Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-09-2012

Podemos vivir sin petrleo

Jon Weman
Arbetaren

Traduccin del sueco por Luis E. Sabini Fernndez.


A travs del nuevo mtodo para extraer petrleo, la tan mentada fragmentacin (frackning) EE.UU. est apostando a ser nuevamente una gran potencia energtica. Pero el mtodo est encontrando una fuerte resistencia por la existencia de enormes sufrimientos ambientales. El 28 de julio de 2012 hubo una fuerte manifestacin de unas cinco mil personas delante del Congreso de EE.UU.

EE.UU. est en camino de convertirse en una nueva potencia energtica mundial. Eso sostiene la craneoteca de la Foreign Policy Association y aclaran que el pas en un futuro relativamente cercano podr constituirse en un estado no dependiente del petrleo de Cercano Oriente y que adems, estar en condiciones de exportar gas a China.

La solucin para tantos despliegues es una nueva tecnologa de extraccin, frackning, la cual, junto con el mantenimiento de altas cotizaciones del petrleo ha hecho redituable la extraccin de enormes reservas de petrleo y gas de esquisto en el Medio Oeste de EE.UU. La produccin del emplazamiento ms grande ubicado en los campos de Bakken en el estado de Dakota del Norte ha ascendido de los cien mil barriles diarios de 2005 a los 550 000 barriles diarios actuales.

La tcnica de fragmentacin consiste en enviar bajo tierra millones de litros de agua con arena y diversos precipitadores qumicos en pozos de kilmetros de profundidad, a muy fuerte presin, lo cual raja las piedras de las napas de esa altura, con lo que se libera gas o petrleo atrapado hasta entonces y permite que ascienda y se lo envase o entube, segn los casos. [1] Una operacin de fragmentacin es percibida en la superficie de la tierra como un dbil terremoto.

El uso del mtodo ha crecido segn el modelo de bola de nieve en los ltimos diez aos, pero a la vez ha ido conociendo la resistencia de los vecinos de los sitios de explotacin. El 18 de julio ppdo. manifestaron unas cinco mil personas habitantes de estos parajes, ante el Congreso en Washington [2] y ante las oficinas del lobby petrolero API, segn informes del vespertino The Huffington Post. Los manifestantes estaban vestidos con ropas de proteccin y provistos de frascos y envases plsticos con fango oscuro.

−sta es agua de fragmentacin. No la queremos en nuestra vecindad. No la podemos beber! Nos gustara saber si los que perforan nuestro suelo se la quieren beber!

Representantes y referentes de Occupy Wall Street participaron de la manifestacin con consignas como Fragmenten Wall Street, no nuestra agua!

Podemos vivir sin petrleo, podemos vivir sin gas, pero no podemos vivir sin agua, comentaba una duea de casa, Vicky Bastidas, de Beln, Pennsylvania, en el sitio-e Waging Nonviolence.

Los problemas son varios: contaminacin del agua de las napas locales, derrames de petrleo y contaminacin del aire con los gases que se escapan de las perforaciones, mucho del cual se quema.

En un video se ve como una familia campesina canadiense enciende fuego directamente de la canilla del agua de la cocina luego que las operaciones de fragmentacin subterrnea liberaran metano que indudablemente se ha mezclado con el agua de las napas superficiales del lugar.

En el documental Gasland [Pas del Gas] se entrevista a toda una serie de afectados por las operaciones de fragmentacin para la extraccin de gas, que empez antes de que tambin sobreviniera la tcnica para la extraccin de petrleo. Decenas de familias han empezado a recibir agua potable provista por las compaas petrolferas, las que les hacen firmar un contrato comprometindose a no aludir a esta situacin en los medios de comunicacin de masas, de acuerdo con el portal del documental.

Durante una conferencia de la industria en 2011, un representante de una empresa especializada en Relaciones Pblicas del sector energtico recomend trabajar con el manual del Ejrcito de EE.UU. dedicado a enfrentar disturbios y revueltas, puesto que la poblacin local que resiste constituye una revuelta.

El periodista ambiental britnico George Monbiot describi en The Guardian en julio ppdo. en un artculo que mucho llam la atencin, que el proyecto estadounidense de fragmentacin forma parte de una nueva ola de gas y petrleo. Placas de esquisto fragmentables para extraer tanto petrleo como gas existen en China, Canad, Gran Bretaa y hasta en Suecia. [3] Shell, por ejemplo, ha hecho prospeccin en Escania. [4] Durante los dos ltimos aos se ha invertido un billn [5] de dlares en proyectos petrolferos y para 2012 se estima que tales inversiones alcanzarn los 600 000 millones, suma sin parangn hasta hoy.

Junto con otras fuentes de energa no convencional, llega el momento, segn Monbiot para echar por tierra con la teora del Pico de Petrleo.

Monbiot considera que el verdadero problema que enfrentamos no es la escasez de petrleo sino su abundancia. −Hay suficiente como para frernos a todos a travs del calentamiento global, explica.

Las estimaciones de Monbiot y particularmente los estudios hechos por una investigacin promovida por BP han recibido crticas. Las perforaciones realizadas en Dakota del Norte se han secado mucho ms rpido de la previsto inicialmente y por lo mismo se ha tenido que intensificar considerablemente el ritmo de las perforaciones, mucho ms de lo previsto, y pese a los nuevos yacimientos, lo obtenido no alcanza ni para cubrir los que se estn agotando, segn ejemplifica theoildrum.com

Desde el punto de vista climtico se calcula que el petrleo de esquisto es de tan mala calidad como el carbn, a causa de la cantidad de energa que insume y de la magnitud de combustibles fsiles que hay que quemar durante el mismo proceso de extraccin.



[1] Para completar una sucinta descripcin de la tcnica de fragmentacin, hay que agregar que la perforacin vertical de dos, tres o cuatro km, se complementa con otras perforaciones radiales y horizontales a la profundidad a que llega esa perforacin vertical, y este segundo momento, inexistente en la extraccin clsica de petrleo, tambin consiste en perforaciones de km. de extensin. Como se aprecia, el mero dispositivo inicial para hacer que la tierra tiemble y libere gas y lquido, es mucho ms agresivo contra la naturaleza que la extraccin tradicional (que ya tena rasgos contaminantes y devastadores, apreciables sobre todo en la periferia planetaria, como se conoce en Nigeria o en Guatemala, por ejemplo) (N. del t.).

[2] La distancia entre Dakota del Norte y el D.F. es de unos dos mil km (N. del t.).

[3] Nosotros sabemos que el actual director de la YPF renacionalizada o mejor dicho puesta en la rbita estatal como empresa privada de la que el estado argentino es dueo mayoritario, el ingeniero Miguel Galuccio, fue designado como tal precisamente por su especialidad en petrleo y gas de esquisto. Y las estadsticas argentinas sitan al pas como tercero mundial en tales disponibilidades, detrs de EE.UU. y China (N. del t.).

[4] Regin del sur de Suecia (N. del t.).

[5] Terminologa nuestra, del castellano: milln de millones.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter