Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-09-2012

Los cincuenta diferentes matices de amarillismo en la prensa israel

Gideon Levy
Haaretz

Traducido para Rebelin por J. M. y revisado por Caty R.


La mayor parte de los medios de comunicacin estn teidos de alguno de los 50 matices del amarillismo, adems del nacionalista azul y blanco y el militarista marrn.

Los informes que destacan las dificultades financieras en las que los medios de comunicacin israeles estn sumidos dan miedo. La idea de que Israel podra despertar a una situacin en la que slo hay dos o tres peridicos y una sola cadena de televisin importante es aterradora. No es difcil imaginar qu tipo de pas ser, qu se publicar y, lo ms importante, qu no.

Sin embargo -precisamente ahora, en su hora ms oscura- es imposible negar el rol negativo y nefasto que ciertos medios de comunicacin juegan aqu. La eliminacin de los medios televisivos amenaza a la democracia, sin embargo la persistencia de algunos de ellos, en su formato actual, no deja de ser un peligro. Antes de lamentar su desaparicin, tambin deberamos lamentar su presencia.

La mayor parte de los medios de comunicacin est teida de 50 diferentes tonos de amarillismo, adems del nacionalista azul y blanco y el marrn militarista. Las generaciones de israeles corrompidas crecieron en el adormecimiento de la mente, con una televisin que embrutece y una prensa que est en lo trivial y sensacionalista, alarmista y lascivo.

El azul y blanco y marrn nos dio medios de comunicacin que son los grandes colaboradores de la ocupacin, ocultndola de la conciencia y esterilizndola por dcadas. Si la sociedad israel es hoy ms nacionalista, ms racista, es gracias a los medios, que inculcaron en ella la demonizacin y la deshumanizacin de los palestinos; que nos ensearon a tratar a los refugiados africanos como "infiltrados" que representan un peligro existencial, nos ensearon que el mundo entero est contra nosotros y que siete mil millones de habitantes del planeta siempre se equivocan y seis millones de judos de Israel siempre tienen razn.

Fueron los medios de comunicacin que nos ensearon que todo le est permitido a Israel, que siempre es la nica vctima, que el derecho internacional se aplica a todo el mundo con la excepcin de nuestra tierra diminuta. Fueron los medios de comunicacin que nos ensearon a aplaudir cada guerra, al menos en un principio, y que los corresponsales militares son portavoces militares vestidos de civiles.

Fueron los medios de comunicacin que nos ensean a rendir culto a los generales, por lo menos hasta el invierno de 1973; y sentir lo mismo por el rico, al menos hasta el verano de 2011. Se nos ha enseado a apartar nuestros ojos de lo que ocurre en los territorios, entre los ocupantes y ocupados, a reprimir lo que ocurri en 1948 y a excluir a los rabes israeles. A los medios de comunicacin tambin les gustaba asustarnos sobre casi cualquier cosa que se moviera, y por algunas que no lo hacan: desde la gripe porcina y la cada de nivel bajo del Lago Kineret hasta a los 21 eritreos desesperados en la frontera, a los pilluelos de las calles de Gaza hasta la bomba atmica de Irn, todo era una muestra para el terror.

Estos medios funcionan en un estado de libertad. Con la excepcin de la Autoridad de Radiodifusin del Estado de Israel, no hay presin de las autoridades, todo lo que escriben y transmiten es una cuestin de eleccin. Desde hace mucho tiempo, no ha habido ningn "proyecto de medios de comunicacin", sino ms bien el alistamiento voluntario, y mnima censura, que es ms auto-censura. La mayora de las campaas estn motivadas por consideraciones comerciales, no ideolgicas. El objetivo es apaciguar, enmudecer y entretener a los espectadores o lectores, no perturbarlos y sostenerlos por la noche.

Han tenido algunos lucimientos tambin. Polticos corruptos y figuras pblicas abatidas por investigaciones periodsticas, cuestiones importantes impuestas en el orden del da, o evitacin de injusticias cuando los medios de comunicacin optaron por hacerlo. Tambin hay ms de unos pocos periodistas talentosos y de principios en Israel que no se han inclinado ante las bajezas de los medios sensacionalistas en el extranjero; el periodismo israel es ms importante que eso.

Desde el interior de todo esto, brillando desde lejos -hay que decirlo, a pesar del pudor- el peridico que ahora est leyendo. Si el Canal 10 se cierra, significa la prdida de las versiones israeles de "Wipeout" y "Beauty and the Geek", y hay bastante de esto ya en el Canal 2. Si Maariv cierra, significara el fin de sus columnas de propaganda ultranacionalistas (la compra del peridico por parte del derechista Shlomo Ben-Zvi garantizar su continuidad). Israel Hayom tambin tiene la misma oportunidad. Pero si alguna vez Haaretz tuviera que cerrar, Dios no lo quiera, cambiara la faz de Israel.

Si una banda de policas corruptos fuera a tirar a la cuneta a un palestino sondado en medio de la noche, quin lo publicara? Y si David Grossman quiere escribir una columna sobre este tema, donde lo hara? Perdonen mi auto-glorificacin, pero el peridico Haaretz es un faro de casi un siglo de antigedad cuya luz, dirigida a Israel y al mundo, nunca se atena, defendiendo el honor de la prensa de Israel y su sociedad. Este peridico libre y valiente nunca ha sido disuadido mediante amenazas o por la cancelacin de suscripciones o publicidad. Incluso el abajo firmante ha escrito en l por 30 aos consecutivos, para disgusto de muchos.

Fuente: http://www.haaretz.com/opinion/50-shades-of-yellow.premium-1.463596



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter