Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-09-2012

El mayor mito de la poltica estadounidense?
El problema no es Irn; es el can nuclear de Israel que apunta a la cabeza de Obama

Jonathan Cook
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Posiblemente sea el mayor mito poltico estadounidense, repetido ad nauseam por los candidatos presidenciales en sus campaas electorales. El presidente Obama ha afirmado que EE.UU. tiene un lazo especial con Israel diferente de sus relaciones con cualquier otro pas. Ha calificado su amistad de inquebrantable, duradera e inigualable, asegurada por nuestros intereses comunes y valores profundamente compartidos.

Su rival republicano, Mitt Romney, ha ido ms lejos, argumentando que no hay ni una pulgada de diferencia entre nosotros y nuestro aliado Israel. Un reciente anuncio electoral de Romney, destacando su visita a Israel durante el verano, ensalza la profunda y apreciada relacin.

Sin embargo, aunque semejantes pronunciamientos forman la base de un aparente consenso de Washington, la realidad es que la apreciada amistad no es ms que un cuento de hadas. Ha sido propagada por los polticos para enmascarar la sospecha y numerosos ejemplos de duplicidad y traicin que han marcado la relacin desde la fundacin de Israel.

Es posible que los polticos prefieran expresar su imperecedero amor por Israel, y entregar miles de millones de dlares de ayuda cada ao, pero el establishment de la seguridad de EE.UU. siempre ha considerado por lo menos en privado que Israel es un socio infiel.

Ha sido particularmente difcil ocultar esta desconfianza en relacin con Irn. Israel ha estado aplicando una implacable presin sobre Washington, al parecer con la esperanza de manipularlo con el fin de que apoye o se sume a un ataque a Tehern para detener lo que Israel afirma que es un esfuerzo iran para construir una bomba nuclear oculta bajo su programa de energa civil.

Aunque la cobertura se ha concentrado en la animosidad personal entre Obama y el primer ministro israel Benjamin Netanyahu, la verdad es que en general los funcionarios estadounidenses estn en profundo desacuerdo con Israel al respecto.

El conflicto sali a la luz este mes con los informes de que el Pentgono ha simplificado el ejercicio militar conjunto con los militares israeles que se realizar el mes que viene, Desafo Austero, que se present como el mayor y ms significativo de la historia de los dos pases.

El objetivo del ejercicio era probar la preparacin del escudo de defensa contra misiles de Israel en caso de represalias iranes, posiblemente el mayor temor que detiene a Israel antes de lanzar un ataque por s solo. La mayor ventaja del Pentgono sobre Israel es su radar de banda X, estacionado en Israel pero operado exclusivamente por un equipo estadounidense, que asegurara a Israel una temprana advertencia ante los misiles iranes.

Un alto funcionario militar israel revel a la revista Time el mensaje que portaba la reconsideracin por parte del Pentgono: Bsicamente lo que los estadounidenses estn diciendo es: No confiamos en vosotros.

Pero la discordia entre los dos aliados inquebrantables no se limita al asunto de Irn. La antipata ha sido la norma durante dcadas. En el verano, funcionarios actuales y antiguos de la CIA admitieron que el establishment de la seguridad de EE.UU. siempre ha considerado a Israel su amenaza nmero uno de contrainteligencia en Medio Oriente.

El ms infame espa que trabaj por cuenta de Israel fue Jonathan Pollard, un oficial de la inteligencia naval que entreg miles de documentos clasificados a Israel en los aos ochenta. Las repetidas peticiones de Israel de su liberacin han sido una molestia continua para el Pentgono, no solo porque los funcionarios de la defensa consideran falaces las promesas de que Israel nunca volver a operar espas en suelo estadounidense.

Por lo menos dos espas ms han sido identificados en los ltimos aos. En 2008, un exingeniero del ejrcito de EE.UU., Ben-Ami Kadish, admiti que haba permitido que agentes israeles fotografiaran documentos secretos de aviones caza y armas nucleares de EE.UU. en los aos ochenta. Y en 2006 Lawrence Franklin, un funcionario de la defensa de EE.UU., fue condenado por entregar a Israel documentos clasificados relativos a Irn.

En realidad, semejantes traiciones fueron asumidas por Washington desde el comienzo de la relacin. En los primeros aos de Israel, una base de EE.UU. en Chipre monitore actividades israeles; actualmente las comunicaciones israeles son interceptadas por un equipo de lingistas hebreos estacionados en Fort Meade, Maryland.

Unos documentos publicados este mes por los archivos de la fuerza area israel tambin revelan que Israel termin por identificar a los misteriosos aviones que sobrevolaron a alta altitud su territorio durante los aos cincuenta como aviones de espionaje U-2 de EE.UU.

En una seal de continua precaucin, Israel no est incluido en el crculo de los pases con los que Washington comparte inteligencia confidencial. Los miembros del grupo Cinco ojos, formado por EE.UU., Gran Bretaa, Australia, Canad y Nueva Zelanda, han prometido no espiarse mutuamente, una condicin que Israel habra violado regularmente si fuera miembro.

Por cierto, Israel incluso ha robado las identidades de ciudadanos de esos pases para cooperar en operaciones del Mossad. El caso ms notorio fue cuando Israel falsific pasaportes para hacer entrar ilegalmente agentes a Dubai en 2010 para asesinar al lder de Hams, Mahmoud Al Mabhouh.

Israel est lejos de ser un aliado fiable en la guerra contra el terror de EE.UU. Un exfuncionario de inteligencia dijo a Associated Press que Israel estaba por debajo de Libia en una lista de pases que ayudan a combatir el terrorismo, compilada por el gobierno de Bush despus del 11 de septiembre.

Por qu entonces todo ese parloteo sobre un lazo especial si la relacin se caracteriza por una desconfianza tan profunda?

Parte de la respuesta se encuentra en las formidables tcticas de intimidacin del lobby pro Israel en Washington. Thomas Friedman, el columnista del New York Times, represent el ao pasado la opinin de una cantidad creciente de observadores cuando escribi que el Congreso de EE.UU. est efectivamente comprado y pagado por miembros de lobbies de Israel.

Ese poder se hizo demasiado evidente la semana pasada cuando la convencin nacional demcrata adopt una poltica modificada designando Jerusaln como capital de Israel, en oposicin al derecho internacional y a los deseos expresados por los delegados.

Pero hay otro motivo del que se habla menos. Francis Perrin, jefe de la Agencia Atmica Francesa en los aos cincuenta y sesenta, cuando Francia estaba ayudando a Israel a desarrollar un arma nuclear contra los deseos de EE.UU., seal una vez que la bomba israel realmente apunta a los estadounidenses.

No porque Israel quisiera atacar a EE.UU., sino porque se dio cuenta de que una vez que poseyera el nico arsenal nuclear en Medio Oriente EE.UU. arriesgara pocas veces bloquear su camino, por ms que sus polticas fueron contrarias a sus intereses.

Por ese motivo, y por ningn otro, Israel est determinado a impedir que cualquier rival, incluido Irn, obtenga un arma nuclear que ponga fin a su monopolio.

Jonathan Cook es escritor y periodista residente en Nazaret. Gan el Premio Especial de Periodismo Martha Gellhorn. Sus ltimos libros son: Israel and the Clash of Civilisations: Iraq, Iran and the Plan to Remake the Middle East (Pluto Press) y Disappearing Palestine: Israels Experiments in Human Despair (Zed Books). Su pgina web es www.jkcook.net

Una versin de este artculo apareci primero en The National, Abu Dhabi.

Fuente: http://www.counterpunch.org/2012/09/10/the-greatest-myth-of-american-politics

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter