Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-10-2012

Qu va a hacer Ankara?

Vijay Prashad
Asia Times Online

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


La muerte ha escapado de Siria. Las cifras dentro de sus fronteras se acercan a los 30.000 muertos. Pero, durante los ltimos meses, la Parca ha escalado las fronteras con el Lbano, amenazando, como seal el Primer Ministro libans Nayib Miqati, con ahogar al pas en una riada desde su vecino. Turqua tampoco ha sido inmune a la escalada de la violencia.

Las fuerzas del gobierno sirio han atacado los campos de refugiados sirios, y anteayer un ataque de mortero contra la ciudad turca de Akcakale mat al menos a cinco personas e hiri a otras ocho. Estas son cifras minsculas comparadas con los muertos sirios y con los kurdos turcos muertos (30.000, incluidos los de los accidentes operativos).

Sin embargo, han puesto a Turqua al borde de los nervios. El gobierno ha empezado a limpiar los campos junto a la frontera y su Ministro de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoblu, declar: Nadie debera dudar de las capacidades defensivas de Turqua.

Turqua contest lanzando fuego de mortero hacia la ciudad siria de Idlib. La Organizacin del Tratado del Atlntico Norte (OTAN) entr en concilibulo al igual que hizo el Consejo de Seguridad de la ONU. Est por ver si se produce una escalada. La declaracin de la OTAN se qued en una llamada a consultas (artculo 4 de su Carta) y no en una llamada a las armas (artculo 5). Esto indica que no habr escalada esta vez.

La tensin a lo largo de la frontera turco-siria se ha ido intensificando a lo largo del mes pasado. Este no es el primer ataque de mortero contra Akcakale. Tras un ataque que se produjo el 28 de septiembre, Turqua envi una nota diplomtica a Damasco. El Viceministro ruso de Asuntos Exteriores Gennady Gatilov advirti contra la diplomacia de la bomba. Las tensiones en la frontera, seal, podran proporcionar pretexto para poner en marcha un escenario militar o para introducir iniciativas tales como corredores humanitarios o zonas-tampn. Turqua se haba contenido a s misma despus de que las fuerzas del gobierno sirio, en junio de este ao, echaran abajo un avin Phantom F-4 turco. Los sirios afirmaron que el F-4 haba volado a muy baja altura y a velocidad muy alta sobre sus aguas territoriales cerca de Lataquia. En aquel momento, Turqua no respondi con la fuerza.

Yaser al-Nayar, miembro del Consejo Nacional Sirio del Ejrcito Sirio Libre (ESL), dijo recientemente a la periodista Lina Attalah en El Cairo, que el ESL se opone a cualquier intervencin militar de Occidente, pero que cree que establecer una zona de exclusin area no implica intervencin. Esto es precisamente lo que el entonces Secretario General de la Liga rabe, Amr Musa, crea cuando refrend una zona de exclusin area sobre Libia el 12 de marzo de 2011. Ocho das despus, una vez iniciado el bombardeo de la OTAN, Musa dijo: Lo que est sucediendo en Libia difiere del objetivo de imponer una zona de exclusin area. Y lo que nosotros queremos es proteger a los civiles, no que se bombardee a ms civiles. No est claro si lo que al-Nayar quiere puede conseguirse fcilmente sin una intervencin a la Libia. Una de sus esperanzas era que se estacionaran misiles de la OTAN en Turqua a fin de proteger de 30 a 40 kilmetros de territorio hacia el sur.

No es probable que Turqua permita que la OTAN estacione misiles en sus distritos del sur para que se establezca un corredor humanitario en el norte de Siria. En el curso de los ltimos aos, el ejrcito turco ha vuelto a instigar a las fuerzas del Partido Kurdo de los Trabajadores (PKK) en la regin. Tras un breve parntesis entre 1999 y 2004, varias secciones del PKK reiniciaron la guerra, saliendo de sus reductos en forma de pequeas bandas guerrilleras para combatir con los puestos de vigilancia y llevar a cabo actos de terrorismo urbano (incluyendo un atentado con bomba en Ankara en 2007). La prdida de sus bases en Iraq, y en cierta medida en Siria, y las divisiones entre los lderes del PKK impidieron el tipo de ataques frontales que conturbaron los aos de la dcada de los pasados noventa. Solo este ao han muerto alrededor de 700 personas, con el ejrcito turco desplegado en diversas operaciones a lo largo del mes de septiembre por la montaosa regin fronteriza que Turqua con Iraq e Irn.

La razn de la intensificacin de la batalla entre el PKK y el ejrcito turco se debe a una decisin estratgica de al-Asad. Este verano, entreg gran parte del norte de Siria, que es una zona demogrficamente kurda, al PKK y su frente sirio, el Partido de la Unin Democrtica. Esas nuevas reas sirvieron para que el PKK se reagrupara y empezar un asalto importante contra la ciudad de Semdinli (los turcos acusan al rgimen de Asad de haber entregado armamento pesado al PKK, incluyendo lanzacohetes y ametralladoras de gran calibre).

Como este conflicto armado se intensific en septiembre, la judicatura turca conden a 324 altos oficiales del ejrcito por un complot para derrocar al Primer Ministro Recep Tayip Erdogan en 2003. Entre los condenados estaban Ibrahim Firtina (jefe de la Fuerza Area ), Ozden Ornek (jefe de la Marina) y Engin Alan (que haba ayudado a capturar y trasladar al dirigente del PKK Abdullah Ocalan desde Kenia). La nueva cpula del ejrcito se alinea con el gobierno de Erdogan y est desconcertado ante esos veredictos.

Durante estos procedimientos judiciales y mientras el ejrcito turco se enfrenaba al PKK, el Ejrcito Sirio Libre traslad su base en la provincia de Hatay, en Turqua, a Siria. Las razones esgrimidas por el ESL fueron que ahora estaba preparado para emprender la lucha contra el rgimen de Asad en su propio suelo. La seal del gobierno turco puede interpretarse de varias formas: o que aceptan el punto de vista del ESL de que debe intensificar su campaa dentro de Siria, o que el gobierno turco est intentado encontrar una va para liberarse de su propia poltica.

La poltica exterior turca bajo el rgimen de Erdogan-Davutoglu oscila entre la poltica de cero problemas con los vecinos y una poltica de gran potencia neo-otomana (buyuk devlet). Fue esta ltima la que llev a Erdogan-Davutoblu a adoptar una posicin firme contra el rgimen de Asad, y como el problema kurdo se le ha puesto por montera, es a la primera a la que parecen haber vuelto. El ataque de mortero del 3 de octubre y la represalia turca cambia un tanto la situacin.

Grupo de contacto

Creado por el Presidente egipcio Mohammed Morsi, el Grupo de Contacto sobre Siria tena que haberse reunido en Nueva York la pasada semana en los mrgenes de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York. El objetivo de la reunin era alcanzar una va que pusiera fin al bao de sangre en Siria. Los miembros del Grupo (Egipto, Irn, Arabia Saud y Turqua) han prometido que sus Ministros de Asuntos Exteriores se reuniran en El Cairo antes del encuentro en la ONU y que despus enviaran a sus jefes de gobierno para que entablaran debate hasta conseguir llegar en Nueva York a algn tipo de acuerdo. El Ministro de Exteriores saud se salt la reunin de El Cairo; se dijo que estaba enfermo (The Mistery of the Syria Contact Group, Asia Times Online, 22 de septiembre). El resto de Ministros de Exteriores siguieron adelante con la reunin, excepto que, sin Arabia Saud, las cosas se quedaron estancadas.

En El Cairo, los egipcios revelaron los cuatro principios del enfoque del Grupo de Contacto sobre Siria: 1) Cese de la violencia. 2) Rechazo a una intervencin extranjera. 3) Preservar la unidad del pueblo y el territorio sirios. 4) Mantener la unidad poltica. Los tres primeros puntos se explican solos, y fueron aceptados por iranes y turcos. El cuarto punto es mucho ms ambiguo: cmo puede mantenerse la unidad poltica si el pas est inmerso en una guerra civil? Turqua no estaba convencida de la posibilidad de la unidad; ha pedido la expulsin de Bashar al-Asad y su camarilla, lo que significa que no les ve formando parte de una futura Siria. Sin embargo, el turco Davutoglu no indic que su gobierno fuera a abandonar el Grupo de Contacto a causa de ese desacuerdo.

Ni Arabia Saud ni Turqua han sido un socio bien dispuesto en el Grupo de Contacto. Ambos han faltado a reuniones y ambos se han mostrado reacios a adoptar los cuatro principios especificados por Morsi. Sin embargo, los cuatro pases tienen buenas razones para estar en el Grupo. Turqua compra a Irn la tercera parte de su petrleo y se propone duplicar su actual comercio, por valor de 15.000 millones de dlares, con ese pas a pesar de las sanciones estadounidenses y europeas. La ofensiva del PKK y la tensin en la frontera sirio-turca aumentan los temores de que Turqua no pueda aislar sus propios problemas de la vorgine siria. Arabia Saud, como seal anteriormente, haba insinuado un acuerdo con los iranes en cuanto a retirarse de Siria si stos dejan de apoyar las manifestaciones que se produce en el este de Arabia Saud.

Esto se debe a que es Qatar, una vez ms, quien ha estado haciendo ruido acerca de una intervencin rabe en Siria (esto es muy poco probable que se llegue a materializar ya que el ejrcito de Qatar est en gran medida integrado por pakistanes y debera depender de que un reacio Egipto le proporcionara elementos para las actuales fuerzas). Irn est desesperado por conseguir un alto el fuego en Siria. Cuando el Grupo de Contacto pareca venir en su apoyo vital en Nueva York, el Presidente iran Ahmadineyad sugiri que iba a formar un nuevo Grupo para ocuparse del problema sirio. Esto no es probable que ocurra. Egipto sigue teniendo inters en el Grupo y necesita a Irn en l, ya que Tehern es la nica capital regional con credibilidad con Asad (adems de Bagdad).

Ha muerto el Grupo de Contacto con los hechos de Akcakale? Saldr la OTAN de sus corrillos y proporcionar la zona de exclusin area que pide al-Nayar, lo que equivale prcticamente a una intervencin de la OTAN en el conflicto sirio?


Vijay Prashad es profesor y director de Estudios Internacionales en el Trinity College, Hartford. Su ltimo libro publicado es Arab Spring, Libyan Winter (AK Press). Es tambin autor de Darker Nations: A Peoples History of the Third World (New Press), con el que en 2009 gan el premio Muzaffar Ahmed Book.

Fuente: http://www.atimes.com/atimes/Middle_East/NJ05Ak03.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter