Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-10-2012

El TPP: un proyecto neoliberal a ultranza

Sally Burch
Alainet


El 6 de septiembre de este ao inici la 14 ronda de negociaciones de la Asociacin Transpacfico (TPP por sus siglas en ingls) que, segn el presidente Obama, constituira el modelo de acuerdo comercial de alto nivel para el nuevo siglo, que pronto podra aplicarse en todo el mundo. En estas negociaciones han venido participando nueve pases que bordean el ocano Pacfico: Estados Unidos, Per, Chile, Australia, Nueva Zelandia, Brunei, Malasia, Singapur y Vietnam. En la ltima ronda, en julio, se acept en principio el ingreso de los otros dos socios del Tratado de Libre Comercio de Amrica del Norte -Canad y Mxico- con lo cual el TPP podra convertirse en una especie de TLCAN ampliado y reforzado. Japn tambin ha expresado inters por ingresar, pero no ha realizado an un pedido formal, debido, entre otras razones, a la oposicin que enfrenta internamente. Toda vez, estos tres pases como otros que se sumen luego- no podrn incidir en el contenido de las negociaciones.

De lo poco que se conoce al respecto pues los documentos de negociacin se mantienen bajo estricta reserva- el TPP es un modelo altamente preocupante, pues va an ms all de la mayora de tratados precedentes. Exigir la modificacin de numerosas leyes internas de los pases signatarios respecto a derechos de propiedad intelectual, inversin y proteccin ambiental y otros temas. Permitira a las empresas extranjeras enjuiciar a pases soberanos si imponen restricciones que afecten sus intereses. Amenazara el acceso a medicamentos esenciales en los pases en desarrollo, y hara peligrar el libre acceso a la informacin en Internet. Pero sobre todo, el TPP se negocia con una falta total de transparencia, que hace que la ciudadana no pueda opinar sobre decisiones fundamentales que comprometeran a sus respectivos pases y su soberana durante las prximas dcadas.

Fomentar el comercio o liberalizar el marco regulatorio?


El TPP inici como un modesto acuerdo comercial entre Singapur, Nueva Zelandia y Chile. Los pases ahora participantes lo ven como una oportunidad para ampliar sus intercambios comerciales, con costos reducidos, debido al enredo actual de acuerdos comerciales mltiples que -segn un anlisis publicado por la Council on Hemispheric Affairs COHA- (1)- incrementan el costo de las transacciones en un promedio de 5%. Con la entrada de EEUU, evidentemente el TPP cambi de carcter y de dimensin.

En 2011, los nueve pases parte del TPP generaron un PIB total de US$ 17,8 billones, del cual el 85% corresponde a EEUU, un 5% de cuyos flujos comerciales es con los dems pases del bloque. Si se suman Mxico, Canad y Japn, el TPP-12 se convertira en el bloque comercial ms grande del mundo, con una poblacin de unas 700 millones de personas y una actividad econmica que actualmente suma alrededor de US$ 26,6 billones, informa COHA. Se ha hablado incluso de un acercamiento con China y Corea del Sur.

No obstante, EEUU ya mantiene tratados de libre comercio (TLCs) con la mayora de los pases parte del TPP, entonces para este pas, no significara mucha ganancia en trminos comerciales. Ms bien, hay fuertes indicios de que Washington busca aprovechar el tratado para introducir aspectos que no ha logrado conseguir por otras vas, tanto de los pases contrapartes, como en su propio sistema legislativo.

Es ms, en los ltimos meses se ha tratado de acelerar las negociaciones con miras a concluirlas este ao, si bien este plazo ya parece poco factible, debido a la resistencia de algunos pases frente a varias de las condiciones que EEUU justamente est proponiendo.

Proteger las inversiones


Similar al fallido proyecto del ALCA (rea de Libre Comercio de las Amricas), este tratado abarca mucho ms que solo aspectos comerciales. Contiene unos 26 captulos que incluyen, entre otros: aduanas, servicios transfronterizos, telecomunicaciones, compras pblicas, polticas de competencia, cooperacin y desarrollo de capacidades, inversiones, servicios financieros, regulaciones ambientales y derechos de propiedad intelectual.
No obstante el sigilo que recubre los textos en negociacin, dos captulos han sido filtrados a la luz pblica, que permiten apreciar el tenor de los contenidos. Se trata de los captulos de inversiones y de propiedad intelectual.
En junio de 2012 se filtr el captulo de inversiones (2), uno de los ms controvertidos. En el documento se hace una definicin muy amplia de la inversin, y se propone clusulas de proteccin que cubriran no solo las inversiones extranjeras existentes, sino tambin acciones y derivados, asociaciones pblico-privadas, minera, licencias y permisos de manufactura, e incluso las ganancias futuras estimadas. Prev nuevas salvaguardas para inversores que podran limitar severamente la capacidad de regulacin de los Estados parte.
Adicionalmente, el captulo de inversiones prev el recurso a un tribunal internacional de arbitracin como el CIADI u otro- para resolver litigios entre inversores privados y Estados nacionales. Implica expandir la experiencia del TLCAN y otros tratados similares, que permiten a las empresas cuestionar leyes nacionales -incluso las que protegen el inters pblico- y exigir una compensacin si consideran que afectan sus intereses.
Hasta ahora, como resultado de juicios de este tipo bajo los parmetros de TLCs existentes, los pases en desarrollo han tenido que desembolsar ms de $350 millones de dlares en compensacin a corporaciones privadas. En otros 17 reclamos pendientes, por un valor total de ms de US$ 12 mil millones, todos tienen relacin con polticas de medio ambiente, salud pblica o transportacin, y no con asuntos de comercio internacional (3). Solo Australia, hasta ahora, ha puesto una clusula de excepcin al acpite sobre arbitraje, que le eximira de someterse a estos tribunales.
Otro tema polmico son las propuestas que limitaran la capacidad de los pases de adoptar medidas precautelaras contra la especulacin financiera. Chile, en particular, rechaza tales propuestas.

Propiedad intelectual


El captulo de propiedad intelectual (4) se filtr en febrero de 2011, y desde entonces desat fuertes cuestionamientos. Segn el anlisis publicado por COHA, de todo el TPP, este captulo parece ser el que "incorpora los cambios ms sustantivos al derecho internacional. Los derechos de autor propuestos son desmedidos, superando incluso lo ya existente en EEUU: se extiende el periodo de proteccin a un mnimo de 70 aos luego de la muerte del autor, o a no menos de 95 aos desde la primera publicacin autorizada. En la ley estadounidense, los 70 aos es el tope, mientras que el acuerdo TRIPS de la OMC fija ambos plazos en 50 aos.
Es ms, el documento retoma contenidos que podran limitar el libre acceso a informacin en Internet, como se lo intent con SOPA el Stop Online Piracy Act o ley contra la piratera en lnea- que no pas en el Congreso estadounidense debido a la fuerte oposicin ciudadana. Si clusulas similares se insertan en el marco de un tratado internacional como el TPP, podra permitir circunvalar el proceso legislativo nacional.
Otro aspecto cuestionado de este captulo del TPP se refiere a la facilitacin y expansin de estndares de patentabilidad. Por ejemplo, permitira patentar pequeas modificaciones a una invencin existente, un subterfugio que las empresas farmacuticas utilizan para poder renovar indefinidamente las patentes de los medicamentos y demorar la introduccin de versiones genricas. El documento especifica tambin que se podr patentar plantas y animales algo que muchos pases prohben-, como tambin mtodos de diagnstico, terapia y ciruga para el tratamiento de seres humanos o animales.
Una mayora de los pases parte se resisten tambin a extender los monopolios farmacuticos, como lo propone EEUU. Adems, Australia y Nueva Zelandia no aceptan medidas que permitiran a tales empresas objetar su prctica de fijar los precios de medicamentos para su sistema de salud pblica.

Un atentado al proceso democrtico


El comercio entre Latinoamrica y Asia ha aumentado considerablemente en las ltimas dos dcadas y hay inters por fomentarlo. No obstante, para los tres pases latinoamericanos participantes Per, Chile y Mxico-, que ya mantienen TLCs con EEUU., las pretendidas ventajas de estar en el TPP, dado su fuerte nfasis en el eje Asia-EEUU, son poco evidentes y representan riesgos grandes. De hecho, Chile, antes considerado un signatario seguro, ha puesto en duda su firma si no se flexibilizan las provisiones en propiedad intelectual. Toda vez, llama la atencin que, en estos pases, hasta ahora el TPP no ha sido objeto de mayores manifestaciones de rechazo por parte de los actores sociales que se movilizaron contra los anteriores TLCs, hecho que sin duda va de la mano con el casi total desconocimiento pblico del proceso de negociacin en curso.

De hecho, en 2010, los pases participantes habran acordado no divulgar los textos de negociacin, sino solo cuatro aos despus de cerrar las negociaciones, sea o no que stas culminen en un acuerdo (5). nicamente los propios negociadores y segn parece un grupo selecto de socios corporativos- tienen acceso a los documentos. Ni siquiera los comits parlamentarios concernidos pueden conocerlos. Las entidades ciudadanas o empresariales pueden someter propuestas -y de hecho varias lo han hecho- pero no estn en capacidad de reaccionar frente a lo que realmente se est negociando.

Siendo un texto que comprometera la soberana y cambiara las legislaciones nacionales, ello constituye un verdadero atentado al proceso democrtico. EEUU apuesta a que este tratado podra ser el ltimo que tenga que negociar, pues a futuro otros pases simplemente tendran que sumarse a lo ya negociado. Siendo as, resulta an ms aberrante la falta de transparencia en el proceso de negociacin. Y sin embargo, ese es el tratado modelo que nos propone Obama
Con estas inquietudes, la red estadounidense Just Foreign Policy ha lanzado una campaa de financiamiento (bajo la modalidad de crowdsourcing), para recompensar a Wikileaks en el caso de que logre filtrar al pblico todo el documento de negociacin del TPP. Su publicacin, segn la organizacin, demostrara que Wikileaks sigue siendo relevante a la demanda ciudadana de transparencia gubernamental y que la campaa de Wikileaks a favor de la transparencia gubernamental no concierne nicamente a asuntos relacionados con la guerra, sino que se extiende a todas las reas donde la accin secreta de los gobiernos amenaza el inters pblico.

Sally Burch , periodista, es integrante de ALAI.

Notas:

(1) Stadius, Eric y Briggs, Elizabeth. The Trans-Pacific Partnership: Free Trade at What Costs?

COHA, Washington http://www.alainet.org/active/57406

(2) TPP investment chapter: http://www.citizenstrade.org/ctc/wp-content/uploads/2012/06/tppinvestment.pdf , versin junio 2012
(3) Earth Justice et al. Key Elements of Damaging U.S. Trade Agreement Investment Rules that Must Not Be Replicated in TPP, http://www.citizen.org/documents/tpp-investment-fixes.pdf, febrero 2012
(4) TPP Intellectual Property Chapter: http://keepthewebopen.com/tpp , version febrero 2011.
(5) Wallach, Lori. NAFTA on Steroids. Public Citizen, Washington. http://www.alainet.org/active/56280 * Este texto es parte de la revista Amrica Latina en Movimiento No.478, sobre el tema en "La ruleta de los TLCs" ( http://alainet.org/publica/478.phtml )

Fuente: http://alainet.org/active/58111




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter