos de las Autodefensas Campesinas de Crdoba y Urab (Accu). La accin comenz el 23 de febrero y finaliz el 5 de marzo.

La base de las Accu para esta operacin fue instalada en la Loma de Cacarica, desde donde el grupo de paramilitares emprendi la incursin hacia los caseros de la zona. Al da siguiente de la llegada a ese sitio, el comando armado ilegal se desplaz por la margen izquierda del ro Perancho buscando llegar a Tamborales, ms al sur, pero al llegar al casero de Bijao advirtieron la presencia de un reducto de la guerrilla de las Farc y hubo un intercambio de disparos, sin que se presentaran muertos o heridos de lado y lado. Luego de varios registros, el comando de las Accu se instal en un cultivo de maz, arm all un campamento y as pas la noche.

Al amanecer, los paramilitares se preparaban para partir hacia las cabeceras de los caseros de La Balsa y Salaqu cuando observaron que un hombre sali del monte, guard un paquete al borde del cao, lo atraves y se dirigi a una pequea tienda donde compr varias docenas de cigarrillos, entre otras cosas, e intento regresar.

Antes de pasar nuevamente el cao fue interceptado por alias Manito, del cual no se conoce su nombre real, quien le inquiri por lo que llevaba en la bolsa. Marino respondi que cigarrillos y otras cosas, y agreg que l solo era un campesino de la zona. Al escuchar eso, el paramilitar lo oblig a coger unos cocos.

De acuerdo con la versin que han dado algunos exintegrantes de las Accu, entre ellos alias el Alemn, Marino intent atacar a alias Manito con un machete y ste, en su reaccin, le cercen la cabeza. No obstante, la Comisin Intereclesial de Justicia y Paz ha documentado el caso que hoy tiene a las puertas de una condena al exgeneral Del Ro.

Uno de los documentos de esa organizacin no gubernamental se lee el relato de un sobreviviente de esa incursin armada a Bijao, quien describe la manera cmo fue asesinado Marino Lpez Mena: Uno de los criminales coge una macheta y lo corta en el cuerpo. Marino intenta huir, se arroja al ro, pero los paramilitares lo amenazan, si huye, le va peor. Marino regresa, extiende su brazo izquierdo para salir del agua. Uno de los paramilitares le mocha la cabeza con la macheta. Luego le cortan los brazos en dos, las dos piernas a la altura de las rodillas. Y empiezan a jugar ftbol con su cabeza. Todas y todos lo vimos.

Rito Alejo con jefes paras

El desarrollo de la llamada Operacin Cacarica coincidi con la ejecucin de la Operacin Gnesis, que adelantaban tropas especiales del Ejrcito contra la guerrilla de las Farc en una vasta zona selvtica del Choc y en la cual participaron doce guas de las Accu, segn versiones de paramilitares entregadas a fiscales de la Unidad de Justicia y Paz.

La Operacin Gnesis se realiz entre el 24 y el 28 de febrero de 1997 con el fin de atacar facciones de las Farc asentadas en los caos Salaqu, Cacarica y Truand, ubicados en el departamento del Choc, con el fin de atacar posiciones de varias facciones del Frente 57 de las Farc asentadas en esos territorios. La orden de incluirlos provino del jefe paramilitar Carlos Castao Gil y fue autorizada por Rito Alejo del Ro.

Alias El Alemn explic ante fiscales de la Unidad de Justicia y Paz que entre 1995 y 1997 los paramilitares coordinaron con altos mandos de la Brigada XVII acciones ofensivas contra la guerrilla de las Farc: Rodrigo Doblecero, Elmer Crdenas, Carlos Correa y yo nos reunimos con el general Rito Alejo Del Ro para coordinar la operacin Cacarica realizada en febrero de 1997.

El nivel de connivencia al parecer fue tan estrecho que en mayo del ao pasado, en desarrollo de una audiencia de Justicia y Paz, alias el Alemn asegur que le haba enviado un mensaje al exgeneral para que contar la verdad sobre lo ocurrido en Urab.

Me parece, General, que ya es tiempo de que usted diga la verdad. En un acto de franqueza y de amistad con usted General, le mando decir que ya no hay cmo seguir callando una verdad que es conocida a pedazos, sostuvo el Alemn en el mensaje enviado al exgeneral a travs de un emisario de quien no precis su nombre por razones de seguridad ni la fecha de la gestin.

De esas relaciones entre Accu y Ejrcito tambin han hecho referencia en diversas ocasiones los paramilitares Salvatore Mancuso y Ever Velosa, alias HH, quienes han coincidi en sealar que Del Ro era uno de sus principales aliados. Esos testimonios hacen parte del proceso que se le sigue al exoficial.

La defensa de Rito Alejo del Ro

Durante la ltima etapa del juicio en su contra, Rito Alejo pidi que se le declarara inocente del homicidio de Marino Lpez Mena. Segn el ex general, en ningn momento particip o tuvo conocimiento de las acciones de los paramilitares en el Urab Chocoano.

No he tenido relaciones con grupos armados al margen de la ley y la operacin Gnesis no tena nada que ver con los paramilitares, asegur Del Rio.

Sobre la operacin Gnesis, el ex general asegur que nica y exclusivamente se trat de una operacin para rescatar a diez infantes de marina, secuestrados por las Farc en la toma a Jurad, Choc.

Juicio al Pacificador de Urab

Del Ro, quien se encuentra detenido desde el 5 de septiembre de 2008, ha sido llamado por diversos sectores sociales, econmicos y polticos como el Pacificador de Urab, pese a que ha sido sealado de ser uno de los apoyos ms importantes del paramilitarismo en la regin de Urab desde la comandancia de la Brigada XVII del Ejrcito entre los aos 1995 y 1997.

Una de las exaltaciones ms connotadas ocurri el 29 de abril de 1999 en el Hotel Tequendama de Bogot, en la que participaron cerca de 1.500 personas, cuando se le rindi un homenaje en respuesta a su destitucin por decisin del entonces presidente Andrs Pastrana.

El exoficial fue llamado a calificar servicios cuando se desempeaba como comandante de la Brigada XIII de Bogot, a donde fue trasladado desde el 16 de diciembre de 1997 justamente como premio a sus labores en Urab.

Durante el homenaje, el entonces ex gobernador de Antioquia, lvaro Uribe Vlez, sostuvo que nadie mejor que el general del Ro comprendi que a Urab haba llegado la hora de la paz, el Estado, la Ciudadana, y a fe que avanz notablemente; record que al intervenir en la subregin del Urab como gobernador de Antioquia, en todas partes estaba presente el acompaamiento discreto y eficaz del General; y por ltimo lo calific como un buen ejemplo para los soldados y policas de Colombia.

En su defensa, Del Ro ha dicho durante la etapa de juicio que nunca conoci sobre la presencia de grupos paramilitares en Urab y manifest que supo de la presencia de esos grupos a nivel nacional, pero nunca informacin concreta sobre acciones de estos grupos en la zona de Urab. Para esa poca sabamos de las Autodefensas de Crdoba algunos de estos grupos estaban bien encubiertos en las diferentes zonas del pas, dijo en una ocasin.

General (r.) Del Ro se uni y protegi a los paramilitares en el Urab

As lo seal fallo del juzgado de Bogot, que encontr culpable de homicidio cometido por paras.

La Fiscala y la Procuradura haban pedido la condena para el general Del Ro por su presunta responsabilidad como autor mediato del homicidio y descuartizamiento de Lpez Mena, dentro de la Operacin Gnesis.

Del Ro ha manifestado que le estn "cobrando la amistad con Uribe" y que hay una campaa para desprestigiarlo.

Adn Quintero, uno de los testigos del crimen, le dijo a la Fiscala que cuando se desplazaron a pedir ayuda por la incursin paramilitar encontraron que el Ejrcito estaba a 200 metros del sitio. All los paras estaban custodiando al mayor Salomn, uno de los integrantes de la Brigada.

Del Ro est preso en una unidad militar del sector de Puente Aranda. Fue comandante de la Brigada 17 del Ejrcito y es investigado por sus nexos con los grupos paramilitares del Nordeste antioqueo y la regin de Urab.

De hecho, lo han mencionado los exjefes paramilitares como Salvatore Mancuso, Freddy Rendn Herrera, alias el Alemn, y Ever Veloza, alias HH, segn los cuales, el oficial era amigo personal del ex jefe paramilitar Carlos Castao y les colabor a las autodefensas.

En el juicio, la Fiscala seal: "Haba una alianza macabra entre las Auc y el Ejrcito contra la guerrilla, pero sin considerar a la poblacin civil, no se entiende cmo estando en el mismo territorio el Ejrcito no combati a los paramilitares. Pero cmo combatir a aquellos que nos estn apoyando y con quienes se tiene un acuerdo?", indic en su momento el fiscal del caso.


Fuente: http://www.verdadabierta.com/component/content/article/75-das-gate/4176-el-crimen-que-envio-a-la-carcel-al-pacificador-del-uraba/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter