Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2012

Resea de "Destruccin masiva: Geopoltica del hambre" de Jean Ziegler

Jess Aller
Rebelin


Reseaba hace poco un libro de Felipe Aranguren (El negocio del hambre) que nos acerca a los datos concretos de la catstrofe alimentaria que vive el planeta, analizando sus causas y los intentos de solucionar el desastre que se estn desarrollando. Otro libro reciente en la misma lnea es Destruccin masiva: Geopoltica del hambre del suizo Jean Ziegler. Este profesor emrito de sociologa en la Universidad de Ginebra fue adems relator especial de la ONU para el Derecho a la Alimentacin entre 2000 y 2008, y es en la actualidad miembro del comit consultivo del Consejo de Derechos Humanos de la misma institucin. Sus profundos conocimientos acerca de los entresijos de la depredacin econmica que sufre una gran parte de la poblacin mundial han quedado plasmados en libros imprescindibles como Saqueo en frica (Siglo XXI, 1979), Los seores del crimen (Planeta, 1998), Los nuevos amos del mundo y aquellos que se les resisten (Destino, 2003), El imperio de la vergenza (Taurus, 2006) o El odio a Occidente (Pennsula, 2010), por citar slo algunos.

En Destruccin masiva, Jean Ziegler nos acerca al horror con una estructura enormemente lgica, que se enriquece adems con retratos de los protagonistas de estas luchas, a muchos de los cuales conoce personalmente, y con experiencias propias. La primera parte del libro la dedica, as, a mostrarnos a la magnitud del desastre. Es la geografa del hambre con sus diversos escenarios: pobres rurales explotados hasta la miseria o dueos de pequeas fincas improductivas; pobres urbanos cuyas vidas dependen trgicamente de las fluctuaciones de los precios de los alimentos esenciales con los que los criminales especulan; y junto a esta hambre estructural, el hambre coyuntural asociada a eventos catastrficos. El resultado no es slo la muerte por inanicin, Ziegler nos describe tambin las enfermedades ligadas a la desnutricin crnica y sus efectos espantosos. Y lo ms terrible es que todo esto ocurre en pases que fcilmente podran ser ricos, como es el caso de Nger, segundo productor de Uranio del mundo, con una economa destruida por las polticas de ajuste del FMI. La multiplicacin de ejemplos resulta imprescindible para saber en qu mundo vivimos, para conocer todos los rostros de este infierno creado por el hombre.

Y tras esta acumulacin de datos, la segunda parte del libro nos describe el despertar de la conciencia del desastre que se produjo tras la II Guerra Mundial. En este proceso, tuvieron un papel destacado investigadores y activistas como Josu de Castro, el mdico brasileo cuya Geopoltica del hambre (1952) fue un aldabonazo que sacudi conciencias en todo el mundo. Ziegler repasa su biografa, tan ligada a la trgica historia de su pas en el siglo XX, y describe los aos de esperanza en que surgieron instituciones como la FAO en 1945 o el PMA (Plan Mundial de Alimentos) en 1963. En 1948, la ONU aprueba la Declaracin Universal de los Derechos Humanos que establece la alimentacin como un derecho bsico.

Sin embargo, estos esfuerzos se encontraron con enemigos poderosos que son desenmascarados en la tercera parte del libro. Se trata de organizaciones mercenarias de los Estados Unidos, como la OMC, el FMI y el Banco Mundial, que defienden a sangre y fuego los intereses de unas pocas empresas multinacionales. Resulta fcil entender que cuando el derecho a la especulacin y el lucro se impone sobre el derecho a la alimentacin, la tragedia es inevitable. Un estudio de Oxfam demuestra que en todos los lugares en que el FMI aplic a lo largo del decenio 1990-2000 sus planes de ajuste estructural, millones de nuevos seres humanos fueron empujados al abismo del hambre. Los ejemplos se multiplican y son necesarios para comprender a fondo cmo asesinan estos criminales de cuello blanco y vestidos elegantes: India, Nger, Hait, Zambia, Ghana Vemos tambin sin embargo el caso de Sudfrica, donde con una legislacin que garantizaba el derecho a la alimentacin y un poder judicial independiente pudieron conseguirse importantes victorias.

La cuarta parte del libro nos describe la ruina actual de las dos instituciones que deberan velar por que el derecho a la alimentacin pudiera materializarse. En 2009 el insuficiente presupuesto del PMA se vio reducido a la mitad cuando los estados europeos eligieron dar ese dinero a sus bancos. Esto oblig a suspender el plan de comidas escolares y empuj a la muerte por hambre a muchos millones de personas en el Cuerno de frica o Bangla Desh entre otros sitios. Esclavitud y hambre en este pauperizado territorio son el precio de nuestra ropa de marca barata y el xito de los multimillonarios del textil. Los esfuerzos de la FAO por promover en la ONU polticas de control de la especulacin con alimentos son frenadas continuamente por los Estados Unidos y sus aliados a las rdenes de las multinacionales. Comprendemos gracias a la informacin que se presenta aqu cmo existen ciertamente instituciones que tratan de avanzar en la direccin correcta y de qu modo estos empeos son saboteados.

El papel de los biocombustibles es analizado en la quinta parte del libro. Es sta una poltica enloquecida, pues pensemos que para fabricar un litro de bioetanol destinado a ser quemado hay que destruir ms de siete kilos de maz, pero hay que decir tambin que la extensin de este tipo de cultivos se produce eliminando otros tradicionales y acaparando un agua escasa en muchas regiones. No faltan ejemplos por todo el mundo: Camern, Repblica Democrtica del Congo, Sierra Leona y un largo etctera. Es una triste experiencia, adems, que el acaparamiento de estas tierras va acompaado de violencias. En Colombia, entre 2002 y 2007, 13634 personas, entre ellas muchas mujeres y nios, fueron asesinados a consecuencia fundamentalmente de los ataques de los paramilitares. Son bien conocidas las conexiones de estos criminales con el expresidentes lvaro Uribe.

La sexta parte del libro se dedica a describir el funcionamiento de los fondos de inversin que especulan con alimentos. El aumento de los precios de estos en 2008 fue en un principio resultado de causas climticas y el auge de los biocombustibles sobre todo, pero esto sirvi de carnaza a los especuladores que aprovecharon la ocasin y exacerbaron esta subida. La crisis provoc adems que pases con gran densidad de poblacin se plantearan el acaparamiento de tierras en distintos lugares del mundo para producir alimentos all. El escenario creado nos muestra a millones de agricultores expulsados de sus tierras y condenados al hambre, as como la extensin en muchas regiones de monocultivos que emplean mano de obra prxima a la esclavitud. Aqu tambin se multiplican los ejemplos a la vez que se presentan casos de resistencia.

Concluye el libro con una seccin titulada La esperanza en la que se desgranan argumentos para la planificacin de la lucha que ha de permitir superar estas desgracias. Es esencial aqu la toma de conciencia acerca de la magnitud del desastre por parte de sectores cada vez ms amplios, y la toma de conciencia tambin de que esta es una catstrofe contra el que existen y se estn desarrollando en este momento estrategias correctas de lucha. Nada ms necesario que conocer estas para poder sumarse a ellas y potenciarlas, porque es una verdad incontestable que el espanto que se denuncia en el libro puede tener solucin. Como Mahatma Gandhi dijo: El mundo tiene suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no la codicia de todos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter