Portada :: Cultura :: Cine
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-09-2012

Isak Dinesen, ms all de sus memorias africanas

Koldo Landaluze
Gara


El pasado 7 de setiembre se cumpli el cincuenta aniversario de la muerte de la escritora danesa Isak Dinesen, el seudnimo ms conocido que adopt la aristcrata Karen Blixen para firmar su obra. Gracias a los recuerdos que cosech durante su estancia en frica, legara para la posteridad una de sus obras ms conocidas, Out of frica (Lejos de frica), que inspirara la clebre pelcula de Sydney Pollack Memorias de frica (1987).

Yo tena una granja en frica, al pie de las colinas de Ngong. El ecuador atravesaba aquellas tierras altas a un centenar de millas al norte, y la granja se asentaba a una altura de unos seis mil pies. Durante el da te sentas a una gran altitud, cerca del sol, las primeras horas de la maana y las tardes eran lmpidas y sosegadas, y las noches fras. As comienza una de las narraciones ms conocidas de la escritora danesa Isak Dinesen, Lejos de frica o Memorias de frica. Mientras sentimos la calidez de la sabana africana e imaginamos la luz que perfila esos paisajes aorados de Kenia, intumos en su prosa una letana heredada de los cuentos tradicionales nrdicos, aquellos que se inician con el consabido rase una vez... y culminan de manera imprevista. Adoptada la frmula, quizs sea conveniente iniciar este recorrido siguiendo las pautas establecidas.

rase una vez en Rungsetlund una fastuosa finca ubicada al norte de Copenhague, hogar de una familia acomodada en la que naci, en abril de 1885, una nia llamada Karen Christenze Dinesen. Su padre fue militar y poltico y senta una gran pasin por la caza -plasmada en varios libros- y por encontrar el placer sexual en camas ajenas o graneros solitarios. Fruto de esta ltima aficin contrajo una sfilis que solucion drsticamente quitndose la vida. En 1903, Karen subvirti las normas de los cuentos y se enfrent a su familia cuando anunci su intencin de estudiar Arte en la Academia Real de Copenhague y public sus primeros cuentos. Nueve aos ms tarde, y a falta de un Prncipe Azul, nuestra protagonista se cas con su primo, el barn Bror Blixen-Finecke (hermano gemelo de aquel del que se enamor durante su adolescencia), y junto a l iniciara su primera gran aventura, aquella que la marcara definitivamente en cuanto se traslad a Kenia con intencin de instalar una plantacin de caf. La boda se celebr en Mombasa y Karen no tard en darse cuenta que el barn tambin perteneca a esa clase de hombres que buscaba placer en camas ajenas. Fruto de esta aficin, Karen Blixen contrajo la misma enfermedad que su padre y, en 1921, decidi separarse de este lbrico barn rampante.

Antes de abandonar este captulo, no podemos olvidar que la baronesa Blixen, quizs aburrida de las constantes fugas de su marido o bien seducida por el extico encanto africano -los atardeceres de Kenia siempre provocan todo tipo de calores-, mantuvo una relacin con el aguerrido cazador y hacendado britnico Denys Finch-Hatton. El final de esta aventura fue determinado por un fatdico accidente de avioneta, y el romance africano comenz a debilitarse en cuanto un incendio y una serie de psimas cosechas marcaron el declive definitivo de la Leona -as denominaban a la granja africana los nativos kikuyus-, lo que provoc que la baronesa Blixen se viera en la obligacin de malvender su adorada finca y regresar a Europa.

A comienzos de los aos treinta topamos con ella en Dinamarca, en su hacienda familiar de Rungsetlund, donde invirti dos aos de su vida en la escritura de Siete cuentos gticos. Las editoriales rechazaron este manuscrito y la baronesa, siguiendo la frmula que adoptaron con anterioridad George Sand o George Eliot, adopt un seudnimo masculino: Isak Dinesen. As logr que el libro, escrito en ingls, fuera publicado en Estados Unidos. El xito fue tan fulgurante como inesperado y el nombre real que ocultaba su seudnimo no fue revelado hasta que transcurrieron tres aos, cuando public Lejos de frica, el relato de sus experiencias keniatas. A partir de entonces, nuestra protagonista se transform en una especie leyenda viviente, rodeada de un misterio que ella misma se encarg de cultivar de manera minuciosa.

Gracias a la biografa que sobre ella public Judith Thurman se supieron los captulos que hemos narrado y la clebre pelcula de Sydney Pollack Memorias de frica propici el redescubrimiento de Dinesen pero, como suele ocurrir en muchas ocasiones, la novela en la que se basa el filme termin por eclipsar el resto de su obra.

Por fortuna, la edicin de Cuentos reunidos permiti recuperar la parte ms importante de su literatura y nos descubri su enraizamiento en la tradicin del romanticismo clsico. Los treinta y cinco relatos de Cuentos reunidos pertenecen a los cuatro libros de relatos que Dinesen public en vida: Siete cuentos gticos(1934), Cuentos de invierno(1942), Ancdotas del destino (1960) y ltimos cuentos(1957). Con posterioridad, se ampliara la bibliografa con la edicin pstuma de Ehrengard y Carnaval.

Aunque comenz a publicar libros tardamente, la vocacin de Karen ya haba despuntado en su juventud. Con 22 aos public en varias revistas danesas Los eremitas y El labrador. Otro cuento, La familia De Cats, de 1909, fue recopilado, a diferencia de los anteriores, en la obra pstuma Carnaval. Despus de Siete cuentos gticos, a mediados de los aos treinta, public otros tres libros de relatos -citados anteriormente-, dos memorias africanas -Lejos de frica y Sombras en la hierba-, y una novela, Las vengadoras angelicales(1944), firmada con otro seudnimo: Pierre Andrzel.

La popularidad de Blixen encontr su clmax en 1959, cuando fue invitada a una gira por los Estados Unidos, que se prolong durante algunos meses. Adems, en dos ocasiones estuvo a punto de ganar el Premio Nobel de Literatura: en 1954 se lo concedieron a Ernest Hemingway y este seal que el galardn deba haber sido adjudicado a Isak Dinesen. En 1957, el premiado fue Albert Camus.

La escritora Carson McCuller deca de ella que solo se alimentaba a base de ostras y champagne, y entre su singular y rico anecdotario figura una escena que espolea nuestra imaginacin. Un da, le preguntaron a quin quera conocer y ella no dud en nombrar a Marilyn Monroe. Este encuentro se produjo durante un almuerzo en que, segn narran fuentes de primera mano, tras una animada conversacin, Dinesen y Marilyn acabaron bailando sobre una mesa y quien sabe si, al igual que ocurra en la pelcula Uno, dos, tres del gran Billy Wilder, la msica que dict este frenes fue La danza del sable, de Aram Jachaturin. Ignoramos cmo termin el festival, pero lo que s se sabe es que, desde ese instante, la escritora siempre alberg un sentido cario hacia el mito dorado de Hollywood: Marilyn irradiaba una ilimitada vitalidad y una especie de increble inocencia. Slo haba visto algo parecido en un cachorro de len que me mostraron en frica mis sirvientes nativos.... Su pasin por la literatura era directamente proporcional a su alegra vital, tal y como confes a su gran admirador Truman Capote: Leo tan rpidamente que me es difcil estar abastecida. Lo que le pido al arte es atmsfera, ambiente. Algo que escasea en el men de hoy. Nunca me canso de los libros que me gustan, puedo leerlos veinte veces. Puedo, y lo he hecho. El rey Lear. Siempre juzgo a una persona segn su opinin sobre el rey Lear. Naturalmente, uno quiere una pgina nueva, un rostro diferente. Tengo un talento especial para la amistad; con lo que ms disfruto es con mis amigos: moverme, salir, conocer nuevas personas y ganrmelas.

Secuencia: Truman Capote - Isak Dinesen

Truman Capote est a punto de desaparecer, engullido por un enorme y mullido silln. Cuando por fin logra acomodarse, pone en prctica una de sus grandes pasiones: diseccionar a su anfitriones. La baronesa seala Capote, que pesa como una pluma y es tan frgil como un puado de conchas, recibe a sus visitantes en un saln amplio y resplandeciente, salpicado de perros dormidos y calentado por una chimenea y una estufa de porcelana; en el saln, como creacin imponente surgida de uno de sus propios cuentos gticos, est sentada ella, cubierta de peludas pieles de lobo y tweeds britnicos, con botas de piel, medias de lana en sus piernas, delgadas como los muslos de un hortelano. La baronesa le recuerda que durante su juventud le gustaba mucho cazar, pero su mayor inters durante los muchos aos que pas en frica fueron los nativos africanos de todas las tribus la baronesa suspira, pero ignoramos el tono y sentido de este suspiro, en particular los somales y los masai. Estimado Truman responde ella, la vida no era fcil dirigiendo una plantacin de caf. Ms de cuatro mil hectreas de labranza, y langostas y sequa y nos dimos cuenta demasiado tarde de que la meseta donde estbamos ubicados resultaba demasiado elevada para poder cultivar caf. Capote topa con una muralla infranqueable de libros, millones de libros ledos por su anfitriona quien, esbozando una sonrisa misteriosa, sentencia En realidad, tengo tres mil aos y he cenado con Scrates. Descubr muy pronto a Shakespeare, y ahora siento que la vida no sera nada sin l.

Fuente:
http://www.gara.net/paperezkoa/20120910/361384/es/Isak-Dinesen-mas-alla--memorias-africanas


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter