Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-09-2012

Falleci investigador de EEUU que vincul Posada con asesinato de JFK

Jean-Guy Allard
Rebelin


Gaeton Fonzi periodista e investigador quin, como miembro del Comit Selecto del Congreso sobre Asesinatos, famoso por haber dicho la verdad acerca de la conspiracin para el asesinato del presidente John F. Kennedy, entrevist en una crcel venezolana los terroristas cubanoamericanos Orlando Bosch y Luis Posada Carriles, falleci el 30 de agosto en su domicilio de EEUU.

Fonzi, con 76 aos de edad, que padeca desde muchos aos de la enfermedad de Parkinson, radicaba en Satellite Beach, Florida. Reportero desde 1959 hasta 1972 con el Philadelphia Magazine, era obsesionado con el asesinato de John F. Kennedy, dijo su esposa Marie que record como iba a Dallas casi cada ao para participar en debates sobre el controvertido tema.

Despus de todo, coment, fue parte del Comit Selecto del Senado sobre Inteligencia durante dos aos y del Comit Selecto del Congreso sobre Asesinatos, dos otros aos ms. Su libro sobre el tema, The Last Investigation, es considerado por muchos especialistas como su referencia ms respetada.

En una entrevista que otorgo a este periodista en 2004, Fonzi record cmo vio a Posada en la crcel venezolana donde estaba detenido por la destruccin en pleno vuelo de la aeronave de Cubana de Aviacin que cost la vida a 73 personas, en 1976.

Ledos a la luz de lo que se descubri entretanto del terrorista y agente de la CIA, sus comentarios de entonces tienen plena actualidad y confirman an ms el papel jugado por Posada durante ms de cuatro dcadas por cuenta de la CIA y la forma que se han encubierto sus crmenes para facilitarle un asilo de facto en tierra norteamericana.

Para Fonzi, la carrera de Posada en el mundo de la inteligencia refleja el poder de un gobierno secreto dentro del Gobierno de EE.UU., lo que explica como este terrorista con un historial kilomtrico de actividades criminales a menudo atroces, disfruta hoy de una vida de jubilado que le otorgo el mecanismo CIA de proteccin de sus veteranos crmenes.

Un complot del cubano-americano Antonio Veciana, fundador de Alpha 66, contra el presidente cubano Fidel Castro, planeado para Chile en 1971 l de los camargrafos de televisin venezolanos - llamaba la atencin de Fonzi y de unos investigadores norteamericanos de la poca.

Record Fonzi, en la entrevista: "La semilla de ese plan, deca Veciana, haba sido plantada por su asesor secreto, un americano que conoci como Maurice Bishop, alias (lo supimos ms tarde) usado por David Atlee Philips antes de que fuera Jefe de la Divisin de la CIA para el Hemisferio Occidental.

En un testimonio. Veciana dijo que "entre los involucrados en montar la operacin, con credenciales de prensa y documentos autnticos de Caracas, se encontraba Luis Posada Carriles", recuerda Fonzi. "Era una tarea fcil para Posada en aquel momento, pues, aunque siempre estuvo en la lista de asalariados de la CIA, trabajaba con la DISIP, la polica secreta venezolana".

UN PLAN IDENTICO A L DE OSWALD EN MXICO

Pero algo ms que ese complot interesaba al investigador del asesinato de Kennedy: "No era el plan principal, pero un subcomplot que Veciana identific como urdido por el cerebro de Posada".

"Al igual que Oswald fue utilizado para ser el chivo expiatorio en la conspiracin para asesinar a Kennedy, Posada concibi un plan donde un insospechado coconspirador era creado para ser el chivo del complot para el asesinato de Castro. Cuando un impostor de Oswald fue enviado para ser fotografiado entrando en la Embajada cubana en la Ciudad de Mxico, vinculndole as con Castro, Posada us un individuo parecido a uno de los camargrafos fotografiados mientras se acercaba para hablar con agentes de la Inteligencia rusa en Caracas cuando, en realidad, slo peda fuego para prender su cigarrillo.

"El experto de contrainteligencia, David Phillips, asegurara luego, por supuesto, que esas fotos tendran una distribucin mundial despus del asesinato de Castro. El plan completo se derrumb cuando los pistoleros se congelaron en el ltimo momento."

LA INVESTIGACIN SOBRE JFK FUE UNA FARSA

Cuando fue publicado el informe del Comit Selecto del Congreso sobre el asesinato de Kennedy fue descrito como "una investigacin plena y completa", tal y como prev la ley del Congreso que cre el Comit.

Pero Fonzi tena una opinin muy distinta: "De hecho, la investigacin fue ms bien una farsa, desmedrada por restricciones polticas y burocrticas de la CIA. Constantemente fueron impuestas correas a los investigadores del Comit que deseaban excavar ms profundamente dentro de lo que parecan reas cruciales que explorar o importantes sospechosos que entrevistar. Esto me ocurri mucho a m y a mi partner en Miami, Al Gonzlez, un ex as detective de homicidios en Nueva York".

Fonzi y Gonzlez han hecho presiones durante mucho tiempo sin xito para realizar entrevistas bajo juramento con Luis Posada y Orlando Bosch. Pero increblemente sus repetidas solicitudes eran denegadas.

"Nuestra solicitud fue diferida por varias razones, incluyendo la fuerte insistencia del asesor jefe, Robert Blakey, de que el crimen organizado haba matado a JFK. La profundidad del esfuerzo o la falta de seguimiento no importaban, mientras se salvaban las apariencias. Pareci obvio, hasta para Blakey, que no investigar a Posada y Bosch resultara una omisin demasiado visible en el informe final."

En aquel momento, Posada y Bosch se encontraban en la crcel en Venezuela.

"Gonzlez y yo fuimos complacidos cuando Blakey nos dio permiso de ir a Venezuela para entrevistarlos, a pesar de que no estaran bajo juramento y la amenaza de posibles cargos adicionales de perjurio.

CON EL PERMISO DE OTRO TERRORISTA CIA

El colmo: para este encuentro, Fonzi y su colega tuvieron que dirigirse a otro cubanoamericano terrorista de la CIA, Orlando Garca Vsquez, hombre de confianza del presidente Carlos Andrs Prez, de conocida reputacin.

"Para conseguir entrevistas con Posada y Bosch, tuvimos que reunirnos primero con el jefe venezolano de Seguridad del Estado, Orlando Garca Vsquez, quien, lo supimos ms tarde, era otro exiliado cubano de la lista de pago de la CIA. Garca fue muy cordial y cooperativo y arregl para nosotros la entrevista con Posada y Bosch, individualmente, en una pequea sala de visita del Cuartel San Carlos, una crcel que pareca ser manejada con bastante desenvoltura por las Fuerzas Areas venezolanas.

Bosch admiti que era un "buen amigo" de Veciana y que saba de su complot contra Fidel en Chile en 1971. "Sin embargo, dijo que no haba conocido los detalles del plan de parte de Veciana sino de parte de un socio. Este socio, a partir de otros puntos que Bosch revel, era obviamente su compaero de crcel y co-conspirador en la destruccin del avin (Barbados), Luis Posada. Bosch expres una rabia profunda acerca de que los dos tiradores en el complot en Chile fracasaron. Los llam cobardes 'bastardos'."

Las francas declaraciones ofrecidas por Bosch contrastaban completamente con lo que obtuvimos de Luis Posada, dijo Fonzi.

"Posada puso sus pies en la mesa, sonri y admiti muy poco. Pero dijo que no conoca bien a Veciana, que lo vio una o dos veces y que no estuvo implicado con l en el plan de asesinato de Castro. Posada fue deliberadamente vago acerca de la cronologa de su asociacin con la CIA. Dijo que no recordaba cundo abandon la Agencia. Tambin dijo que no conoca a David Atlee Phillips, figura clave de la Agencia en su guerra secreta contra Castro.

"Posada no saba entonces que el propio Phillips, al saber que el Comit tena acceso a ciertos archivos de la CIA, admiti que Posada era uno de sus operativos y que trabaj activamente con l en sus actividades chilenas"

Tampoco saba Posada que Veciana iba a contarlo todo, aos ms tarde, en el programa de radio de Edmundo Garca, precisando detalladamente su papel en la conspiracin.

"La arrogancia y el desdn con que Posada trat a investigadores oficiales enviados por un Comit del Congreso estadounidense para representar al pueblo de los EE.UU., refleja el poder de un gobierno secreto dentro del Gobierno de EE.UU. Durante por lo menos cuatro dcadas, una parte clave del poder de este gobierno secreto implica la influencia poltica y financiera de la comunidad cubana de Miami, conclua Fonzi.

"Desde esa comunidad tambin vinieron los elementos ms eficientes de la accin encubierta del gobierno secreto, incluyendo a hombres como Luis Posada. No hay que sorprenderse que individuos como Posada tienen que regresar a su base de Miami y buscar, en sus ltimos aos, consuelo y aceptacin por su consagracin de toda la vida al terrorismo como arma poltica", reflexion el investigador que aadi: "Slo en Miami".

Esto dicho aos antes del juicio de Posada en El Paso donde se ignor a propsito el pasado eminentemente terrorista del viejo asesino, hroe de la guerra sucia del imperio contra Amrica Latina.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter