Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-09-2012

La Marcha de la Locura

Uri Avnery
Gush-Shalom.org

Traducido para Rebelin por J. M.


Nada puede ser ms aterrador que el pensamiento de que este do -Binyamin Netanyahu y Ehud Barak- est en la postura de iniciar una guerra cuyas dimensiones y resultados son incalculables.

Da miedo, no slo por sus fijaciones ideolgicas y perspectivas mentales, sino tambin por el nivel de su inteligencia.

El mes pasado nos dio una pequea muestra. En s mismo no era ms que un episodio pasajero. Pero como ilustracin de sus capacidades de toma de decisiones, era lo suficientemente aterrador.

La habitual Cumbre del Movimiento de los Pases No Alineados se llevara a cabo en Tehern. Ciento veinte Estados prometieron asistir, muchos de ellos representados por sus presidentes o primeros ministros.

Esta fue una mala noticia para el gobierno israel, que ha dedicado gran parte de sus energas durante los ltimos tres aos al esfuerzo extenuante de aislar a Irn, mientras Irn se dedicaba a un trabajo no menos extenuante para aislar a Israel.

Por si el lugar de la Cumbre no era lo suficientemente malo, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, anunci que iba a asistir tambin. Y como si esto no era todava lo suficientemente malo, el nuevo presidente de Egipto, Mohamed Morsi, tambin se comprometi a asistir.

Netanyahu enfrentaba un problema: Cmo reaccionar?

Si se hubiera consultado a un sabio experto, este podra haber preguntado: Por qu reaccionar?

El Movimiento de Pases No Alineados es una cscara vaca. Fue creado [o "fundado"] hace 51 aos, en el apogeo de la Guerra Fra, por el presidente Nehru de la India, Tito de Yugoslavia, Sukarno de Indonesia y Abd-al-Nasser de Egipto. Ciento veinte naciones se unieron. Queran encontrar un rumbo propio entre el bloque estadounidense y el bloque sovitico.

Desde entonces las circunstancias han cambiado completamente. Los soviticos han desaparecido y EE.UU. tampoco es lo que era. Tito, Nehru, Nasser y Sukarno estn muertos. Los pases no alineados ya no tienen ninguna funcin real. Pero es mucho ms fcil crear una organizacin internacional que disolverla. Su secretara proporciona puestos de trabajo, sus conferencias brindan oportunidades de fotos, a los lderes mundiales les gusta viajar y chismear.

Si Netanyahu se hubiera mantenido tranquilo, probablemente los medios de comunicacin mundiales habran ignorado el no-evento por completo. CNN y Al Yazira podran haber dedicado en total tres minutos por razones de cortesa, y eso hubiera sido todo.

Sin embargo, para Netanyahu guardar silencio no es una opcin. As que hizo algo muy tonto: le dijo a Ban Ki-moon, que no fuese a Tehern. Ms precisamente: le orden no concurrir.

El citado sabio experto si existiera- habra dicho a Netanyahu: No! Los pases no alineados representan ms del 60% de los miembros de la ONU. Ban quiere ser reelegido en su momento y no va a insultar a 120 votantes, tanto como usted no quisiera insultar a 80 miembros de la Knesset. Sus predecesores han asistido a todas las conferencias anteriores. No puede negarse ahora, sobre todo despus de que pblicamente usted le orden no asistir.

Luego estuvo Morsi all. Qu hacer con l?

Si se hubiera consultado a otro experto prudente, esta vez en Egipto, habra dado el mismo consejo: deja que ocurra.

Egipto quiere retomar su papel de lder del mundo rabe y de actor en la escena internacional. El nuevo presidente, un miembro de la Hermandad Musulmana, ciertamente no quiere que le vean cediendo a la presin israel.

As que, como dice el dicho hebreo, mejor que tragarse un sapo -incluso dos- que hacer algo tonto.

Pero Netanyahu no poda seguir tal consejo. Es contrario a su naturaleza. As que l y sus asistentes proclamaron en voz alta -en voz muy alta- que los 120 pases que asisten estn apoyando los esfuerzos de Irn para aniquilar a Israel y que Ban y Morsi est promoviendo un segundo Holocausto.

En lugar de aislar a Irn, Netanyahu ayud a Irn a aislar a Israel.

Tanto ms cuanto que ambos, Ban y Morsi, utilizaron el escenario de Tehern para castigar a los lderes iranes y sus aliados sirios. Ban condena la negacin de Ahmadinejad sobre el Holocausto, as como sus proclamadas esperanzas de la desaparicin de la "entidad sionista". Morsi fue ms all y critic el rgimen asesino de Siria, el principal aliado de Irn (este discurso se transmiti en directo por la televisin iran. El traductor evoc la general admiracin por su presencia de nimo. Cada vez que Morsi deca en rabe "Siria", el traductor en lengua farsi deca "Bahrein").

Todo este episodio es importante slo en la medida en que ilustra la locura increble de Netanyahu y sus asesores ms cercanos (todos ellos cuidadosamente seleccionados por su esposa, Sarah, fcilmente la persona ms impopular del pas). Parece que todos estn aislados del mundo real y viven en un mundo imaginario propio.

En este mundo imaginario Israel es el centro del universo y Netanyahu puede dar rdenes a los lderes de las naciones, desde Barack Obama y Angela Merkel hasta Mohamed Morsi y Ban Ki-moon.

Bueno, nosotros no somos el centro del mundo. Tenemos un montn de influencia, en parte debido a nuestra historia. Somos una potencia regional, mucho ms all de nuestro tamao real. Pero para ser realmente eficaz, necesitamos aliados, autoridad moral y el apoyo de la opinin pblica internacional, igual que los dems. Sin esto, el proyecto favorito de Netanyahu, para asegurarse un lugar en los libros de historia al atacar a Irn, no puede llevarse a cabo.

S que se levantaron muchas cejas cuando afirm categricamente que ni Israel ni EE.UU. atacaran a Irn. Pareca que estaba arriesgando mi reputacin -como as es-, mientras Netanyahu y Barak se estaban preparando para el bombardeo inevitable. Cuando hablar sobre el inminente ataque alcanz un crescendo, mis pocos simpatizantes estaban sinceramente preocupados.

Sin embargo, durante los ltimos das, se ha producido un cambio casi imperceptible de tono aqu. Netanyahu declar que la "familia de las naciones" debe establecer una "lnea roja" y el momento de detener el desarrollo nuclear armamentista de Irn.

Traducido al hebreo simple: no habr ningn ataque israel hasta que sea aprobado por los EE.UU. Dicha aprobacin es imposible antes de las prximas elecciones en Estados Unidos. Es muy poco probable despus, tambin, por las razones que he tratado de exponer. Circunstancias geogrficas, militares, polticas y econmicas lo hacen imposible. La diplomacia lo demanda. Un compromiso basado en intereses mutuos y el respeto puede ser el mejor resultado.

Un comentarista israel ha hecho la interesante sugerencia de que el Presidente de los Estados Unidos -despus de las elecciones- viaje personalmente a Tehern y haga un llamamiento al pueblo iran. Eso no es ms improbable que la histrica visita de Richard Nixon a China. Yo aadira la sugerencia de que mientras est en gira, el Presidente llegue a Jerusaln, tambin, para sellar el compromiso.

Un ao y medio atrs, tambin me atrev a sugerir que la primavera rabe sera buena para Israel.

En ese momento, se trataba de un supuesto comn en Israel y en todo el Occidente, que la democracia rabe dara lugar a un aumento del Islam poltico, y que esto podra presentar un peligro mortal para Israel. La primera parte de la suposicin era correcta, la segunda estaba mal.

La demonizacin del Islam oscurantista puede ser peligrosamente engaosa. La pintura del Islam como una religin asesina, inherentemente anti-semita, puede llevar a consecuencias destructivas. Afortunadamente, las previsiones nefastas estn siendo refutadas diariamente.

En la patria del Despertar rabe, Tnez, un rgimen islmico moderado ha echado races. En Libia, donde los comentaristas prevean el caos y la guerra civil permanente entre las tribus, las posibilidades de estabilidad estn creciendo. Tambin lo son las posibilidades de que los islamistas jueguen un papel positivo en la era post-Assad de Siria.

Y lo ms importante: la Hermandad Musulmana en Egipto se est comportando con precaucin ejemplar. Seis mil aos de sabidura egipcia estn teniendo un efecto moderador sobre los hermanos, incluyendo al hermano Morsi. En las ltimas semanas ya ha demostrado una notable capacidad para comprometerse con intereses divergentes, con los liberales laicos y el comando del ejrcito en su propio pas, con los EE.UU., incluso con Israel. Ahora comprometido en un esfuerzo por arreglar las cosas con los beduinos del Sina, frente a sus (justificadas) quejas y pidiendo el cese de las acciones militares.

Es, por supuesto, demasiado pronto para decirlo, pero creo que un mundo rabe rejuvenecido, en el que las fuerzas islmicas moderadas juegan un papel importante (como en Turqua), se puede formar el ambiente para la paz rabe-israel. Si deseamos la paz.

Para que esto suceda, hay que salir del mundo imaginario de Netanyahu y volver al mundo real, emocionante, cambiante, desafiante mundo del siglo XXI.

De lo contrario nos limitaremos a aadir otro triste captulo al brillante libro, The March of Folly, de la desaparecida Barbara Tuchman.

Fuente: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1347024330/

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter