Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-10-2012

Despotismo ilustrado versus Democracia participativa

Emilio Pizocaro
Socialismo 21


Ya no sacan nada con hacerse los suecos . La llamada clase poltica est en plena decadencia. El juez Pedraz dio justo en la diana. La opinin pblica en una abrumadora mayora sobre el 77 por ciento, segn una reciente encuesta de Metroscopia- respalda la protesta ciudadana Rodea el Congreso. Un plante con todas las de la ley contra una lite poltica que sigue inconmovible aplicandolas recetas de Frau Merkel.

Da vergenza ajena cierto poeta que es dirigente del partido de Llamazares autodenominado Izquierda Amplia. El susodicho sostiene que acusar a los polticos profesionales es reaccionario. Pues no. En el caso de la actual Espaa es luchar por el cambio, es revolucionario. Quienes han estado combatiendo en las calles no se confunden. Han identificado claramente a los enemigos del pueblo; la banca y aquellos polticos que les sirven.

Los indignados, que slo ayer recibieron hipcritas adulaciones, han dado un paso de gigante al proponer un proceso constituyente. Esta propuesta s que es manera de hacer poltica con mayscula y no aquel caduco filibusterismo de Rajoy y Rubalcaba.

Se trata de hacer una nueva constitucin desde abajo y con los de abajo.Que quede claro. Esto ltimo es una condicin sine qua non para que la Constitucin sea de todos y por ningn motivo sea el resultado de una componenda entre los carcamales de la petite politique.

Son otros los tiempos que corren. El movimiento del pueblo constituyente que irrumpe el 25S no quiere reformas constitucionales hechas en una Termomix , a la medida del poder constituido. La idea fuerza que los mueve es una revolucin democrtica que de nacimiento a una democracia participativa. Entre otros temas proponen limitar sustancialmente el rol de los representantes para impedir la repeticin de la partidocracia.

En la vieja Europa las actuales instituciones hacen agua por todos lados. El dogal de la austeridad ,que la banca y las finanzas utilizan para salvarse, se puede transformar en breve en la soga de la cual cuelgue la Europa del capital.

Solo ayer la prensa anunciaba que en lamismsimaComisin Europea un grupo deburcratas estudia el como hacer una nueva Constitucin para Europa. Pero, claro tienen mucho miedo a perder sus prebendas . Por eso desde ya advierten que es peligroso que los pueblos opinen sobre materias tan delicadas y busca una salida consensuada.

Los polticos profesionalesautctonos pretenden seguir un camino parecido. Si siguenescondindosebajo el mantra de representar al pueblo estn derrotados de antemano. Ya no basta la representacin , que por cierto su sinnimo es actuacin. (Algo a lo que se han mal acostumbrado nuestra desprestigiada elite poltica).

Vivimos la era de la interactividad , de las redes , de la participacin, de la colaboracin. Una era que ha creado la base material para una democracia real y los medios tcnicos para una participacin activa de los ciudadanos sin ms mediacin que la estrictamente necesaria.

Finalmente un modesto consejo para una elite poltica que se niega a cambiar. No olvidis que despus del despotismo ilustrado vino la revolucin francesa.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter