Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-09-2012

Colonizando conciencias
Una mirada al impacto de las nuevas tecnologas en el universo comunicativo informacional y la cultura de masas

ndira Prez Borges
Rebelin


Siglos atrs el britnico Francis Bacon, Barn de Verulam , revelando la atinada visin de un autntico analista, declar: Informacin es poder. En dicha aseveracin el clebre filsofo sintetizara una de las verdades ms legtimas y evidenciables a lo largo de las distintas etapas que ha experimentado la humanidad y sus sistemas sociales.

Sin lugar a dudas la sociedad contempornea, ms que cualquier otra, constituye la confirmacin de que el conocimiento de la informacin se ha convertido en la fuente estratgica de todo tipo de actividad a nivel social, econmica o poltica; y por consiguiente, los medios de comunicacin son sistemas de conformacin de conciencias, opiniones y actuaciones histricas que, en la mayora de los casos, han devenido potentes instrumentos para la real manipulacin de las masas por parte del poder.

Fenmenos tan recurrentes por estos das como son el proceso de globalizacin, la interdependencia econmica mundial y la irrupcin indetenible de las nuevas tecnologas encuentran sus antecedentes en el contexto blico imperante durante la primera mitad del siglo XX.

Las postrimeras de la Segunda Guerra Mundial daran paso a un nuevo perodo dentro del sistema econmico-poltico- social: el neocapitalismo ; marcado esencialmente por la expansin econmica, reconstruccin y desarrollo paulatino de la economa de mercado. Esta transformacin tuvo un impacto inmediato en el sector informativo e ideolgico a escala global.

Con el florecimiento y la renovacin que experimentaba el sector econmico se comenz a percibir una atmsfera de bienestar individual y colectivo, y por ende cierta satisfaccin y conformidad receptiva por parte del pblico, consolidando las funciones de responsabilidad social atribuidas a los medios, as como la buena imagen de estos ante las masas.

Fue en esta etapa que el neocapitalismo informativo (aplicado al sistema de comunicacin, cultural, propagandstico e informativo) se estableci como un nuevo estrato basado en la polemizada libertad legal y terica de expresin. Esta ltima hiptesis, claro est, no pasaba de ser una utpica pretensin que pronto mostrara sus demoledores efectos como arma de doble filo.

Sin embargo se continuaron creando publicaciones peridicas y promoviendo la circulacin de informaciones sobre la vigilancia y control indirecto por parte del Estado. No fue hasta 1970 que los cimientos del modelo informativo neocapitalista empezaron a resquebrajarse hasta caer en una crisis que dio pie a candentes confrontaciones sobre la conveniencia o no de esta tendencia para los intereses de los dominantes.

Informar o no informar? Ah esta el dilema

Eran dos los frentes de controversia que encabezaban el debate, uno terico-poltico, y otro, tecnolgico. Los polticos y tericos cuestionaban algunos aspectos de la libre circulacin informativa, porque creaban desigualdades regionales importantes en perjuicio de los pases del Tercer Mundo. Por otro lado, la aparicin de nuevas tecnologas rompi, con su sola presencia, el organigrama a que se atenan los neocapitalismos informativos nacionales.

Mltiples son los conceptos con los que an se intenta definir la sociedad y el modelo resultante de esa crisis: postindustrial, postcapitalista, postsocialista, postmoderna, tecnotrnica, en fin. Mas donde s prima el consenso de criterios, es en la idea de que el avance tecnolgico ha marcado un antes y un despus dentro del universo de la comunicacin.

Avalancha tecnolgica

Las alternativas que ofrecen nuevos medios tecnolgicos tales como el microordenador, los IPod, CD-ROM por lser, la televisin digital en alta definicin, los mltiples servicios de Internet, los satlites de telecomunicacin, entre otros, permiten ejercer un control eficaz de los medios de comunicacin masiva teniendo en cuenta su enorme capacidad de trascender fronteras culturales, ideolgicas y geogrficas.

La tecnologa ha propiciado la aparicin de medios audiovisuales, redes de comunicaciones casi instantneas y ha provocado que el poder de la comunicacin se convierta realmente en el poder de controlar el mundo. La interdependencia y la globalizacin del mundo no son ms que derivaciones de la implementacin de estos avances.

Aldeanos porque s

La contemporaneidad se encuentra sintetizada en la expresin de la aldea global del estudioso Marshall McLuhan . Una red gigantesca que hilvana irremediablemente a cada uno de los lugares del planeta, todos conectados entre s intercambiando mercados y capitales, creando alianzas de poder y movimientos industriales bajo la tan ponderada fachada de interaccin cultural.

Resultara desatinado pensar que este trmino nicamente entraa una connotacin negativa, de hecho su fundamentacin terica, en primera instancia, revela las ms autnticas intenciones de interrelacin, colaboracin e integracin de los pueblos.

Tal como plante Fidel Castro, el 13 de diciembre de 1997 frente a la Asamblea Nacional del Poder Popular: La globalizacin es resultado del desarrollo histrico, resultado de la civilizacin, de la tcnica. Esto se inicia con el encuentro de culturas diferentes, de civilizaciones distintas.

Y es que la mundializacin, como tambin se le conoce, toca todas las esferas de la vida social, ofreciendo oportunidades que es necesario saber aprovechar, como la difusin de conocimientos, la unificacin sobre bases de igualdad o el intercambio de culturas y tradiciones. Sin embargo, las grandes transnacionales han encontrado en este fenmeno el vehculo para incrementar sus capitales y llevar a vas de hecho un plan de produccin meditica con fines de lucro.

Pensemos por un momento, si la globalizacin lleva a todos los rincones del mundo los descubrimientos y las influencias de las culturas de las grandes potencias, entonces qu sucede con esas culturas nacionales que reciben constantemente esas influencias desde el exterior?

Los medios de comunicacin privados, sobre todo en Amrica Latina, influyen en el consumo de los individuos y en la identidad colectiva, ya sea crendoles nuevas necesidades o hacindolos dependientes a los objetos de consumo y generndoles, de esta manera, el hbito del consumo. La globalizacin planetaria provoca la homogeneizacin y la fragmentacin cultural, efectos que han derrumbado las identidades tradicionales poco a poco.

Expande y vencers

Los programas informticos, la msica rock, la Coca Cola, los jeans, las tiendas Mc Donald o la hegemona de la lengua inglesa, representan ejemplos de mundializacin, su expansin a nivel global constituye una consecuencia directa de la acentuacin del imperialismo cultural y de la imposicin del patrn de vida norteamericano.

Recuerdo que en cierta ocasin uno de mis profesores de la universidad imparta una conferencia sobre globalizacin y consumo en la sociedad capitalista, donde ejemplificaba la estratagema comercial que aplicaban los dueos del mercado mediante la propagacin de una tendencia musical. Deca que el movimiento hip-hop tuvo una identidad y un pblico muy bien definidos hasta que las transnacionales lo comercializaron.

Actualmente las culturas nacionales ya no son tan nacionales, han perdido valor; los pueblos se han convertido en meros consumidores de lo exterior. Por ello no es extrao que se piense que lo que viene de afuera es ms importante que lo nuestro, lo nacional. Y en este punto me refiero tambin a nuestro pas, que no escapa a estos efectos, cuando ocurre que la mayora de los jvenes suelen consumir intrpretes forneos como Daddy Yankee, Inna, Shakira, Adele y no escuchan a Dayani Lozano, Ral Torres, Polito Ibez, David Torrens u otros talentosos artistas del patio. Por solo acudir a un ejemplo.

Considero que incluirse en el mercado mundial en bsqueda de desarrollo, no debe influir en la prdida de valores identitarios que representan en definitiva la idiosincrasia, la esencia de cada nacin. Conocer las funciones, efectos y pretensiones de los medios de comunicacin dentro de la sociedad resulta imprescindible; reflejar una postura crtica y revolucionaria ante el crecimiento meditico y comunicacional constituye la clave para la supervivencia en la era de la informacin.

 

 

Referencias bibliogrficas:

Castro Ruz, Fidel ( 1999 ) . Globalizacin neoliberal y crisis econmica global. Ediciones del Consejo de Estado, La Habana.

Franco, Jean . La globalizacin y la crisis de lo popular. Revista Nueva Sociedad. No. 149. Versin digital.

Ramonet, Ignacio ( 2002 ) . Propagandas silenciosas . Editorial Ediciones Especiales . La Habana .

Vidal Valds, Jos Ramn ( 2006 ) . Medios y Pblicos: un laberinto de relaciones y mediaciones. La Habana . Editorial Pablo de la Torriente .



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter