Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-09-2012

El tiro por la culata en Bengasi

Pepe Escobar
Asia Times Online

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Pap, qu es un tiro por la culata?

Es una fbula para contar a nuestros hijos junto a la chimenea, en un futuro no tan distante, postapocalptico, distpico.

Erase una vez, durante la guerra contra el terror de George "Dubya" Bush, con las Fuerzas del Mal capturadas y debidamente torturadas un malvolo terrorista, Abu Yahya al-Libi.

Abu Yahya al-Libi era, por supuesto, libio. Pas tres aos en las entraas de la prisin de Bagram, cerca de Kabul, pero de alguna manera logr escapar de esa fortaleza supuestamente inexpugnable en julio de 2005.

En aquel entonces, las Fuerzas del Bien erann felices en la cama con el coronel Muamar Gadafi de Libia, cuyos servicios de inteligencia, para deleite del gobierno de Bush, usaban los mtodos ms repugnantes para exterminar o por lo menos aislar a salafistas-yihadistas al estilo de al Qaida del tipo de al-Libi.

Pero en 2011 las Fuerzas del Bien, bajo un nuevo gobierno, decidieron que era hora de enterrar la tan olvidada guerra contra el terror y danzar segn una nueva moda ms popular: la intervencin humanitaria, caracterizada tambin como accin militar cintica.

De modo que al-Libi volvi de entre los muertos, combatiendo ahora lado a lado de las Fuerzas del Bien para derrocar (y finalmente eliminarlo) al malvolo coronel Gadafi. Al-Libi se haba convertido en un combatiente por la libertad, a pesar de que llamaba abiertamente a que Libia se convirtiera en un Emirato Islmico.

La luna de miel no dur mucho.

En septiembre de 2012, por primera vez en tres meses, el lder de al Qaida Ayman al-Zawahiri, alias El Cirujano, public un video de 42 minutos para celebrar el 11 aniversario del 11-S, admitiendo por primera vez la liquidacin de su nmero dos.

Su nmero dos no era otro que Abu Yahya al-Libi, atacado por uno de los adorados drones del presidente Barack Obama de EE.UU., en Waziristn el 4 de junio.

Un efecto inmediato del video de al-Zawahiri fue que una furiosa turba armada, dirigida por el grupo islamista Ansar al Sharia, incendi el consulado de EE.UU. en Bengasi. El embajador de EE.UU. en Libia, Christopher Stevens, fue eliminado. No import que Stevens fuera un hroe de los rebeldes de la OTAN que haban liberado Libia notoriamente salpicados de salafistas-yihadistas del tipo al-Libi.

Stevens fue recompensado por Washington con el puesto de embajador solo despus de que el malvolo Gadafi fue finalmente sodomizado, linchado y asesinado por, quin iba a ser, una turba enfurecida.

De modo que finalmente la serpiente pudo morder su propia cola.

Lo que pas en Bengasi podra haber sido solo una protesta fuera de control contra una burda pelcula de aficionados hecha en California, producida y dirigida por un agente de bienes races e islamfobo a toda prueba (ahora se dice que su identidad era un disfraz), financiado con 5 millones de dlares por donantes judos no identificados, presentando al Islam como un cncer y al Profeta Muhammad como un mujeriego, un pedfilo y, sobre todo, un fraude. La cinta fue debidamente publicitada por el insano pastor de Florida y fantico de la quema de Coranes Terry Jones.

Sin embargo el asesinato del embajador de EE.UU. en Libia es solo un entrems de lo que podra pasar en Siria, donde numerosos combatientes por la libertad apoyados por la CIA, los turcos y la Casa de Saud estn vinculados a al Qaida, sea a travs del supuestamente reformista Grupo de Combate Islmico Libia (LIFG) o por bandas de subcontratistas como Al Qaida en la Pennsula Arbiga (AQAP) o Al Qaida en el Magreb (AQIM).

Entonces cmo llevar [Washington] ante la justicia a los perpetradores del atentado de Libia? Despus de todo es la misma banda a la que se vitore como hroe cuando sodomiz, linch y elimin al malvolo Gadafi.

Asia Times Online ha estado advirtiendo durante ms de un ao sobre un tiro por la culata en Libia -y potencialmente en Siria-, donde los medievales jeques saudes emiten frenticamente fatuas legitimando una matanza generalizada de infieles alaues. Todo esto es una reedicin de la misma pelcula de la yihad afgana de los aos ochenta; primero los llamamos combatientes por la libertad, pero cuando nos atacan vuelven a ser terroristas.

Ahora tenemos a salafistas-yihadistas armados por la OTAN en Libia, y salafistas-yihadistas financiados por la Casa de Saud y basados en Turqua que usan mtodos terroristas como atacantes suicidas para derribar el rgimen de Asad, todos preparados y listos a actuar. Ciertamente agregan un nuevo significado a la accin cintica de Obama.

Un tiro por la culata como en Afganistn podra haber tardado aos. Esta vez levanta su atroz cabeza en solo unos meses. Y solo es el comienzo.

Qu pasar ahora? A quin vais a bombardear? A quin vais a matar a fuerza de drones? Qu os parece bombardear Bengasi un ao despus de condenar a muerte a Gadafi porque podra haber amenazado con bombardear Bengasi?

Preguntad a la secretaria de Estado de EE.UU. Hillary Clinton, quien pretende hablar por el bien del pueblo libio. Tal vez presentar una poltica de alineamiento retroactivo de EE.UU. con Gadafi.

Y ya que estamos en un ao electoral por qu no preguntar al invisible expresidente Bush en persona? Despus de todo l proclam en septiembre de 2001 que o estis con nosotros, o estis con los terroristas.

Bueno, se podra decir: cuidado con lo que obtenis cuando os metis en la cama con terroristas.

Pepe Escobar es autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War (Nimble Books, 2007) y de Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge. Su libro ms reciente es Obama does Globalistan (Nimble Books, 2009). Contacto: [email protected]

(Copyright 2012 Asia Times Online (Holdings) Ltd. All rights reserved.

Fuente: http://www.atimes.com/atimes/Global_Economy/NI14Dj01.html#.UFHIOtSO9Xo.email

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter