Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-09-2012

La fiebre del oro
El expolio de la RDA

ngel Ferrero
Sin Permiso


Heiner Mller defini en una ocasin el socialismo real como una poca entre la edad de hielo y el comunismo. La expresin no parece decir nada, pero en realidad dice mucho. El fracaso de la revolucin mundial, que dej a la Unin Sovitica completamente aislada en el plano internacional (una situacin que en ltima instancia acab favoreciendo el ascenso de Stalin y todo lo que ello supuso), primero, y la extensin de su modelo a toda Europa oriental manu militari tras la Segunda Guerra Mundial despus, cre una situacin particularmente extraa en los pases que formaban el bloque oriental. Por una parte se reclamaban en lo ideolgico portadores de la idea del comunismo, una idea que justificaba todas las estrecheces y medidas de excepcin del presente, mientras que, por la otra, era cada vez ms evidente el estancamiento poltico y econmico, que se traduca en el tedio y la apata de la ciudadana. La dictadura del proletariado, la fase de transicin que haba de conducir al comunismo, se haba convertido en una forma de estado en una particularmente desagradable para muchos ciudadanos y la espera, en un modo de vida en que ni se avanzaba ni se retroceda. El socialismo realmente existente se encontraba, efectivamente, en algn lugar entre la edad de hielo y el comunismo.

Con la cada del Muro de Berln la historia entr de lleno en todo el bloque oriental. Lo hizo como capitalismo dinmico y como destruccin creativa. Es una parte de la historia de Europa que no figura en los libros de texto, ni de la que los medios de comunicacin escriben artculos conmemorativos, porque, como recordarn, se haba producido el fin de la historia, aquella perversin hegeliana acuada por Francis Fukuyama y explotada a la perfeccin por los think tanks estadounidenses. La proclamacin de la victoria de la Guerra fra nunca fue suficiente para los ganadores. Haba que clavar la cabeza del enemigo en una lanza y pasearla por todos los rincones del pas chorreando sangre. En la mejor y ms ancestral tradicin germnica, se sobreentiende. Y eso fue exactamente lo que hicieron las lites polticas y econmicas alemanas. Cuando un periodista le pregunt a Lothar Spth, a la sazn miembro del Presidium de la CDU, si la terapia de choque econmica para la Repblica Democrtica Alemana era una forma de capitulacin incondicional, ste respondi lacnicamente: le contestar brutalmente: s. [1]

El mayor matadero de Europa

Desde hace unas semanas se proyecta en algunas pequeas salas de Alemania Goldrausch Die Geschichte der Treuhand, un documental basado en el reportaje de investigacin de Dirk Laabs, Der deutsche Goldrausch Die wahre Geschichte der Treuhand [La fiebre del oro alemana La verdadera historia de Trehuand] (Mnich, Pantheon, 2012). El documental algo lastrado por su realizacin para televisin es desde luego oportuno: cuando Alemania est, un da s y al otro tambin, en el punto de mira de los articulistas de todo el sur de Europa, nos recuerda que las primeras vctimas de la lite poltica y empresarial alemana no fueron otros que sus propios compatriotas.

Qu fue Treuhand? Qu signific para miles de alemanes? Inmediatamente antes de su desintegracin y con la intencin de facilitar el proceso de reunificacin, el ltimo gobierno de la RDA cre una agencia para la privatizacin (Treuhandanstalt) de las empresas estatales de Alemania oriental (Volkseigener Betriebe, VEB). La sede se estableci en la Alexanderstrae de Berln, a tiro de piedra de la celebrrima Alexanderplatz. El 1 de julio de 1990 Treuhand asumi la gestin de 8.400 empresas, 25.000 comercios al por menor, 7.500 restaurantes y hoteles y 1'7 millones de hctareas de tierra cultivable. Todas estas empresas, grandes y pequeas, daban empleo a ms de cuatro millones de trabajadores. Y a todo ello an haba que sumar el capital confiscado al Ministerio de Seguridad del Estado y parte de las propiedades del Ejrcito de Alemania oriental (Nationale Volksarmee). Uno de los primeros directores de Treuhand estim en 1990 en 600 mil millones de marcos el valor total de su catlogo de empresas. La propiedad de titularidad pblica de la RDA, un estado en vas de desaparicin, deba, a propuesta de Werner Schulz (Alianza 90/Los Verdes) y otros representantes del movimiento ciudadano en Alemania oriental, distribuirse de manera equitativa entre sus ciudadanos, quienes, al fin y al cabo, haban contribuido a su construccin y desarrollo. Si los ciudadanos de la RDA haban de convertirse en ciudadanos de derecho de la nueva Alemania tal y como pedan sus vecinos occidentales, a la fuerza haban de poseer un capital propio. Treuhand tena que ser el organismo encargado de drselo, pero de este modelo no qued ms que la idea y Treuhand acab convirtindose en todo lo contrario a lo que supuestamente tena que ser.

Como primera seal de lo que los antiguos ciudadanos de Alemania oriental habran de ver en los prximos aos, los puestos directivos de Treuhand se reservaron a alemanes occidentales. Tras la dimisin de Rainer Maria Gohlke por disputas con el consejo administrativo, Detlev Karsten Rohwedder asumi la presidencia del organismo. Rohwedder era un empresario socialdemcrata que se haba hecho un nombre en Alemania occidental saneando y privatizando empresas del sector industrial, labor por la que recibi en 1983 el premio de Directivo del ao. Rohwedder asumi el cargo convencido de que 40 aos de socialismo real haban perjudicado ms al tejido industrial de Alemania que la Segunda Guerra Mundial. [2] Pero su presidencia dur poco: Rohwedder fue asesinado en la noche del 1 de abril de 1991 por los disparos de un francotirador cuando se encontraba en su casa de Dsseldorf. El crimen se atribuy al comando Ulrich Wessel de la Fraccin del Ejrcito Rojo, pero los autores nunca pudieron ser identificados, en uno de esos crmenes envueltos de misterio y los vahos del alcantarillado estatal que pueblan la historia contempornea de la Repblica Federal. Rohwedder fue sustituido por Birgit Breuel (CDU) el 13 de abril de aquel ao y ocup el cargo hasta la disolucin de Treuhand. El motto de Breuel: privatizar rpido, porque somos de la opinin que la privatizacin es la mejor forma de saneamiento.

El estado de las empresas en la antigua Alemania oriental dejaba ciertamente mucho que desear, pero el atraso tecnolgico quedaba compensado por la economa planificada, cuya sbita desaparicin pona seriamente en riesgo a las empresas de la RDA en una economa de mercado libre. Por si fuera poco a todo ello an se haba de sumar la desaparicin de la demanda de su principal mercado hasta la fecha, un bloque oriental sumido en el caos econmico. Como es notorio, la receta neoliberal no slo no vigoriz al enfermo alguna vez lo ha hecho?, sino que empeor su dolencia: en 1992 la tasa de paro de Alemania oriental subi hasta el 14'2% (1'2 millones de desempleados), una tendencia que continu en los aos posteriores. La promesa de paisajes florecientes de Helmut Kohl en 1990 se convirti en una broma de mal gusto a medida que en los nuevos estados federados se multiplicaban las fbricas abandonadas, el deterioro de las infraestructuras y las colas de desempleados sin ninguna perspectiva de reinsercin en el mercado laboral. La nueva situacin econmica descompuso el tejido social y trajo consigo fenmenos hasta entonces marginales o incluso desconocidos en la Repblica Democrtica Alemana como la mendicidad, la drogodependencia o la criminalidad, y la extrema derecha encontr en los jvenes carentes de perspectivas y los trabajadores no cualificados marginados del nuevo mercado laboral un terreno abonado para su crecimiento electoral. En Hoyerswerda (Sajonia) y Rostock (Mecklemburgo-Pomerania occidental) se incendiaron los centros de refugiados que buscaban en Alemania asilo poltico en uno de los incidentes racistas ms graves de la Europa contempornea. En los muros de toda Alemania oriental aparecieron pintadas como Treuhandmafia o Treuhand: el mayor matadero de Europa. Las oficinas de Treuhand en Berln llegaron a ser incendiadas por desconocidos.

El expolio de la RDA

Treuhand nunca fue una agencia de privatizacin que trabajase con criterios de transparencia, pero super incluso la opacidad habitual de las instituciones de un pas que internacionalmente se precia de la honradez y buena conducta de sus empresarios. Muchas de las pequeas empresas en el catlogo de Treuhand cayeron en manos de empresarios de dudosa reputacin. De hecho, segn Christoph Partsch, gestor de Treuhand entre 1992-1994, para la adquisicin de pequeas empresas no se necesitaba ms que tener un buen contacto con alguien en Treuhand. Se les daba cita y podan comprar lo que queran. Inversores a los cuales yo no habra vendido ni siquiera un coche usado fueron atendidos con una amistad fuera de lugar. El caso ms sonado de corrupcin fue el de Michael Rottmann, quien, despus de comprar haciendo uso de informacin confidencial la VEB Wrmeanlagenbau, transfiri con la ayuda de sus cmplices 150 millones de marcos de las cuentas de la compaa a sus cuentas personales en el extranjero antes de darse a la fuga. El desfalco de Rottmann ocasion la bancarrota y ulterior cierre de la empresa, dejando a 2.000 trabajadores en la calle. [3] Entre 1991 y 1994 se denunciaron 1.801 casos de crimen de guante blanco relacionados con Treuhand, pero hasta 1996 slo se conden a penas de prisin a 6 personas y se mult a otras 180, una cifra a todas luces baja en comparacin con los casos denunciados. En 1998 una comisin investigadora del Bundestag intent cifrar los daos econmicos causados por los casos de corrupcin. La comisin no pudo ofrecer resultados claros y seal los tres mil millones de marcos como cifra ms baja y los diez mil millones de marcos como ms elevada. El desinters de las autoridades alemanas por investigar las irregularidades de Treuhand incluso a da de hoy es claro: Klaus Klamroth, director de Treuhand en Halle entre 1990 y 1992, almacena las actas de Treuhand en el garaje de su casa, como muestra la pelcula. En cualquier caso, una ventaja para los investigadores, teniendo en cuenta que, a diferencia de las actas de la Stasi, la mayor parte de las actas relacionadas con Treuhand sern secretas hasta el ao 2050. [4]

Por su parte, la mayora de las grandes empresas fueron adquiridas por sus competidoras en Alemania Occidental con dos objetivos. El primero de ellos fue ganar acceso a los nuevos mercados en Europa oriental y Rusia, fusionando las empresas recin adquiridas con la matriz germano-occidental. El segundo no tena nada que ver con criterios financieros. Muchas empresas se adquirieron para poner fin a la competencia germano-oriental. Detlef Scheunert explica en el documental el caso de la VEB Werk fr Technisches Glas Ilmenau de Turingia. En su opinin, las catorce lneas de produccin de esta empresa germano-oriental de vidrio podan abastecer a todo el bloque oriental. La visit con la compaa Schott de Maguncia y otros competidores: Por el amor de Dios, fjese en qu capacidad!, dijeron, Si se pusieran a distribuir en serio, bamos a tener que cerrar! El reconocimiento del competidor occidental haba al fin llegado, comenta Scheunert con irona. El caso de Ilmenau no fue nico: Pentagon, una fbrica de cmaras fotogrficas de Alemania oriental cuyo funcionamiento mecnico era impecable, pero que no poda competir con los bajos costes de produccin de las empresas japonesas que entonces lideraban el sector, cerr dejando a 5.000 trabajadores en la calle pocos das antes de la Reunificacin.

El gobierno de Kohl no dud en utilizar Treuhand para chantajear a sus vecinos. Segn Walter Romberg (SPD), el ltimo ministro de Finanzas de la RDA, el gobierno de Alemania occidental se neg a dar el dinero necesario para la modernizacin de su industria: O todo o nada. No os daremos ni un marco si no renunciis a la soberana de vuestra moneda y aceptis nuestro modelo econmico. Quin hizo esta reclamacin? Un viejo conocido de todos ustedes: el actual ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schuble, que entonces lideraba las negociaciones con el ltimo gobierno de la RDA como ministro de Interior de la Repblica Federal Alemana. Los resultados son de sobra conocidos. Gnter Lorenz, secretario general en Halle del sindicato IG Metall (industria), ha declarado que la funcin real de Treuhand fue la desposesin de los alemanes orientales de su economa y de su propiedad estatal en beneficio de la industria occidental. [] En ltima instancia a costa del contribuyente. Tanto en el Este como en el Oeste. [4]

El 31 de diciembre de 1994 Treuhand se disolva, poniendo fin a cuatro aos de frenes privatizador en el que ni siquiera se descansaban los fines de semana. El 85% de las empresas de Alemania oriental en su catlogo acabaron en manos de alemanes occidentales, un 5% fue adquirida por alemanes orientales y el resto por inversores internacionales. Tras cuatro aos de actividad, se clausuraron 4.000 empresas y se destruyeron dos millones y medio de puestos de trabajo. El expolio de la Repblica Democrtica Alemana haba quedado consumado. Los enormes costes econmicos y sociales de la Reunificacin Treuhand gener una deuda al estado de 256 mil millones de marcos, que an hoy los contribuyentes alemanes han de pagar de sus salarios mediante el llamado impuesto de solidaridad (Solidarittzuschlag), hicieron que la coalicin entre socialdemcratas y verdes aprobase aos despus la Agenda 2010, el mayor recorte del Estado social, con el fin de solventarlos. Pero aumentar la dosis del medicamento no hizo ms agravar la situacin: las reformas del gobierno roji-verde han incrementado en Alemania la brecha social entre ricos y pobres, hundido los salarios y empeorado las condiciones de trabajo del mercado laboral alemn, en el que las figuras del trabajador precario y el working poor han dejado de ser una excepcin para convertirse en norma. Sin embargo, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, sorprendi a todos al proponer en el 2011 para Grecia la misma frmula de Treuhand. [5] Una frmula que ahora, precisamente, se trata de exportar a toda Europa.

Notas:

[1] Achim Engelberg, Auftritt der Zyniker, Der Freitag, 4 de junio de 2012. [2] bid. [3] Kaufhaus des Ostens, Der Spiegel, 8 de noviembre de 2012. [4] Achim Engelberg, art. cit. [5] Juncker fordert Treuhand-Modell fr Griechenland, Der Spiegel, 21 de mayo de 2011.


ngel Ferrero es miembro del Comit de Redaccin de SinPermiso.

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=5270


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter