Portada :: Mundo :: China
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-09-2012

Un aviso de marejada en el mar del sur de China

Txente Rekondo
Gain/Rebelin


Las aguas del Mar del Sur de China, o de la China Meridional, han estado muy revueltas durante los meses de este verano. Los mltiples enfrentamientos y tensiones que se han sucedido durante esas semanas en torno a la reclamacin de soberana de algunas islas y territorios de la zona por parte de diferentes estados han llevado a la regin a una situacin cuando menos delicada.

Hasta siete estados asiticos mantienen disputas en torno a la propiedad territorial. China, Japn, Corea del Sur, Filipinas, Vietnam, Brunei y Malasia son los actores locales citados, pero sin olvidar tampoco que en estos conflictos tambin conviven intereses de otros estados como Estados Unidos o Rusia. Ya en el pasado los choques y enfrentamientos, la mayor parte dialcticos, han sido una constante, sin embargo este verano los movimientos y maniobras de unos y otros han llevado a la regin a una tensin mucho ms elevada.

A pesar de que la atencin meditica ha estado centrada sobre todo en la disputa que mantienen China y Japn en torno a las islas Diaoyu/Senkaku, otras tensiones tambin han tenido lugar en ese mismo espacio de tiempo. As, a comienzos de agosto la visita del presidente surcoreano a Dokdo/Takeshima, enoj a Tokio, que sigue reivindicando como propio ese territorio controlado a da de hoy por Sel.

Poco despus, un grupo de chinos (provenientes de Hong Kong y Taiwn) fueron detenidos por Japn tras desembarcar en Senkaku y seguido adems de una concentracin de japoneses en el mismo lugar das despus, lo que tambin provoc importantes manifestaciones de la comunidad china, tanto en la Repblica Popular China como entre los colectivos chinos residentes en otros estados de la regin.

Paralelamente, las disputas entre China y Vietnam tambin han aumentado de tono esos das, como las que mantienen Beijing y Manila. Sin olvidar tampoco que tanto Brunei como Malasia mantienen su propio pulso con China, aunque en estos casos las buenas relaciones entre los estados hacen que el nivel de enfrentamiento sea mnimo.

Y en pleno mes de julio, la visita de Medvedev a Kunashiri (una de las cuatro islas de Hokkaido que reclama Japn), junto a la concesin de seis submarinos a Vietnam (aumentando la capacidad martima de Hanoi), dejaba entrever que Rusia tambin estaba dispuesta a defender sus propios intereses en la regin.

Tambin Estados Unidos ha maniobrado en busca de sus propios intereses, aunque esos movimientos, a tenor de lo que est aconteciendo en la zona, le pueden hacer perder a alguno de sus preciados aliados locales. Fue el propio Obama el que anunci hace algn tiempo que una de las prioridades en la poltica exterior de Washington se iba a centrar en el Pacfico, y desde entonces los movimientos norteamericanos han ido en la lnea de fortalecer su presencia y sus alianzas en esa zona.

Por un lado los dirigentes estadounidenses se encuentran ante una complicada disyuntiva, sobre todo a raz del enfrentamiento que mantienen sus dos preciados aliados regionales, Japn y Corea del Sur. Un apoyo abierto y decidido a las reclamaciones de Tokio har crecer el siempre latente rechazo de las generaciones ms jvenes de Corea del Sur, reacias a la alianza de su pas con EEUU. Y al mismo tiempo puede echar por tierra los intentos de Washington para unir fuerzas frente al imparable auge de China tanto en la regin como a nivel mundial. Sin olvidar tampoco que incluso su relacin con Taiwn puede entrar en una nueva fase nada favorable para EEUU.

El gigante asitico ha sabido mover fichas con astucia. La actual coyuntura le permite maniobrar con mayor firmeza, y consciente de que la percepcin de la comunidad internacional en torno a los mltiples conflictos regionales, parece algo difusa, ha buscado tambin reforzar su posicin e intereses regionales.

En cierta medida, los enfrentamientos de estas semanas le han permitido a Beijing desviar la atencin de otros problemas de ndole interna, as como escenificar una unin de la llamada comunidad china ms all de las fronteras de la RPCh. De hecho, las manifestaciones de Hong Kong o Taiwn han reforzado el concepto en torno a la realidad china.

La memoria histrica en torno a las atrocidades japonesas durante el siglo pasado en la regin ha sido otro factor que ha ayudado a la hora de comprender mejor las pugnas entre los estados de la regin, y la propia estrategia china.

El pulso que mantienen China y EEUU en el nuevo orden mundial tambin ha tenido su reflejo en esta sucesin de crisis regionales. Los intentos de Washington por rodear militarmente a China en la regin han encontrado respuesta en la decisin de Beijing de militarizar alguna de las islas que a da de hoy controlan.

Lograr que los intereses y las ambiciones de estas dos potencias encuentren un sencillo acomodo en la regin no es tarea fcil. Y menos todava a la vista de las declaraciones y propuestas que hace EEUU. Las manifestaciones ms recientes de Hillary Clinton (el Pacfico es lo suficientemente grande para los dos) y la propuesta estadounidenses de vehiculizar una especie de zona de libre comercio en la regin,. A pesar de sus desmentidos, es una maniobra destinada para debilitar a China, o al menos contener el crecimiento econmico y comercial de Beijing.

La importancia de esa zona es econmica, comercial y geopoltica. En esta pugna est en parte lograr el control de las lneas de comercio martimas de la regin (lo que algunos definen como la superautopista del mar), y al mismo tiempo del comercio mundial que atraviesa por ah.

La riqueza pesquera, con importantes bancos de pesca, y sobre todo su control, es otro de los factores claves en estas disputas. En ese sentido cobra una gran importancia para pases como Vietnam o Filipinas, que han visto cmo su economa guarda una gran dependencia en dicho sector pesquero. E incluso para pases industrializados como Japn, donde ese sector todava sigue teniendo gran peso econmico.

Y a ello hay que unir la carrera por hacerse con el control de las importantes reservas de gas y petrleo que se encuentran en la regin, y que algunos expertos las presentan incluso como mayores que las que existiran en Kuwait.

La importante pugna que China y Estados Unidos mantienen, las elecciones para lograra el silln presidencial de la Casa Blanca en noviembre o el 18 Congreso del Partido Comunista de China que se celebra este mismo otoo, tambin condicionan los movimientos de unos y otros.

Todos esos aspectos citados, junto al uso interesado por parte de los diferentes actores de una retrica nacionalista y sobre todo con la utilizacin de dichas tensiones territoriales para aliviar las preocupaciones o problemas de las agendas locales son factores que pueden ayudar a la hora de comprender mejor el enjambre de intereses y maniobras que a da de hoy amenazan en convertirse en una marejada en las aguas del llamado Mar del Sur de China.

Txente Rekondo. Gabinete Vasco de Anlisis Internacional (GAIN)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter