Portada :: Mundo :: Relevo en el Vaticano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-05-2005

Siguen acusando al fundador de los Legionarios de Cristo de abusos sexuales
El Vaticano vuelve a proteger a los curas pedofilos

noticiasvirtuales.com


El Vaticano no encontr elementos que demostraran que Marcial Maciel, sacerdote mexicano fundador de los Legionarios de Cristo, incurri en abusos sexuales, como se le acusa en su pas, asegur la congregacin, versin que cuestion uno de los denunciantes.

Bendicto XVI, en el silencio
"No hay ningn proceso cannico en curso, ni lo habr, respecto a nuestro fundador, el padre Marcial Maciel. El siempre ha afirmado rotundamente su inocencia", dijo Rafael Jacome, vocero de los Legionarios, en entrevista telefnica desde Roma con la emisora W Radio.

Sin embargo, en declaraciones a la misma emisora, Fernando Prez Olvera, uno de los denunciantes, puso en duda que se haya cerrado el caso del padre Maciel, ya que "esta informacin tendra que darla directamente El Vaticano a los medios, no a los Legionarios de Cristo".

Cinco meses antes de que el cardenal alemn Joseph Ratzinger se convirtiera en el Benedicto XIV , el ahora pontfice haba ordenado investigar de nuevo las denuncias de pedofilia contra el sacerdote mexicano Marcial Maciel, quien en 1998 fue acusado de abusar sexualmente a jvenes seminaristas.

El padre Maciel, ahora de 85 aos, estuvo al frente de la organizacin Legionarios de Cristo, y hoy protagoniza uno de los mayores escndalos sexuales de la Iglesia Catlica en Amrica.

La polmica entorno a los supuestos abusos de Maciel sigue dando de qu hablar a pesar de que las acusaciones se realizaron ante el Vaticano hace siete aos. Los seguidores del controvertido cura, por su parte, hacen campaas de apoyo para limpiar la honra de su lder.

Cuando surgi la imputacin inicial en 1998, nueve miembros de su congregacin hablaron de que Maciel les sodomizaba adems de pedirle que lo masturbaran, durante los aos 40, 50 y 60. Aunque, datos de la agencia italiana Adista, comentan que el primer caso se dio en 1941 (ao de la fundacin de los Legionarios), pero en ese momento se tom como un malentendido.

Las denuncias, que estaban en el congelador fueron reabiertas en diciembre del 2004 por el propio Ratzinger, cuando an se desempeaba como prefecto de la Congregacin de la Doctrina para la Fe ex Santo Oficio, pocos meses antes de que muriera Juan Pablo II .

Esto provoc que las heridas se abrieran y comenzaran de nuevo las investigaciones. La congregacin decidi entrevistar a las presuntas vctimas del cura Maciel, aunque ste en repetidas ocasiones ha insistido en que las acusaciones son falsas.

No obstante, Votos de silencio , publicado en 2004 por los columnistas Jason Berry y Gerald Renner (ambos del diario The New York Times ) el tema de los supuestos actos de abuso de Maciel vuelve a relucir y afirman de que Ratzinger en cierto modo trat de incubirlo.

Supuestamente, segn Berry y Renner, en el pasado Benedicto XVI presuntamente haba manifestado que las noticias sobre abuso sexual por parte de religiosos eran una campaa de los medios informativos para desprestigiar a la Iglesia Catlica.

Los autores infieren, sin embargo, que ahora como Papa, Benedicto XVI podra continuar investigando las denuncias de abuso dentro de la Iglesia, sobre todo aquellas que rodean al padre mexicano.

"El hecho de que la investigacin a Maciel haya sido reabierta debe traer un poco de esperanza a las vctimas del abuso", expres Berry en el diario estadounidense.

Pero las vctimas siguen sin creer que la justicia alcanzar al sacerdote mexicano.

"En esto yo tengo mis razones de escepticismo", relat Jos Barba, una de las presuntas vctimas de Maciel. "No por completo, pero no soy ingenuo para creer que todo va a salir muy bien (...)".

La interrogante que actualmente rodea el escndalo es por qu el Vaticano y principalmente Ratzinger no hizo nada cuando se destap pblicamente el abuso en 1998.

"El cardenal Ratzinger le dijo en 1999 a un obispo mexicano que no era prudente actuar en contra de Maciel, un hombre que haba aportado tantos jvenes al sacerdocio", escribi Berry.

El autor aadi en su libro, que otras de las razones por lo que Maciel nunca fue tocado se debi tambin a que Maciel siempre tuvo una gran amistad con el fallecido Papa, Juan Pablo II.
En el recuento de los daos
El primero en desatar el escndalo fue Juan Vaca, un joven seminarista de los Legionarios. Tras aos de permanecer en la organizacin, Vaca decidi renunciar en 1946, mand una carta al propio Maciel, donde le enfatizaba que haba tomado esta medida como consecuencia de los abusos que recibi.

En 1978, este mismo escrito, fue enviado al papa Juan Pablo II por medio de la embajada vaticana en Washington y lo nico que recibieron como respuesta fue el acuse de recibido.

Al inicio de la dcada de los 90, cuando en los titulares de los diarios estadounidenses aparecieron los abusos sexuales perpetrados por miembros del clero, los ex compaeros de Vaca, decidieron hablar de las experiencias pederastas a las que fueron sometidos por Maciel.

En 1997, cuando la Congregacin de la Doctrina de la Fe, que tiene el poder excomulgar a los sacerdotes culpables de abuso sexual, recibi una carta por parte del obispo John R.McCann de Nueva York, en donde le presentaba acusaciones detalladas sobre el abuso sexual de Vaca, quien en ese entonces perteneca a la dicesis de McCann.

"Todo lo que hizo [Maciel] contradice las creencias de la Iglesia y de la orden", escribi el padre Vaca en una carta de ms de 12 pginas en donde relat, escabrosamente, la pederastia que se ejerci en su contra.

"Cuntas veces usted me despert en medio de la noche y me tuvo con usted, abusando de mi inocencia. Noches de temor, tantas noches de absoluto temor: tantas noches de sueo perdido, que en ms de una vez puso en peligro mi propia salud psicolgica", dice en el texto.

En 1999 el cura Alberto Athi le envi a Ratzinger otra carta exponindole ms denuncias.

"La carta la envi con el obispo (mexicano) Carlos Talavera y l personalmente se la entreg a Ratzinger", y en ella se narraban algunos testimonios contra Maciel, entre ellos el que le hiciera Juan Manuel Fernndez Amenbar, una de las presuntas vctimas de esos abusos sexuales.

El sacerdote Fernndez Amenbar hizo esas confesiones a Athi antes de morir en 1995.

Desde entonces, Athi se convirti en el abanderado de esa causa, lo que provoc presiones por parte de autoridades eclesisticas que lo orillaron a renunciar a la Iglesia en 2003.

De acuerdo con Athi, al recibir la carta Ratzinger le dijo a Talavera que "era un caso delicado que no se poda tratar porque Marcial Maciel era un buen amigo de Juan Pablo II, que haba llevado muchas vocaciones y bienes a la Iglesia".

Todas las supuestas vctimas del padre Maciel eran seminaristas adolescentes en la orden. Entre los acusadores se encuentran tres profesores, un maestro, un abogado y un ingeniero adems de Vaca, un sacerdote.

Pese a que El Vaticano confirm que haba recibido las cartas, no se dijo nada ms y se hizo caso omiso a las acusaciones hasta que Ratiznger reabri el caso. Inclusive el cardenal de Mxico, Norberto Rivera, coment que haba un complot en contra de Maciel.

Segn los denunciantes, las vctimas de Maciel pueden ascender a unos 200 muchachos, quienes han callado por la imagen santificada que de Marcial se les inculca a los menores, entregados por sus familias a la congregacin para convertirlos en curas.

"Le hacen a uno creer que al entregar nuestra vida a Dios ya no somos dueos de nada, ni de nuestra alma ni de nuestro cuerpo", expus Barba en versiones periodsticas.

Hasta el momento la congregacin Legionarios de Cristo cuenta con cerca de 500 sacerdotes y 2,500 seminaristas. Recibe fondos privados y estatales, est presente en 20 pases, la mayora en Amrica Latina, y administra 12 universidades, dos de las cuales se encuentran en Roma y Madrid.

Cuatela de algunos catlicos
Los rumores de los presuntos abusos por parte de Maciel dentro de los Legionarios, pus en alerta a otras autoridades catlicas de Estados Unidos, y es por esta razn, que no dudaron en marcar su lnea con la institucin.

Para muestra estn las cartas escritas por el arzobispo de St. Paul Minneapolis, monseor Harry Flynn, en donde les prohbe a los miembros de su congregacin cualquier actividad o relacin con los Legionarios.

Flynn acusa a la organizacin catlica de actuar de "modo vago y ambiguo" y de promover una "Iglesia paralela" que separa a las personas de sus parroquias", explica el texto.

En el 2000, el Obispo de Columbus en Ohio, monseor James A. Griffin y el vicario general de la diocesis de Baton Rouge, en Lousiana, alertaron a los padres y familiares de las escuelas religiosas sobre las formas de actuar de los Legionarios. Se resalt que se eligen a muchachos muy jvenes para asistir a retiros fuera de las ciudades, por lo que el contacto que se tiene con los parientes es casi nulo.

"Exhortamos a padres y educadores a informarse de cada organizacin con la cual los muchachos entren en contacto", finaliza la misiva.

Segn la investigacin hecha por la agencia Adista, los Legionarios de Cristo eran mal vistos en el ambiente eclesistico, desde hace un buen tiempo, especialmente en Estados Unidos.
Una vida con los Legionarios
Segn la pgina oficial de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel naci el 10 de marzo de 1920 en Cotija de la Paz, Michoacn (Mxico).

En 1936 se traslad a la Ciudad de Mxico para empezar su formacin sacerdotal en el seminario dirigido por el Obispo de Veracruz, Monseor Rafael Guzar y Valencia y a los 16 aos de edad fund los Legionarios de Cristo en 1941, y en 1949 cre el Movimiento de apostolado Regnum Christi.

Recibi la ordenacin sacerdotal el 26 de noviembre de 1944, en la Baslica de Nuestra Seora de Guadalupe, en Mxico. Dos aos ms tarde se traslad a Espaa con el primer grupo de jvenes que cursaran sus estudios humansticos en la Pontificia Universidad de Comillas.

En 1950, Maciel instaur el Centro de Estudios Superiores de la Legin de Cristo en Roma. Sera Pablo VI quien en 1965 concedera a la congregacin de los Legionarios de Cristo el Decreto de Alabanza, por el que la congregacin era plenamente reconocida en el derecho universal de la Iglesia Catlica.

Maciel erigi el Instituto Cumbres de la Ciudad de Mxico, primera obra educativa de la congregacin. A este colegio se aadira, aos ms tarde, una amplia red de colegios y universidades instituidas por Maciel y los legionarios en varios pases del mundo: Argentina, Austria, Brasil, Canad, Chile, Colombia, Espaa, Estados Unidos, Italia, Irlanda, Mxico, Suiza y Venezuela.

En los ltimos aos, Juan Pablo II le otorg una serie de reconocimientos por su labor social realizada para los catlicos hasta que, en enero de 2005, renunci a la reeleccin de los padres capitulares dejando la direccin general de la Legin y del Movimiento Regnum Christi a su sucesor lvaro Corcuera. Actualmente se encuentra retirado.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter