Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-08-2012

Uruguay
Un gobierno de izquierda?

Editorial de En Lucha
Rebelin


El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) adopt una decisin "sin precedentes" por el monto. Mult a la empresa Fripur con 1.600.000 pesos (cerca de 80.000 dlares). La sancin fue por lo archisabido: violar todas las normas laborales y por llevar adelante una sistemtica represin sindical. Se trata de los mismos patrones que mantenan en situacin de semiesclavitud a las trabajadoras bolivianas en su mansin de Carrasco. Los mismos patrones que pagan la banda presidencial del jefe tupamaro, le "prestan" un Volvo a Tabar Vzquez o ceden su avin familiar para los viajes de Mujica-Astori.

Los mismos patrones que se benefician de la "asociacin pblico-privada" en los negocios, proveyendo -a travs de Frimara, otra de sus empresas- los infames contenedores de acero donde el Instituto del Nio y Adolecente del Uruguay (INAU) encierra y tortura a los "jvenes infractores". Los partidarios del Frente Amplio se deben sentir aliviados en su maltrecha conciencia. En el reino del progresismo no habra lugar para "intocables". Ni siquiera para los burgueses del clan Fernndez. Como debera ser bajo el "gobierno de izquierda" que votaron. Un espejismo sin duda, pero que sostiene la hipnosis. Poco antes de asumir como presidente, Mujica lo haba dicho: "No me voy a disfrazar de capitalista, digo lo que pienso, pero vivo en un pas capitalista, y el capitalismo es el motor que mueve a la economa, y cada maana el afn de lucro que tiene mucha gente que sale a tratar de multiplicarlo es la fuerza principal que est empujando a la economa, y esta tiene sus reglas". (Brecha, 29-8-2009) Hace pocos das, la senadora Luca Topolansky dejaba constancia: "las prioridades que el gobierno visualiza no coinciden con las del movimiento sindical" (UNoticias, 9-8-2012). Tiempo atrs, el ex Director Nacional de Trabajo y hoy "embajador itinerante", Julio Baraibar, haba sido enftico: "Si en este momento les entregramos los medios de produccin a los trabajadores, fundiramos al pas". (Crnicas Econmicas, 11-10-2009).

Extrao este "gobierno de izquierda" no?


Acepta el "afn de lucro" (las ganancias de los patrones) como motor de la economa; reconoce que sus prioridades son distintas a las que tienen los sindicatos; y se opone a que los medios de produccin est en manos de los que, realmente, producen la riqueza econmica y social. El gobierno de Mujica cumpli se medio mandato. Con ello, van siete aos y medio de progresismo. Y el programa de lo que debera ser un "gobierno de izquierda" brilla por ausencia. Mejor dicho: es todo lo contrario. La poltica econmica no est al servicio de satisfacer las necesidades bsicas de la clase trabajadora (alimentacin, salud, vivienda, educacin), sino a garantizar la acumulacin y reproduccin del capital, y a "cumplir los compromisos" con las instituciones financieras internacionales, empezando por pagar las fraudulenta deuda externa. El sistema impositivo no est organizado para eliminar las desigualdades sociales y exonerar de impuestos el trabajo de los asalariados y asalariadas, sino para favorecer las "rentas de capital" haciendo que los ricos paguen cada vez menos.

El modelo de "pas productivo" no est orientado al desarrollo industrial y agropecuario, sino hacia la concentracin econmico-financiera y la extranjerizacin de la tierra, promoviendo a su vez los negocios especulativos, el lavado dinero, y la depredacin del medio ambiente a travs de la produccin sojera, la forestacin, la megaminera. Los "programas sociales de transferencia" no estn destinados a erradicar las causas estructurales de la pobreza, ni a la creacin de un plan de empleo estable, digno y bien remunerado, sino a "contener a los ms vulnerables" mediante las miserables Asignaciones Familiares, el subsidio parcial al consumo (Tarjeta Uruguay Social), y extendiendo el trabajo precario (Uruguay Trabaja). La estrategia de "seguridad pblica" se hace eco de las campaas mediticas que alimentan el miedo y de la presin que ejercen blancos y colorados para aplicar "mano dura".

La criminalizacin de la pobreza y de la protesta social, apunta a reprimir toda manifestacin de descontento, indignacin y rebelda. Violando derechos humanos fundamentales. La poltica exterior no est dirigida a construir una posicin latinoamericanista, internacionalista y soberana, sino al sometimiento que imponen las instituciones de la mundializacin capitalista, y a la complicidad con las operaciones imperialistas neo-coloniales como, por ejemplo, la ocupacin militar de Hait. Cada tanto, el presidente de la Repblica se encarga de hacer saber porque su gobierno no es de izquierda y que, en trminos econmicos, "no habr sorpresas": continuar la orientacin neoliberal de su antecesor. As lo hizo en la reunin del Council of the Americas con empresarios locales y extranjeros (Hotel Radisson, jueves 9 de agosto 2012). Adems de confesarles a los dueos del dinero que solo aspira a terminar su gestin "arreglando las veredas". Lo cual (por otra parte) parece demasiado poco para un "gobierno de izquierda".

En Lucha, N 6, Agosto/Setiembre 2012 / periodicoenlucha.enlucha@gmail.com


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter