Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-08-2012

Populismo e inmigracin

Francesc Casad
Rebelin


El trmino "populismo" se est imponiendo en el discurso poltico, tanto su significado peyorativo, por ejemplo el habitual lenguaje demaggico de la exdiputada del PPSOE Rosa Dez o el Partido Humanista, como por su significado histrico. El populismo tuvo su origen durante la primera mitad del siglo XX en la Argentina de Pern, Mxico y Brasil, su auge se debi a la desconfianza de la ciudadana en su "clase poltica", de ideologa liberal y nacionalista obtuvo la victoria electoral gracias al apoyo de estudiantes, campesinos y pequea burguesa, la privilegiada familia que formaba parte de la sociedad civil fue integrada en el estado, sus legislaturas terminaron siendo derrocadas por dictaduras militares.

El filsofo marxista Slavoj Zizek analiza con detenimiento los actuales efectos de esta corriente poltica en uno de sus artculos:

"(...) Cuando somos sometidos a un chantaje como el del plan de rescate financiero debemos vigilar la intencin de dicho chantaje, y esforzarnos entonces por resistir a la tentacin populista de dar expresin a nuestra clera y darnos de golpes. En lugar de ceder a una expresin impotente como esa debemos dominar nuestra molestia para transformarla en la firme resolucin de pensar, reflexionar de una manera realmente radical, de preguntarnos sobre el tipo de sociedad que estamos en camino de dejar, que hace posible chantajes de este gnero". (1)

La poblacin inmigrante extranjera tambin forma parte del discurso populista que ve en ella a la culpable de buena parte de los problemas socioeconmicos ignorando que el trabajador venido de fuera es la principal vctima de la segregacin y exclusin por motivo de raza.

Durante la edad media la esclavitud en Espaa fue habitual, el esclavo musulmn fue sustituido progresivamente por el de origen asitico dada su excepcional resistencia fsica, poco han cambiado los tiempos para el inmigrante de nacionalidad china que se ve obligado a trabajar durante interminables jornadas hacinado en un reducido espacio, garantizando, as el consumo de una serie de productos bsicos (textil, calzado, etc) a una poblacin autctona con su capacidad econmica mermada por la crisis.

El estado y los agentes que forman la sociedad civil intentan a travs de hipcritas "polticas identitarias" integrar las distintas culturas populares, es tpico pensar que en nuestras calles tenemos todo tipo de tiendas y restaurantes del mundo, nuestra identidad "cosmopolita" es compatible con la identidad degradantes de personas "tercermundistas".

Notas:
1. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=76007

Bibliografa:
Slajov Zizek, En defensa de la intolerancia, Ediciones sequitur.
Mikel Aramburu Otazu, Los comercios de inmigrantes extranjeros en Barcelona y la recomposicin del "inmigrante" como categora social, Scripta Nova.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter