Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-09-2012

Euskal Herria: punto de bifurcacin

Katu Arkonada
Rebelin


El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos. (Antonio Gramsci)  

No queremos, ciertamente, que el socialismo sea en Amrica calco y copia. Debe ser creacin heroica. Tenemos que dar vida, con nuestra propia realidad, en nuestro propio lenguaje, al socialismo indoamericano. (Jos Carlos Maritegui)

 

Euskal Herria se encuentra en una encrucijada histrica. Estamos dejando atrs una poca de (muchos) cambios para adentrarnos en un cambio de poca. Aunque en Espaa todava no se hayan dado cuenta, la formula de Fukuyama economa de mercado + democracia liberal ya no da mas de si. La economa de mercado ha sido pisoteada por los rescates a los bancos consecuencia de una financiarizacin de la economa, y el concepto de democracia liberal se resquebraja en cuanto a dispositivo ideolgico hegemnico cuando las clases populares se dan cuenta de que las elites polticas y econmicas gobiernan para su propio beneficio y ya ni siquiera les dejan las migajas traducidas en el viejo estado del bienestar. El capitalismo esta cumpliendo un ciclo histrico y no puede seguir obteniendo los niveles previos de plusvala si se mantienen los beneficios, por mnimos que estos sean, para las mayoras sociales.

La crisis econmica y financiera se ha convertido en una crisis de modelo civilizatorio mediante la suma, no de manera aislada sino interrelacionada, de una crisis energtica, climtica y alimentaria. El Norte se tambalea y el Sur recupera su soberana y dignidad, rechazando la explotacin de sus pueblos, personas y recursos naturales, convirtiendo el modelo capitalista en algo insostenible y creando proyectos polticos llenos de contradicciones, pero con claros componentes anticapitalistas, antimperialistas y anticoloniales.

Crisis estatal

Los acontecimientos de los ltimos tiempos en Euskal Herria han dejado al descubierto una crisis del modelo de Estado, quebrndose el sistema poltico y simblico dominante que permita que los dominados siguiesen de alguna manera a las elites dominantes. Ese quiebre en Euskal Herria se ve acompaado de la construccin de un proyecto poltico que tiene voluntad de poder y que va a poner a la sociedad vasca ante la disyuntiva de optar por un modelo agotado y caduco, el del Estado Espaol, o un modelo diferente construido sobre una Euskal Herria independiente.

Adems, el proyecto poltico alternativo que ya se esta construyendo trata de recoger y articulas varias demandas parciales, sectoriales, de los movimientos sociales, y manifiesta su voluntad de convertir esas demandas en acciones concretas de gobierno. Todo hace prever que el instrumento para la disputa electoral surgido de ese proyecto en construccion podra convertirse en la primera fuerza, sino en nmero de votos s en nmero de escaos, en la Comunidad Autnoma Vasca, rompiendo de esta manera, mas all de que le dejen gobernar o no, con una hegemona poltica, econmica y cultural fuertemente consolidada hasta el momento y apuntalando y profundizando la crisis estatal.

Punto de bifurcacin

El fsico ruso Ilya Prigogine fue un estudioso de la teora termodinmica, concretamente de los sistemas alejados de los puntos de equilibrio, motivo por el que fue galardonado con el premio Nobel de Qumica en 1977. En sus investigaciones demostr que a partir de un cierto punto, los sistemas alejados de su punto de equilibrio podan dar lugar a la aparicin de un nuevo orden, lo que llevaba al sistema a estabilizarse de nuevo. A este momento Prigogine le llampunto de bifurcacin.

En Euskal Herria estamos viviendo, y se va a intensificar en el futuro cercano, una lucha por el poder poltico que nos aleja de un punto de equilibrio. En algn momento la sociedad vasca va a tener que optar bien por estabilizar el sistema, bien por la construccin de un nuevo orden social-estatal y ese momento concreto es el punto de bifurcacin para el que tenemos que prepararnos. Cuando el Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia lvaro Garca Linera teorizaba sobre los pasos dados entre el develamiento de la crisis estatal y la llegada al punto de bifurcacin en el proceso de cambio boliviano, parafraseaba a Foucault para explicar que hay momentos donde la poltica es la continuacin de la guerra por otros medios y no a la inversa, un momento donde tiene ms razn Tsun Tsu que Rousseau o Habermas. No puedo estar mas de acuerdo con esta afirmacin.

En este momento histrico de cierre de un ciclo en el que no encaminamos al punto de bifurcacin, se torna ms importante que nunca la realizacin de un diagnostico correcto de la situacin que nos permita construir y consolidar el instrumento adecuado para llevar adelante el proyecto poltico. Si erramos en nuestro diagnostico, tambin erraremos al dar forma al instrumento y al proyecto poltico, y eso, en estos tiempos interesantes, desgarradores pero llenos de oportunidades, es algo que no nos podemos permitir.

Puo de hierro en guante de seda

En Euskal Herria, al igual que en Amrica Latina, nuestra condicin colonial nos ha obligado a ser universales en nuestras preocupaciones y en nuestra mirada y eso nos da una ventaja frente a otras izquierdas que todava no han despertado de la crisis en la que se sumieron a partir de 1989.

Euskal Herria Bildu esta consiguiendo convertirse en el recipiente que recoge una serie de demandas populares no satisfechas. Probablemente esto permite una interrelacin mayor entre los diferentes grupos y sus demandas, superando de esta forma la simple suma de demandas y configurando un nuevo sujeto colectivo, lo que en los aos 80 se defini como pueblo trabajador vasco y que hoy en da, en esta sociedad postfordista en la que vivimos, no conseguimos definir con precisin pero sin embargo esta ah conformando un nuevo sujeto colectivo que precisa de un instrumento poltico que disputa el poder precisamente debido a las grietas en un sistema inestable alejado de su equilibrio.

Por lo tanto, EH Bildu necesita convertirse en el guante de seda que envuelva el puo de hierro de un proyecto poltico solido, que se asiente en la defensa de las clases populares y recoja las demandas sectoriales universalizandolas. Proyecto que mediante una intervencin netamente poltica, lleve la disputa al principal campo de batalla, el econmico.

Revolucin Democrtica Nacional

En la guerra de posiciones que va a comenzar tras las elecciones del 21 de octubre con el objetivo de ahondar en la crisis estatal y construir hegemona de cara a llegar en buena posicin al punto de bifurcacin, va a ser necesario hacer varios tipos de equilibrios que paradjicamente fuercen el desequilibro del sistema dominante.

Por un lado necesitamos alcanzar un equilibrio entre la gestin del poder institucional, demostrando que otra forma de hacer poltica es posible y construyendo una democracia participativa tambin desde las instituciones, y el apoyo sin miedo ni condicionalidades a un contrapoder que permita fiscalizar la gestin del poder, generando contradicciones que nos permitan avanzar.

En un segundo nivel, necesitamos combinar la construccin nacional desde cada uno de los sectores en lucha en Euskal Herria, junto con una lucha popular desobediente que permita cohesionar y dar cuerpo al pueblo vasco en contraposicin con la imposicin cristalizada en ese invento llamado Espaa. Necesitamos impulsar las distintas formas de desobediencia civil como forma de profundizacin y radicalizacin de la democracia.

En tercer lugar, nuestro proyecto poltico debe tener un horizonte socialista en contraposicin al capitalismo y sus diferentes expresiones ms o menos maquilladas en los mbitos poltico, econmico y cultural. Necesitamos construir nuestro propio socialismo desarrollando un proyecto y un Estado sobre bases feministas, ecologistas e internacionalistas, basado en la diversidad de Euskal Herria y que logre superar la triple opresin, de genero, clase y nacional que el esquema de Estado-nacin impone. Este debe ser nuestro aporte a otros pueblos en lucha en el mundo, un Estado socialista vasco como expresin de la lucha de liberacin nacional y social del pueblo vasco.

Si logramos combinar los factores anteriores en forma de proyecto poltico (sin confundir el proyecto con el instrumento o los instrumentos necesarios para llevarlo a cabo) realmente estaremos construyendo una revolucin del siglo XXI, una democracia socialista para todo Euskal Herria que enfrente a la dictadura capitalista, un nuevo marco poltico para avanzar en nuestra liberacin social.

Que no nos engaen con bonitas palabras, se llama lucha de clases, y vamos perdiendo. En Euskal Herria adems esa lucha de clases adopta la forma y el contenido de lucha de liberacin nacional permitiendo una retroalimentacin entre lo nacional y lo social. Necesitamos pasar de la resistencia a la ofensiva, a la propuesta. El 26 de septiembre y el 21 de octubre tenemos la oportunidad de recuperar la iniciativa, no podemos dejar pasar este momento histrico y debemos asumir la responsabilidad de ganar, con todas las consecuencias que ello conlleva.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter