Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-10-2012

Entrevista a Jnatham F. Moriche
Solo una desobediencia masiva puede ahora salvar la democracia

Ral Haba
Rebelin


-Cmo describiras la situacin que se est viviendo en Espaa?

-La estructura econmica espaola, apuntalada sobre ladrillos-basura e hipotecas-basura, convirti rpidamente la crisis econmica en desempleo, pobreza y exclusin, agravada primero por las dursimas polticas de ajuste del gobierno de PSOE, y luego por las an ms duras del PP. Y ahora, despus de cuatro aos en cada libre y sin ninguna luz en el horizonte, la crisis social desemboca en crisis poltica, que se intensifica cada da con la impunidad de los especuladores, los recortes de derechos sociales y la represin de las protestas. Estas crisis concntricas, econmica, social y poltica, se retroalimentan en una especie de crculo vicioso.

- Hay culpables? Solo polticos y banqueros, como se grita en las manifestaciones de los indignados?

-Son culpables los banqueros y especuladores en general, que la han hecho, casi todos los polticos, que como poco se la han consentido, bastantes medios de comunicacin y periodistas, que les han redo el chiste a ambos, y en general ese 0,1% de la poblacin en cuyas manos, gracias a este modelo econmico y poltico neoliberal, se ha concentrado muchsimo dinero y poder. El resto no ha vivido por encima de sus posibilidades, como pretenden hacernos creer. La mayora de las familias trabajadoras espaolas no han conocido ms lujos que tener una vivienda, mandar a los hijos a la universidad y cogerse unas vacaciones quince das al ao. Y eso no son lujos, son derechos.

-Sin embargo, slo un pequeo porcentaje de la poblacin participa activamente en las protestas, por qu?

-Durante 35 aos se ha fomentado en Espaa una democracia de baja intensidad basada en votar cada cuatro aos y desentenderse de todo hasta las siguientes elecciones. La cultura de participacin ha sido concienzudamente desmantelada, las asociaciones de vecinos casi han desaparecido, los partidos y sindicatos se han profesionalizado y burocratizado, el periodismo y la cultura en general se han descomprometido. Ahora muchsima gente se siente estafada e insultada por la situacin que vivimos, pero no tiene experiencias ni referentes que le sirvan para movilizarse, as que ha tenido que inventarse sobre la marcha su propia forma de hacer poltica, al margen de instituciones que son formalmente democrticas, pero que han sido vaciadas de capacidad real para oponerse al poder de los mercados y el chantaje de la deuda. Eso es el 15-M, y en ese proceso seguimos. Vamos despacio, porque vamos muy lejos, como dicen los indignados

-Qu te parecen actos de desobediencia civil como los practicados por Snchez Gordillo en Andaluca y Manuel Caada en Extremadura?

-Sin desobediencia civil, las mujeres inglesas todava no podran votar y los negros seguiran viajando al final del autobs en Estados Unidos. Como dice Manuel Caada, la desobediencia de hoy es el derecho de maana. La desobediencia es una forma de resolucin no violenta de conflictos que emplea gente desarmada para enfrentarse al Estado, que s est armado. Y cuando el Estado responde de modo violento, la desobediencia no responde con violencia a la violencia, sino que trata de neutralizarla con la fuerza del ejemplo y las buenas razones. Ahora, en Espaa, Grecia o Portugal, con las instituciones representativas secuestradas por el poder econmico, solo una desobediencia masiva puede salvar la democracia.

-Pero, hay alternativas reales? Hay margen de maniobra para cambiar de rumbo?

-Hay alternativas econmicas y el margen de maniobra se conquista con la poltica, enfrentando la fuerza de la democracia a la fuerza de los mercados. Despus de la insurreccin popular de 2001, Argentina reestructur unilateralmente el pago de la deuda, se reindustrializ y reforz su soberana respecto de los mercados financieros internacionales, con excelentes resultados: crecimiento econmico, reduccin de la desigualdad y empoderamiento democrtico. Islandia reform su Constitucin para que las deudas de los especuladores no recayeran sobre toda la poblacin, y as han salvado a su pas de hundirse en la espiral de recortes y represin en que hemos cado nosotros. Y hay ms ejemplos. Si se quiere, se puede.

- No es contradictorio militar en un partido poltico y participar del 15-M?

-No debera serlo, y si lo es, son los partidos polticos y sus militantes los que tienen que ser humildes y corregir errores y vicios, aprendiendo de lo que est pasando en la calle. El 15-M es el movimiento social ms amplio, inteligente y esperanzador nacido en este pas desde la Transicin. Se equivocan quienes, desde la derecha o desde la izquierda, siguen mirando por encima del hombro a los indignados de las plazas.

-Qu opinas de las protestas convocadas para rodear el Congreso?

-Una manifestacin desarmada ante un Congreso que desde hace cuatro aos solo sanciona rdenes llegadas desde Berln no es una amenaza sino una reivindicacin de la democracia. Lo que sucedi despus fue una operacin de castigo para aterrorizar y desmovilizar a la sociedad civil. Los polticos que dieron las rdenes y los policas que las acataron han delinquido, y muy gravemente, contra derechos fundamentales, y deben ser procesados penalmente por ello. Lo ms peligroso es que la represin violenta se est sistematizando y normalizando, como respuesta cotidiana del poder contra cualquier tipo de disidencia por pacfica que esta sea. Y ya sabemos a qu tipo de sociedad conduce eso.

-Cmo ves que parlamentarios que estn en el Congreso salgan a solidarizarse con manifestantes?

-Si hay coherencia entre lo que esos parlamentarios defienden dentro y lo que la gente est pidiendo fuera, me parece legtimo. Y en una situacin de represin violenta, los diputados como autoridad pblica pueden ayudar a salvaguardar derechos civiles y dar testimonio de su violacin. En realidad, los diputados que me preocupan son los que el 25-S se quedaron en el Congreso y no salieron a intentar impedir que semejante barbarie se consumase.

-Gobernar Rajoy cuatro aos?

-No. En realidad, ni siquiera ha empezado a hacerlo, se est limitando a escriturar Espaa a nombre de sus acreedores financieros. Gobierna con un programa distinto al que present a las elecciones y est pisoteando sistemticamente derechos sociales y libertades civiles sujetas a proteccin constitucional. Este gobierno ha violentado su contrato con los electores y ha sobrepasado sus competencias. Debe dimitir. Pero eso no basta. Hay que abrir un proceso constituyente que refuerce nuestra democracia para impedir que algo as, gobierne quien gobierne, pueda volver a suceder.

-Y Monago?

-Tampoco. Monago es a Rajoy lo que Rajoy es a Merkel, y al final Extremadura tambin se gobierna desde Berln. Si alguna vez Monago tuvo la aspiracin de marcar la diferencia, la perdi por el camino. Tambin est gobernando contra su propio programa electoral, y tambin debe dimitir.

[Una versin ligeramente resumida de esta entrevista se public en El Peridico Extremadura, 30/09/2012. Edicin digital disponible en http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/vegasaltas/jonatham-moriche-activista-del-15-m-y-militante-de-base-de-iu-en-don-benito-solo-una-desobediencia-masiva-puede-salvar-en-estos-momentos-democracia-_683895.html]

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter