Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-09-2012

El segundo pas del mundo con ms muertos en las cunetas, slo superado por Camboya
Al menos 88 mil vctimas del franquismo continan sepultadas en fosas comunes

Alejandro Torrs
Pblico


En el Da Internacional de las Vctimas de Desapariciones Forzadas, la Federacin Estatal de Foros por la Memoria recuerda al Gobierno que Espaa es el segundo pas del mundo con ms muertos en las cunetas, slo superado por Camboya.

Alejandro Agn era jornalero. Fue fusilado por las tropas franquistas el 24 de septiembre de 1936. Nadie sabe donde est. Luciano Chamorro desapareci durante la guerra en la provincia de Badajoz. Tena 37 aos, era campesino y nunca se volvi a saber de l. Lisardo Gutierrez, minero de profesin, fue detenido y 'paseado' por las fuerzas franquistas en marzo del 38. Tras una breve estancia en la crcel fue ejecutado. Se desconoce dnde descansan sus restos mortales. Como ellos, las asociaciones de memoria histrica estiman que hay cerca de 88.000 cuerpos enterrados en cualquier cuneta de Espaa. Una cifra a la que se suman las cerca de 20.000 vctimas del franquismo que estn enterrados junto a su verdugo en el Valle de los Cados.

"Slo el rgimen de Pol Pot en Camboya supera a Espaa en nmero de desaparecidos", seal Miguel ngel Rodrguez Arias, investigador de Derecho Penal Internacional de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Este jueves se celebr el Da Internacional de las Vctimas de Desapariciones Forzadas y Espaa tiene el dudoso honor de ser la nica democracia mundial que no ha investigado el terrorismo de Estado una vez superada la dictadura, segn Rodrguez Arias. De poco sirvieron las recomendaciones del Comit de Derechos Humanos de la ONU de 2008 o el informe de Amnista Internacional Casos cerrados, heridas abiertas. El desamparo de las vctimas de la Guerra Civil y el franquismo en Espaa, publicado el 9 de mayo de 2012, que insta a Espaa a derogar la ley de amnista, investigar los crmenes y exhumar las fosas comunes. El Estado espaol, ms all del tmido intento que supuso La Ley de Memoria Histrica de 2007, no ha hecho nada por sacar de las cunetas a sus desaparecidos.

Las cifras que se barajan son inexactas, se basan en teoras y en clculos aproximativos y siempre hablan en trminos mnimos, pero son escalofriantes. La Asociacin para la Recuperacin de la Memoria Histrica que preside Emilio Silva calcula que 88.000 personas, aproximadamente, continan enterradas en fosas comunes en cualquier rincn de Espaa. En casi todas las capitales de provincia hay una fosa. Pero el nmero de personas que hay dentro es difcil de calcular porque se ha destruido mucha documentacin de la dictadura y porque hay casos de personas que no han sido reclamados por familiares, relata a Pblico Emilio Silva.

La cifra inicial de la que se parte es que, en 1975 cuando Franco falleci y se inici el perodo de transicin, las cunetas espaolas albergaban alrededor de 93.000 muertos. A esa cifra total, Emilio Silva resta una cifra que oscila entre los 1.000 y 2.000 cuerpos que fueron exhumados desde la transicin hasta el golpe de Estado de Tejero en 1981 y otros 6.000 que han sido recuperados desde el ao 2000 hasta la actualidad.

Las cifras que barajamos siempre se quedan cortas, apunta Jos Mara Pedreo, presidente de la Federacin Estatal de Foros por la Memoria, que seala que siempre que se analiza a fondo cualquier provincia de Espaa aparece al menos una fosa de la que no haba ninguna prueba documental.

Est ms claro el nmero de fosas comunes que se encuentran a lo largo y ancho del territorio espaol, en total, 2.246 sealadas en la Pennsula , de las que prcticamente la mitad se encuentran repartidas entre Aragn (594) y Andaluca (492) . Tras estas dos comunidades, estn el Principado de Asturias (320), Castilla y Len (187), Catalunya (151), Castilla-La Mancha (139), Pas Vasco (92), Pas Valenci (85), Madrid (51), Extremadura y Galicia (46 en cada una), Navarra (16), Cantabria (7), La Rioja y Murcia (6 en cada una), Balears (4), Canarias (2) y Ceuta y Melilla (una fosa en cada ciudad autnoma).

Futuro incierto

El futuro de los miles de cuerpos de asesinados durante la Guerra Civil que continan en las fosas comunes es an hoy, 37 aos despus de la muerte de Franco, incierto. Las reticencias de algunos sectores de la sociedad para su apertura, el incumplimiento sistemtico de la Ley de Memoria Histrica y la falta de fondos ha repercutido negativamente en las investigaciones y exhumaciones. Las asociaciones de memoria histrica siguen denunciando el sin sentido que supone que sean las familias de los desaparecidos las que tengan que promover las investigaciones y posteriores exhumaciones.

Los familiares no slo tuvieron la desgracia de haber sufrido la prdida de un ser querido y su estigmatizacin, sino que an hoy tienen que hacerso cargo de las exhumaciones. Es un sin sentido, denuncia Emilio Silva, quien, no obstante, asegura que a pesar de las dificultades encontradas no tienen intencin de cesar en este trabajo.

En este sentido, Jos Mara Pedreo asegura que el movimiento memorialista no va a parar. No se trata slo de la defensa a ultranza de los derechos humanos sino de luchar contra la impunidad. No se puede permitir que muchos herederos de los que declararon la guerra a un sistema democrtico, eliminaron sistemticamente a sus rivales polticos y gobernaron a base de Consejos de Guerra, hoy estn disfrutando de muchos privilegios econmicos y polticos, denuncia.

El Gobierno incumple sus compromisos internacionales

La Red ciudadana de apoyo a la querella argentina (Red AQUA), en la que estn integradas ms de 30 organizaciones sociales, denuncia que el Estado espaol no investiga las desapariciones forzadas incumpliendo sus obligaciones internacionales. En este sentido, la Red seala que ni el Gobierno espaol ni la Judicatura han respondido a los requirimientos judiciales de la Justicia argentina de identificacin de los personajes polticos, militares policiales del periodo que va desde el alzamiento militar-fascista hasta las primeras elecciones de 1977".

Asimismo, la Red denuncia que el Gobierno de Rajoy, as como el de Zapatero, no han cumplido con las recomendaciones del Comit de Derechos Humanos de la ONU de 2008, que instaban a Espaa a abolir la Ley de Aminista aprobada durante la Transicin y a investigar los crmenes del franquismo. Espaa, al no investigar las desapariciones forzadas, no slo est incumpliendo sus obligaciones internacionales sino que est contribuyendo a que perdure el crimen como tal, y a 
aumentar los daos que las desapariciones provocan. Esto es particularmente grave: conmemoran la lucha contra un crimen que en realidad contribuyen a agravar, denuncia la Red en un comunicado de prensa.

Fuente: http://www.publico.es/441527/al-menos-88-000-victimas-del-franquismo-continuan-sepultadas-en-fosas-comunes


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter