Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2012

Qu buenos porrazos nos da la polica y qu buenos dineros nos cuestan!

Agustn Velloso
Rebelin


Ya se ha hecho pblico en varios portales alternativos de Internet, al menos en Kaosenlared y en Lahaine, la muy activa y exitosa presencia de provocadores en la concentracin ante el Congreso del 25-S durante la tarde noche de ayer.

Sin embargo, me veo obligado a recurrir a El Pas para llamar la atencin sobre esa peste que acude un da s y otro tambin a colaborar con las fuerzas policiales en la represin de ciudadanos en el ejercicio de su derecho de manifestacin, quienes encarnan muy a su pesar las palabras de Mariano Jos de Larra: qu buenos porrazos nos da la polica y qu buenos dineros nos cuestan.

Por la rapidez y contundencia con la que el ministro de la represin nacional afirm el mircoles ante los medios que los detenidos en Madrid apenas doce horas antes son delincuentes peligrossimos, lo que un alarde de diligencia policial ya estuvo prediciendo la semana anterior, es un tiro al suelo apostar a que tiene tambin en la mesilla de noche la edicin en piel (de preso torturado) del Manual de Interrogatorios, publicado por la benemrita Escuela de las Amricas, pero a lo que iba:

Que por qu recurro a El Pas que reproduce una fotografa de esos apestados?

Porque lo que queda de democracia en este pas apenas da para consultar este diario mediante Internet en una biblioteca municipal cualquiera de Madrid, pero no determinadas pginas de portales considerados antisistema, por no hablar de otras de organizaciones de resistencia anti-imperialista, que mejor no doy a conocer porque dentro de lo malo son tan obtusos que de momento no logran cerrar el paso a todas.

A cambio aparece este bonito mensaje:

Bibliotecas pblicas municipales

Acceso denegado por poltica de contenidos (tamao y nfasis en el original)

Cuando les escribes para solicitar informacin sobre esa poltica y quizs al cabo de meses recibes una respuesta (tendrn que esperar a que el centro nacional de espionaje haga buen uso de nuestros impuestos rastreando IPs?), te dicen que se ha solucionado el asunto, que ya se ha desbloqueado el acceso, que no tenan conocimiento del mismo.

Si en el mismo portal municipal intentas averiguar qu poltica de contenidos es la que sufragas como adulto contribuyente para que te abran sin ms una ventana al mundo y no para que te lo censuren segn la conveniencia del PP, como hace el ministro de educacin con indefensos escolares, te reenvan a una nueva pgina de reclamaciones, sugerencias y felicitaciones en la que solamente puedes escribir si antes dejas grabados tus datos personales.

No pasa absolutamente nada porque sea una pgina de Facebook, pensarn los responsables municipales acerca de este paraso de espas de toda laya, y ni siquiera se molestan en aclarar qu hace un organismo pblico espaol facilitando datos y opiniones de sus propios ciudadanos a una empresa multinacional, como si no hubiese ya sobrada cantidad de datos mdicos, bancarios, ntimos, etc. de los espaolitos en los cubos de basura de la calle y en los despachos otras grandes empresas multinacionales.

El Pas muestra por Internet una imagen que hace dudar mucho de la explicacin de los sucesos del martes por la noche dada por los que ostentan el poder policial en Madrid (decir las autoridades es un eufemismo inmerecido).

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/25/album/1348574023_950325.html#1348574023_950325_1348606098

Aunque hace casi cuatro dcadas que muri el generalsimo, principal mentor del PP, no hay esperanza alguna de que los maderos que persiguen con saa a estudiantes de 15 aos para molerles a palos y que aprovechan la carga para tirar al suelo a parados de larga duracin de ms de 55 y empujar a ancianos que se cruzan en su camino, asimilen que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado estn para defender a los ciudadanos en el ejercicio de sus derechos, no para reprimirlos.

Claro que no lo pueden asimilar ni siquiera sospechar- si las instrucciones que reciben se resumen en una orden propia de un rgimen fascista: limpiar la calle de indeseables a hostias. Adems de recibir la soldada por tan patritico trabajo -viva Espaa!, viva la madre que los pari!, qu buena imagen internacional tiene Espaa!- cuentan con la tranquilidad de conciencia que da el anonimato: no se les puede identificar.

Gracias al gobierno del PP, conceptos polticos bsicos como constitucin, legitimidad del uso de la fuerza por parte del Estado, democracia, derechos polticos, etc., que casi haba demolido el del PSOE, han acabado por tener el mismo valor para la ciudadana ninguneada y puteada que los polticos que las usan, algo que han dejado claro las encuestas de opiniones y la propia participacin en las elecciones. Tanto les da, van a cobrar su dinero de todos modos.

Es sabido que no hay que admitir teoras de la conspiracin, ahora bien, no se ve otra salida cuando bastantes das antes de la concentracin, desde el ministro del interior, pasando por la delegada del gobierno, el jefe de la polica, siguiendo por el presidente del congreso y por supuesto hasta los medios reaccionarios, haban declarado culpables de sedicin, traicin y golpistas a todos los que asistiesen a la concentracin, esos mismos estudiantes de secundaria, parados y jubilados incluidos.

Al mismo tiempo no se ha escuchado al ministro de justicia, al fiscal general, al presidente del poder judicial, al defensor del pueblo recordar a todos esos apresurados acusadores que de momento- vivimos an en un estado democrtico de derecho (ms o menos); tampoco, como mnimo, hacer una llamada a la cordura.

Cmo lo iban a hacer! para eso hace falta tener algo de conciencia, un resto de talante democrtico, pero desde la calle no se aprecia ni se espera que aparezca para exigir una investigacin (imparcial, no de las que realiza la polica, los mossos, etc.) sobre los testimonios de los golpistas acerca de los supuestos policas infiltrados en la concentracin.

En la fotografa citada se ve media docena de jvenes ataviados con uniforme de provocador profesional: sudadera negra con capucha, mascarilla para proteger la nariz y la boca, guantes negros (guantes en septiembre?) y unos banderines rojos sin siglas ni lema.

Aparecieron de repente juntos y luego se vio a algunos conduciendo a manifestantes ante la polica hace falta un Sherlock Holmes para al menos iniciar una investigacin?

Hay vdeos en Internet que confirman la habitual presencia de supuestos alumnos de la academia de polica entrenndose en tcticas de guerrilla urbana la noche del 25S a costa de la seguridad de los manifestantes apaleados y de la estabilidad de la democracia espaola

Qu tal si en lugar de investigar las pginas que visitan en Internet espaoles mayores de edad, se investiga a los que probablemente violan la ley con uniforme de camuflaje?

http://praza.com/falase/11595/

En lo que respecta a los ciudadanos que con peligro evidente para su seguridad no van a renunciar a ejercer sus derechos, entre ellos el de mandar al paro de largusima duracin al gobierno en pleno y sus secuaces en las instituciones, la leccin es evidente:

No ms actos pblicos sin una organizacin de autoproteccin ciudadana que no deje al albur ningn aspecto del que pueda aprovecharse la polica. Si sta por orden de los responsables polticos- no cumple su funcin constitucional, incluso la viola- los ciudadanos han de protegerse.

No basta con gritar no tenemos miedo mientras nos golpean en la cabeza y los riones con una porra, ellos no tienen ningn temor, van armados, no se les puede identificar y actan esplndidamente segn el santo criterio de sus jefes. Hay que contar con suficiente gente que grabe imgenes, con abogados que lleven la defensa y las denuncias, con compaeros que establezcan comunicaciones, con otros que dirijan a las masas por la va pblica, que planifiquen movimientos, actividades, preparar recursos, lo que sea preciso para defenderse de la agresin legal pero ilegtima del poder.

La ventaja es siempre de la polica, hay que superar su privilegiada e injusta posicin y dejarla sin esta ventaja. No es preciso violar la ley para eso, pero s conocerla perfectamente, organizarse en consecuencia y persistir. Si no se protege a la gente, se corre el riesgo de que por miedo muchos dejen de asistir a las concentraciones.

nimo! Visto lo visto estos das no est de ms depositar nuestra confianza en Rajoy en lugar de en la teora de la conspiracin. Ha bastado una sola frase de quien pudo haber sido un buen registrador de la propiedad, para cargarse el cuento de la unidad de la patria, la fuerza de la constitucin y de paso la casa real, las fuerzas armadas, etc.

Despus de ver el prodigioso efecto que esto es una algaraba ha producido en su correligionario Artur Mas, l solito va a lograr en dos meses deshacerse de una propiedad de 500.000 kilmetros cuadrados considerada hasta hace poco la dcima ms rica del mundo- que se convertir al menos en tres: Catalunya, Euskalerra y lo que quede.

De qu no ser capaz este hombre tan bien aconsejado por sus asesores?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter