Portada :: Conocimiento Libre :: Wikileaks: la batalla de la informacin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-09-2012

Caso Assange: una poltica exterior aliada a la del gobierno estadounidense
La vergenza de Suecia

Mark Weisbrot
Al Jazeera English


Fue como una escena de una pelcula de Hollywood, en donde el secuestrador llega por detrs con una pistola que le sobresale del bolsillo de su gabardina y amenaza, sigue caminando, y no digas nada.

As fue la amenaza del Gobierno britnico hace dos semanas hacia Ecuador; que la polica britnica poda invadir la embajada ecuatoriana si era necesario para arrestar al fundador de WikiLeaks, Julian Assange. Pero el ministro de asuntos exteriores de Ecuador no sigui caminando, y dijo algo, para la vergenza de la oficina del exterior del Reino Unido. La oficina del exterior intent decir que no fue una amenazaaunque ya estaba disponible al mundo entero por escritoy despus se retract.

Pero esta amenaza sin precedentes que violara el convenio de Viena que protege a las misiones diplomticas, result en fuertes criticas de la Unin de Naciones Suramericanas y tambin a pesar de haber sido diluida por Washington- otra critica de la Organizacin de Estados Americanos.

La amenaza del Reino Unido tambin aclar que ste caso no se trata de interrogar a Julian Assange sobre la posibilidad de un caso criminal en Suecia. Pocos podan creer que el Gobierno del Reino Unido llegara a tal extremo y a medidas ilegales si el caso se tratara tan slo de una extradicin de un ciudadano extranjero a un pas extranjero en donde ni siquiera es acusado de un delito.

Pero, cul es el papel de Suecia en ste asunto srdido? El ms obvio es que Suecia ha tenido la oportunidad de entrevistar a Assange en el Reino Unido, pero la ha rechazado repetidamente. El Gobierno sueco tambin rechaz la oferta de Ecuador de entrevistar a Assange en su embajada en Londres. Al igual que en el pasado, no ofrecieron ninguna justificacin.

El Gobierno sueco tambin se neg a negociar una extradicin con Ecuador en la cual Assange ira a Suecia pero no sera sujeto a extradicin a EE.UU. Esto sera muy fcil de organizar para Suecia (o para el Reino Unido, incluso). Una vez ms, el Gobierno no ofreci ninguna razn por su rechazo a considerar la solucin obvia a ste impase diplomtico.

Al contrario de la mayora de los comentarios de la prensa, no hay necesidad de teoras de conspiracin para llegar a la conclusin lgica. Si el Gobierno sueco en realidad quisiera seguir la investigacin de las alegaciones de delito sexual en contra de Assange, podran hacerlo. Sin embargo, estn deliberadamente abandonando la investigacin criminalla cual se est poniendo ms vieja y hacindose ms difcil de seguirpor otras razones.

Esto tambin crea dudas sobre todas las personas que se han opuesto a la idea de otorgarle asilo a Assange por respeto a las dos mujeres que lo han acusado. (Vale la pena mencionar que ninguna de las dos mujeres acus a Assange de violacin sexual, aunque sta es una de las alegaciones que se ha difundido a travs de los medios y por el mundo). Cualquier persona realmente interesada en ste caso se concentrara en la fiscal sueca, y por lo menos le preguntara por qu ha abandonado la investigacin.

Esto incluye al abogado de las demandantes, Claes Borgstrm, quien tuvo un papel importante consiguiendo que la tercera fiscal (Marianne Ny) lo persiguiera a Assange. (El fiscal que tuvo el caso antes de Ms. Ny lo abandon porque las pruebas eran muy dbiles). Borgstrm ha estado en los medios de prensa defendiendo a EE.UU y a sus aliados, en vez de estar defendiendo a sus clientes, afirmando que Assange debe saber que el caso no tiene nada que ver con Wikileaks.

Pero Borgstrm debe saber que hay una gran cantidad de pruebas de que EE.UU. est muy interesado en castigar a Assange, y que ste inters sigue creciendo: el 18 de agosto, el Sydney Morning Herald report que el servicio exterior de Australia estaba al tanto de que las autoridades estadounidenses llevaban ms o menos 18 meses persiguiendo a Assange. Craig Murray, un ex embajador del Reino Unido y con una carrera de 20 aos en diplomacia, report la semana pasada que sus colegas en la oficina de servicios exteriores del Reino Unido saban mejor que plantear la amenaza de invadir la embajada de Ecuador, pero que lo haban hecho bajo presin de Washington.

Como muchos pases europeos, incluyendo por supuesto al Reino Unido, la poltica exterior de Suecia est aliada a la del Gobierno estadounidense. Esta no es la primera vez que Suecia ha colaborado con sus aliados en Washington para violar derechos humanos y la ley internacional. En el 2001 el Gobierno sueco entreg a dos egipcios a la CIA (Agencia Central de Informacin) para que fueran devueltos a Egipto, donde fueron torturados. Las acciones de Suecia resultaron en crticas por parte de la ONU y el Gobierno fue forzado a pagarles indemnizaciones a las vctimas; los dos fueron despus absueltos de toda culpa. Encuestas muestran que los suecos consideraron ste crimen el peor escndalo poltico de su pas en los ltimos 20 aos.

Suecia es una democracia social bien desarrollada que tiene muchas garantas de derechos civiles y libertades para sus ciudadanos. La gente de Suecia no debera dejar que su Gobierno contine avergonzndose en otro crimen gubernamental e internacional ste un daino ataque a la libertad de expresin simplemente porque Washington quiere que lo hagan.

Mark Weisbrot es codirector del Center for Economic and Policy Research (CEPR), en Washington, D.C. Obtuvo un doctorado en economa por la Universidad de Michigan. Es tambin presidente de la organizacin Just Foreign Policy.

Fuente: http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2012/09/20129674125619411.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter