Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-09-2012

Irn, India, Afganistn, Pakistn, China y EE.UU. bregan por lograr ventajas en Eurasia
Todo el mundo a bordo en la(s) nueva(s) Ruta(s) de la Seda!

Pepe Escobar
Al Jazeera

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


En el complejo tablero de ajedrez dell Nuevo Gran Juego en Eurasia, es fcil identificar a los dos reyes: el Ductistn y las posibles y mltiples intersecciones de una Ruta de la Seda del Siglo XXI.

Pocos han tomado nota de una reunin crucial que tuvo lugar durante la reciente cumbre del Movimiento de No Alineados (MNA) en Tehern, entre altos diplomticos de los ministerios de Exteriores de Afganistn, India e Irn. Su objetivo final: una nueva Ruta de la Seda Meridional que conecte Irn con Asia Central y del Sur mediante carreteras, lneas de ferrocarril y, ltimo pero no menos importante, grandes puertos.

El puerto crucial de la Ruta de la Seda es en este caso Chabahar, en la provincia Sistan-Baluchistn en el sudeste de Irn. Tehern ya ha invertido 340 millones de dlares para completar un 70% de la construccin del puerto, un proyecto de una duracin de una dcada.

Pero mientras las sanciones de EE.UU. y de la UE duelen cada vez ms, Tehern espera que Delhi contribuya con 100 millones de dlares adicionales. India ya ha invertido 136 millones para vincular Chabahar con el sistema de circunvalacin de Afganistn.

No hace falta ser Alejandro Magno para darse cuenta de que la conexin ms rpida entre Kabul e India sera a travs del legendario Paso de Khyber. Pero eso no toma en consideracin el veneno histricamente acumulado entre Islamabad y Delhi, a pesar de sus constantes promesas de aumentar el comercio a travs de la frontera.

En teora Pakistn es dejado de lado por el vnculo directo de Chabahar de Irn con Afganistn e India. Pero es mucho ms complicado que eso.

Todos los ojos puestos en la sinergia eurasitica

En teora, Washington no tolerar que sus aliados Kabul y Delhi no sigan adelante con el aislamiento de Irn (que no est aislado en absoluto, como lo demostr grficamente el MNA). En trminos de los hechos en el terreno, el gobierno de Obama no puede hacer gran cosa.

La verdadera historia, el coste del petrleo iran

Para Delhi, aproximarse a Kabul y Tehern tiene que ver directamente con su estrategia euroasitica. Por ejemplo, los barcos indios desembarcan en Chabahar toneladas de ayuda humanitaria destinada a Afganistn. Adems, Delhi ya ha invertido ms de 2.000 millones de dlares desde el 11-S para mejorar la infraestructura en Afganistn.

India y Pakistn son feroces rivales en un intento de seducir los elusivos mercados de los estanes centroasiticos, incluido Afganistn. Al mismo tiempo, Delhi se queda atrs en esta carrera detrs de su principal rival geoeconmico, Pekn. No es sorprendente que Delhi haya lanzado una nueva estrategia que se explica a s misma: Conectar Asia Central.

El principal competidor es, Quin iba a ser?, China.

Chabahar significa cuatro estaciones, es decir un puerto que puede utilizarse todo el ao. De ah su importancia en la amplia cooperacin estratgica Irn-India, no solo en trminos de Asia Central sino tambin en las relaciones comerciales de India con el sudoeste asitico y Medio Oriente en general.

Futuros acontecimientos cruciales en la Ruta de la Seda Meridional incluyen que India conecte Chabahar con las riquezas de mineral de hierro de Hajigak en Afganistn (donde hay hasta 3 billones [millones de millones] de dlares en riqueza mineral) y la construccin por parte de Irn de un ferrocarril entre Mahhad y Herat, fuertemente persianizado en Afganistn occidental.

Por lo tanto India mira hacia el oeste mientras Irn mira al este. En cuanto a Afganistn -que crucialmente importa la mitad de su petrleo de Irn finalmente ser conectado al Mar Arbigo va Irn, reduciendo as su dependencia de Pakistn.

Es Chabahar contra Gwadar

Y vuelve Ductistn a travs del esencial cordn umbilical Irn-Pakistn en construccin: el gasoducto IP de 2.700 kilmetros de longitud, desde el gigantesco campo South Pars de Irn a travs de Baluchistn y Sindh y hacia Punjab.

Segn el director ejecutivo de la Compaa Nacional Iran de Gas (NIGC), Javad Oji, un 90% del trecho de Iranshar en el sudeste de Irn a Zahedan y la frontera paquistan est terminado. El gasoducto de 900 kilmetros de largo en el lado iran debera estar operativo dentro de un ao. Corresponde a Islamabad terminar su parte.

Totalmente tpico en trminos de interminables telenovelas del Ductistn, IP sola ser IPI (Irn-Pakistn-India), pero Delhi se retir, obligada por la implacable presin de los gobiernos de Bush y Obama.

Y en este punto la cosa se pone realmente difcil, porque no hay nada que pudiera complacer ms a Pekn que convertir el ex IPI en IPC.

Segn el ministro chino de Defensa Nacional Liang Guanglie en una reciente visita a Delhi, China no tiene planes de establecer bases militares en el Ocano ndico.

Cuntaselo al Pentgono.

Lo que China quiere, con mucho gusto, es construir puertos en el Ocano ndico. El Puerto Hambantota en Sri Lanka, por 1.500 millones de dlares, que abri hace solo tres meses fue financiado en su mayor parte por China. China tambin est invirtiendo en los puertos Dawei y Kyaukpyu en Myanmar. Y luego, por supuesto, existe el santo de las santidades: Gwadar, en el sudoeste de Baluchistn en Pakistn.

Gwadar en su mayor parte se construy con dinero chino, ms de 220 millones de dlares. Fue administrado hasta prcticamente ayer por Singapur por un contrato firmado en 2007.

Pero luego, en una sorpresa devastadora en Ductistn, Singapur decidi retirarse. El motivo oficial es que Islamabad no concedi 236 hectreas de terrenos de la Armada de Pakistn para la zona libre de Gwadar.

El motivo no expresado es el panorama extremadamente problemtico de la seguridad en Baluchistn. Como los baluchis no han recibido prcticamente ningn beneficio por la explotacin de su riqueza local, Islamabad enfrenta ahora una nueva ofensiva de nacionalistas baluchis indignados.

Los caminos menos usados

Por lo tanto, adivinad quin se har cargo de Gwadar, quin iba a ser?, China.

Esto se atiene estrictamente a la compleja estrategia energtica de China, que esencialmente se traduce como un escape de los estrechos de Malaca y Ormuz. Hasta 2015, no menos de un 75% de las importaciones de petrleo podra tener que transitar por el cuello de botella de Malaca si Pekn no acta rpidamente para encontrar puertos alternativos.

Pekn est sujeto a invertir por lo menos 10.000 millones de dlares en Gwadar, y reanudar un proyecto por 12.000 millones de dlares para una refinera y ciudad petrolera.

Tanto como India apuesta por Chabahar, China apuesta por Gwadar como un centro fundamental de transbordo que la conecte con Asia Central y el Golfo.

Tcnicamente, Chabahar est ms cerca del Golfo de Omn, mientras Gwadar est en el Mar Arbigo. Pakistn no est siendo exactamente aislado, porque Tehern e Islamabad ya han discutido, a los niveles ms altos, una posible conexin entre Chabahar y Gwadar. Irn, a propsito, ya est desarrollando la red elctrica de Gwadar.

El hecho esencial sigue siendo ineludible; ambos son peones absolutamente fundamentales en el Nuevo Gran Juego en Eurasia, y tambin estn en el corazn del Ductistn.

IP pasar por Gwadar con la posibilidad, ahora clara, de una extensin construida por los chinos paralelamente a la carretera Karakoram hasta llegar a Xinjiang. Y es posible que Gwadar tambin se convierta en una terminal en caso que se llegue a construir el continuamente plagado gasoducto Turkmenistn-Afganistn-Pakistn-India (TAPI) (es decir si los talibanes finalmente consiguen su parte).

Washington, por supuesto, tiene sus propias ideas sobre la Nueva Ruta de la Seda, vinculando Asia Central al Sur. Pero es un espejismo en el desierto sin incorporar Irn vinculado a Pakistn e India (que importa un 12% de su petrleo y cada vez ms de Irn, pagado cada vez ms en rupias indias).

Esa Ruta de la Seda se parece ms bien a un cheeseburger estadounidense, en la forma de la Red de Distribucin Nortea (NDN), un maratn logstico/militar que serpentea a travs de Asia Central de modo que EE.UU. y la OTAN puedan aprovisionar su guerra en Afganistn dejando de lado al poco fiable Pakistn.

Y el cheeseburger se convierte en un Big Mac cuando se expande hacia el no tan oculto deseo estadounidense de implantar, o volver a implantar, el Imperio de Bases en todos los estanes centroasiticos. El reciente chismeo sobre Kirguistn y Uzbekistn de la secretaria de Estado de EE.UU. se ajusta exactamente a este propsito.

Lo que es absolutamente seguro es que ninguna importante potencia eurasitica especialmente Rusia y China aprobarn el sedoso paquete de Washington. La(s) Ruta(s) de la Seda indgenas conectando el Sur de Asia a Asia Central, el Sudoeste de Asia y China, pueden verse como un proceso no muy diferente de la emancipacin suramericana donde los actores regionales, por ejemplo, trabajan en una decente conexin por carretera desde la costa atlntica de Brasil al Pacfico, y que no haya que canalizar todo el trfico de comunicacin regional a travs de EE.UU.

Todo esto tiene que ver con un gran escape de las rutas de trfico, comercio y finanzas dominadas por los atlantistas. La(s) Nueva(s) Ruta(s) de la Seda sern construidas por Asia, no por Occidente.

Pepe Escobar es corresponsal itinerante de Asia Times. Su ltimo libro lleva el ttulo Obama Does Globalistan (Nimble Books, 2009).

Fuente: http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2012/09/20129138245360573.html

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter