Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2012

Los transgnicos no solo son una amenaza para la vida, son un mal negocio para el pas

Alberto Acosta
Rebelion


Cuando me compromet con la soberana alimentaria y con la prohibicin a los transgnicos, lo hice con la responsabilidad de ser economista, no solo de ser conocedor de los temas ambientales. Los transgnicos son una verdadera amenaza no slo a la salud, el ambiente, y el patrimonio gentico de nuestra biodiversidad. Son sobre todo una amenaza econmica para los agricultores, erosionando a su vez, las oportunidades del pas de entrar con su produccin y sus ventajas comparativas a mercados internacionales diversos. Si bien es cierto que en diversos pases hay agricultores que estn adoptando con entusiasmo las semillas transgnicas, lo hacen porque hay una simplificacin del manejo de las malezas y con esto se disminuye el uso de mano de obra. Son los grandes hacendados que buscan como objetivo tener cada vez menos trabajadores. Quiero indicar que en pases como Argentina, la motivacin para el uso de los transgnicos proviene de la expansin del rea dedicada al cultivo de soja con menor dedicacin por parte del productor.

Es decir, un ahorro en mano de obra en el manejo de malezas. Tengamos presente, que la mayor parte de cultivos transgnicos han sido manipulados para que los herbicidas no les afecten, lo que facilita las fumigaciones areas con sus correspondientes consecuencias. Tambin es importante indicar, que no es verdad que se genere a travs de los transgnicos un incremento de la productividad. Es una falacia que los transgnicos ayuden a los pequeos productores, o que con ellos se pueda triplicar o cuadruplicar la produccin agrcola. Ms bien sucede todo lo contrario. Los transgnicos generan mayor concentracin de la tierra, no ayudan a aumentar la produccin y restan puestos de empleo en el sector rural. En este sentido, no debemos olvidar que el trabajo no es solo un medio, sino que es un fin en s mismo. Los transgnicos no tienen nada que ver con la produccin de alimentos como la papa o el tomate, tal y como se ha sugerido recientemente. Los transgnicos que se comercializan en la actualidad son la soya, el maz, algodn y canola; siendo productos para insumos de alimentos procesados, alimentacin animal o combustibles. Sin embargo el problema es an ms complejo. El uso continuo del mismo herbicida provoca el surgimiento de malezas tolerantes al herbicida, situacin que demanda nuevos herbicidas. De esta manera, se requiere de ms y ms inversin, lo que genera un negocio redondo para las empresas productoras de estos herbicidas. Hasta el momento ya se han reportado 21 malezas diferentes resistentes al herbicida.

El problema es tan grave, que la transnacional Monsanto -empresa lder del mercado internacional- ha comenzado a pagar a los agricultores de algodn en Estados Unidos, 12 dlares por hectrea con el fin cubrir el costo de otros herbicidas que han de utilizarse junto con el producto Roundup -marca de su propiedad- para aumentar su eficacia. Esto confirma la tesis de que la biotecnologa no reduce el uso de qumicos en el largo plazo. Es un hecho que en las zonas con cultivos transgnicos se ha aumentado el uso de herbicidas. Un caso documentado e incuestionable es el del glifosato, donde de una sola aplicacin de 3 litros por hectrea llevada a cabo a fines de la dcada de 1990, se pas a mediados de la dcada del 2000 a ms de 3 aplicaciones de ms de 12 litros por hectrea. La produccin de semillas transgnicas y la produccin de glifosato son un monopolio. Entre los ejercicios del 2008 y 2009, Monsanto aument en un 16% la tasa sobre el valor de la semilla y 40% el precio del glifosato [1], incrementando considerablemente sus beneficios econmicos en perjuicio de los agricultores. Otro de los problemas a destacar es la contaminacin de ciertos productos de exportacin, cuya calidad debe estar garantizada para los consumidores. El mercado internacional prefiere productos libres de transgnicos. Los pases europeos establecieron una moratoria de facto a los transgnicos desde 1998, como respuesta a una demanda generalizada por parte de los consumidores. Recientemente, el gobierno francs, frente a los resultados cientficos derivados de experimentos realizados con ratas alimentadas con maz transgnico, en las que se desarrollaron diversos tumores, decidi abrir un periodo de verificacin de los estudios y afirm que de confirmarse su toxicidad, podra prohibirse cualquier importacin y su uso incluso como forraje. Cabe recordar, que cuando discutamos en la Asamblea Constituyente el tema de los transgnicos, el parlamentario europeo Helmuth Markov -presidente de la Comisin de Comercio Internacional-, nos envi, el 5 de junio del 2008, una misiva en la que se destacaba las oportunidades econmicas para el Ecuador al mantener una produccin libre de transgnicos. La prohibicin de la importacin y uso de transgnicos ya la inclumos en el Plan de Gobierno del Movimiento Pas 2007-2011, que lo elaboramos cientos de personas, incluyendo el actual presidente de la Repblica, en el ao 2006.

Eso demuestra que desde mucho antes hemos estado conscientes de esta cuestin. Nuestro pas tiene inmensas oportunidades para entrar competitivamente en los mercados exigentes, dada la calidad de la que gozan nuestras semillas. Tenemos el mejor cacao, el mejor caf, el mejor banano, y diferentes pisos climticos, lo cual se convierte en indudables ventajas comparativas si sabemos utilizarlo inteligentemente. Contaminar con transgnicos nuestra produccin sera un error imperdonable en mltiples sentidos. Por poner un caso a modo de ejemplo, veamos el caso de la miel. La presencia de polen transgnico en la miel chilena limit las posibilidades de nuestro pas hermano para acceder al mercado Europeo. As lo seala las conclusiones de una investigacin realizada por el Centro de Genmica y Bioinformtica, y el laboratorio de biotecnologa de la Universidad Mayor de Chile. [2] Con sinceridad, cuesta entender que el gobierno nacional est planteando una medida tan perjudicial para el Ecuador. El presidente de la Repblica solicitara a la Asamblea Nacional declarar la introduccin de transgnicos una demanda de inters nacional. Dicho requerimiento es una demostracin de incoherencia, dado que afectar tanto a la soberana alimentara, como a la economa nacional, la salud y nuestro ambiente. El presidente de la Repblica pretende justificar dicha decisin sobre la base de un altamente cuestionado criterio cientfico, olvidando las bases ms elementales de la economa y la generacin de empleo.

Todo para la Patria, nada para nosotros!!

Alberto Acosta es Candidato presidencial de la Unidad Plurinacional

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter