Portada :: Europa :: El rapto de Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-09-2012

La moderna titanomaquia de Europa
Cmo grandes batallas sobre asuntos aparentemente menores estn determinando el futuro de Europa

Yanis Varoufakis
www.yanisvaroufakis.eu

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


PARTE A Pendiente de un hilo

Parecen [preguntas] tcnicas y de importancia secundaria cuando se proyectaban en contra el gran plan de la extraordinariamente rica historia de Europa. La compra de bonos del Banco Central Europeo (BCE) ir unida a condiciones? Los bonos que compre se tratarn sobre una base pari passu en relacin a los bonos que poseen las instituciones privadas? Supervisar el BCE a los bancos o solo a los sistmicos? Estas son preguntas que solo deberan interesar genuinamente a aquellas personas que tienen un inters morboso por las finanzas pblicas. Sin embargo, estas preguntas (y cmo se responden) probablemente resultarn ser tan importantes para el futuro de Europa como los Tratados de Westfalia, Versalles e incluso de Roma, ya que son cuestiones que determinarn si Europa se mantiene unida o sucumbe a las fieras fuerzas centrfugas desatadas por los acontecimientos de 2008.

Ahora es oficial: las instituciones existentes en la Eurozona han provocado que la zona de moneda comn gire fuera de control en cuanto explot el sector financiero en 2008. Simplemente no pudieron soportar el embate del terremoto y el resultado fue que todo el edificio empez a desmoronarse. Su arquitectura se debera haber reformado por toda la Eurozona o esta se combara inevitablemente bajo su diseo extremadamente errneo.

Durante tres largos aos Europa eligi seguir negndolo y hacer solo lo mnimo necesario para evitar el inminente colapso de la Eurozona. Estas medidas garantizaron que la Eurozona sobreviviera hasta ahora pero, ay!, hicieron ms profundos sus fallos estructurales bajo la superficie y aumentaron desmesuradamente los costes econmicos y sociales de resolver la crisis. El principio mismo situado en el centro de los intentos de rescate giraba en torno a la combinacin de prstamos desmesurados a los bancos y Estados miembros afectados, y una austeridad generalizada que redujo los ingresos en los que se basaba la solvencia de estos mismos bancos y Estados miembros. El resultado de ello fue ganar tiempo a expensas de las perspectivas ms a largo plazo de la Eurozona.

Tres corrientes: euroclastas, europestas, eurocrticos

Desde un principio hubo tres puntos de vista dominantes sobre qu hacer con esta crisis: en primer lugar estaban aquellas personas que dieron la bienvenida al desmantelamiento de la Eurozona. Basndome en nuestra tradicin bizantina, las denominar euroclastas. Entre ellas se incluan euroescpticos neoliberales que siempre haban mirado a Bruselas y al proyecto de integracin europea con la antipata que ellas consideraban que merece un super Estado; izquierdistas que consideraban que la Eurozona era un intento de fastidiar los planes que cualquier trabajo de base hubiera creado durante dcadas para apoyar la vida y condiciones de la clase trabajadora; y, por ltimo, nacionalistas categricos para los que las fronteras proporcionaban un falso sentido de identidad/seguridad.

Entre aquellas personas que, quiz por diferentes razones, no queran ver desintegrarse la Eurozona (con lo que reconocan que haba que mantenerla, por mal diseada que estuviera), haba dos corrientes dominantes: los europestas, que apoyaban, aunque fuera a regaadientes, la forma como las elites europeas estaban manejando la crisis, y aquellos que, como yo mismo, pensbamos que era peor el remedio que la enfermedad (y a los que denominar eurocrticos).

Desde un primer momento el argumento de los europestas ha sido que los pasos dados (por ejemplo, el primer rescate de Grecia, la creacin del Fondo Europeo para el Sudeste de Europa [EFSE, por sus siglas en ingls], la creacin del Mecanismo de Estabilidad Europea [ESM, por sus siglas en ingls], el Pacto Fiscal y ahora las Transacciones Monetarias Directas [OMT, por sus siglas en ingls] del Sr Draghi, etc.) eran pasos naturales hacia la creacin de la arquitectura perdida. Reconocen que se cometieron errores terribles durante el camino, pero insisten en que este camino, aunque sea sinuoso, llevar a Europa a la liberacin.

En cambio, los eurocrticos (como yo mismo) han estado argumentando que con toda probabilidad el camino elegido lleva a un pozo sin fondo del que no puede venir nada bueno, que los propios cimientos de las nuevas instituciones, como el EFSF-ESM, son txicos y, por consiguiente, fallarn cuanto ms peso pongan sobre ellos unas autoridades cada vez ms desesperada a medida que la crisis empeora.

En las ltimas semanas hemos visto una aceleracin en el camino que los europestas creen que sacar a Europa del oscuro bosque de la crisis. La declaracin de las Transacciones Monetarias Directas del Sr Draghi, los pasos dados por Bruselas para integrar el sistema bancario, adems del veredicto favorable del Tribunal Constitucional alemn, todo ello ha contribuido a crear una agradable brisa sobre las velas de los europestas. La pregunta es: la esperanza es genuina o simplemente es ms aire caliente? Para responder sin apasionamiento tenemos que considerar los hechos de forma matizada, de cerca y con cuidado.

12 de septiembre de 2012

(Continuar)

Fuente: http://yanisvaroufakis.eu/2012/09/12/europes-modern-titanomachy-how-europes-future-is-being-shaped-by-large-battles-on-seemingly-small-matters/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter